RLCS, Revista Latina de Comunicacion Social
Revista Latina

Digital Object Identifier System - Identificador de Objetos Digitales 10.4185/RLCS-2015-1032 | ISSN 1138-5820 | RLCS # 70 | 2015 | Version in English language | Explicación audiovisual del autor |

Índice h de la revista (citas), según Google Scholar Metrics, lgs || Criterios objetivos de calidad de RLCS

Cómo citar este artículo / Referencia normalizada

D Rivera Rogel, X Pereira-Fariña, J Yaguache Quichimbo (2015): “Rutinas de producción informativa en los ciberdiarios de referencia de Ecuador: El Universo, El Mercurio, El Diario y Crónica de la Tarde”. Revista Latina de Comunicación Social, 70, pp. 14 a 27.
http://www.revistalatinacs.org/070/paper/1032-ULoja/02es.html
DOI: 10.4185/RLCS-2015-1032

Rutinas de producción informativa en los ciberdiarios de referencia de Ecuador: El Universo, El Mercurio, El Diario y Crónica de la Tarde

News production routines in Ecuador’s online newspapers: El Universo,
El Mercurio
, El Diario and Crónica de la Tarde

 

D Rivera Rogel [CV] [ ORCID] [ GS] Profesora del Departamento de Ciencias de la Comunicación. Universidad Técnica Particular de Loja (Ecuador) derivera@utpl.edu.ec

X Pereira-Fariña [CV] [ ORCID] [ GS] Profesor de la Facultad de Ciencias de la Comunicación. Universidad de Santiago de Compostela (España) xose.pereira@usc.es

 J Yaguache Quichimbo [CV] [ ORCID] [ GS] Profesora del Departamento de Ciencias de la Comunicación. Universidad Técnica Particular de Loja (Ecuador) jjyaguache@utpl.edu.ec

Abstracts
[ES] Introducción: Se tomó como base primordial los perfiles de rutinas de producción de los ciberdiarios de Ecuador (El Universo, El Mercurio, El Diario y Crónica de la Tarde) para conocer la dinámica de trabajo y la práctica profesional de los periodistas en la recolección de la información. Metodología: Se utilizaron técnicas de observación no participante y entrevistas en las salas de redacción de cada ciberdiario. La observación en los diarios se efectúo de acuerdo a las siguientes fechas: El Mercurio (1 y 2 de junio de 2011), El Universo (7 de junio de 2011), El Diario (9 y 10 de junio de 2011), y Crónica de la Tarde (13 y 14 de junio de 2011). Resultados: Los resultados apuntan a que los ciberdiarios mantienen métodos de trabajo rutinario. Discusión: La estructura de trabajo es heredada del medio tradicional. Hay una ausencia de participación de los periodistas en la toma de decisiones, redefinición y evaluación del producto digital. Conclusiones: La transición del trabajo de los periodistas de la versión en papel a la digital presenta una alerta considerable. La organización de las salas de redacción es coherente con las dinámicas de trabajo de los medios, teniendo en cuenta que los recursos humanos son limitados y poco capacitados.

[EN] Introduction. This article presents the results of an analysis of the newsrooms of four Ecuadorian digital newspapers (El Universo, El Mercurio, El Diario and Crónica de la Tarde) in order to identify their news-production dynamics and professional practices. Method. The study is based on non-participatory observation and interviews with journalists, carried out inside the newsrooms of each newspaper. The observation sessions took place in 2011 on the following dates: at El Mercurio on 1 and 2 June; at El Universo on 7 June; at El Diario on 9 and 10 June; and at Crónica de la Tarde on 13 and 14 June. Results: The digital versions of the aforementioned newspapers do follow routine work methods. Discussion: The work structure of these newspapers has been inherited from their traditional print counterparts. Journalists do not participate in the decision-making processes or in the redefinition and evaluation of the digital product. Conclusions: The transition of journalists’ work from the traditional to the digital platform presents a major concern. In the online newsrooms, work organization is consistent with the work dynamics, and human resources are limited and poorly-trained.

Keywords
[ES] Rutinas productivas; ciberdiarios; periodistas; sala de redacción; Webmaster.
[EN] Production routines; digital newspapers; journalists; newsroom.

Contents
[ES] 1. Introducción. 2. Materiales y métodos. 2.1. Muestra. 2.2. Unidades de análisis. 2.3. Análisis y resultados. 3. Discusión y conclusions. 4. Notas. 5. Bibliografía.
[En] 1. Introduction. 2. Materials and methods. 2.1. Sample. 2.2. Units of analysis. 2.3. Analysis and results. 3. Discussion and conclusions. 4. Notes. 5. List of references.

Traducción de CA Martínez Arcos, Ph.D. (Universidad Autónoma de Tamaulipas)

[ Investigación ] [ financiada ]

| word | metadatos | Fichero pdf para imprimir | Presentación dinámica - ISSUU | Artículo acogido a Creative Commons | Referencias |

| Serie de ficheros para e-books | mobi | htmlz + lit + lrf + pdb + pmlz + rb + snb + tcr + txtz |

1. Introducción

Los ciberdiarios se encuentran en un momento de transición, están definiendo su propio lenguaje e independizándose en cierta medida de sus versiones tradicionales. Se habla de una nueva forma de comunicación cuyo objetivo, al igual que el medio tradicional, es informar. Cuando se dice que es una nueva forma de periodismo, se refiere a que debe explotar al máximo los recursos que la Web ofrece, tales como: multimedialidad, hipertextualidad e interactividad, que permiten contextualizar la información, ampliarla y disponer de ella en cualquier momento y lugar (Gil, 1999).

Los modelos de trabajo en la producción de información para Internet son diferentes a los de la prensa tradicional. Ya en los años 80 del siglo XX, Armand Mattelart e Yves Stourdzé (1984: 152) participaron que la propia naturaleza generada por las nuevas tecnologías de la comunicación estaba transformando el proceso de producción y estaba modificando las redes de difusión y transmisión.

En un medio digital nativo sucede lo contrario. Al no tener como punto de partida el medio tradicional, sus reporteros trabajan al ritmo de la generación de la información, es decir, establecen sus propias rutinas de trabajo. Mar Iglesias (2012: 2) plantea que un cibermedio nacido para Internet, al no tener un referente analógico, funciona de una manera más ágil, no depende de los contenidos del medio tradicional para publicar, ni existe presión por retrasar la publicación hasta que aparezca la edición en papel.

Si bien es cierto que los ciberdiarios se alimentan de la información que generan sus versiones tradicionales, las mismas prácticas y rutinas impactan en la producción de los contenidos. Paulo Ramírez (1995) afirma que estos modos de hacer profesionales empiezan a desarrollarse a partir de la constitución de los medios de información tal y como los conoce la mayoría de las sociedades democráticas modernas: como empresas, casi siempre con fines de beneficiarse, cuyo negocio consiste en la transmisión de información general de actualidad y de información publicitaria.

El tema de las rutinas productivas se trabaja sistemáticamente desde los años 70 del siglo XX hasta nuestros días. En Estados Unidos y Reino Unido, está consolidado; pero en Iberoamérica es escaso el aporte investigativo, con tendencia al crecimiento. En Latinoamérica se están trabajando en algunas propuestas (Hernández Soto, López García y Pereira Fariña, 2007).

Berta García Orosa concibe a las rutinas productivas como “pautas de comportamiento consolidadas en la profesión, asimiladas por costumbre y habitualmente ejecutadas de forma mecánica, que están presentes en todo el proceso de producción informativa” (2009: 32). El propósito principal de las rutinas es ahorrar tiempo en la confección de las informaciones.

A este respecto, Pablo Boczkowski (2006: 209) dice que “el cambio por el cual se abandona el proceso tradicional de selección de información y se implementan rutinas en las salas de redacción se centra en la facilitación y la circulación de información producida por una amplia red heterogénea de usuarios transformados en productores de contenidos”.

David Domingo encontró en su investigación sobre las rutinas profesionales y valores en las redacciones de medios digitales catalanes (España), que existe completa autonomía por parte de los periodistas al manejar el medio, otorgada incluso por falta de supervisión. “Una pieza en estas webs apenas es releída por alguien en la redacción antes de su publicación, mientras que las noticias en los diarios impresos son revisadas al menos por el jefe de sección y una persona de cierre” (2004: 7). En las salas de redacción de los cibermedios hace falta la figura de un editor jefe que supervise el trabajo que se realiza diariamente.

El mismo autor sostiene que los principales factores que influyen en la definición del producto y las rutinas productivas en las redacciones digitales parecen ser organizacionales, económicas, culturales y materiales (Domingo, 2004: 14). Es importante que los actores involucrados participen en los procesos de decisión, y que redefinan y evalúen constantemente el producto digital.

Las rutinas de los medios impresos se organizan de la siguiente manera. Al medio llegan todos los días boletines de empresas, instituciones públicas y privadas, cartas al editor, denuncias, etc., que son organizados y analizados por el editor y distribuidos a los reporteros. Esta realidad, para autores como Shoemaker y Reese  (1991), son prácticas generalizadas, compartidas y ejecutadas por los periodistas. Y las resumen en dos contextos: 1) a las limitadas fuentes de organización y la existencia de un suministro infinito de material potencial en bruto, y 2) a las necesidades de las organizaciones, de los medios y de los trabajadores.

En diarios de cobertura nacional existe la figura del editor de sección, quien actúa como nexo entre el editor general, los redactores y reporteros gráficos. Con el temario definido el día anterior, las diferentes secciones jerarquizan la información, al siguiente día se vuelve a analizar, incluyendo nuevos temas por hechos no programados: “de esta forma el periódico construye cada jornada la actualidad que trasmite a sus lectores” (Vásquez, 2006: 146-147).

Este tipo de organización ha sido un modelo a seguir por las salas de redacción de los diferentes medios de comunicación tradicionales, y ha trastocado también a las salas de redacción de los medios digitales. El proceso de producción de la noticia obedece a un orden preestablecido, los periodistas toman como base los boletines que llegan al correo oficial del medio y amplían con entrevistas. Pere Masip lo ejemplifica de la siguiente forma: “En líneas generales, en el proceso de elaboración de una noticia del día, los periodistas toman como punto de partida las informaciones obtenidas… Si es necesaria alguna información adicional se tiende a recurrir al teléfono para contactar con las fuentes de confianza” (2005: 569).

Las rutinas de producción de información se organizan de acuerdo a las necesidades de cada medio de comunicación. Como señala Mauro Wolf (2005), las fases principales de la rutina de producción informativa, que se dan en los diferentes soportes, son básicamente tres: la recogida, la selección y la presentación de las noticias. Es decir, las rutinas determinan lo que el medio es y lo que podría llegar a ser. La investigadora Irene Agudelo Builes (1996: 84) afirma al respecto lo siguiente: “Es en las rutinas productivas, y no en otra parte, donde están dibujados los factores que determinan la representación del acontecer”.

Una de las prácticas de los periodistas es recoger información de fuentes conocidas que proveen material informativo con parámetros de calidad ya normados. Para Mauro Wolf: “El ejemplo más frecuente es la práctica de elegir los comunicados de agencia y publicarlos como noticias, con algún leve retoque superficial, estilístico, o acompañados de algún soporte visual” (2005: 133).Tres elementos van a formar parte de esta primera fase: las fuentes, las agencias y el dietario.

1º) Las fuentes son todos aquellos emisores de datos de los que se sirve el profesional de la comunicación para redactar las noticias. Las fuentes de información son diversas y variadas. Para Manuel López, una fuente informativa puede definirse como “un canal –persona o institución– que nos proporciona datos sustanciales o complementarios –al ser testigo directo o indirecto– para poder confeccionar noticias, reportajes, crónicas e informes” (1995: 31).

2º) Las agencias de noticias constituyen una fuente valiosa de información. Para Miguel Ángel Vásquez (2006: 112-113) “garantizan un flujo de información continuo, de gran calidad y absoluta confianza para los mass media, ya que se asientan sobre un consolidado dispositivo industrial en la producción y distribución de noticias perfectamente adecuadas al registro periodístico”.

David Domingo (2004: 8), en su investigación sobre cuatro equipos de redacciones digitales, sostiene que los reporteros confían en las agencias de noticias. En la actualidad, las noticias proporcionadas por las agencias son digitales y los periodistas pueden acceder a ellas online e imprimirlas, copiar y pegar los textos de las agencias para trabajar sobre ellos para sus noticias. Cuanto menos gente en la redacción, mayor dependencia en las agencias.

3º) El dietario es la agenda en la que se hace constar el listado de temas que investigará el medio de comunicación. Para Stella Martini, profesora e investigadora en temas de medios masivos, comunicación y sociocultura en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires:

Las nuevas tendencias o nuevos problemas (new issues) en las agendas públicas se constituyen en temas que se resisten a los encasillamientos tradicionales. Algunos comienzan a constituir zonas fijas en la agenda de los diarios (cuerpo principal o suplementos) y de la televisión (los canales temáticos), y de la sociedad (así sucede con el conjunto formado por la ciudad, la seguridad, el tránsito, la calidad de vida, la ecología, o también con el de género, feminismo, acoso sexual, aborto, planificación familiar). Esto se corresponde con nuevas necesidades de la opinión pública (2000: 38-39).

Y, por último, tenemos la confección y presentación de los hechos. Para Wolf (2005: 147) en esta última fase productiva, se realiza una operación inversa, de recontextualización, pero en un marco diferente, en el formato del informativo.

2. Materiales y métodos

El concepto de rutinas periodísticas propuesto por Gaye Tuchman hace referencia a cómo este proceso productivo legitima a las fuentes de información y determina la noticia, afirmando que: “compartiendo y acumulando, trabajo juntos en el escenario de los relatos, leyéndose mutuamente, socializándose juntos, los informadores producen modos de comprender profesionalmente cómo ha de hacerse el trabajo” (1983: 226).

La dinámica de trabajo y la práctica profesional de los periodistas en la recolección de información varían según la estructura organizativa de los ciberdiarios. Las rutinas del trabajo periodístico determinan la producción de la noticia que finalmente redunda en la calidad y posición del ciberdiario en el mercado.

Para describir las rutinas de producción de la información en los diarios de Ecuador El Universo, El Mercurio, El Diario y Crónica de la Tarde se utilizó la observación no participante y la entrevista en profundidad, técnicas cualitativas que generaron datos descriptivos de las rutinas utilizadas en los medios para la producción informativa.

La observación es una de las principales herramientas que permiten describir y sistematizar los procesos que se dan en la sala de redacción de los ciberdiarios, hablando específicamente de este estudio. Van Dalen y Meyer (1981) consideran que “la observación juega un papel muy importante en toda investigación porque le proporciona uno de sus elementos fundamentales: los hechos”. La recolección de información se realizó a través de un diario de campo, en el cual se tomó las anotaciones del trabajo que realizan los periodistas como base para la reflexión y análisis de la información.

La observación en los diarios se efectúo de acuerdo a las siguientes fechas: El Mercurio (1 y 2 de junio de 2011), El Universo (7 de junio de 2011) [1], El Diario (9 y 10 de junio de 2011) y Crónica de la Tarde (13 y 14 de junio de 2011).

La entrevista es la segunda técnica de investigación cualitativa que se propuso para conocer en profundidad las experiencias y los procesos concretos manifestados desde las voces de sus propios protagonistas: periodistas y editores. Taylor y Bogdan (1994), definen la entrevista cualitativa en profundidad como encuentros reiterados cara a cara entre el investigador y los informantes; encuentros dirigidos hacia la comprensión de las perspectivas que tienen los informantes con respecto de sus vidas, experiencias o situaciones, tal y como las expresan con sus propias palabras.

Los editores entrevistados fueron: Rosa Falconí, de El Universo; José García, de El Diario; Nancy Negrete, de El Mercurio; y Paola Betancourt, de Crónica de la Tarde. La fecha de realización de las entrevistas coincidió con la observación no participante.

2.1. Muestra

La tesis doctoral de Diana Rivera (2011) presenta como resultado que en Ecuador existen 30 diarios impresos con versión digital, es decir, mantienen una doble versión, en papel y en la Red. Para los efectos de esta investigación se ha tomado como muestra a cuatro de ese universo, que cumplan los siguientes criterios:

  1. Cobertura: Se seleccionó un ciberdiario representante de cada modelo territorial: nacional, regional, provincial y local. Se considera diario nacional a los que se distribuyen en todo el país o en casi todas las provincias. Los diarios regionales, por su parte, son aquellos que tienen un alcance en una región o zona. Los diarios provinciales se distribuyen en la provincia donde se editan, y los diarios locales únicamente se comercializan en la ciudad en la que se imprimen.

  2. Referencia en tiempo y prestigio: Las versiones impresas de los ciberdiarios seleccionados son las más antiguas de las ciudades donde se editan, por lo tanto, cuentan con un prestigio y reconocimiento. Dentro de este mismo criterio se consideró que los ciberdiarios seleccionados debían tener entre siete y diez años de experiencia en la Red.

En este sentido, la indagación se centró en los digitales: El Universo de Guayaquil, El Diario de Portoviejo, El Mercurio de Cuenca y Crónica de la Tarde de Loja.

2.2. Unidades de análisis

Las unidades de análisis de la investigación se enmarcan en la dinámica del trabajo que se desarrolla en las salas de redacción de los ciberdiarios: organización de trabajo y producción de la noticia.

  1. Organización de trabajo: en consonancia a todo proceso organizativo, la investigación plantea identificar, en primer lugar, el orden jerárquico de los actores involucrados, así como las funciones, actividades, horarios y procesos que siguen en la rutina periodística.

  2. Producción de la noticia: el complemento de la evaluación a la rutina periodística está en identificar los métodos de trabajo utilizados en la producción de la noticia: recolección, selección y publicación.

El análisis de estas variables como base de la investigación permitió conocer si la organización de la sala de redacción responde a una producción informativa relevante, tomando en cuenta las particularidades de cada ciberdiario en estudio.

2.3. Análisis y resultados

Conforme a los datos obtenidos mediante la observación no participante en las salas de redacción seleccionadas para el análisis, son los reporteros de las ediciones en papel quienes salen a la calle y facilitan la información necesaria para que sus compañeros digitales construyan noticias y las publiquen al instante. A la par, los ciberperiodistas revisan las agencias internacionales, los medios locales y las redes sociales, donde se filtran datos de última hora, que también son publicados en los ciberdiarios.

Eluniverso.com

a) Rutinas de trabajo

 La dinámica de trabajo de este ciberdiario empieza a las 7 de la mañana, cuando llegan el editor y los periodistas encargados de la redacción de eluniverso.com y de las redes sociales. Para la actualización de Facebook y Twitter existen dos periodistas, uno trabaja de 9h30 a 19h00, y el otro hasta las 23h00. Se renuevan con información de la versión impresa. Estas personas cumplen también el papel de gatekeeper, eliminando los comentarios regionalistas e insultos.

Tres periodistas trabajan durante la jornada de la mañana, de 7:00 a 15:30 y tres por la tarde, de 15:30 a 20:00. Los periodistas durante la mañana revisan las noticias de las agencias Efe, Reuters, AFP y AP, escuchan radio City (del mismo grupo) y monitorean los canales de televisión. Así redactan las noticias y las suben a la Web. Todos los días hacen un control de los diversos medios de comunicación. La herramienta de ciberparticipación, ‘Testigo móvil’, sirve como referencia para redactar notas. Para armar las noticias se toman en cuenta los elementos de la pirámide invertida.

Todos los días, de 10 a 11 de la mañana, el jefe de redacción, junto con la editora y los responsables de las redes sociales, se reúnen para planificar el trabajo de la jornada, tomando como referencia la agenda del medio impreso  [2] Los periodistas tienen la opción de proponer y publicar noticias. En los temas cruciales es el editor quien autoriza su publicación.

Los periodistas de la edición online, de acuerdo con lo observado, se apoyan en sus compañeros reporteros del papel para obtener información al instante, quienes trabajan con teléfonos móviles.

La editora y el subjefe de redacción son los responsables de revisar el correo electrónico y de dar respuesta a los usuarios. No se corrigen las faltas ortográficas y errores de concordancia, se publican tal como llegan. Al reporte de errores tienen acceso todos los periodistas de la edición online, pero no conocen los comentarios.

En las primeras horas de la mañana se colocan las noticias en la Web con la información que se tiene a mano, y con el paso del tiempo se van complementando con vídeos, fotografías, etc.

Por la tarde, el proceso es similar, los periodistas actualizan el ciberdiario con las noticias de sus compañeros de la versión impresa y con las novedades que se presentan en las agencias de noticias u otros medios de comunicación.

En cuanto a los recursos humanos, el número de personas que trabajan en el ciberdiario ha ido variando. En un principio, eran solo dos personas las que se encargaban de actualizar la página. Después se incrementaron a cuatro, y ahora, son 21: seis periodistas que redactan noticias y actualizan el sitio; tres desarrolladores; cuatro diseñadores; una persona de marketing; subjefe de redacción; una editora; un webmaster; dos videógrafos y dos periodistas que alimentan las redes sociales. Es importante recalcar que existe un departamento técnico que da mantenimiento a todos los productos de El Universo, integrado por cinco informáticos y dos diseñadores.

b) Producción informativa

La redacción de noticias es un proceso aún rudimentario. Para publicar una nota se toman en cuenta los siguientes criterios: actualidad, novedad y que sea de interés para la audiencia. Los temas locales ocupan un lugar privilegiado en la agenda temática del diario. Existe una sección denominada “Guayaquil” donde los usuarios pueden encontrar toda la información que les interesa. En esta sección se aloja la herramienta de interacción “testigo móvil” que tiene una gran acogida, sobre todo por el tema de denuncias.

A partir de la media noche en el ciberdiario se visualizan las noticias que se publicarán en la versión papel el día siguiente. Las primicias son manejadas con el mayor cuidado posible. Si se trata de temas que suceden en el día y que tienen una corta duración se publican en el diario digital. Pero si es una investigación amplia y de interés, la exclusiva la tiene el periódico tradicional, esto añade valor a la venta de espacios publicitarios (Armentia y Caminos, 2003).

Elmercurio.com.ec

a) Rutinas de trabajo

La rutina en elmercurio.com.ec empieza a las 8 de la mañana. Este ciberdiario realiza un trabajo conjunto con la redacción tradicional, a pesar de que físicamente no funcionan en el mismo espacio.

Una de las primeras acciones de la editora es cerciorarse de que las notas del día anterior hayan sido cargadas a la página Web, acción que es realizada por once periodistas y un corresponsal. Posteriormente, actualiza la Web con información de la agencia Efe y con los reportes de los periodistas de la versión impresa que salen a las calles.

El trabajo se planifica todos los días de 8 a 9 de la mañana a través de una reunión, en la que participan los periodistas y editores del rotativo tradicional.[3] La editora online no asiste. El ciberdiario se ajusta a la agenda temática de la versión impresa.

A las 12:00, la editora, conjuntamente con la directora –que ingresa al medio a las 9:30– revisan, contestan y filtran los diferentes comentarios de los usuarios. A pesar de que los periodistas suben las noticias, son estas dos personas las encargadas de dar respuesta a los lectores.
 
De 12:30 a 13:30, Nancy Negrete, editora, revisa el correo electrónico [4], y las notas que envían los usuarios, instituciones públicas y privadas, selecciona las que considera son de interés para la audiencia y las publica, dando crédito a las fuentes. Estas noticias son reenviadas de acuerdo al tema a los responsables de las diferentes secciones para que sean analizadas e investigadas. A las 15:00, ingresa el webmaster. Su trabajo consiste en dar mantenimiento al servidor y ver que la plataforma esté funcionando con normalidad.

A las 17:30 está lista la editora para continuar con el trabajo hasta las 20:30, las actividades son las mismas: revisar las agencias de noticias y reportes de los periodistas; todo ello con el objetivo de actualizar la página y las redes sociales. Asimismo, realiza algunas entrevistas sobre temas de denuncia. Cada cierto tiempo se invita a personajes ilustres y autoridades, con quienes se debaten temas de actualidad, que son transmitidos en vivo en la página web a través de streaming.

En cuanto al personal, la redacción online está conformada por un equipo de tres personas: directora, editora y webmaster. Las salas de redacción no funcionan físicamente en el mismo lugar, pero desde hace dos años el trabajo de los periodistas y editores de las distintas secciones de la versión impresa es aprovechado por el ciberdiario. Trabajan en total 12 periodistas, dos ingenieros en sistemas, un tecnólogo y seis editores. Sobre el proceso de convergencia la editora manifestó que: “hubo gente muy reacia en subirse al tren tecnológico y optaron por abandonar el medio y dedicarse a otra actividad y los que quisieron han puesto mucho empeño”.

    b) Producción informativa 

La información del ciberdiario se diferencia, en cierta medida, de la versión tradicional, las noticias del día a día son redactadas por la editora con los datos de los reporteros y a partir de la media noche se publican todas las notas del papel. Se respeta la misma jerarquía, es decir, las noticias más importantes en el medio tradicional también lo son en el digital. La diferencia está en que existen notas de última hora que sólo se colocan en el ciberdiario.

Este diario con el ánimo de apoyar la iniciativa de los profesionales que asumieron el reto de hacer periodismo digital, entregó a cinco de ellos teléfonos móviles con servicio de Internet, a fin de que realicen coberturas en vivo para Twitter y Facebook.

Para seleccionar las noticias que se publican en la web se toman en cuenta los siguientes parámetros: actualidad, novedad y hechos que tengan impacto local, regional y nacional.

Desde 1995 hasta la actualidad, este diario ha dado un gran salto en cuanto a la presentación y redacción de las noticias, como comenta la editora Nancy Negrete. En un inicio, era plano, presentaba una migración íntegra de la información del rotativo en papel. Ahora los procesos de trabajo no son los óptimos, pero sí difieren mucho de los primeros. La editora actualiza todos los días la Web con información de la agencia Efe y con los reportes de los periodistas de la versión impresa que salen a las calles. Los reporteros, además de llevar o enviar las notas por correo electrónico en el momento en que se producen los hechos, deben hacer vídeos, audios y fotografías.

Eldiario.com.ec

a) Rutinas de trabajo

Las actividades de este ciberdiario se inician a las 8h30 de la mañana, cuando ingresa la periodista Margarita Pérez. Su trabajo consiste en monitorear Radio Sucre, los periódicos nacionales y la agencia Efe. También solicita información a sus compañeros de la versión impresa, y con estas fuentes redacta las noticias para eldiario.com.ec.

A partir de las 9:30, los editores de las diferentes secciones se reúnen. No asiste José García [5], editor online, porque su jornada empieza a las 10:00. Su trabajo consiste en revisar las noticias publicadas y corregir faltas de ortografía. Luego analiza la información de la agencia Efe y las páginas web nacionales, y con estos datos actualiza la página. A la par revisa el correo electrónico. Posteriormente, ingresa a Google Estadísticas para observar el número de visitas que ha generado el diario.

A las 13:30 el editor continúa su trabajo de revisión, redacción y actualización. A las 15:30, Fabián Menéndez, periodista, ingresa a actualizar la web hasta las 20:30. El corresponsal de la ciudad de Manta también ayuda en esta tarea. La reunión de cierre se realiza a las 18:00, participan todos los editores, y en esta reunión se elige el tema de portada y secundarios. A las 18:30 el editor online revisa las secciones del medio impreso que están a su cargo: Ecuador e Internacional.

Generalmente, se ejecutan tres actualizaciones en el día: 09:00, 14:00 y 19:00. Cuando se cierra la edición impresa el equipo de diseño sube las notas a la web y las programa para que se hagan públicas a la media noche. Dependiendo de la coyuntura de los temas se hacen actualizaciones en la madrugada.

En cuanto a los recursos humanos, es el primer diario de la provincia de Manabí en contar con un equipo formado por cerca de 60 personas en la redacción, donde se incluyen los periodistas de la versión impresa, digital y del canal de televisión Manavisión, de la misma empresa. Todo este equipo apoya con notas periodísticas para alimentar a la edición online. Los periodistas, editores, diseñadores, infógrafos y editor jefe trabajan en el mismo espacio físico, pero las actividades están bien definidas. En un futuro tienen pensado optar por la convergencia de las redacciones. Actualmente la edición digital está a cargo de un editor, dos periodistas y dos webmaster.

    b) Producción de información

La redacción ha pasado de un trabajo artesanal, es decir, de un traslado íntegro del papel, a la construcción de noticias con información del día a día, recabada por la planta de reporteros y modificada tomando en cuenta en cierta medida el lenguaje para Internet por el editor [6] y los dos periodistas de la versión online. Las notas periodísticas constan de un subtítulo, título, bajada y desarrollo. Asimismo, se extraen hechos noticiosos de la agencia Efe, con la que tienen un convenio, y de otros medios de comunicación local y nacional. Las noticias se redactan tomando en cuenta la actualidad, el interés del tema, y al tratarse de un medio provincial, la forma en que la información puede afectar a los intereses de la gente.

El editor es la única persona que revisa y da respuesta a las aportaciones de los usuarios, aprueba entre 60 y 100 comentarios diarios. Los periodistas tienen la libertad de publicar las noticias que crean conveniente, siempre y cuando cumplan con los criterios periodísticos antes mencionados.

Las primicias se publican primero en la versión impresa porque aquí es donde se logran más pautas publicitarias. Todas las noticias que se publican en el diario, se colocan en Twitter y Facebook. No se realizan coberturas en vivo.

Cronica.com.ec

    a) Rutinas de trabajo 

Todos los días el equipo de redacción asiste de entre 7 y 7:30 de la mañana a una reunión para planificar las noticias de ese día. La editora online no intervine pero aporta con temas que en su mayoría son extraídos de los correos que envían los usuarios.

La dinámica de trabajo para la web la realiza el personal de la sala tradicional, integrada por una jefa de redacción y cuatro periodistas. La editora online cumple las funciones de actualización y mantenimiento de la página web. Fabricio Benavides, estudiante de Informática, se encarga de alimentar las redes sociales con la información de la web. Es importante mencionar que estas redes sociales no son actualizadas constantemente, por ejemplo los domingos no se alimentan.

En cuanto a personal en el ciberdiario actualmente trabajan una editora, que cumple las funciones de actualización y mantenimiento de la página web, y un pasante que se encarga de alimentar las redes sociales con la información de la red.

    b) Producción de la información

Al medio día, una vez que se distribuye el diario en papel, la editora actualiza la web y se colocan las mismas noticias del periódico tradicional. El tratamiento de la información desde un inicio no ha variado. Presenta las mismas notas del medio tradicional, excepto algunos temas que por coyuntura se suben únicamente en la web. Las noticias se estructuran a partir de un titular y su desarrollo, se acompañan, en algunos casos, de fotografías pequeñas. No están abiertas a comentarios, no se pueden compartir a través de las redes sociales y no tienen ni audio y ni vídeo. 

3. Discusión y conclusiones

La observación y la entrevista en los cuatro diarios objeto de estudio permitieron conocer la organización y producción de la información. Los testimonios de los editores ayudaron a reconstruir de una manera muy clara la relevancia de los diferentes factores que influyen en la construcción de la noticia.

Lo manifestado por Mattelart y Stourdzé en los años 80, cuando se referían al cambio de la redistribución de funciones de los medios digitales, se cumple en cierta medida en los medios ecuatorianos porque los medios cuentan con una figura de webmaster encargado de realizar actividades de redacción, edición y publicación, tomando como referencia a su homónimo en papel. Todo lo contrario sucede en los medios digitales nativos quienes, al no tener un referente analógico, organizan su trabajo según sus necesidades.

 Los cibermedios digitales ecuatorianos tienen asimiladas por costumbre sus rutinas periodísticas y ejecutan de forma mecánica los procesos de confección de la información. Existe una ausencia de participación de los periodistas en la toma de decisiones, redefinición y evaluación del producto digital.

Las prácticas en las rutinas periodísticas resumidas por Shoemaker y Reese (1991), se ponen de manifiesto en las rutinas de los cibermedios ecuatorianos. La estructura de trabajo viene heredada del medio tradicional. Las rutinas de los periodistas no concluyen en las versiones digitales de los medios en estudio como sucede en diarios de referencia.  Su producción es entregada a un editor jefe y este al webmaster del medio.

 La muestra seleccionada presenta que las rutinas periodísticas de los ciberdiarios nacional, regional y provincial son similares, mientras que la del ciberdiario local es distinta, dado los diferentes contextos en los que vive.

La organización de las salas de redacción es coherente con las dinámicas de trabajo de los medios. Los recursos humanos son limitados y poco capacitados; sin embargo, han logrado establecer modelos organizativos con resultados aceptables e importantes en relación al entorno en el que conviven. 

La transición del trabajo de los periodistas de la versión en papel a la digital presenta una alerta considerable. Sigue siendo un tema pendiente el uso de fuentes. Lo ciberdiarios no contrastan con frecuencia los hechos. Esto se debe principalmente a la competencia mediática a la que se enfrentan.

* Investigación financiada. Este artículo se desarrolló a partir del proyecto de investigación “Análisis de la situación actual de las empresas informativas (televisión, diarios, Web, publicidad y relaciones públicas) registradas en el mapa de comunicación de Ecuador en 2011” financiado por la Universidad Técnica Particular de Loja con una subvención de $9.856,44 bajo el código PROY_VIA-0020.

 

4. Notas

[1] En este diario se realizó la observación durante un solo día, debido a que el director no autorizó observar la sala de redacción las 24 horas, tal como se tenía planificado.

[2] Resultados de la observación no participante de la sala de redacción deeluniverso.com, 06 de junio de 2011.

[3] Resultados de la observación no participante de la sala de redacción de eluniverso.com, 06 de  junio de 2011.

[4] Se contestan alrededor de 800 correos diarios.

[5] José García, editor online, también se encarga de las noticias nacionales e internacionales, del diario tradicional y de la revista D 7.

[6] El perfil del editor tal vez no es el adecuado, se trata de una persona que ha adquirido conocimientos y habilidades a través de capacitaciones, no tiene formación profesional. Trabaja 21 años en el medio y desde julio de 2010 está a cargo de la edición digital y de las secciones Ecuador e Internacional del diario tradicional.

 

5. Bibliografía

Agudelo Builes, I. (1996): “La influencia de las rutinas productivas en la construcción del acontecer nacional. El caso de Siglo 21, periódico de Guadalajara, México”, Comunicación y Sociedad, Nº. 28, 83-113.

Armentia, J. y Caminos, J. (2003): Fundamentos del periodismo impreso. Barcelona: Editorial Ariel, S.A.

Boczkowski, P.J. (2006): Digitalizar las noticias. Innovación en los diarios online. Buenos Aires: Manantial.

Domingo, D. (2004): Rutinas profesionales y valores en las redacciones de medios digitales catalanes: periodismo digital en contextos reales. En el II Congreso Online del Observatorio de la Cibersociedad, pp. 1-16. Recuperado el 9 de septiembre del 2001 de http://www.cibersociedad.net/public/documents/89_4q5b.rtf.

García Orosa, B. (2009): Gabinetes de comunicación online. Claves para generar información corporativa en la red. Sevilla: Comunicación Social.

Gil, Q. (1999): “Diseñando el periodista digital”, Sala de Prensa, año II, Vol. 2, Nº. 13, noviembre, 1-9.

Hernández Soto, T., López García, X. y Pereira Fariña, X. (2007): “Cibermedios latinoamericanos: de la experimentación a la consolidación”, Temas de Comunicación, Nº 15, 32-45.

Iglesias, M. (2012): “Productive Rountines of a Native Digital Cybermedium”, Cuadernos de Información, Nº 30.

López, M. (1995): Cómo se fabrican las noticias: fuentes, selección y planificación. Barcelona: Editorial Paidós.

Martini, S. (2000): Periodismo, noticia y noticiabilidad. Bogotá: Grupo Editorial Norma.

Masip, P. (2005): “Rutinas periodísticas e Internet en la información diaria”. En Masip, P., y Rom, J. (Edits.), La utopia digital en els mitjans de comunicació. Actes del III Congrés Internacional Comunicació i Realitat. Barcelona: Trípodos.

Mattelart, A. y Stourdzé, Y. (1984): Tecnología, cultura y comunicación. Barcelona: Mitre.

Ramírez, P. (1995): “Rutinas periodísticas en los medios chilenos: una transición incompleta”, Cuadernos de información, Nº 10.

Rivera, D. (2012): Los ciberdiarios en Ecuador: evolución, estructura y ciberparticipación. Tesis doctoral dirigida José Pereira. Santiago de Compostela: Universidad Santiago de Compostela.

Shoemaker, P. y Reese, S. (1991): Mediating the Message: Theories on Influences on Mass Media Content. Nueva York: Longman.

Taylor, S.J. y Bogdan, R. (1984): Introducción a los métodos cualitativos. Barcelona: Ediciones Paidós.

Tuchman, G. (1983): La producción de la noticia. Estudio sobre la construcción de la realidad. México: Gustavo Gili.

Van Dalen, D.B. y Meyer, W.J. (1981): Manual de técnica de la investigación educacional. Barcelona: Paidós Ibérica.

Vásquez Bermúdez, M.A. (2006): Noticias a la carta: periodismo de declaraciones o la imposición de la agenda. Sevilla: Comunicación Social.

Wolf, M. (2005): La investigación de la comunicación de masas. La Habana: Editorial Félix Varela.

_____________________________________

CÓMO CITAR ESTE ARTÍCULO EN BIBLIOGRAFÍAS – HOW TO CITE THIS ARTICLE IN BIBLIOGRAPHIES / REFERENCES:

D Rivera Rogel, X Pereira-Fariña, J Yaguache Quichimbo (2015): “Rutinas de producción informativa en los ciberdiarios de referencia de Ecuador: El Universo, El Mercurio, El Diario y Crónica de la Tarde”. Revista Latina de Comunicación Social, 70, pp. 14 a 27.
http://www.revistalatinacs.org/070/paper/1032-ULoja/02es.html
DOI: 10.4185/RLCS-2015-1032

Artículo recibido el 15 de noviembre de 2014. Aceptado el 26 de diciembre. Publicado el 1 de enero de 2015.

___________________________________________________________________________