Revista Latina

 

Lobby: un reflejo de las estrategias comunicativas para influir en las decisiones y acciones de los órganos de poder

Castillo Esparcia, Antonio (2011).
Lobby y comunicación. El lobbying como estrategia comunicativa
194 páginas
Edita: Comunicación Social. Ediciones y publicaciones
ISBN (edición impresa): 978-84-92860-23-4
ISBN eBook): 978-84-92860-24-1

Reseña de María del Mar Soria Ibáñez. Doctora en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Málaga

La obra del Profesor Titular de la Universidad de Málaga, Antonio Castillo, es un fiel reflejo del movimiento asociativo que se integra en la sociedad actual, cada vez más crítica con el entorno que la

antonio

rodea, pero sobre todo, con un mayor protagonismo en los órganos de poder político.

Se podría decir que se trata de una obra pionera, puesto que realiza un exhaustivo repaso por la función, origen y evolución de los grupos de presión, pero, sobre todo, expone las estrategias comunicativas que los llevan a influir en las decisiones políticas que afectan a la ciudadanía.

El autor deja claro, ya en sus primeras páginas,  que existen colectivos que tienen múltiples fines asociativos, de los cuáles algunos de ellos están orientados a presionar a los decidores públicos, con la intención de que sus propuestas sean consideradas (grupos de presión); pero también se pone de relieve que hay determinados grupos cuya acción está encaminada, de manera exclusiva,  a ejercer presión sobre los actores de poder y es por ello que pueden ejercer influencia con una única acción y de la percepción de un dinero para ejecutarla (lobby) (p. 8).

El primer capítulo lo dedica a la cuestión fundamental de establecer las similitudes y diferencias entre los términos grupo de interés, grupo de presión y lobby. Es por ello que el significado de las dos primeras expresiones está encaminado a colectivos que tienen anhelos comunes, en el caso de la primera, y, en el caso de la segunda, se trata de colectivos que intenta persuadir a los actores políticos para gerar un cambio. Sin embargo, en el caso del lobby, su principal misión se orienta hacia una acción concreta de influencia en los órganos de poder.

Además, el autor también pone de manifiesto que el lobby no sólo representa una colectividad social, sino que se ha profesionalizado hasta generar estrategias de comunicación propias que pasan por acciones de diálogo y consenso con sus interlocutores políticos.

De hecho, Castillo (p.10) apunts que la participación de los lobbies en nuestra realidad política pasa por estrategias orientadas hacia la intervención democrática:

“Así, los grupos de presión han pasado a formar parte legítima de la política democrática, gracias a su reconocimiento como componentes de la red social y la irrupción como actores que pueden participar, y realmente participan, de la actividad política”

Por otro lado, a lo largo de los capítulos 2 y 3, el autor evalúa la actividad de los lobbies, y recalca a necesidad del establecimiento de estos grupos en la sociedad, puesto que, para Castillo, estos colectivos “dirigen las demandas de los individuos, conjuntamente con los partidos políticos, sobre las instancias e instituciones que rigen los asuntos políticos” (p. 10).

La evolución de los grupos de presión en España es otra de las cuestiones que se analizan en profundidad en esta obra. La profesionalización e institucionalización de estos colectivos ocupan el capítulo 4, así como la protección legal que los ampara.

Así, y partiendo de lo local para llegar a una esfera global, Castillo señala, a lo largo del capítulo 5, la situación jurídica del lobbismo internacional.

Quizá sea el capítulo 6 del libro el que desvele la mayor parte de las claves de estas agrupaciones de intervención en política: las estrategias comunicativas. Además, y como en toda acción de Relaciones Públicas, el autor demuestra que los lobbies, concebidos como organismos profesionalizados, han de prever y adelantarse a las causas y consecuencias de sus acciones. Es por ello que también deben de crear diferentes estrategias según el tipo de público al que vayan dirigidos sus planes de intervención.

Al margen de lo anterior, se debe señalar que la importancia de este libro radica en la originalidad en la exposición y, por supuesto, en la cobertura de un cierto vacío académico en torno a las estrategias comunicativas de los grupos de presión en España, e incluso sobre los propios colectivos.

Se debe señalar también el enfoque, muy oportuno y coherente con la realidad social actual, en torno a la idea de que el lobbismo nace y se desarrolla para dar cobertura a las demandas de la ciudadanía y para representar a la misma frente a los actores que ostentan el poder.

Para concluir, se debe matizar que, pese a que Castillo es autor de otras publicaciones relacionadas con el lobby, ésta, sin lugar a dudas, puede suponer una referencia en términos de investigación en comunicación. Supone, sin lugar a dudas, un manual a tener en cuenta para argumentar la función política y social de unos movimientos sociales totalmente profesionalizados e integrados en los órganos de poder.

- CASTILLO, A. (2003): Los grupos de presión ante la sociedad de la comunicación. Málaga: Servicio de Publicaciones Universidad de Málaga.

- CASTILLO, A. (1997): Grups de pressió i mitians de communicació: anàlisi de l’ús dels mitjans comunicatius per promoure de interesaos associaius. Barcelona: Universidad Autónoma de Barcelona