RLCS, Revista Latina de Comunicacion Social
Revista Latina

Digital Object Identifier System - Identificador de Objetos Digitales 10.4185/RLCS-2015-1064 | ISSN 1138-5820 | RLCS # 70 | 2015 | Version in English language | Explicación audiovisual del autor |

Índice h de la revista (citas), según Google Scholar Metrics, lgs || Criterios objetivos de calidad de RLCS

Cómo citar este artículo / Referencia normalizada

JA Piloto Rodríguez, OR González Martín, H Saladrigas Medina, Y León del Río  (2015): “Discurso URSS: una mirada desde la teoría de la complejidad”. Revista Latina de Comunicación Social, 70, pp. 652 a 672.
http://www.revistalatinacs.org/070/paper/1064/34es.html
DOI: 10.4185/RLCS-2015-1064

Discurso URSS: una mirada desde
la teoría de la complejidad

The USSR discourse: an analysis based on the complexity theory

JA Piloto Rodríguez [CV] Investigador del Instituto de Filosofía, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, CITMA, Cuba javier@filosfia.cu

OR González Martín [CV] Profesora e Investigadora del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos - Universidad de La Habana, UH, Cuba

H Saladrigas Medina [CV] Profesora de la Facultad de Comunicación Social
Universidad de La Habana, UH, Cuba - saladrigas@fcom.uh.cu

Y León del Río [CV]  Profesora  titular de la Universidad de La Habana
Investigadora titular del Instituto de Filosofía, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, CITMA, Cuba - yohanka@filosofia.cu

Abstracts
[ES] Este artículo toma como referente el Paradigma de la Complejidad para desarrollar un nuevo tipo de análisis del discurso. Su método se basa en una concepción sistémica que busca las propiedades emergentes y adaptativas de su composición. Dicho análisis es aplicado a un estudio de caso: el discurso del poder político en la Unión Soviética entre 1985 y 1991, a partir de las temáticas fundamentales desatadas en las reformas realizadas por Mijaíl Gorbachov. La muestra incluye los discursos del líder soviético y otros altos dirigentes, así como trabajos periodísticos de la agencia de noticias Novosti. En total suman 541 materiales. Con ellos se construyeron mapas y gráficos con la ayuda del software VenSim PLE. Así surgió un modelo que permite ver entre aparentes contradicciones discursivas toda una estructura coherente de fondo, la cual enriquece significativamente el estudio de caso y aporta nuevas pistas epistémicas al desarrollo de la teoría.
[EN] This article is aimed at proposing a new kind of discourse analysis based on the Complexity Theory. Its method is founded on a systemic conception focused on the emerging and adaptable properties that compose it. The analysis was applied to a case study: the discourse of the political power in the Soviet Union from 1985 to 1991 based on the main topics that resulted from the reforms made by Mijail Gorbachov. The sample analyzed includes the speeches given by the Soviet leader and other important leaders as well as the reports of the state controlled press agency Novosti. Maps and graphics were also made with software VenSim PLE. With these, a model that allowed us to see among apparent discursive contradictions an entire coherent structure emerged. This enhanced the study and provided new epistemic clues to the theoretical development.

Keywords
[ES]: Análisis Complejo del Discurso, Sistemas Complejos Adaptativos, Complejidad
[EN] Complex Analysis Discourse, Adaptatives Complex Systems, Complexity

Contents
[ES] 1. Introducción. 2 Método. 2.1.1. Estrategias metodológicas. 2.1.2. Población y muestra. 2.1.3. Instrumentos de recogida de información. 2.1.4. Procedimiento. 3. Resultados. 4. Discusión y conclusiones. 5. Referencias bibliográficas.
[EN] 1. Introduction. 2. Method. 2.1.1. Methodological Strategies. 2.1.2. Population and Sample. 2.1.3. Data Collection Instruments. 2.1.4. Procedure. 3. Results 4. Discussion and Conclusions. 5. List of references.

Traducción de Olga Rosa González Martín, Ph.D. (Universidad de La Habana)

[ Investigación ]
| w | metadatos | Fichero pdf para imprimir | Presentación dinámica - ISSUU | Artículo acogido a Creative Commons | Referencias |

| Serie de ficheros para e-books | mobi | htmlz + lit + lrf + pdb + pmlz + rb + snb + tcr + txtz |

1. Introducción

La historia del derrumbe de la URSS ha sido abordada por un sinnúmero de enfoques históricos, desde los netamente políticos hasta los más económicos. Sin embargo, el enfoque comunicacional resulta el más descuidado de todos.

La retórica que acompañó al proceso de desmontaje de este país multinacional, desde mediados de los años 80 hasta inicios de los 90 da claras pistas del papel protagónico que jugó la comunicación entre los diferentes sectores de esa sociedad. Por ello se vuelve a demandar un análisis del discurso político de aquel período. Sin embargo, no ha de tratarse de un análisis del discurso cualquiera.

El amplio entramado de sujetos y sucesos presentes en esta experiencia histórica, así como las aparentes contradicciones y resultados inesperados nos advirtieron que tal estudio debía asumir toda la complejidad que lleva dentro. Así, advertiremos que los enfoques clásicos del Análisis del Discurso Político y del Análisis Crítico del Discurso quedaban muy alejados de las certidumbres más modernas a la hora de hacer ciencia.

Regirse por el Paradigma de la Complejidad, con todas sus teorías y principios básicos, nos permitió dar el vuelco necesario para llevar al discurso a un nivel cualitativamente nuevo. De este modo, con un Análisis Complejo del Discurso, el devenir discursivo del hundimiento del primer país socialista del mundo arrojó novedosos elementos al análisis de una historia que aún hoy suscita acalorados debates en el ámbito político y académico.

Para la concreción de este tema investigativo se optó además por configurar una metodología que fuera consecuente con todos los postulados teóricos. La llamada “tercera vía”, ubicada entre la inducción y el modelo hipotético-deductivo, demandó a su vez la utilización e integración de principios que nos llegan desde el Modelo de Simulación Basado en Agentes y la Dinámica de Sistemas.

Así, se estructuró un modelo intermedio de la Situación Discursiva, integrada por el poder político soviético, representado por la alta cúpula del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) y la agencia estatal de noticias, Novosti.

El discurso salido de la articulación de ambos agentes fue exactamente el objeto de la investigación, enmarcada temporalmente entre 1985 y 1991.

Este discurso fue denominado “URSS” y en su interior se compuso por cinco ejes temáticos:

1.- V. I. Lenin. Valoración sobre el legado y el quehacer teórico práctico de este político. Tipos de referencias a su obra y validación de determinados argumentos a partir de las consideraciones que este tuviera en vida.

2.- Revolución Socialista de Octubre. Valoración sobre el papel y la trascendencia de este suceso en la historia posterior del país. Repercusión de sus medidas y evolución en el curso de los cambios ocurridos a partir de 1985.

3.- País-Nación. Postura ante el concepto de país y nación en la conformación de la familia multinacional de los pueblos soviéticos a partir del triunfo de la Revolución en 1917 y el surgimiento de la URSS en 1922. Evolución de las relaciones interétnicas.

4.- Estructura Estatal. Evolución de las nociones y principios fundamentales en la concepción del Estado. Valoración de las estructuras nacidas a partir de 1917 y cambios efectuados a partir de 1985.

5.- Formación Económico-Social (FES). El socialismo como régimen social adoptado a partir de 1917. Valoración histórica y evolución del concepto a partir de 1985.

El abordaje de este trabajo, tal vez aquello que lo convierta en particular, fue el hecho de ir a buscar un discurso desde su propia estructura, visto como un sistema complejo adaptativo y desmontar su dinámica interna, así como delinear los procesos emergentes que se dieron en él.

 

2. Método

Esta investigación se sustenta en el Análisis Complejo del Discurso como un método derivado del Paradigma de la Complejidad, la Teoría de Sistemas Complejos y la llamada “tercera vía” en la metodología, elementos estos que se abordarán a continuación, en particular haciendo referencia al caso de estudio.

En los últimos siglos, la ciencia ha tenido por guía el principio de la disyunción, lo que se traduce a la segmentación del conocimiento en diversos campos de estudio o especialidades. Nuestro mundo, al menos el Occidental, fue construido a partir de la parcelación cada vez más creciente de las llamadas “ciencias naturales” y las “ciencias del hombre”. Esto provocó la exclusión del propio hombre de su entorno y al mismo tiempo la enajenación de sí mismo, al segmentar dentro de su “propia ciencia” las ramas del conocimiento a tal grado que se perdió la perspectiva de lo unidas que estaban todas.

Como argumentos clave en la selección impostergable de este modo de pensamiento David Byrne nos dice:

“El Caos-Complejidad, porque está fundada en el reconocimiento de las características no-lineales de la realidad, está absolutamente preocupado con las implicaciones del contexto local, expresado en término de tiempo y espacio. Caos-Complejidad porque reconoce el significado de las propiedades emergentes, acepta la emergencia, lo distintivo y no-reducible del carácter de la sociedad”. (Byrne, 1998: 47)

Según Marc y Picard (1992), si vemos la comunicación desde esta óptica la entenderíamos como un “conjunto de elementos en interacción en donde toda modificación de uno de ellos afecta las relaciones entre los otros elementos” (Rizo, 2011: 2). Con más precisión, se trata, de un sistema abierto de interacciones, inscritas siempre en un contexto determinado. Y dada esta naturaleza, obedece a determinados principios, como son el de totalidad, el de causalidad circular y el de regulación.

Por consiguiente, resumimos como elementos que caracterizan a la complejidad social a aquellos fenómenos o sistemas compuestos por diversos agentes sociales que interaccionan con diferentes recursos de forma no lineal. La evolución de estos es muy susceptible a los cambios que se produzcan en las condiciones iniciales.

Dichos agentes de interacción pertenecen a diferentes niveles y sectores sociales, transversalizándose así sus vínculos. Los resultados de tales vínculos se expresan a partir de propiedades emergentes, donde la adaptación y la auto-eco-organización marcan la pauta de su evolución.

Es importante destacar que el tiempo es una variable decisiva en los sistemas complejos, puesto que son dinámicos y evolucionarios. Por ello es indispensable examinar la temporalidad propia a los sistemas complejos y la periodicidad de su estabilidad, desarrollo, cambio y fases de transición (Lozares, s/f).

Según Johnson y Burton (1994):

“los sistemas complejos o no lineales se caracterizan por poseer un comportamiento no periódico inestable en sistemas no lineales dinámicos. Los modelos de sistemas dinámicos se caracterizan por emplear ecuaciones evolutivas, las que permiten tanto describir el sistema en un instante en el tiempo, como contar con reglas que permitan describir el sistema en un instante dado del futuro o del pasado. Con la aplicación de valores iniciales a las ecuaciones, es posible, al aplicar incrementos a los valores, determinar la evolución de los sistemas. Esta evolución se orienta al comportamiento en el largo plazo y no a la solución matemática para un instante determinado de tiempo” (citado por Ponce, 2009: 54).

Para Holland, “Una característica básica de los sistemas complejos adaptativos es que no hay ningún individuo que sea el mejor, lo que hay son muchos individuos que se ocupan de distintas tareas” (Holland, 1998: 283). Otro rasgo típico, también, es que nunca se estabilizan, y de hacerlo morirían, porque ellos se reproducen a partir de la constante creación de nuevos elementos.

Así, con los elementos teóricos expuestos hasta el momento se presentan ante nosotros algunas pistas acerca de cómo se traduce todo esto en la parte metodológica a cómo se materializará este análisis en el discurso en cuestión. Dichos elementos son: 1) la descripción de la construcción de argumentos clave en las formalización de los momentos significativos del discurso, a partir de ideas más elementales; 2) la exposición de las interconexiones entre las ideas que dan vida al discurso; 3) búsqueda y develación de los puntos en que el discurso toma un giro argumentativo, esto además teniendo muy en cuenta los contextos internos y externos que puedan influir sobre ellos; y 4) el rastreo de las líneas subliminares en el otorgamiento de valor a las cargas semánticas que dotan al discurso de su poder ideológico-comunicativo (esto teniendo también presente el peso del aspecto político).

Del ajuste de los elementos anteriormente señalados y las críticas a los modelos anteriores (Piloto, 2014) nace el Análisis Complejo del Discurso como un método que se sustenta, desde el Paradigma de la Complejidad, en la Teoría de Sistemas Complejos y la llamada “tercera vía” en la metodología, elementos estos que se abordarán a continuación, en particular haciendo referencia al caso de estudio.

 

2.1. Estrategias metodológicas

Modelizar sistemas complejos implica, en primera instancia, abstraerse y construir un modelo intermedio o “abstracto” a partir del sistema real. De aquí se toman las correspondientes inferencias y se plasman más tarde en otro llamado “modelo formal”. Es entonces cuando se aplican las conclusiones obtenidas al objeto de estudio tomado de la realidad.

Los modelos fundamentales en los que se apoyó e inspiró esta investigación para la confección del suyo propio son el Modelo de Simulación Basado en Agentes (MBA) y la Dinámica de Sistemas.

Los modelos basados en agentes son:

“una clase de modelos de simulación cuyas principales características son la generación de propiedades emergentes (no deducibles del comportamiento individual de los actores), la interacción local con información parcial por los agentes intervinientes y la sensibilidad a las condiciones iniciales” (Miceli; Guerrero; Quinteros; Díaz; Kristoff; Castro, s/f: 1).

En esta línea teórica podemos encontrar una particularidad, y es el rol determinante que se le otorga al individuo dentro de las interacciones sociales. Estos autores lo justifican a partir del carácter no lineal, simultáneo y discreto que poseen estos.

Para Axell y Epstein (1996):

“los elementos que conforman un MBA son: 1) los Agentes en sí mismos, quienes poseen estados internos y reglas de conducta. Estos estados internos pueden ser fijos o cambiantes. Las reglas de conducta pueden referirse a la interacción entre los Agentes o entre los Agentes y el Entorno, 2) el contexto, que funciona como el medio sobre el que los Agentes operan y con el que interactúan, 3) las reglas, que se aplican a los Agentes entre sí, a la interacción de los Agentes con el medioambiente y al propio medioambiente” (Miceli; Guerrero; Quinteros; Díaz; Kristoff; Castro, s/f: 9).

El objetivo básico de la DS es llegar a comprender las causas estructurales que provocan el comportamiento del sistema. Esto implica aumentar el conocimiento sobre el papel de cada elemento dentro del mismo y ver cómo diferentes acciones, efectuadas sobre partes del sistema, acentúan o atenúan las tendencias de comportamiento implícitas en el mismo (Martin, 2004). Para ello podemos usar un software específico, como Vensim PLE.

Para concretar estos elementos en nuestro estudio nos vimos en la obligación de buscar una población lo suficientemente amplia como para adecuarse a las demandas explicadas más arriba.

 

2.1.2. Población y muestra

Unidades de análisis:

En los trabajos tradicionales sobre análisis de discurso las unidades de análisis son, por lo general, un conjunto de textos publicados por el medio de comunicación sujeto a estudio. En el presente caso la concepción varía. Según el modelo desarrollado son estos los elementos que deberemos incluir:

1985-1991

 

Novosti

 

Poder Político URSS

Contexto Nacional

A

Materiales referentes a la constitución de la agencia y su papel como medio nacional.

A

Constitución de la URSS y otros materiales explicativos sobre esta formación estatal

_-revista Tiempos Nuevos
-Periódico Estrella Roja

V

Publicaciones impresas de la agencia: STP, Sputnik, URSS

V

Declaraciones oficiales, resoluciones, entrevistas, declaraciones y leyes

 

RI

-Marco legal de las relaciones entre APN y PP
-Publicaciones extranjeras reproducidas por la agencia

RI

-Marco legal de las relaciones entre APN y PP
-Política exterior del gobierno

 

R

V que se utilizan a causa del PP

R

V que se utilizan a causa de APN

 

RFS

Editoriales y notas oficiales de la agencia

RFS

Declaraciones oficiales, resoluciones, entrevistas, declaraciones y leyes

 

LEYENDA DE LA TABLA:
A: agentes
V: variables:
RI: redes de interacción
R: retroalimentación
RFS: relaciones de flujo y stocks

La población de esta investigación está integrada por trabajos publicados por la agencia de noticias Novosti entre los años 1985 y 1991, a través de sus revistas y otras publicaciones seriadas, tales como la revista Socialista: Teoría y Práctica (STP), la revista Sputnik y la revista URSS. De ellos extrajimos los discursos y materiales complementarios emitidos por el Poder Político, los cuales eran reproducidos de forma íntegra en secciones especiales dedicadas a ello. Tomamos además trabajos de la revista Tiempos Nuevos y del periódico Krásnaya Zviesda.

De esta población, enmarcada temporalmente en el período de reformas llevadas a cabo por Mijaíl S. Gorbachov, seleccionamos la siguiente muestra:

1. Publicaciones impresas de la agencia: STP, Sputnik, URSS

1.1. De la revista STP: 50 artículos, 21 comentarios, 4 editoriales, 2 notas informativas, 9 reportajes, 43 entrevistas, 6 estadísticas e infografías, 10 discursos políticos, 2 informes, 1 resolución.

1.2. De la revista URSS: 67 artículos, 54 comentarios, 40 editoriales, 26 notas informativas, 26 reportajes, 5 estadísticas e infografías, 10 resoluciones, 38 entrevistas, 38 discursos, 13 informes.

1.3. De la revista Sputnik: 11 artículos, 14 comentarios, 3 editoriales, 2 notas informativas, 5 reportajes, 3 entrevistas, 1 discurso.

En total son 504 trabajos. De ellos solo 144 fueron utilizados para la confección de Mapas de Redes Semánticas.

2. Poder Político

2.1. Declaraciones oficiales, resoluciones, entrevistas y discursos: 151 trabajos, de ellos solo 38 fueron seleccionados para confeccionar los Mapas de Redes Semánticas. Estos números ya se contabilizan en el primer apartado.

3. Entorno nacional

3.1. 35 trabajos de la revista Tiempos Nuevos, entre 1985 y 1990 y 2 trabajos del periódico Krasnaya Zviezda.

Es importante tener en cuenta que la muestra global de la tabla anterior se ubica fundamentalmente en los niveles primarios del análisis. A partir de la progresión de la investigación y de la concreción de los respectivos modelos se hace una “selección intencionada” de los materiales verdaderamente útiles al estudio. La muestra efectiva se contabiliza en 541 materiales.

 

2.1.3. Instrumentos de recogida de información

Luego de haber hecho un estudio preliminar del estado del arte respecto al tema de nuestra investigación, hicimos una selección de los posibles materiales que más nos ayudarían en la obtención de datos y a la hora de elaborar una muestra. Dicha población de materiales estuvo condicionada, ante todo, por el factor cercanía, dado que la mayoría de los documentos de aquel período resultan muy difíciles de acceder. No obstante, tuvimos la suerte de encontrar varias revistas, folletos y publicaciones de la agencia Novosti y otros referidos a ella.

De los materiales encontrados seleccionamos aquellos en los cuales podíamos hallar una continuidad en los temas y subtemáticas definidos en el problema de investigación, además de coincidir con los períodos históricos más significativos en los años de reformas y la posterior desintegración de la URSS como Estado multinacional.

Esta selección intencionada de la muestra, apartando cualquier fórmula estadística, asume tanto de la metodología como del método particular implementado como principio regulador de la misma. Desde la Complejidad lo que más nos interesa son los puntos de bifurcación y períodos de momentos críticos, por ello acudimos a buscar lo publicado en la prensa y el gobierno los episodios de los períodos históricos que evaluamos como trascendentales (y posiblemente significativos) en el devenir del discurso en cuestión.

 

2.1.4. Procedimiento

Según el método del Análisis Complejo del Discurso, los pasos que seguimos fueron los siguientes:

1) identificación de las redes semánticas y su representación a través del Vensim en los diagramas causales y de niveles y flujos. 2) construcción de un diagrama de modelación inversa. 3) contrastar ambos esquemas y corregir las zonas de duda. 4) diseño del mapa de evolución del discurso. 5) identificación de los puntos de bifurcación. 6) descripción del papel jugado por cada uno de los agentes y los componentes que tienen a su servicio y aquellos externos (tanto de dentro del sistema como de fuera). 7) descripción de la estructura. 8) evaluación del metacontexto. 9) narración del devenir del discurso.

Para cumplir con lo anterior y adecuarnos al caso de estudio específico elaboramos una Guía de Niveles de Análisis de la Investigación:

  • Primer Nivel: Lectura de los documentos seleccionados en la muestra global. Identificar temáticas abordadas. Filtrar los mejores documentos a fin de ser utilizados en los siguientes niveles. Identificar otros documentos imprescindibles.
  • Segundo Nivel: Compilación restringida a partir del filtro del Nivel 1. Lectura crítica. Construcción de Mapas de Redes Semánticas en el programa Vensim Pler. Resaltar temáticas más importantes y relacionarlas entre sí. Identificar conceptos e ideas claves y su rol en la construcción de la lógica discursiva. Obtener los gráficos de Causes Tree y Uses Tree a partir de los grafos realizados en Vensim de los vértices más significativos. Esta opción viene determinada en programa computacional.
  • Tercer Nivel: Construcción del Mapa Completo “Lógica temática del Discurso URSS” en Vensim Ple a partir de la integración de los conceptos claves obtenidos en el Nivel 2. Esto se hace a partir de la delimitación del campo temático en los cinco aspectos que se explican en la introducción y su correspondiente representación cronológica. Elaboración y descripción de las lógicas principales a partir de los resultados del paso anterior.
  • Cuarto Nivel: Construcción del Modelo Formal como conclusión de los datos y los análisis obtenidos. Implementación del Modelo al Sistema Discurso URSS. Conclusiones teóricas y prácticas.

 

3. Resultados

A partir del diseño del Modelo Formal obtenido en la fase intermedia de la citada investigación (Piloto, 2014) corresponde ahora su implementación al caso de estudio histórico propuesto. De los gráficos obtenidos y elaborados en el programa Vensim Ple se adecuó la información obtenida según cada uno de los pasos propuestos en la metodología. De ellos, mostramos a continuación dos de los más significativos en cuanto a los resultados directos:

Implementación del Modelo Formal al caso de estudio (Primer resultado):

g1

Cada uno de los círculos representa segmentos obtenidos de los mapas de redes semánticas elaborados a medida que se procesaban cada uno de los trabajos seleccionados en la muestra. Las flechas indican sus relaciones entre sí y las características y propiedades de las mismas. Luego de un proceso de síntesis el gráfico se redujo a la siguiente versión:

g2

Para ganar en claridad en esta exposición del modelo, respecto a su modo de operar, escogemos una de las líneas presentes dentro del entramado del gráfico anterior (exactamente constituidas por Puntos de Bifurcación) y mostramos a continuación un pequeño ejercicio:

En la secuencia F16 (dificultades en Perestroika) – F13 (escepticismo y desconfianza en población) – F14 (la sociedad necesita referencias políticas claras) – G12 (anticipar 28 Congreso del PCUS) – H19 (pronunciamientos contra separatismo) – I11 (mecanismos legales para la separación de la Unión), se puede leer groso modo que las dificultades de la Perestroika produjeron escepticismo y desconfianza en la población, y que ésta, a su vez, necesita referencias políticas claras; por ello se decide anticipar el XXVIII Congreso del PCUS. De aquí salen, paralelamente, pronunciamientos contra los movimientos separatistas y se aboga por la aprobación de mecanismos legales para la separación legítima de las repúblicas que así lo deseen.

Visto así parece solamente una secuencia bastante clara, pero cuando empezamos a preguntarnos qué elementos sustentan, respaldan y validan cada uno de los segmentos que la integran; ¿qué provoca que la línea siga por estos puntos y no se bifurque a otros?; ¿de qué Bancos de Ideas se alimenta y a cuáles tributa?; es entonces cuando el análisis adquiere su riqueza y aporta los elementos significativos.

De forma descriptiva observamos en el Modelo que F16 en lugar de ir a F13 pudo haberse bifurcado a F17, sin embargo, no lo hizo porque éste se sustenta a partir de D17 (segunda fase de las Reformas Políticas). ¿Qué puede indicar esto? Pues, que dichas reformas no van de camino al éxito, sino que predomina el factor fracaso. A nivel sistémico esto provoca en el discurso un replanteo temático y argumentativo. Luego vemos que F14 tiene que cumplir función de Corrector a fin de rescatar el flujo temático. Después pasa la señal a G12 que tiene función de Transformador y éste se decanta en cuatro vertientes, donde solo tres de ellas llevan a los puntos finales de esta secuencia. Es interesante ver cómo G13 (economía planificada y de mercado) es decantado, siendo aprovechados los argumentos provenientes de F14 para atender una situación más crítica (la eventual desintegración de la URSS), y que ésta, en definitiva, obtiene una respuesta ambigua. Aunque vemos que I11 cuenta con mayor respaldo (F19 y G17 le dan realce). Esto se traduce extra-discursivamente como una victoria de las fuerzas centrífugas que desmantelaron la URSS a fines de 1991.

Vistos estos elementos tocantes a la lógica del análisis que se expone corresponde ahora hacer un recorrido por las estructura básicas que en definitiva componen al sistema.

En el período de 1985 a 1991 se distinguen tres momentos significativos: el inicio de las reformas implementadas por Gorbachov hasta finales de 1987; el estancamiento y crisis de la situación en el país; y el comienzo del desmontaje directo del sistema socioeconómico y político. En cada uno de ellos el discurso presenta sus respectivas peculiaridades, así como la consecuente adaptación de las estructuras que lo componen ante las nuevas situaciones del medio en que se desenvuelve.

En el primer período es notable la presencia de los bancos de ideas, los impulsores y trasformadores. Se señalan estas estructuras en cuanto son las que aportan las particularidades más notables en este período. Ello nos da la información de que durante el devenir de este discurso la estrategia fundamental para su reproducción y conservación (piénsese en el sentido autopoiético) se basaba en la “siembra” de conceptos claves que después serían almacenados en los Bancos de Ideas para sacarlos (a través de los Impulsores) en otros momentos dados a fin de que sirvieran para validar y justificar nuevos argumentos por los agentes presentes en la situación discursiva. Al mismo tiempo esta tarea se complementa con el uso de los Transformadores, quienes dan a las unidades básicas la “actualización” en dependencia del momento de la generación en que fueron “cosechados” a fin de cumplir exitosamente su nueva tarea. En resumen, esta especie de reciclaje discursivo resultó exitosa en tanto los conceptos e ideas más significativos que en el primer período de este segmento, 1985, sirvieron para argumentar el apoyo y perfeccionamiento del sistema político soviético, fueron utilizados en el período final (1990) para justificar su propia negación y comenzar la consecuente desmantelamiento.

Los componentes con que la situación discursiva dotó a la estructura del discurso hicieron de éste un sistema adaptativo con propiedades emergentes que le permitió una reproducción constante, incluso luego de los cambios ocurridos en el contexto en que se desenvolvió. La caída de la URSS no impidió que se continuara reflexionando sobre ésta, por lo contrario, se aprovecharon cada uno de los elementos retóricos y estructurales creados durante el período soviético a fin de crear y validar los nuevas formas de poder y del ámbito comunicativo que surgieron después de 1991.

El potencial reflexivo surgido con la llegada de Gorbachov al poder creó las bases necesarias para efectuar los cambios ocurridos años después. Intencional o no, las estructuras comunicativas surgidas de este discurso dieron al traste con el país y el sistema tal y como estaba concebido; y dio vida a una “nueva Rusia” salida del colapso de la URSS.

 

4. Discusión y conclusiones

El discurso político del poder de 1985 a 1987 da por sentado que la sociedad se encuentra en el inicio de una etapa duradera del socialismo desarrollado. Con ello se evidencia no una auténtica valoración del estadio social en que se encuentra el país, sino una continuidad formal del discurso de los líderes anteriores. Si bien Gorbachov está decidido a reformar cuanto sea necesario en la nación sabía que no era prudente romper de súbito con la retórica heredada.

Aun así, no demora en afirmar que “Hay que realizar profundas transformaciones en la economía y en todo el sistema de relaciones sociales; hay que garantizar un nivel de vida a los soviéticos cualitativamente más alto que ahora” (Gorbachov, 1984). Y señala que para alcanzar todo esto es necesaria la activa participación de las masas, a la vez que clama por mayor interconectividad entre los componentes del sistema.

Es importante reparar en esto último. Para las personas con alto sentido democrático y militantes auténticos del socialismo dichas palabras fueron un aliento y un refuerzo al clásico (y manido) lema “¡Adelante, al Comunismo!”. Para aquellos que lo miraban pícaramente del otro lado del Telón de Acero recibían por vez primera la suave brisa del deshielo del sistema opuesto. Cada cual aportaba una interpretación a su gusto. Hasta el mismo Gorbachov (tal y como veremos más adelante) fue variando su enfoque, incluso luego de que cayera la URSS; dejó su puesto de presidente en forma de protesta, pero al año siguiente confesaba que todo había sido necesario y, más recientemente, con motivo de su 82 cumpleaños, afirmó que “estaba listo para retomar su cargo de Presidente y hacer renacer a la URSS”.

En el primer año de su gobierno como secretario general, Mijaíl S. Gorbachov justificaba su discurso a partir de los “elementos obsoletos de las relaciones de producción” que perjudicaban el desarrollo nacional, mas nunca los enumera ni los aborda detalladamente. Y ya para esta temprana fecha advierte que “aumentar el ritmo de desarrollo y la eficacia de la economía se pone únicamente en dependencia del desarrollo de las relaciones monetario-mercantiles” (ibídem).

Sin embargo, advierte que atender solo este carácter monetario-mercantil significaría descuidar otros aspectos del socialismo como la planificación. Pero seguido de esta advertencia señala las ventajas de tal “riesgo” en las experiencias de los países de la comunidad socialista. Por tanto, considera pertinente que se amplíen los conceptos más extendidos en el país en el ámbito de las ciencias sociales a fin de dar respuesta teórica a las nuevas exigencias. Todo esto siempre va acompañado de la acostumbrada retórica pro-leninista. Y de la pertinencia de hacer hincapié en la obra de Lenin, muchas veces malinterpretada o simplificada.

Plantea que solo a través de una economía intensiva sobre una moderna base tecno-científica se podrá aumentar la calidad de vida, además del papel del país en el ámbito internacional. En primera instancia son éstas sus líneas iniciales. De aquí nace el concepto de la Aceleración, que a su entender es la solución de los problemas y la implementación de las soluciones.

La agencia APN, como estaba previsto, complementaba muy bien con sus trabajos cada argumento del nuevo líder. Era constante la referencia al Marxismo-Leninismo y las reflexiones acerca de lo que pueden tomar de este para enfrentar el presente y el futuro; de cómo perfeccionar la sociedad socialista desarrollada y llegar al comunismo. Se hace eco de la estabilidad, pero a la vez se expresa que el pueblo desea más.

Además de hacer gala de respaldo a la estrategia del partido se resalta su papel en la sociedad y la legitimidad y el apoyo con que cuenta el mismo. A su vez, a modo de entrevistas, se dejan caer cuestionamientos al respecto pero todavía nada serio. Se explica y defiende la democracia de tipo soviética que existe en el país y se ejemplifica su implementación.

Luego del pleno de abril del 1985, momento en que el secretario general oficializa su programa de gestión ante la dirigencia política y recibe el apoyo “unánime” de ésta, se produce un incremento de la cantidad y cualidad de los trabajos en torno a reflexiones y afirmaciones realizadas en este evento. Gorbachov desata y libera una serie de problemáticas que con anterioridad estaban vedadas. Se reconocen, por ejemplo, las manifestaciones antisociales y antisoviéticas que “se dan de vez en cuando” (Afanasiev, 1985).

Pero hasta el momento, en los aspectos más cercanos a la economía, cuando hablan de las empresas se refieren a su remodelación e incorporación de técnicas más modernas, pero nada más. Las metas y deseos que se plantean son de muy largo plazo pero lo asumen como de mediano plazo. Plantean que la economía es la base del desarrollo social, por tanto hay que concentrarse en ella y acelerarla. Se tratan algunos problemas existentes pero nunca con un matiz de fondo, y siempre con el enfoque viejo y tradicional.

Así, Gorbachov resume la esencia de su programa de desarrollo: “Creo que hay tres factores de intensificación: 1) Promover la revolución científico-técnica y aprobar con más rapidez y eficacia sus últimos adelantos en la economía nacional y en la vida de la sociedad; 2) Perfeccionar el mecanismo económico y todo el sistema de gestión económica y de otros dominios de nuestra sociedad; 3) Elevar el nivel académico y de calificación profesional de los trabajadores”. Veremos cómo a medida que las reformas (o “desreformas” a decir de varios expertos entrevistados para esta investigación) van moldeando estos principios.

Los dos primeros años de la gestión de Mijaíl Serguieyevich y la cúpula de poder se concentran en la reforma económica y se regocijan porque los experimentos económicos van dando resultados positivos, pero reconocen que a su vez van apareciendo problemas nuevos, y como muy complicadas las características del sistema social en que viven.

El golpe de timón se da cuando dejan de hablar del desarrollo del colectivo para hablar del individual: “El objetivo supremo del socialismo es propiciar el desenvolvimiento integral del individuo, satisfacer las crecientes demandas materiales y espirituales de los trabajadores” (Guber, 1985). Téngase en cuenta que es justamente este elemento una de las críticas más severas que recibía el sistema por los adversarios occidentales. De aquí en adelante este discurso político va tomando como suyos los propios argumentos de los adversarios. ¿Con qué objetivo? ¿Para legitimarse y ganarse el apoyo de Occidente? ¿Para ir cimentando en la consciencia social la idea de que aquello por que vivían y luchaban no valía la pena? Cada quien puede sacar sus propias conclusiones. Esta investigación, a partir de la información procesada, no considera ético, responsable o serio emitir un juicio categórico. Solo se irán haciendo más o menos evidente la utilización de otros argumentos a medida que el mandato de Gorbachov va entrando en años.

Mientras que con la llegada de Gorbachov al poder la palabra de orden fue la Aceleración poco a poco se introducía la de reestructuración (en ruso Perestroika), y luego fue ésta la que se hizo predominante.

“El mecanismo económico se retrasó, habiéndose, convertido en freno del progreso. Se configuró una situación en que ya no bastan ciertos cambios en la planificación y la dirección. Hace falta realizar una reestructuración profunda e integral” (Guber, 1985).

Sin embargo, todavía se habla de presunta crisis y se afirma que este es solo un argumento del enemigo.

Es curioso ver cómo en ocasiones la agencia tiene que explicar la toma de medidas, aludiendo muchas veces a que se ha realizado en otras ocasiones y que están en sintonía con las directrices de la dirección soviética. Es como si en períodos de calma la gente no advirtiera nada y en períodos de reforma todos se asustan y ven cualquier cosa como anómalo, la paranoia se apodera de todos.

Podríamos decir que ésta es la fase romántica de la gestión de Gorbachov como máximo dirigente político del país. Todas sus ideas parecen ser justas y oportunas, cargadas de populismo y fieles a las enseñanzas de Lenin. Todos sus argumentos parecen irrebatibles, donde la modestia y la fanfarronería se confunden. Solo basta que la gente haga lo que él dice para que el país salga airoso en todos sus problemas, se presenta como un continuador de la línea partidista pero al mismo tiempo como el héroe valiente que no teme enfrentar los problemas, por lo que los enuncia, critica y dice que enfrentará.

Para el año 1986 toda la energía discursiva está enfocada en el evento político más importante: el XXVII Congreso del PCUS. “Vivimos los primeros días del año nuevo, año 1986. Se podría decir, que éste será un año importante, un año de viraje en la historia del Estado soviético, el año del XXVII Congreso del PCUS” (Gorbachov, 1986). Y una vez en este plantea:

“El CC del PCUS y el Politburó han determinado las Orientaciones fundamentales de la reestructuración del mecanismo económico: 1) hacer más eficiente la dirección centralizada de la economía; 2) extender resueltamente los límites de la autonomía de las agrupaciones y empresas; para ello se implementará la autogestión financiera auténtica; 3) pasar a los métodos económicos de dirección en todos los niveles de la economía nacional; 4) imprimir a la administración estructuras modernas teniendo en cuenta las tendencias a la concentración, especialización y cooperación de la producción; 5) democratizar en todos los aspectos la administración, elevar el papel de los colectivos laborales en la misma e intensificar el control desde abajo” (Gorbachov, 1986a: 15).

Una de las contradicciones que van a salir más tarde en la implementación de estos proyectos y que se evidencia tanto en el discurso como en la práctica radica en el hecho de que admiten la necesidad de un tiempo prolongado para acometer estas tareas pero a la vez se exige por su inmediato cumplimiento, cosa esta que dará al traste con los resultados deseados.

La nueva orientación que le llega al pueblo desde la cima del Kremlin es la de ejercer responsablemente la crítica y la autocrítica en el trabajo y frente a la sociedad. Y todo esto al mismo tiempo que se enfatiza que “Excepto la reestructuración, simplemente no tenemos otro camino, no podemos ni hay donde retroceder” (PCUS, 1987). Esto forma parte de la filosofía del “todo o nada” (o somos los héroes absolutos o no nos conformamos con el segundo lugar y nos suicidamos). Este tipo de argumentos le otorga al discurso en general cualidades de inmovilismo y falta de iniciativa.

En lo tocante al tema de la democracia soviética y la política de cuadros del Partidos, podemos ver que el discurso está encaminado a la profundización de ambas, a incorporar cada vez más a todos los sectores de la población a las reformas y promover a los más capaces para el cumplimiento de la misma.

Una vez que Gorbachov ya se siente fuerte ante la clase dirigente y el pueblo, es visible un aumento de la crítica. Se siente libre y confiado en sus propuestas, cala más hondo en la implementación de su estrategia. Y tras él los medios de comunicación de todo el país, los cuales, como el semanario Tiempos Nuevos, emprenden una “competencia” para ver quién es el más osado en los comentarios, quién aporta los argumentos más profundos y quién puede mostrar más críticas. Ante tal empuje, APN es arrastrada en la misma corriente, sin embargo no es hasta los años finales de la perestroika que se pueden catalogar de “fuertes” las críticas que hace. Aun así lo que predomina es un titubeo y la ambigüedad de los trabajos que presenta, donde de forma balanceada podemos encontrar algunos que se presentan conservadores, otros conciliadores y otros que arremeten contra todo sin pudor alguno. La estrategia de este medio oficial de información es la de escudar su posición recurriendo a las entrevistas y los trabajos comentados a título personal, nunca dejando en claro su postura oficial.

“Apareció todo un sistema de factores debilitadores de los instrumentos económicos de poder (…) Las causas de ese bloqueo están en las deficiencias en el funcionamiento de las instituciones de la democracia socialista, en los anquilosados planteamientos políticos y teóricos que a menudo están divorciados de la realidad, en el conservador mecanismo de gestión” (Gorbachov, 1987: 2).

A partir de este momento, lo que prima son las demandas acerca de los errores. Si bien antes vimos que se acudía a la necesidad de profundizar la democracia socialista ya en este fragmento podemos asistir a los primeros pasos de su deslegitimación a partir de la demanda “justa” de los errores y desviaciones cometidos en el pasado, del cual, justamente al inicio de este discurso, tanto se cansaron de decir que había sido glorioso y que estaban orgullosos de él.

“¿Cómo pudo haber ocurrido, compañeros, que numerosos cargos dirigentes –a nivel de municipio, ciudad, región, república y hasta a nivel nacional– los ocupasen durante decenios personas que no cumplían con sus obligaciones, gente informal e indisciplinada?” (Ibídem).

Preguntas como ésta va sembrando consecuentemente a lo largo del discurso otras interrogantes como: ¿Qué estábamos haciendo que todo salió mal? ¿Por qué no lo advertimos antes? ¿Quién tiene la culpa de todo esto? ¿Toda nuestra historia fue mentira? Con ello Gorbachov puede obtener varios resultados: 1) él es el héroe que los sacó de la oscuridad; 2) sembrar una bomba de tiempo en la psiquis de la gente contra su propio sistema e historia; 3) sembrar pánico emocional en la población y desencanto con su propia historia y futuro. Ésta es una estrategia muy recurrida por el poder y asimilada, complementada y perfeccionada por APN.

Para fines de 1987, la palabra de orden es el adjetivo “radical”. Para entonces las reformas estaban claramente estancadas y ya nadie se atrevía a negar que el país se encontraba en plena crisis: “Para normalizar el mercado resulta indispensable realizar un programa integral de medidas radicales” (Gorbachov, 1987a).

El suceso más relevante político en la URSS en el año 1988 fue la XIX Conferencia Nacional del Partido, magna cita de los comunistas que no se celebraba desde 1941. Ésta es la prueba que muestra la velocidad con la que se acometían los cambios en esa nación. El discurso se adelantaba excesivamente a los hechos, y ante las dificultades en su implementación era necesario otro cónclave a través del cual debatir y obtener consenso en las reformas que se deseaban llevar a la práctica.

Un elemento que salta a la vista en el trato temático de este período es el aumento del uso de la frase “más democracia” a fin de validar las reformas de la perestroika, en lugar del lema “más socialismo”, cuando incluso argumentan que más democracia equivale a más socialismo. ¿Por qué? Pues porque es el término con que se validarían ante el enemigo y los ojos de la oposición, una clave ambigua para complacer a ambas partes, un coqueteo derivado del miedo, la inseguridad y la insatisfacción no declarada abiertamente. Todo este proceso discursivo puede entenderse como un convencimiento por escala en donde se construye poco a poco el argumento final, y no de súbito por el miedo a sí mismo y no dar el brazo a torcer y salvar las apariencias.

Esta conferencia equivale en su retórica a la “apertura democrática”. Se ven con buenos ojos los enfrentamientos, cada vez más frecuentes y mordaces, que se suceden en los plenarios y en el vox populi. Ya aquí está presente abiertamente el término “enfrentamiento” y “grupos divididos”. “La cconferencia no tuvo precedente en cuanto a la apertura y la franqueza de debates en cuanto a la intensidad de la polémica que reflejó la democratización de la vida política en la URSS” (APN, 1988: 2)

Las críticas a los líderes de los primeros tiempos luego del triunfo de la revolución se hacen cada vez más frecuentes en la prensa nacional. APN comenta sobre la renuncia a los manuales de historia para la educación en las escuelas ya que se considera “amoral” y en tanto no tienen otros nuevos por donde estudiar los chicos de secundaria no hace exámenes de esta asignatura, sino que se someten a una “entrevista sobre temas históricos” (Sputnik, 1988: 8-9). Este elemento nos da la medida del nivel de ruptura que se está produciendo en la comunidad ideológica del pueblo soviético.

El discurso que estudiamos se mantiene al margen de los que las esferas no oficiales de la sociedad ya no temen en expresar. Gorbachov se presenta como un buen árbitro que tolera y acepta los nuevos estilos, pero es evidente ya que para esta fecha ha perdido toda iniciativa.

La APN titubea constantemente con el material que publica y no deja de adoptar una postura fiel al gobierno, por muy crítica que pretenda ser. De 32 trabajos consultados de la agencia en este año solo 7 son crónicas sobre sucesos históricos de la Revolución, mientras que 22 abordan cuestiones de la perestroika y la democratización. De estos últimos solo en dos de ellos (“A qué Komsomol renunciamos”, de Alexandr Afanaiev, y “Opiniones de los sovietólogos”, bajo la firma de un colectivo de autores) exponen comentarios verdaderamente desafiantes a la línea que propone el Poder:

En el primero afirman:

“Vivimos en una época que considerábamos heroica, y de repente nos enteramos que no fue heroica, sino trágica (…) Aún hay quienes siguen creyendo que la democracia interna, proclamada por el Congreso, no es sino una estratagema” (Afanasiev et al, 1988: 83).

En tanto que en el segundo, en una entrevista a un economista norteamericano, dicen:

“El primer y más grave problema de ustedes es que la gente carece de estímulos, de interés por trabajar bien y con calidad”. (…) “Su segundo problema consiste en la falta de libertad económica para el productor. El trabajo de éste debe ser evaluado objetivamente no por sus jefes u organismo alguno, sino por los consumidores” (C.A, 1988: 40).

Si en 1988 se abogaba por “más democracia”, ya en 1989 la “democratización” es la palabra de orden. Es el medio y el fin. Pues como ya está consensuado qué es lo valioso y pertinente en el modelo que llevan adelante no es necesario andar con rodeos. Esta noción se convierte en un punto de inflexión importante, pues justamente desde aquí luego pasan al “mercado” plenamente capitalista y al desmontaje del sistema político.

En adelante ya no sentirán pudor por lo que hagan, ya se sienten confiados porque han convencido a todos de que es la democracia lo que realmente importa.

Para ello se clama con insistencia dar forma al Estado socialista de derecho. Ahora la ley es lo más importante y necesitan de elementos coercitivos que hagan funcionar a la sociedad. Es evidente la ruptura del pacto en que se fundó la sociedad en 1917 y ya los antiguos valores no funcionan. Se sustituye la moral por las reglas jurídicas.

El evento político de este año es la celebración del primer Congreso de Diputados Populares de la URSS, efectuado del 25 de mayo al 9 de junio de 1989 en Moscú.

“Su objetivo fundamental consistió en elegir mediante los mecanismos democráticos el Soviet Supremo de la URSS y a su presidente, revalidar o rechazar las designaciones a máximos cargos del Estado y del Gobierno y discutir el programa de las próximas tareas del Gobierno” (C.A., 1989: 17-19)

En esta convocatoria toma impulso el concepto de la “Nueva mentalidad”, que a decir del ministro de relaciones exteriores soviético, Eduard Shevardnadze, es:

“un conjunto de criterios sobre el mundo, sobre la época y sobre sí mismos que se formaron como resultado de una profunda reflexión sobre el sentido de la vida y las tareas políticas que plantean las nuevas realidades que vive la civilización” (Shevardnadze, 1990: 22).

Se trata de una forma de validar el proceso de cambios a partir de la idea que advierte las consecuencias que ha tenido y podría tener el apartarse del conjunto de la civilización humana que, justamente, se encuentra en proceso de reforma y distención entre los polos contrincantes, el capitalista y el socialista.

“El 15 de marzo de 1990 pasará a la historia del Estado soviético como el día en que cambió la forma del poder político. Un día crucial, histórico, inolvidable y trascendental para el destino del país... Y otros epítetos expresivos buscarán para describir ese día historiadores, politólogos, y publicistas. Y tendrán razón. El 15 de marzo entró en funciones el primer Presidente de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas elegido en el III Congreso (extraordinario) de diputados populares de la URSS” (Shalaieva, 1990: 30).

En el acto de toma de posesión, Mijaíl Gorbachov dijo:

“Juro solemnemente servir con lealtad a los pueblos de nuestro país, cumplir estrictamente la Constitución de la URSS, garantizar los derechos y libertades a los ciudadanos y cumplir concienzudamente las altas responsabilidades que competen al presidente de la URSS” (ibídem).

Este fue el último intento democrático de Gorbachov por hacer con la mayor cantidad de poder posible. Para esta fecha ya el edificio del poder estaba lleno de fisuras y se temía su resquebrajamiento de un momento a otro. La perestroika había dividido a la sociedad en dos bandos: sus partidarios y detractores, y dentro de ambos se radicalizaban los grupos extremistas. Pese a este intento de tomar en sus riendas la vida de un país que a todas luces iba cuesta abajo, en la práctica no tuvo resultado y el discurso es una muestra de ello.

“La "Plataforma Democrática del PCUS", otro documento programático aprobado en la I Conferencia Nacional de Clubes y Organizaciones del PCUS celebrada en Moscú los días 20 y 21 de enero de 1990, (…) reconoce la necesidad de crear un sistema pluripartidista, dentro del cual el PCUS no funcionará como vanguardia sino como un partido parlamentario que actúe teniendo derechos iguales a los de los otros partidos políticos. (…) Ya es hora de reconocer que el parlamento no puede funcionar eficazmente sin una oposición” (ibídem).

Como se aprecia en este último fragmento emitido por una columna de opinión en la revista STP, perteneciente a la APN, el enfrentamiento al orden de cosas pasó de la retórica normativa a la exigencia en pleno campo de batalla político. Ante tal desconcierto, la agencia se dedica a llevar las páginas de sus publicaciones con entrevistas, comentarios y trabajos de firma, pero nunca toma una postura oficial respecto a uno de los bandos. Y es natural que así fuera, porque ya era difícil determinar quién regía los destinos del país y a quién pertenecería el futuro. Esto la comprometía, al ser empleada de este “poder”, a la hora de marcar su pauta editorial.

Según palabras de Vitali Vorotnikov, “el año 1990 sería el año de la incertidumbre y la desorientación para los soviéticos” (Vorotnikov, 1995: 355). El 2 de julio de este año comenzó a sesionar en Moscú el XXVIII Congreso del PCUS. Este fue el fórum donde el máximo órgano político del país que dirigiera al pueblo soviético desde la fundación del país en 1922 se desbancó a sí mismo y perdió toda credibilidad y legitimidad. El discurso político se transforma en un caos de voces que claman en pos de intereses muy propios. La voz de Gorbachov apenas se deja escuchar y sus adversarios políticos toman la delantera.

La APN, como se ha dicho anteriormente, publicaba en su mayoría trabajos netamente opinativos resumiendo la mayor cantidad de puntos de vista posibles. De los 25 trabajos de la muestra, correspondientes al año 1990, 18 son entrevistas. De estos, la mayoría tiene sus títulos y encabezados en forma de preguntas o citas textuales. A lo largo de todos estos documentos se puede apreciar una clara fragmentación del discurso político.

De modo resumido, podemos concluir que las lógicas presentes en el discurso político sometido a estudio refleja la siguiente secuencia, salidas de los mapas de redes semánticas: Estamos bien pero podemos estar mejor; hay que Acelerar; hay más problemas de los que pensamos, hay que Reestructurar; hemos hecho cosas mal, condenemos a los culpables; rectifiquemos lo hecho, más apertura y democracia; estamos en crisis, lo hemos hecho todo mal, más reformas; la crisis se profundiza, Radicalicemos los cambios; la crisis es muy fuerte, no funcionan nuestras medidas; la crisis continúa, cambiemos el enfoque; adoptemos medidas de mercado, no tenemos alternativa; estamos impacientes, queremos mejoras YA!; todo lo anterior fue un error; el capitalismo es la solución.

Por la poca duración con que ocurrió este proceso (apenas seis años) los cambios de dirección en el discurso suelen ser muy bruscos y en ocasiones aparentemente contradictorio. Sin embargo, esta investigación pudo identificar a lo interno de la estructura del discurso los mecanismos y propiedades básicas con que devino. En ello radica justamente la importancia de aplicar el Análisis Complejo del Discurso, en tanto descarta la primacía de las interpretaciones subjetivadas de los investigadores y potencia el enfoque sistémico. 

 

5. Referencia bibliográficas

Afanasiev, Alexandr et al (1988). ¿A qué Komsomol renunciamos? En revista Sputnik, (88) 10, pp. 40-42.

Afanasiev, Víctor (1985). La tarea estratégica del PCUS es perfeccionar a fondo el socialismo desarrollado. En revista URSS, (85) 6. Editorial APN.

APN (1985). El Partido, el pueblo y los sovietólogos. Entrevista con Yuri Malov. En revista Sputnik, (85) 5, pp. 52-57

APN (1988). Diálogo con el lector. Columna de la Editorial. En revista URSS, (88) 9, p. 2. Editorial APN.

APN (1990). Sobre el leninismo, sin dogmas ni clichés. En revista STP, (90) 9, pp. 59-62. Editorial APN.

Byrne, David (1998). Complexity Theory and the Social Sciences. En formato PDF.

C.A (1988). Opiniones de los sovietólogos. En revista Sputnik, (88) 10, pp. 40-44.

C.A. (1989). Sobre el primer congreso de diputados populares de la URSS. Mesa redonda de la APN. En revista URSS, (89) 9, pp. 17-19. Editorial APN.

Guber, Alexandr (1985). ¿Por qué se perfecciona el mecanismo económico? En revista URSS, (85) 8, pp. 12-13. Editorial APN.

Gorbachov, Mijaíl S. (1984). Viva creatividad del pueblo. Editorial APN

Gorbachov, Mijaíl S. (1986). Declaración de Mijaíl Gorbachov. Editorial APN

Gorbachov, Mijaíl S. (1986a). Nosotros miramos con seguridad el futuro. Resumen del Informe Político al XXVII Congreso del PCUS. En revista URSS, (86) 2, pp. 14-16. Editorial APN.

Gorbachov, Mijaíl S. (1986b). Palabras de clausura al XXVII Congreso del PCUS. En revista URSS, (86) 3.

Gorbachov, Mijaíl S. (1986c). Informe al Pleno del Comité Central del PCUS sobre el plan quinquenal. En revista URSS, (86) 6.

Gorbachov, Mijaíl S. (1987). Informe de Gorbachov ante el Pleno. Sobre la reestructuración y la política de cuadros del Partido. En revista URSS, (87) 1. Editorial APN.

Gorbachov, Mijaíl S. (1987a). Gorbachov sobre la restructuración de la gestión económica. En revista URSS, (87) 6.

Holland, John (1998). “Sistemas adaptativos y complejos”. En revista Redes de Neuronas, 1998, pp. 259-295. Universidad de Michigan, EEUU.

Izquierdo, Luis; Galán, José; Santos, José; Olmo, Ricardo (2008). “Modelado de sistemas complejos mediante simulación basada en agentes y mediante dinámica de sistemas”. En Empiria. Revista de Metodología de Ciencias Sociales, (2008) 16, pp. 85-112. Universidad de Burgos, España.

Lozares, Carlos (s/f). De la complejidad social a su compleja metodología. En formato PDF.

Martín, Juan M. (2004). Teoría y ejercicios prácticos de dinámica de sistemas. Universidad Politécnica de Cataluña. España.

Miceli, Jorge; Guerrero, Sergio; Quinteros, Ramón; Díaz, Diego; Kristoff, Mariano; Castro, Mora (s/f). Teoría de la complejidad y caos en Ciencias Sociales. Modelos basados en agentes y sociedades artificiales. Universidad de Buenos Aires.

Morin, Edgar (1973): El paradigma perdido. En formato PDF.

PCUS (1987). “Disposición del Pleno del CC del PCUS sobre la reestructuración y la política de cuadros del partido”. En revista URSS, (87) 6, s/n.

Piloto Rodríguez, Javier Alberto (2014): URSS: el devenir de un discurso. Tesis en opción al grado de Licenciatura. Facultad de Comunicación. Universidad de La Habana. Cuba.

Ponce, Patricio (2009). “Análisis de la Teoría de Sistemas Complejos y su aplicación a sistemas organizacionales”. En revista Revismar No. 1 de 2009.

Rizo, Marta (2011). Aportaciones de la Escuela de Palo Alto. El camino hacia la Nueva Comunicación. En formato PDF.

Shalaieva, Ekaterina (1990). “Derecho a la confianza y derecho al poder”. En revista STP, (90) 6, pp. 30-33. Editorial APN.

Shevardnadze, Eduard (1990). “La política exterior y la perestroika”. En revista STP, (90) 2, pp. 22-25. Editorial APN.

Sosa, Liliana (2012). Diseño basado en sistemas adaptativos complejos. Tesis para obtener el grado de doctor en Filosofía. Universidad Autónoma de Nuevo León, México.

Sputnik (1988). “¿Para qué evocamos el pasado?” Columna del Redactor Jefe. En revista Sputnik, (88) 10, pp. 8-9. Editorial APN.

Vorotniko, Vitali (1995). Mi verdad. Casa Editora Abril, La Habana, Cuba.

_________________________________________________

CÓMO CITAR ESTE ARTÍCULO EN BIBLIOGRAFÍAS – HOW TO CITE THIS ARTICLE IN BIBLIOGRAPHIES / REFERENCES:

JA Piloto Rodríguez, OR González Martín, H Saladrigas Medina, Y León del Río  (2015): “Discurso URSS: una mirada desde la teoría de la complejidad”. Revista Latina de Comunicación Social, 70, pp. 652 a 672.
http://www.revistalatinacs.org/070/paper/1064/34es.html
DOI: 10.4185/RLCS-2015-1064

  • En el interior de un texto:

(JA Piloto Rodríguez, OR González Martín, H Saladrigas Medina, Y León del Río, 2015: 652-672.) 

  • O bien:

JA Piloto Rodríguez, OR González Martín, H Saladrigas Medina, Y León del Río  (2015: 652-672.)

 

Artículo recibido el 27 de julio de 2015. Aceptado el 30 de septiembre.
Publicado el 29 de octubre de 2015.

__________________________________________________________________________