Revista Latina

Reseñas de libros - 2015

Herramientas digitales para periodistas

Autora: Ana Isabel Bernal

Editorial UOC, Barcelona (2015)

ISBN: 978-84-9064-493-5
180 páginas
Reseña de Nereida Carrillo Pérez, doctora en Comunicación (Universitat Autònoma de Barcelona)

4

La periodista e investigadora académica Ana Isabel Bernal conjuga en su obra Herramientas digitales para periodistas (editorial UOC) la claridad y el afán práctico de un manual con la rigurosidad y la exhaustividad de la investigación científica. La obra aporta un amplio abanico de recursos para todos los estadios del trabajo en el periodismo digital: la investigación, la producción, la organización personal y en equipo de las tareas, la edición de textos, vídeos e imágenes y, también, la difusión de las piezas y la interactividad con el público.

Periodista con una larga trayectoria e investigadora con experiencia, Bernal se aparta de la tecnofobia que caracteriza a algunos profesionales, y propone una visión consciente, reposada y crítica de la tecnología. En su introducción la define muy acertadamente como una “aliada del periodismo riguroso”. Las herramientas digitales, pues, tal y como las expone Bernal, no son más que una manera de explicar mejor, de ser creativos, de cuidar no sólo el fondo sino también la forma de nuestros trabajos periodísticos; una forma que al fin y al cabo es contenido sedimentado. El periodismo, pues, no puede quedarse al margen de la tecnología y debe incorporarla con criterio y serenidad, sin miedo. Y a ello contribuye Bernal con esta obra.

El libro está escrito pensando en un amplio espectro de lectores. Tanto los más inexpertos en el periodismo digital como aquellos que poseen ya un cierto nivel de conocimientos encontrarán en estas páginas ideas, herramientas y procesos que aplicar en el ejercicio de su profesión. La obra se estructura en tres partes. En la primera, “Poner en orden las ideas”, la autora sienta las bases del libro y de su visión del periodismo digital, se dedica a refutar algunos mitos sobre la tecnología –que es difícil, reservada para freaks o que no compete a los periodistas- a la par que recopila un pequeño vocabulario para situar a aquellos que no están familiarizados con lo digital.

La segunda parte, “Herramientas”, incluye el grueso de la obra. En las más de cien páginas de este apartado, Bernal recopila herramientas útiles para el sinfín de tareas que los periodistas realizan con asiduidad: desde guardar y compartir documentos a trabajar con teléfonos móviles desde el lugar de los hechos, pasando por cómo crear fotografías interactivas, mapas, gráficos, alertas en redes sociales o buscar imágenes en la red. La autora no se limita a listar todos estos recursos, sino que también comenta sus principales características, alerta de sus puntos débiles y aporta ideas sobre cómo ponerlas en práctica. Tanto la selección rigurosa de las herramientas como los textos sobre ellas destilan visión periodística y un bagaje en las redacciones que enriquecen al lector.

Además, Bernal recoge ejemplos de cómo medios nacionales, internacionales y profesionales freelance han utilizado estos recursos y añade reflexiones periodísticas sobre la experiencia, que pueden resultar de utilidad tanto a periodistas como directivos de medios y profesionales freelance que busquen nuevas ideas para sus proyectos de comunicación. El libro cierra con una tercera parte, “Botiquín de urgencia”, que comporta una recopilación de fichas con detalles prácticos de las herramientas. La autora no olvida las redes sociales ni los dispositivos móviles, que son y serán cruciales, puesto que la mitad del tráfico web de muchos medios informativos ya asoma por estas ventanas.

A pesar de lo perecedera que a veces puede resultar la tecnología y, en especial, algunas herramientas, resulta oportuno el esfuerzo de sistematización, recopilación y divulgación que realiza Bernal en esta obra. Ha elegido herramientas que ya se han consolidado en algunos medios, recursos que perduran, procedimientos que resultan útiles y extensibles y que pueden suponer un avance importante para la innovación en el periodismo digital. Con frecuencia, la información sobre nuevos recursos digitales se encuentra perdida en la red, en fuentes informales, estudiada de forma incompleta. Por eso, se agradece el esfuerzo de Bernal de compilar, seleccionar y acercar al periodismo todos estos recursos en un manual muy práctico.

El periodismo digital no se limita a un cambio de soporte: trasladar a pantalla lo que desde hace años se viene haciendo en papel. El periodismo digital, sin mover ni un ápice los cimientos de la profesión, ha supuesto un impacto muy importante tanto en rutinas como en las narrativas o en la relación con la audiencia. Y, en vez de imitar el papel, debe encontrar su propio camino explotando todos los recursos de internet para seguir haciendo periodismo riguroso. Esta obra proporciona una brújula, un mapa meticuloso, un manual de instrucciones diáfano para todo aquel que quiera explorar y contribuir a crear este camino propio del periodismo digital.