Revista Latina

Reseñas de libros - 2015

El periodismo internacional en la era digital

Autor: Patricia González Aldea

Ediciones Idea, Santa Cruz de Tenerife (2014)

ISBN: 978-84-16143-39-9
239 páginas
Reseña de Carmen Marta-Lazo, Universidad de Zaragoza

Si hay un ámbito de especialización periodística donde el impacto de la era digital es crucial y que aún no ha sido suficientemente analizado es sin duda el de la información internacional. A la complejidad y “lejanía” de esta información, cuyo despegue y evolución ha ido unido a los avances tecnológicos, se suman nuevas paradojas y retos en la era digital. Por ello, el libro de la doctora Patricia González Aldea, profesora de Periodismo Internacional en la Universidad Carlos III de Madrid, es muy oportuno y acertado en su enfoque.

La obra, dividida en tres partes, se plantea como un manual dirigido a futuros periodistas que dibuja los nuevos escenarios, actores, fuentes, oportunidades, riesgos y amenazas en la cobertura internacional. El “nuevo ecosistema mediático” descrito por González Aldea es fruto de una reflexión madurada con la perspectiva de una década como docente y experta en cuestiones internacionales.

La primera parte analiza las paradojas actuales de la información internacional: desde los modelos de pago de prestigiosas cabeceras online internacionales, a la reducción de corresponsales, la dependencia de las grandes agencias de noticias occidentales, o los nuevos perfiles profesionales. En este sentido, el recorte de corresponsales supone para la autora una pérdida de calidad que “empobrece no sólo nuestro conocimiento, sino también el compromiso con lo que sucede en el mundo”.

Apuestas como las de Wikileaks y Openleaks han mostrado cómo el paradigma de la información global, al alcance de todos, al que se refiere la autora es otro de los desafíos de la información en la era digital.

La segunda parte del libro se centra en el periodismo de conflictos repasando los principales hitos en la cobertura bélica del siglo XX, pero también subrayando la relevancia de informar sobre los llamados “conflictos olvidados”. En la era digital un aspecto positivo es la variedad de medios disponibles que acercan al ciudadano realidades invisibles capaces de despertar en algunos casos movimientos solidarios. Esta agenda del público que reclama su espacio ante ciertos acontecimientos choca paradójicamente con el creciente desinterés general por los asuntos internacionales en la época en la que con más medios y en menor tiempo llegan estas noticias.

La profesora González Aldea, investigadora colaboradora del Grupo de Investigación en Comunicación e Información Digital de la Universidad de Zaragoza (GICID), aborda un aspecto poco valorado a la hora de formar a futuros periodistas, se trata del sentido ético de la profesión cuando se trata de informar. En su opinión los escenarios muchas veces violentos de la sección internacional se muestran en los medios sin ningún tipo de pudor a una audiencia “fascinada” y a la vez desensibilizada por la violencia que contempla un deshumanizado rostro de la guerra. En este sentido, la autora remarca el compromiso y la responsabilidad del profesional ante la difusión de tales imágenes, ante lo que Susan Sontag denominaba “el dolor de los demás”. Desde su punto de vista, los viejos valores del periodismo siguen siendo la clave en la era de los nuevos medios.

La tercera y última parte arranca con la conceptualización de las nuevas guerras y la información del siglo XXI, así como los desafíos en su cobertura ante ciberataques, cibercensura y ciberpropaganda. A lo largo de uno de los capítulos la autora contrapone las tesis de ciberutópicos frente a ciberescépticos acerca de la potencialidad de redes sociales como Twitter en la cobertura de los nuevos conflictos.

La incorporación al final del libro, como anexo, de algo más de una veintena de páginas web y de cuentas de Twitter recomendables de seguir por los futuros periodistas es una prueba más de la vocación de manual de esta obra. Una recomendable publicación que tiene todo su sentido en el nuevo escenario de aprendizaje, tanto en la modalidad presencial como virtual. Sin embargo, por su interés y profundidad el alcance de esta documentada obra va más allá y se convierte en una lectura imprescindible para todos aquellos atraídos por los retos actuales del periodismo en el escenario digital.