Revista Latina

Reseñas de libros - 2017

Periodistas y políticos en España

Editores: Andreu Casero-Ripollés y Pablo López-Rabadán

Editorial: UOC (2016)

ISBN: 9788491165163
248 páginas
Reseña de Laura Alonso Múñoz, Universidad de Jaume I de Castelló

Periodistas y políticos: Ni contigo ni sin ti

Ni contigo ni sin ti, así definen los profesores Andreu Casero-Ripollés y Pablo López-Rabadán las relaciones entre los actores políticos y mediáticos. Una interdependencia mutua que ha captado la atención de los académicos en el ámbito de la comunicación durante las últimas décadas. Periodistas y políticos en España, el libro colectivo editado por ambos autores, complementa las investigaciones previas desde una óptica innovadora.

A través de un estudio empírico basado en la realización de 45 entrevistas en profundidad tanto a periodistas como a políticos, se desgranan las relaciones entre ambos actores desde una perspectiva panorámica. En ocho capítulos, distribuidos en cuatro grandes bloques temáticos, en el libro se realiza un completo recorrido sobre las diversas esferas en las que mantienen contacto, para conocer cómo se relacionan, por qué y qué efectos provoca en la sociedad. Los dos primeros bloques, muestran como es la relación desde el punto de vista interno, mientras que los dos últimos, se centran en como se ve esta relación desde fuera.

Atendiendo a la perspectiva interna, en el primer capítulo se analiza cómo influye la afinidad personal existente entre periodistas y políticos en su relación. En concreto, se centra en conocer cómo afecta el grado de amistad en el proceso de producción de la información política y en la construcción de la agenda mediática. De esta manera, identifican las consecuencias más destacables que entraña esta relación de amistad, es decir, los principales riesgos y beneficios, en el funcionamiento del sistema democrático.

El segundo capítulo se centra en el estudio de los gabinetes de prensa, un elemento que, fruto de la profesionalización de la comunicación política, está condicionando enormemente la relación entre los actores políticos y mediáticos. Su actividad profesional se organiza en torno a dos estrategias. Una defensiva en la que filtra y distribuye los materiales informativos con un pre-encuadre para protegerse de las injerencias de los políticos, y otra ofensiva en la que aplica fuertes presiones sobre periodistas y medios.

El establecimiento de la agenda y el encuadre (o frame) centran la atención del tercer capítulo. Fijar ambos atributos constituye un aspecto esencial para influenciar a la ciudadanía. Los políticos intentan delimitar los temas que deben tratar los medios de comunicación, marcando también el encuadre que deben ofrecerle al público. Mientras, los periodistas intentan defenderse y mantener su independencia profesional, no subordinándose a los intereses de la clase política.

El cuarto capítulo, el último que explica la relación en clave interna, gira en torno a la tendencia actual existente en la elaboración de las noticias políticas, en las que la frontera entre la información y el entretenimiento han quedado disueltas. Los valores clásicos del periodismo se han hecho a un lado para dar cabida a la vida privada de los políticos. El aumento de la audiencia que consiguen los contenidos relacionados con el politainment (mezcla de información y entretenimiento en el ámbito de la información política) han propiciado que su presencia en los medios de comunicación españoles sea diaria, sin embargo, los periodistas se muestran reacios a la publicación de este tipo de contenidos.

Ya desde el punto de vista externo, el capítulo quinto examina aquellos elementos que ponen freno a la autonomía profesional. En concreto, los autores centran su atención en el periodismo de declaraciones y en los bloques electorales. Ambos, consecuencia de la politización que sufren los medios de comunicación. Mientras los periodistas se muestran profundamente en contra, los políticos consideran que estos factores carecen de importancia y no se atribuyen la responsabilidad. Sin embargo, el aumento de este tipo de frenos pone de manifiesto la profunda crisis que vive el sector periodístico en España.

En el capítulo sexto se analizan los principales mecanismos de control de la información política. Por un lado, la función de perro guardián (o watchdog) que ejercen los periodistas sobre los actores políticos. Con el objetivo de ejercer de contrapeso, y salvaguardando la responsabilidad social de los medios, los periodistas informan de las malas prácticas de los políticos. Por otro lado, son innegables las fuertes presiones que sufren los actores mediáticos. El valor estratégico que tienen las noticias hace de ellas un factor clave para el ejercicio del poder, motivo por el que el sistema político presiona a los medios para intentar imponer su lógica.

En el capítulo séptimo se estudia la falta de independencia y de pluralismo del periodismo político en España. A la opinión fría y cínica de periodistas y políticos se añade el punto de vista crítico de la ciudadanía sobre ambas cuestiones. El análisis de uno de los barómetros del CIS pone de manifiesto la visión claramente negativa que tiene el público sobre el grado de independencia y pluralismo del periodismo político, atributos que deben ser reconsiderados por la profesión periodística en la actualidad.

Finalmente, el octavo capítulo analiza la incidencia que tiene el periodismo sobre la salud democrática de nuestro país. En concreto, el estudio focaliza su atención en la capacidad que tienen los periodistas y los medios de comunicación para condicionar la agenda e influenciar la toma de decisiones política. Los hallazgos, en consonancia con los de otros países europeos, muestran como en España periodistas y políticos coinciden en resaltar la importancia de los medios de comunicación en el establecimiento de la agenda pública.

Periodistas y políticos en España desentraña la compleja relación existente entre los actores políticos y mediáticos: un tira y afloja por el control de la información política. Desde la solidez y el rigor metodológico, el libro editado por Andreu Casero-Ripollés y Pablo López-Rabadán, muestra una visión panorámica que complementa los estudios publicados hasta el momento, convirtiéndose en una obra imprescindible para todos aquellos que quieran comprender la negociación constante que se produce entre los periodistas y políticos de este país.