RLCS, Revista Latina de Comunicacion Social
Revista Latina

Digital Object Identifier System - Identificador de Objetos Digitales 10.4185/RLCS-2015-1071 | ISSN 1138-5820 | RLCS # 70 | 2015 | Version in English language | Explicacin audiovisual del autor |

Índice h de la revista (citas), según Google Scholar Metrics, lgs || Criterios objetivos de calidad de RLCS

Cómo citar este artículo / Referencia normalizada

C Quadros, I Quadros (2015): “Jóvenes y participación política desde la perspectiva del Participatório”. Revista Latina de Comunicación Social, 70, pp. 782 a 792.
http://www.revistalatinacs.org/070/paper/1071/41es.html
DOI: 10.4185/RLCS-2015-1071

Jóvenes y participación política desde
la perspectiva del Participatório
[1]

Youth and political participation from the perspective of Participatory

C Quadros [CV] Universidad Federal de Paraná, Brasil. clauquadros@gmail.com
I Quadros [CV] Universidad Federal de Paraná, Brasil. iquadros@hotmail.com

Abstracts
[ES] El "Observatorio Participatório (Participativo) de la Juventud" es una red social lanzada en julio de 2013 por el gobierno brasileño para fomentar la colaboración de los jóvenes en los debates destinados a las políticas de juventud. Este entorno interactivo trabaja en la integración con las redes sociales digitales con el objetivo de conocer a los jóvenes y sus preocupaciones. La intención es que los debates puedan servir como apoyo a las políticas públicas, leyes y otros temas importantes para los jóvenes brasileños. El documento de presentación del "Observatorio Participatório de la Juventud" pone de relieve que los jóvenes siempre han estado pidiendo un espacio confiable para hablar con los investigadores, gestores y otros jóvenes sobre temas de su interés. En este artículo se describe el proceso de creación del Participatório y analizamos los intereses de los jóvenes que lo utilizan a través de los grupos creados.
[EN] The “Observatory Participatório (Participatory) of Youth” is a social network released in July 2013 by the Brazilian government to encourage the collaboration of young people in discussions engaged on youth policy. This interactive environment works in integration with digital social networks, in order to know the youth and their concerns. The intention is that debates can server as support for public policies, laws and other important issues for young Brazilians. The presentation document of the “Observatory Participatório of Youth” highlights that young people have long been asking for a reliable space to discuss with researchers, managers and other young people on topics of their interest. In this article we describe the process of creation of the Participatório and analyze the interests of the young people who use it through the groups created.

Keywords
[ES] Redes Sociales; Comunicación Pública; Participatório; Juventud.
[EN] Social Networks; Public Communication; Participatório;Youth

Contents
[ES] 1. Introducción. 2. La voz de la juventud. 3. Las comunidades del Participatório. 4. Consideraciones. 5. Referencias.
[EN] 1. Introduction. 2. The voice of youth. 3. Participatory Communities. 4. Considerations. 5. References.

Traducción de Miguel Benites

[ Investigación 

| w | metadatos | Fichero pdf para imprimir | Presentacin dinmica - ISSUU | Artculo acogido a Creative Commons | Referencias |

| Serie de ficheros para e-books | mobi | htmlz + lit + lrf + pdb + pmlz + rb + snb + tcr + txtz |

1. Introducción

La participación de la esfera pública en Internet ha sido ampliamente estudiada en la investigación sobre la democracia digital durante la última década (Baber, 2003; Gomes, 2005; Dahlberg, 2011; Hansson y otros, 2014). En los últimos años hay una preocupación manifiesta por la comprensión de la participación pública en la esfera política, especialmente cuando los gobiernos se presentan como fomentadores de la democracia directa. Gomes (2005: 218) señala que cada vez que una infraestructura tecnológica florece reaparecen "las esperanzas de modelos alternativos de democracia, que exploten una tercera vía entre la democracia representativa, que elimina las decisiones políticas de las personas, y la democracia directa, ya sea totalmente adjudicada al ciudadano”. Para evaluar la participación del público en esta área, Gomes (2005) presenta diferentes grados de democracia digital. En un primer momento, el gobierno ofrece la información y los servicios de Internet para facilitar la vida de los ciudadanos. En el segundo, el enfoque es escuchar su opinión para construir una agenda pública. En ambos casos, el flujo de comunicación parte del gobierno a los ciudadanos. El tercer nivel incrementa la transparencia en las prestaciones de cuentas. El cuarto grado es representado por la democracia deliberativa. "La esfera política se mantiene pero el estado se vuelve más permeable a la participación popular." (Gomes, 2005: 219). En este punto, el público puede tener acceso al contenido de gobierno y también deliberar sobre algunas decisiones. En el quinto nivel se encuentran los modelos de democracia directa, en los que el público tiene poder de decisión política. No sólo controla la esfera política, sino que también presenta soluciones como ciudadano productor. En este caso, el Estado mantiene solamente las funciones administrativas públicas.

Las discusiones más recientes apuntan hacia los problemas encontrados en el desarrollo de la democracia digital. Hansson, Belkacem y Ekenberg (2014) aportan el concepto de gobierno abierto, que permite desde el uso de las tecnologías de la información y de la comunicación transformar e-gobiernos en instituciones más innovadoras y colaborativas. En esta investigación, según los autores, hay, en apariencia, buenas intenciones en los proyectos analizados. Sin embargo, en nuestra opinión, carecen de instrumentos adecuados para impulsar el debate público. En la mayoría de los casos, la atención se centra en la transparencia y el intercambio de información. El acceso desigual a Internet también impide el desarrollo de la democracia digital.


El gobierno abierto se presenta como una forma de fortalecer la democracia a través de la transparencia, la participación y la colaboración en diversos países como EE.UU. y Australia. (Hansson, Belkacem y Ekenberg, 2014). Para estos autores, sin embargo, tenemos que evaluar cómo estos gobiernos interpretan tres aspectos del proceso democrático: entendimiento, deliberación y representación. En cuanto al entendimiento, se refieren al derecho de los ciudadanos a expresar su comprensión respecto a los problemas y las soluciones de un país, ciudad, barrio, comunidad. La noción de entendimiento debe ser central en el gobierno abierto que quiere mejorar la calidad de la información en sus sitios web y en otros dispositivos. En constante diálogo con el ciudadano, el e-gobierno ofrece y recibe información importante para encontrar soluciones y/o referencias a un problema. Para Hanson et al (2014), este proceso es lento y lleva mucho tiempo, pero puede dar lugar a la deliberación –el segundo aspecto– de una forma innovadora y colaborativa. Para ello, sin embargo, los e-gobiernos deben crear herramientas adecuadas para fomentar la participación ciudadana. El tercer aspecto, la representación, señala cómo el gobierno electrónico percibe a sus ciudadanos, es decir, con una sola voz o grupos diversificados.

En este artículo lanzamos una mirada hacia el Participatório (http://juventude.gov.br/Participatório), puesto en marcha en julio de 2013 por el gobierno brasileño, que comenzó a probar su proyecto piloto en diciembre de 2012. Su creación fue alentada, en 2011, por el gobierno Federal a través de la Secretaría Nacional de la Juventud. El nombre está relacionado con la fusión de dos palabras: la participación y el observatorio.

"La red funciona como una base para producir conocimiento, facilitar la interacción de los organismos gubernamentales con los jóvenes y los investigadores, además de  promover la participación en asuntos relacionadas con la juventud." (SNJ, 2014: 9).

El Participatório puede ser observado como una herramienta de comunicación pública en los tiempos de convergencia de la cultura. En un intento por escuchar diferentes voces para planificar las políticas públicas para la juventud, el gobierno federal implantó un espacio en el Portal de la Juventud para la creación de diferentes comunidades, con intereses comunes, de la sociedad brasileña. Para encontrarlas en el Participatório es necesario hacer clic sobre cuestiones como seguridad, educación, trabajo y sueldos,  cultura, campo y ciudad, comunicación y tecnología, diversidad e igualdad, deporte y  ocio, medio ambiente, participación social, salud y temas internacionales. Aunque el Almanaque Participatório, una publicación para guiar a los futuros líderes e interesados ​​en la plataforma, enfatice la inclusión de 520 comunidades, la recopilación de esta investigación - llevada a cabo en la primera quincena de marzo de 2015- no pudo encontrar todas. Al entrar en el enlace Participación Social, por ejemplo, hay un registro de cuatro comunidades: “Juventude Viva” –creada por el gobierno federal para reducir la violencia física y simbólica contra jóvenes negros (25 miembros); “Centro Juvenil Cultural” (CCJ), mantenida por el Departamento de Cultura de São Paulo (10 miembros); “Rede de Pesquisadores em Políticas Públicas” (85 miembros) y la “Escola Regional MOST Unesco Brasil” (77 miembros). Otros asuntos poseen la misma cantidad o incluso un menor número de comunidades relacionadas. Algunas comunidades también aparecen en diferentes temas, como “Juventude Viva”. En el espacio para el debate de las comunidades constan algunos escasos posts y sus contenidos, en su mayor parte, presentan carácter informativo sobre los cursos, seminarios y reuniones.

La comunicación entre el gobierno y la sociedad puede ocurrir en espacios físicos e inmateriales de la esfera pública (Matos, 2009). Sin embargo, el diálogo entre los interlocutores gubernamentales y sociales es más frecuente en las reuniones presenciales con las comunidades identificadas en el Almanaque del Participatório. Para la producción del Participatório se celebraron varias reuniones con comunidades de distintas  ciudades de Brasil, como Río de Janeiro, Brasilia y São Paulo, para discutir el contenido y la forma de ese observatorio –desarrollado por el Centro de Ciencias de la Computación y Software Libre de la Universidad Federal de Paraná, UFPR–. Las acciones con las comunidades fueron organizadas por la Facultad de Comunicación de la Universidad Federal de Río de Janeiro, UFRJ.

En estas reuniones –celebradas durante los años 2012 y 2013– la Secretaría Nacional de la Juventud dialogó con representantes de comunidades, redes, colectivos y organizaciones no gubernamentales respecto a los diferentes aspectos que involucraban el despliegue de la plataforma colaborativa, buscando establecer tecnologías y metodologías consensuadas que ayudasen a fortalecer los colectivos partícipes y sus acciones en la red.

Los retos iniciales estuvieron relacionados con la perspectiva de vínculo de colectivos desemejantes de jóvenes –Rappers, funkers, movimientos populares, ciber-activistas, etc. – con enfoques, procedimientos y acciones diferentes. Las inquietudes de los colectivos representados en estos eventos, que fueron acompañados por uno de los investigadores de este artículo, se centró en la capacidad real de la plataforma del Participatório para admitir la variedad de demandas de los movimientos sociales de los jóvenes usuarios del medio digital, con diferentes intereses temáticos y activistas que muchas veces rechazan seguir las convenciones sociales y podrían, incluso, dar lugar a conflictos entre los movimientos participantes. Algunos de ellos relataran problemas con las políticas de las redes sociales digitales que no aprueban ciertas manifestaciones.

Otros cuestionaban si la Secretaría Nacional de la Juventud no utilizaría la plataforma colaborativa para controlar los movimientos juveniles en Brasil, ya que el Participatório surgía como una iniciativa vinculada a la Secretaría General de la Presidencia de Brasil. En este sentido, las discusiones también avanzaron respecto a la forma que adoptaría la mediación de la plataforma, delante de la posición de los colectivos que la legitimidad y el fortalecimiento de sus causas residían en la transparencia y la participación efectiva de sus miembros, sin ningún tipo de censura previa de la Secretaria Nacional de la Juventud. Actualmente las comunidades presentes en el Participatório deben respetar las condiciones de uso de la plataforma y sólo son moderados mensajes con contenido ilegal o contrario a las condiciones de uso.

En mayo de 2013, la Secretaría Nacional de la Juventud decidió que el Participatório debería desarrollarse en software libre y de código abierto para alinearse con la idea de una plataforma colaborativa y también en un intento de economizar la inversión en programas propietarios. El Centro de Ciencias de la Computación y Software Libre de la Universidad Federal de Paraná, responsable del desarrollo, hosting y mantenimiento del Participatório, propuso el uso de Noosfero (http://noosfero.org/), una plataforma web gratuita con funciones de redes sociales (amigos, comunidades, lista de personas, invitaciones por correo electrónico, público o perfiles privados, etc.), en el diseño de interfaces gráficas de usuario y atributos que habían sido diseñados en talleres colaborativos que reunieron a directivos y segmentos de las comunidades, redes, colectivos y ONGs participantes.

La comunicación pública, según Duarte (2009), necesita incentivar a la gente a jugar un papel de liderazgo, autonomía y capacidad de producir su propia información. La plataforma del Participatório, por ejemplo, reúne documentos importantes para subsidiar proyectos de varias comunidades. En las redes sociales como Facebook, estas comunidades tienen una mayor afección y participan más. Aunque el Participatório prometa "libertad de expresión y agendas independientes" (SNJ, 2014: 13), percibimos la escasez de manifestaciones en esta nueva interfaz gráfica, algo que llama la atención en una plataforma que quiere ser el enlace entre el gobierno y la sociedad. El hallazgo, sin embargo, no invalida el Participatório. Además de la base de datos de documentos de políticas públicas, el sistema trae informaciones que pueden beneficiar a las comunidades vinculadas con la juventud.

El contexto, sin embargo, nos hace reflexionar sobre las interacciones de estas comunidades en las redes sociales digitales. Los medios de comunicación buscan inspiración en los usos y apropiaciones que la gente hace en Internet, por lo que a lo largo de su trayectoria ya se observa la inclusión de blogs, comentarios y redes sociales en los diarios digitales de las principales empresas periodísticas. La simulación de redes sociales digitales, sin embargo, no ha sido completa en estos ambientes. Muy a menudo carecen de la interacción con el público, que no quiere solo un espacio para grabar su comentario. Él quiere ser escuchado,  sentir que en realidad tiene voz y que forma parte de una sociedad que decide. En este sentido, las redes sociales en línea han impulsado que empresas de diversos sectores inviertan en una comunicación transparente e interactiva. Para Lloyd y Toogoog (2015), toda organización, hoy en día, es una estructura de comunicación. Y las redes sociales han contribuido a la transparencia y la apertura de una demanda infinita para el compromiso a todos los niveles.

 

2. La Voz de la Juventud

En este artículo, nuestro interés se centra en los jóvenes. Según Jenkins (2008), son ellos los que dictan la moda. En Brasil, los jóvenes son mayoría en las redes sociales digitales. El E-Marketer, una empresa especializada en la investigación, estima que 78,1 millones de personas utilizaron las redes sociales digitales en el país al menos una vez al mes en el año 2014 (E-Marketer, 2015). De este total, el 54,4% son jóvenes de 18 a 24 años. La misma investigación muestra que Facebook es la red social digital preferida, llegando a 72 millones de personas. Twitter se encontraba en el segundo lugar, con 12,1 millones de usuarios en Brasil.

Para Juliana Sawaia, directora del Learning&Insights IBOPE Media, "Internet debe ser reconocida hoy como una plataforma estratégica para la interacción y el compromiso con otros medios" (IBOPE, 2014), sin olvidar que los jóvenes también consumen otros medios de comunicación: el 92% ve la televisión y el 69% escucha la radio. Sin embargo, antes de pensar en la participación pública a través de las redes sociales digitales, es necesario conocer cómo son los jóvenes que la utilizan. La encuesta realizada por el Pew Research Center, PRC, (2015) muestra que en Brasil cuanto más alto es el nivel de educación más grande es el acceso a Internet.

El mismo instituto de investigación muestra que los brasileños siguen una tendencia mundial, buscando en Internet socialización e información. En Brasil, el 89% de los brasileños que están en línea quieren mantenerse en contacto con familiares y amigos. Con respecto a la información, el 58% busca noticias sobre política y salud. Las noticias y los servicios ofrecidos por el gobierno son objeto de búsqueda del 47% de los usuarios. ¿Y cómo actúan los jóvenes brasileños en Internet? Según el Pew Research Center-PRC (2015), los temas más compartidos en Facebook y Twitter son música (80%), productos que utilizan (58%), religión (36%) y política (33%). En comparación con el interés de los países de América Latina en la política, Brasil tiene una de las más altas, sólo superada por Venezuela (34%) y El Salvador (34%).

La convergencia de los medios de comunicación fue considerada por los creadores de la plataforma participativa. Ivana Bentes, profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad Federal de Río de Janeiro, que coordinó la preparación de la movilización y la metodología de comunicación participativa, destaca que la plataforma permite "intensificar el diálogo con los movimientos sociales y la sociedad, las relaciones interministeriales, parlamentarias y gubernamentales y la vinculación potencial de las mismas en las redes "(Almanaque Participativa, 2014: 33).

En estudios anteriores, Bentes et al (2008) reconocen la comunicación como una herramienta de gestión pública. Para ellos, la comunicación es "esencial para el logro de los objetivos de las distintas políticas sociales." (Bentes et al, 2008: 138). Los autores también argumentan que la ciudadanía debe tener acceso libre a la información y que en el proceso democrático el ciudadano también tiene derecho a expresar sus puntos de vista sobre los diversos temas que le incumben. Sin embargo, la multiplicidad de medios, como  muestra Bentes et al (2008), no garantiza la participación y la diversidad informativa.

En Brasil, el acceso a Internet sigue siendo desigual. Los proyectos sociales, como el Participatório, han utilizado a Internet y las redes sociales digitales para difundir y recabar la cooperación en la construcción de políticas públicas. Son acciones que estimulan el diálogo entre el gobierno y la sociedad y, por tanto, abren nuevas vías de comunicación. Los planes para la expansión de Internet, sin embargo, deben ser alentados en Brasil para lograr resultados más satisfactorios en este tipo de proyectos sociales. El informe de investigación de medios de Brasil 2015 –hábitos de consumo de medios de la población brasileña–, por encargo de la Secretaría de Comunicación Social (Secom) de la Presidencia de la República, señala que "los ingresos y la educación crean una brecha digital entre quien es un ciudadano conectado y quien no lo es. Ya los elementos generacionales o de edad muestran que los jóvenes son los usuarios más intensos de los nuevos medios "(Secom, 2015: 49).

La plataforma del Participatório funciona a la perfección con las redes sociales digitales, a fin de alentar el fenómeno colaborativo para tratar de resolver los problemas a los que se enfrenta la juventud del país. Así que las acciones para promover el Participatório también son enviadas por sus coordinadores.

La propuesta es que los debates puedan servir de apoyo a las políticas públicas, leyes y otros temas importantes para el joven brasileño. Estudios previos (Rodrigues, 2004 y 2009) muestran que no siempre el joven es escuchado en todas las etapas de los proyectos públicos para la juventud. En el primer estudio de Rodrigues (2004) se comprueba que las acciones de los proyectos analizados se han establecido de arriba hacia abajo, lo que a menudo resulta un fracaso. En el segundo estudio Rodrigues (2009) señala que los gobiernos no están tan preocupados por los problemas específicos de los jóvenes y revela la importancia de la gestión local para corregir desajustes y monitorearlos. El documento de presentación del Observatorio Participatório de la Juventud reconoce que hace tiempo  que los jóvenes reclaman un espacio confiable para hablar con los investigadores, gestores y con otros jóvenes sobre temas de su interés.

El Participatório, como otras organizaciones privadas y públicas, mantiene una página en Facebook para establecer contacto con los ciudadanos. En las primeras dos semanas de marzo de 2015 alcanzó los 6.220 Likes (me gusta). Los posts abordan las acciones desarrolladas por el Participatório y  las comunidades que apoyan la plataforma. Los mensajes no salen todos los días, pero hay más comentarios en la página del Participatório en Facebook. El número de Likes (me gusta) es superior a los comentarios, que son por lo general para elogiar una acción o esclarecer una duda acerca de un evento en particular. En los posts compartidos se consigue visualizar el vínculo de diferentes comunidades brasileñas. En el post de 24 de febrero 2015 respecto a la Tercera Conferencia Nacional de la Juventud aparecen 109 acciones de los individuos y las comunidades. Según Jenkins (2015), plataformas como Facebook, “tienen un significado personal y colectivo de los participantes. Tenemos que aceptar esta contradicción fundamental antes de que podamos dar sentido a las formas de la presencia de las redes sociales en la cultura contemporánea”. (Jenkins, 2015: 110).

 

3. Las comunidades del Participatório

El Participatório llega en un momento en el que el fenómeno de las redes sociales digitales colaborativas moviliza multitudes. Según Henry Jenkins (2015: 109), la cultura participativa implica tomar parte "en algo que es más grande que el individuo, y el poder, en este caso, es reclamado por los grupos y redes, y no por individuos.”

Las comunidades que forman parte del Participatório ya tienen muchas historias que contar. Entre ellos se encuentra la Agencia de la Red de la Juventud, que alienta la producción de proyectos de diferentes campos (cultura, educación, ecologismo, moda, etc.) entre los jóvenes de 15 a 29 años de las comunidades de Río de Janeiro. Premiado  por los proyectos sociales desarrollados con asociados internacionales, la Agencia de Redes de la Juventud firmó un acuerdo con el Participatório para construir "mecanismos y prácticas (...) que permitan la participación política, social y cultural a través de la plataforma”. (Almanaque del Participatório, 2014: 17). Presente en Facebook con 8.350 Like (me gusta), esta comunidad trae anuncios que ensalzan el proceso de creación de los jóvenes a través de sus proyectos y actividades. Hay más Likes (me gusta) que comentarios. Todos los mensajes trabajan con imágenes que comprueban el trabajo divulgado. El proyecto visual es juvenil, con el objetivo de acercar a la audiencia.

La “Viração Educomunicação” es una organización nacional que tiene como objetivo garantizar los derechos de los jóvenes y la democratización de la comunicación a partir de su participación en este proceso. Según sus creadores, la presencia de la organización en el Participatório ha dado buenos frutos, "(...) a lo largo de un año, un grupo de jóvenes, en diferentes lugares de Brasil, comenzó a contribuir en los debates y artículos sobre la realidad en sus territorios, y también utilizan mucho la biblioteca de materiales de acceso libre (Almanaque del Participatório, 2014: 25). Sin embargo, la comunidad alerta con respecto a dos desafíos que se presentan para participar en el proceso desarrollado  en la plataforma colaborativa. Para sus miembros, la poca conexión con las redes sociales digitales en boga aleja al público de debates participativos. Además, produce inquietud no saber cómo la sociedad civil puede beneficiarse del contenido generado. "¿Qué hace la Secretaría Nacional de la Juventud con las demandas que se plantean en ese espacio? ¿Qué tipo de contrapartida se puede esperar? ¿Cómo podemos identificar la incidencia que se genera a partir de la plataforma "(Almanaque do Participatório, 2014: 25)?” En Facebook, la “Viração”, que tiene 3976 Likes (me gusta), es transparente en sus mensajes, informa sobre los resultados de sus acciones y también recoge muchas fotos de jóvenes sonrientes en sus posts. Al igual que en otras comunidades, hay más Likes (me gusta) que comentarios.

Creado en 2000, el Colectivo Puraqué está compuesto por ciberactivistas que trabajan en Santarém, Pará (Brasil). Su objetivo es difundir la inclusión y cultura digital utilizando software libre. Sus principales acciones se relacionan con las áreas socio-digitales, culturales y ambientales que se desarrollan en las zonas periféricas de la capital del estado de Pará. Bruna Pedroso, miembro del Colectivo Puraqué, considera que el Participatório es un espacio para la interacción, movilización y discusión de cuestiones de interés juvenil: "(...) que sirve para ayudar a nuestros jóvenes, colaboradores intelectuales y participantes del Grupo de Jóvenes Estudiantes de Programación de Software libre - JovensCodeirXs, a integrarse a esta red, conquistando la libertad de expresión para defender sus ideas y compartir la realidad local, que incluye  intereses culturales, sociales y políticos (Almanaque del Participatório, 2014: 26). Colectivo Puraqué no utiliza página de aficionados (fanpage), al igual que otras comunidades ya mencionadas. Ha optado por el perfil de usuario, que tiene un límite de 5.000 amigos. Enlaces a la web y el blog colectivo no funcionan en Facebook. Los mensajes también son obsoletos. El último se registró en octubre de 2014. Losexistentes informan cursos impartidos, siempre con fotos de sus participantes.

El Observatorio de Favelas es una organización social de investigación, consultoría y acción pública dedicada a la formación del conocimiento y políticas respecto a los barrios marginales y los fenómenos urbanos. Esta organización se encarga de la elaboración de conceptos, metodologías, proyectos, programas y prácticas que colaboran con las políticas públicas orientadas a la igualdad social y el respeto a la ciudadanía. En 2005, el Observatorio de Favelas creó la Escuela Popular de Comunicación Crítica –ESPOCC– en colaboración con varias instituciones, entre ellas la Universidad Federal Fluminense y Federal de Río de Janeiro. La escuela propone la revisión de los prejuicios  detectados en conceptos sociales con relación a los barrios marginales. El planteamiento es dar apoyo cultural y técnico a los jóvenes con el fin de hacerles actores sociales para la democratización de la comunicación y la información. La organización social entiende que el entorno virtual interactivo del Participatório se articula con la misión institucional y la naturaleza de las acciones establecidas en el marco del ESPOCC: "(...) la articulación de los grupos con las partes interesadas en las políticas públicas destinadas a la juventud ofrece una relación dialógica fundamental tanto para el proceso de formación de estos temas como en la producción y transmisión de conocimientos." (Almanaque do Participatório, 2014:19). El ESPOCC, con 6.584 Likes (me gusta) en su fanpage de Facebook, también da a conocer sus cursos y acciones con frecuencia. El Observatorio de Favelas, creador de la escuela, presenta 39.054 Likes (me gusta) en Facebook. Divulga cursos, presenta videos y acciones que ensalzan a los jóvenes de las comunidades. Al tener más seguidores también presenta más Likes (me gusta) en sus posts. Los comentarios no son muchos, pero el interés en el tema tratado está presente por el gran intercambio de posts entre los usuarios.

 

4. Consideraciones

El uso de las redes sociales digitales puede optimizar la comunicación pública, ampliando los espacios de interacción entre la sociedad y el gobierno. Facebook, la red social más utilizada en Brasil para compartir música, opiniones sobre deportes, productos, religión y política con amigos y familia también puede funcionar como un ágora renovado. Sin embargo, es necesario invertir en la expansión del acceso a Internet, ya que, como se señaló anteriormente, la inclusión digital es desigual en Brasil.

El Participatório da un paso importante hacia la construcción de políticas públicas para la juventud, creando un espacio de diálogo con los directamente involucrados. En esta primera fase del Participatório nos damos cuenta de que tenemos que insistir en acciones comunicativas para fortalecer los lazos creados y potenciarlos con reuniones presenciales. Las redes sociales digitales pueden promover el debate, pero hasta ahora son utilizadas para la difusión de las acciones de las comunidades y del propio Participatório. El debate tiene lugar en las reuniones presenciales, que los organizadores del Participatório continúan promoviendo. Todavía es pronto para evaluar el grado de participación de la sociedad en la construcción de políticas públicas para la juventud a través del Participatório, por lo que es necesario analizar cómo la opinión pública toma parte en los nuevos proyectos del gobierno.

El seguimiento de las reuniones en fase de despliegue del Participatório reveló que las comunidades quieren ser escuchadas antes de la elaboración de cualquier proyecto dirigido a la juventud brasileña, pero no quieren ser supervisados ​​y mucho menos perder la autonomía y libertad para transformar el futuro de muchos ciudadanos. Ellos necesitan apoyo, pero saben muy bien lo que quieren.

 

5. Referencias

Baber, Z. (2003) “New Media, New Politics? The Internet and the Prospects for Digital Democracy”. Bulletin of Science, Technology & Society, 23(2):125-128.

Bentes, Ivana; Belisário, Adriano; Barreto, Gustavo; Uchoas, Leandro; Castro, Oona. (2008) Midialivristas, uni-vos. Lugar Comum. Rio de Janeiro: UFRJ, v. 25-26, 137-141.

Dahlberg, Lincon (2011) “Re-constructing digital democracy: na outline of four positions”. New Media&Society, 13 (6),  855-872.

Duarte, Jorge (2009) Instrumentos da Comunicação Pública. Duarte, Jorge (org.). Comunicação pública: estado, governo, mercado, sociedade e interesse público. São Paulo: Atlas.

E-Marketer. In Brazil, social media is for young. E-Marketer, 20/02/2015. Disponível em http://www.emarketer.com/Article/Brazil-Social-Media-Young/1012089. Acesso 10/03/2015.

Gomes, Wilson (2005) “A democracia digital e o problema da participação civil na política”. Revista Fronteiras – estudos midiáticos, São Leopoldo, Unisinos, VII, número 3, setembro/dezembro, 214-222.

 
Hansson, Karin; Belkacem, Kheira; Ekenberg, Love (2014) “Open Government and Democracy: A Research Review”. Social Science Computer  Review. December 9,  pp. 1-16.

IBOPE. (2014) Consumo da internet pelos jovens brasileiros cresce 50% em dez anos, aponta IBOPE Media. IBOPE, 28/07/2014. Disponível em http://www.ibope.com.br/pt-br/noticias/Paginas/Consumo-da-internet-pelos-jovens-brasileiros-cresce-50-em-dez-anos-aponta-IBOPE-Media.aspx. Acesso 10/03/2015.

Jenkins, Henry (2008). Cultura da convergência. São Paulo: Aleph.

Jenkins, Henry. (2015) O Selfie de Jenkins. Parágrafo. São Paulo: FIAM, v1, número3, jan/junho, 107- 113.  

Lloyd, John; Toogood, Laura. 2015. Journalism and PR: News media and Public Relations in the Digital Age. London: I. B. Tauris & Co. Ltd.

Matos, Heloiza. (2009) Capital social e Comunicação: Interfaces e Articulações. São Paulo: Summus.

PRC. (2015) Internet seen as positive influence on education but negative on morality in emerging and developing nations. Pew Research Center – Global Attitudes&Trends, 19/03/2015. Disponível em http://www.pewglobal.org/2015/03/19/internet-seen-as-positive-influence-on-education-but-negative-influence-on-morality-in-emerging-and-developing-nations/. Acesso 19/03/2015.

Rodrigues, Hila. (2004) “Políticas públicas e projetos para a juventude: uma análise comparativa de pressupostos e contextos institucionais de duas iniciativas”. Dissertação de mestrado defendida na Fundação João Pinheiro, Belo Horizonte.  

Rodrigues, Hila. (2009) Políticas públicas para a juventude e gestão local no Brasil: agenda, desenho e implementação. Tese de Doutorado apresentada no PPG em Ciências Sociais, Belo Horizonte: PUC Minas. Acesso em 10 de janeiro de 2015. http://www.biblioteca.pucminas.br/teses/CiencSociais_RodriguesHB_1.pdf.
 SNJ - Secretaria Nacional de Juventude. Participatório: observatório participativo da juventude: almanaque do Participatório. (2014) Coleção juventude. Série Políticas Públicas; n.2, Brasília: Presidência da República.

 

Nota

[1] Parte de este trabajo fue presentado en el XIV Congreso Internacional de Ibercom 2015 promovido por la Asociación Iberoamericana de la Comunicación, ECA-USP - Escuela de Comunicaciones y Artes de la Universidad de São Paulo y la Federación Brasileña de Comunicación de las Asociaciones Académicas y Científicas, realizado en São Paulo, SP, Brasil, del 30 marzo-2 abril, 2015, en la División de Trabajo Ibercom (DTI) de número 3 - Comunicación y Ciudadanía.

_____________________________________

CÓMO CITAR ESTE ARTÍCULO EN BIBLIOGRAFÍAS – HOW TO CITE THIS ARTICLE IN BIBLIOGRAPHIES / REFERENCES:

C Quadros, I Quadros (2015): “Jóvenes y participación política desde la perspectiva del Participatório”. Revista Latina de Comunicación Social, 70, pp. 782 a 792.
http://www.revistalatinacs.org/070/paper/1071/41es.html
DOI: 10.4185/RLCS-2015-1071

- En el interior de un texto:
 … C Quadros e I Quadros  (2015: 782-792)…

Artículo recibido el 18 de septiembre de 2015. Aceptado el 21 de noviembre.
Publicado el 6 de diciembre de 2015.

 

___________________________________________________________________________