Revista Latina

Reseñas de libros - 2017

La historia a través de los mass media: prensa, cine y moda (siglos XX y XXI)

Directoras: Ana María Velasco Molpeceres; Itziar Reguero Sanz

Editorial: Creaciones Vincent Gabrielle (2016)

ISBN: 978-8492987610
146 páginas
Reseña de Fernando González García, Universidad de Valladolid

En 1930 el filósofo José Ortega y Gasset señalaba en la que probablemente sea su obra más célebre, La rebelión de las masas, que al margen de valoraciones favorables o condenatorias, las aglomeraciones se habían convertido en el elemento protagonista de la vida pública del continente europeo, y por ende del mundo occidental, formándose como resultado una sociedad de masas. Es precisamente alrededor de este concepto en torno al que gira la obra que aquí se reseña, que propone comprender una etapa histórica tan caracterizada por la importancia de lo colectivo como es la contemporaneidad, a través de los medios que se dirigen hacia las propias muchedumbres, “que construyen la ‘realidad’ en la que vivimos”, como son la prensa, el cine y la moda.

El objetivo fundamental de este trabajo no ha sido otro sino el de reivindicar el papel de los medios de comunicación de masas, incluyendo también dentro de esta categoría al cine y la moda, como fuentes de primer orden para el conocimiento del pasado reciente e incluso nuestro presente más inmediato. Por ello, señalan que se trata de “agentes claves de la modernidad, de los cambios sociales ocurridos y del devenir políticos de los distintos Estados, que a menudo han sido relegados a un segundo plano”.

De este modo, la puesta en valor de estas fuentes, preteridas hasta hace bien poco en el campo de la investigación por la historiografía más tradicional, permite a juicio de las autoras interpelar al hombre del presente sobre el mundo en el que vive. Por tanto, este estudio no limitaría únicamente a promover el conocimiento de la Historia Contemporánea, sino que también va más allá, buscando llamar la atención de los ciudadanos actuales para que nos interroguemos de forma activa sobre qué efectos tienen y lo que representan los medios de comunicación en nuestra sociedad.

En cuanto a las autoras y directoras de esta obra. Ana María Velasco Molpeceres es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valladolid y Graduada en Historia del Arte a través de la UNED, además de contar con un Posgrado en Historia y Estética de la Cinematografía y de haber cursado el Máster de Investigación de la Comunicación como Agente Histórico Social; los principales temas que ha tratado en su labor investigadora son los cambios sociales, el papel de la mujer y la moda. Por su parte, Itziar Reguero Sanz es Licenciada en Periodismo también por la Universidad de Valladolid y estudió el Máster en Investigación de la Comunicación como Agente Histórico Social, en el que obtuvo el Premio Extraordinario; sus publicaciones se han orientado principalmente hacia temas como los movimientos autonomistas e independentistas en España y Europa y el estudio de la Transición política en nuestro país. A día de hoy ambas se encuentran redactando sus Tesis Doctorales en Periodismo en la Universidad de Valladolid y han coordinado el Proyecto de Innovación Docente ‘Comprender la Historia Contemporánea’, que dio origen a este libro.

Por lo que respecta a la estructura del texto, el libro está dividido en doce capítulos que, si bien tienen sentido por sí mismo y puede ser considerados como independientes del resto, son posibles de agrupar en tres bloques diferenciados. Tras el primero de dichos capítulos de carácter introductorio, titulado “El papel de los mass media en la construcción de la historia”, comienza el primer bloque, que abarca desde el segundo capítulo hasta el quinto, y en el que se analiza la evolución diacrónica de la cinematografía en el panorama occidental a lo largo de diversos momentos del S.XX. En él, los autores abordan cuestiones como el trasfondo que subyace tras la película muda L’Arrivée d’un train de los hermanos Lumière, rodada en los albores del nuevo siglo y estudian las películas ambientadas en la Gran Guerra, desde Corazones del mundo (1918) hasta Caballo de batalla (2011), demostrando que este conflicto se ha empleado de forma recurrente en la cinematografía. También se acercan a la situación de abatimiento y desesperación en la Alemania de posguerra tras la caída de Berlín a manos de los aliados a través de la película Alemania, año cero de Rossellini y al cine de espías durante la Guerra Fría, desde sus inicios en Estados Unidos con el macarthismo hasta su prolongación más allá de la disolución de la Unión Soviética.

Mientras, en el segundo bloque, que comprende los capítulos sexto, séptimo y octavo, se analiza la evolución de la sociedad española en las décadas de 1960, 1970 y 1980 desde los puntos de vista de la cinematografía, la moda y el periodismo. En primer lugar, se emplea la película El mundo sigue de Fernando Fernán Gómez como reflejo de la degradación social y familiar durante el desarrollismo franquista. En el siguiente capítulo, se estudia la estrecha relación que tuvo la moda con los cambios sociales y políticos en nuestro país, afirmando el papel fundamental de los aspectos estéticos en la transformación de una sociedad. Por último, se trata la influencia que tuvieron medios como El País, ABC o Diario 16 en la caída del gobierno de Adolfo Suárez durante el debate sobre el proceso autonómico.

A su vez, el tercer bloque, en el que se incluyen los cuatro últimos capítulos, se reflexiona sobre diversos episodios de finales del siglo XX e inicios del XXI. En él aparecen reflejadas cuestiones como el valor del documental israelí Vals con Bashir sobre la Guerra del Líbano en 1982 como recurso con el que comprender el pasado o el tratamiento por parte de los diarios vascos El Correo y Gara del cese de la actividad armada de la banda terrorista ETA en octubre de 2011. También el cine distópico estadounidense como expresión del temor de la sociedad americana tras los atentados del 11-S y la compleja relación existente entre la moda y el arte por medio de los movimientos vanguardistas del siglo pasado.

En definitiva, una de las principales virtudes de esta obra es la de enmarcar bajo un mismo título una serie de capítulos relativos a diversos temas, pero que efectivamente se insertan dentro de un planteamiento unitario, sabiendo combinar de forma muy hábil la perspectiva española con la internacional, lo que hace de él un texto equilibrado. En cuanto a su redacción, salvando las diferencias particulares entre los distintos autores, el libro destaca por su estilo ameno y fluido, con una gran abundancia de ejemplos y unos detallados análisis. Por último, cabe destacar también el propósito innovador de este trabajo, apostando por incluir a los medios de comunicación de masas como una fuente más a la hora de investigar sobre la Historia Contemporánea y el mundo actual. Ese es precisamente otro de los aspectos más sobresalientes del texto, que no busca únicamente la comprensión del pasado sino también la reflexión sobre el presente, ya que como no podemos olvidar, la contemporaneidad no solo es nuestro pasado más cercano, sino que continúa viva en el día de hoy.