Revista Latina

Reseñas de libros - 2016

Panorama del cine Iberoamericano en un contexto global

Coordinadores: Ana Sedeño Valdellós, Pedro Matute Villaseñor y María Jesús Ruiz Muñoz

Ediciones Dykinson, Madrid (2015)

ISBN: 978-84-9031-824-9
292 páginas
Reseña de Laura López Romero, Universidad de Málaga

Como ilustra el subtítulo Historias comunes, propuestas, futuro, agrupa una fusión de trabajos sobre el cine iberoamericano desde el punto de vista de políticas públicas, producción, consumo y recepción y análisis cinematográfico.

La riqueza de esta obra reside en el esfuerzo por coordinar y ofrecer investigaciones, reflexiones, ensayos y experiencias de diferentes países como España, México, Brasil, Argentina, Colombia, Chile y Venezuela donde el desarrollo de la actividad cinematográfica y audiovisual ofrece matices diferenciadores que permiten hacer un análisis comparativo de gran riqueza.

Según el autor del prólogo, Roque González, en América Latina se producen en la actualidad entre 400 y 500 largometrajes anuales, un elevado número en comparación con décadas anteriores. Países como México, Brasil y Argentina lograron picos históricos de producción cinematográfica gracias al fomento estatal a la producción. Así mismo, la presencia de películas latinoamericanas es creciente en los festivales internacionales.

Las 290 páginas que conforman esta obra se dividen en dos bloques de 7 y 8 capítulos respectivamente. La autoría corresponde a 19 autores que vienen reflejados en la portada. El primer bloque titulado “Panorama de la industria y la producción de cine en Iberoamérica” invita a la lectura con dos primeros capítulos sobre la industria cinematográfica en México, en particular, sobre la inversión audiovisual y la audiencia. Un tercer capítulo ofrece un panorama sobre la evolución del cine colombiano 10 años después de la ley de cine. Sobre la creatividad y producción del cine brasileño se ofrece un cuarto capítulo en esta obra grupal así como un estudio sobre las formas de producción en el cine argentino y las políticas instrumentadas. Por último, los dos textos que culminan este primer bloque analizan en primer lugar la producción fílmica en España y, por otro, el perfil del espectador inteligente de Festiverd y Festdivq de Venezuela.

En un segundo bloque titulado “Imaginario y tendencias temáticas actuales del cine iberoamericano” se analizan ocho experiencias. En el caso del género documental el primer capítulo ofrece una radiografía sobre la representación audiovisual del feminicidio en Ciudad Juárez. Respecto a México, se aborda la temática sobre narcotráfico en el cine mexicano. Una tercera aportación centra su objeto de estudio en la estética de la marginalidad en el cine colombiano como ejemplo de nuevo realismo cinematográfico. Bajo el título ‘La era de la gambiarras’, término portugués que podría ser traducido como candileja y al mismo tiempo como diabla, la autora ofrece un ensayo que ayude a “distinguir el entrelazamiento entre las formas de discurso y visibilidad como nexo para delinear la arquitectura del régimen representativo en una cultura cada vez más dominada por la dinámica de la visual culture, valiéndose del proyecto cinematográfico del artista multimedia brasileño Cao Guimarães como intercesor”.

Avanzando con experiencias en otros países esta obra ofrece una variedad de capítulos que tratan las necesidades sociales de Argentina a través del documental, la memoria en el cine chileno, la influencia de los movimientos juveniles norteamericanos e ingleses en las culturas españolas y mexicanas en las manifestaciones cinematográficas, y por último, un estudio sobre el cine de animación en Latinoamérica como educador social.