Revista Latina

 

Del Periodismo Digital al Periodismo Transmedia

Autores: Denis Porto y Jesús Flores, 2012 Madrid: Editorial Fragua 141 páginas
ISBN: 978-84-7074-504-1 (formato papel)
ISBN: 978-84-7074-505-8 (formato e-book)
Reseña realizada por Fátima Martínez, doctoranda Universidad Complutense, UCM

Periodismo de Red. Periodismo Digital. Ciberperiodismo. Periodismo en línea. Periodismo Multimedia. Periodismo Integrado. Convergencia de Medios. Periodismo Ciudadano. ¿Con qué nombre nos quedamos? En esta escalera de denominaciones provocada por la convulsión digital, los profesores e investigadores Denis Porto y Jesús Flores (2012) se atreven a ampliar la terminología aún más, en medio de un maremágnum de redes sociales como Facebook y Twitter donde periodistas, académicos y algunos expertos de la cibercultura se zambullen cada día más. Esta vez le ha llegado el turno al Periodismo Transmedia. Los autores nos recuerdan su origen, trans-media que proviene de transmedia music, una idea propuesta por Stuart Sauders Smith en 1975 donde se mezclaban distintas melodías en una única obra. La definición de Periodismo Transmedia que nos ofrecen Porto y Flores (2012: 82) es la siguiente: ‘Periodismo transmedia viene a ser una forma de

denis

lenguaje periodístico que contempla, al mismo tiempo, distintos medios, con varios lenguajes y narrativas a partir de numerosos medios y para una infinidad de usuarios. Por tanto, son adoptados recursos audiovisuales, de comunicación móvil y de interactividad en la difusión del contenido, incluso a partir de la blogosfera y de las redes sociales, lo que amplia de forma considerable la circulación del contenido’. Y del Periodismo Transmedia al transmedia storytelling, otro modo de narrar las historias del periodismo pero con nuevos medios, donde se procura profundizar en la sociedad digital, en la convergencia de medios y culturas, en la idea de Periodismo Transmedia para, finalmente, llegar en esta construcción transmediática a un cambio de mentalidad que aún falta por instaurarse en muchas Facultades de Comunicación. Así, por ejemplo, el último capítulo está dedicado a la creación de laboratorios de medios y sobre la importancia de medialabs para encarar los nuevos desafíos de los futuros profesionales de la información.

Este libro no es más que un reflejo más de la larga trayectoria académica de sus autores, orientado hacia los nuevos modos comunicacionales de la red. De un lado, Denis Porto, periodista, profesor doctor en Comunicación Social por la Universidad Metodista de Sao Paulo (Brasil) y este libro representa su reciente investigación postdoctoral sobre Periodismo Transmedia por la Universidad Complutense de Madrid. De otro, Jesús Flores es doctor en Ciencias de la Información y de la Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente, es profesor titular en la mencionada Universidad y autor de numerosas obras colectivas dedicadas al estudio del Periodismo Digital y New Media.

¿Qué nos trae de nuevo la lectura de Periodismo Transmedia? En primer lugar, un repaso de una buena parte de la literatura relacionada con el Periodismo en Internet, referencias a Jenkins, a Gillmor, a Castells, a Bauman, a McLuhan, a Negroponte, incluso a Scolari, Landow, Orihuela y a las investigaciones anteriores de los propios autores. Por tanto, puede convertirse en un buen libro de referencia para todos los estudiantes de periodismo que deseen adentrarse en los conceptos básicos de Periodismo Digital como son la web 2.0, la generación multimedia, la blogosfera, las redes sociales, además de introducir al lector en un nuevo contexto participativo, e incluso en una nueva denominación, el de Periodismo Transmedia, desde el punto de vista de los autores clásicos, muchos de ellos de Estados Unidos.

En segundo lugar, los investigadores explican, una vez avanzada la lectura del libro, el experimento llevado a cabo con sus alumnos, donde utiliza la creación de un blog, del uso de la telefonía móvil con conexión a Internet y de las redes sociales como Twitter. Precisamente, se refieren a la clase de experimentos que muchos profesores de Periodismo deberían ir instaurando entre sus alumnos paulatinamente con el fin de encaminarse hacia las nuevas narrativas periodísticas de este ecosistema que ha emergido con fuerza en la primera década del siglo XXI. ‘En el experimento, una de las fases más importantes fue la circulación de la información, característica fundamental de la producción de reportajes transmedia. A partir de las redes de usuarios es posible hacer un alcance más eficaz de la información, haciendo que más gente tenga contacto con el contenido y, además, pueda comentar el tema. (…) Entre los entornos de redes sociales utilizadas, el más eficaz fue el uso de Facebook, aunque Twitter también presentó resultados interesantes.

En contrapartida, Google + no presentó buenos resultados, probablemente porque aun no tenía un significativo número de usuarios, en el momento del estudio’ (Porto y Flores, 2010: 99). Por último, cabe destacar la importancia del último capítulo titulado ‘Laboratorio de medios en la construcción transmediática’. Este apartado no es más que un llamamiento al cambio, que debería fomentarse en todas las facultades de Comunicación, generado asimismo por los cambios que está produciéndose en el Periodismo también.

La creación de Medialabs se hace necesario, según sus autores, poniendo como ejemplo dos referencias estadounidenses como el MIT Medialab y ‘The Nieman Journalism Lab’ en la Universidad de Harvard. Los autores definen así la idea de Medialab: ‘Los Medialabs se definen como entornos colaborativos de investigación y desarrollo de la convergencia de las nuevas tecnologías. Abarcan varios campos del conocimiento – como la informática, las comunicaciones, las nuevas tecnologías de la información, las ciencias sociales, la economía o el arte – y son laboratorios de ideas creados por universidades y centros de investigaciones para instituciones, empresas y agencias públicas y privadas’ (Porto y Flores, 2012: 111).

En consecuencia y para finalizar, después de haber reseñado las ideas principales en las que está basada esta obra, se puede afirmar que es una obra que aborda uno de los últimos desafíos relacionados con el periodismo digital y con la enseñanza de los nuevos medios. Las redes sociales, como muchos indican, han llegado para quedarse, y por tanto, a los investigadores y profesores nos conviene no sólo alfabetizarnos, sino también experimentar y estudiar con nuestros alumnos mediante la práctica de todas las nuevas posibilidades interactivas que ofrecen estas nuevas herramientas digitales sin perder de vista los parámetros clásicos del buen periodismo, que jamás han desaparecido. Innovar no es sinónimo de dejar atrás antiguos postulados, innovar implica además, evolucionar hacia nuevas caminos ‘transmediáticos’. El storytelling, el hecho de contar historias, como se ha hecho siempre, pero ayudados de las nuevas tecnologías, fomentando la creatividad y la motivación de un alumnado, que se siente cómodo en esta nueva esfera, los círculos de amigos y las comunidades virtuales que conforman las redes sociales.