Revista Latina

Reseñas de libros - 2017

El laberinto mundial de la información. Estructura mediática y poder.

Editores: Ramón Reig y Aurora Labio

Editorial: Editorial Anthropos/ Siglo XXI (2017)

ISBN: 978-84-16421-67-1
304 páginas
Reseña de Nuria Sánchez-Gey V., Universidad de Sevilla

Ante un aumento de medios de Comunicación y cuando se pone en duda que más medios suponga más pluralidad, conocer qué hay detrás de cada uno de estos medios se convierte en una cuestión de vital importancia. En la calle hay quién dice "compro este periódico porque es de este grupo o no leo ése porque es de tal otro", pero detrás de esta creencia que se ha generalizado es necesario y urgente un trabajo profundo y académico sobre la estructura mediática de poder, ya que se trata de un contenido que escasea a nivel global, cuando los grupos de Comunicación tienen claramente ramificaciones internacionales. Y dicho trabajo no puede salir de otro sitio que no sea de la Universidad y no podía ser realizado por otras personas que no sean investigadores que llevan en sus espaldas años de trabajo en Estructura de la Información.

Es de esta necesidad de la que surge el libro El laberinto mundial de la Información. Estructura mediática y poder, editado por el catedrático de Estructura de la Información, Ramón Reig, y por la doctora y profesora titular de la misma materia, Aurora Labio, ambos de la Universidad de Sevilla, los dos referentes en la materia que aborda el libro. Reig escribió su primer libro sobre esta temática hace 25 años y ya ha publicado más de 15 ahondando en la materia, el último en 2015 Crisis del sistema, crisis del periodismo. Contexto estructural y deseos de cambio. Barcelona, España: Gedisa Editorial. Mientras que Labio ya en su tesis doctoral, publicada posteriormente en formato libro, investigaba sobre la estructura informativa, y ha seguido publicando en este campo no solo libros sino capítulos en libros y artículos en prestigiosas revistas científicas. Ambos son acreedores de un currículo que los acredita para llevar a cabo esta investigación, pero a su vez han sabido rodearse bien. Se trata de una obra que cuenta con la participación de trece estudiosos más de estructura de la Información a nivel mundial que forman parte del Grupo de Investigación en Estructura, Historia y Contenidos de la Comunicación (GREHCCO), dirigido por Reig, y el Grupo de Investigación Medios, Políticas de Comunicación y Democracia en la Unión Europea (DEMOC-MEDIA), dirigido Labio, ambos adscritos a la Universidad de Sevilla (España). Gracias a esto se ha conseguido una investigación española intergrupal y a la vez interuniversitaria que desea contribuir al vacío considerable que existe en este campo a nivel internacional.

A lo largo de sus trece capítulos divididos en cuatro partes podemos ver cómo en una primera parte los editores tratan la metodología para el estudio de la estructura mundial de la información y su estructura; como en una segunda el resto de los autores desgranan el dominio occidental y hacen un apunte sobre España; en la tercera incluyen otras regiones que consideran interesantes para su estudio, como América Latina, África, el mundo árabe e islámico y Rusia y China; y una cuarta parte que han reservado para el estudio de la Red.

Tras la metodología y la estructura del primer capítulo, en la segunda parte Aurora Labio y Victoria Garcia-Prieto han explicado la situación de la Estructura en Estados Unidos, con su concentración, sus tecnologías y el control mundial que desde la otra orilla nos llega. Lorena R. Romero-Domínguez y Miriam Suárez-Romero han completado esta visión incluyendo la parte europea, destacando la pérdida de su diversidad y la sombra de EEUU que la cubre. Asimismo Antonia Isabel Nogales-Bocio y María Dolores Ortiz-Herrera se han centrado en un gran desconocido en lo que a estructura se refiere, Japón y su vanguardia tecnológica y el paradigma de diversificación e internalización de su mercado. Esta segunda parte la cierran Gema Alcolea-Díaz y Victoria García-Prieto con nuestro país, haciendo un análisis del duopolio televisivo, el cambio de liderazgo y el nuevo equilibrio de fuerzas reinante.

La tercera parte comienza con el estudio realizado por Rosalba Mancinas-Chávez especializada en América Latina que expone la concentración mediática que allí impera y explica los cambios en la regulación del sector. A éste se suma el trabajo de Sebastián Ruiz-Cabrera sobre África al sur del Sahara, donde habla sobre los colonos, el capital y la tecnología. El mundo árabe e islámico no queda fuera de este trabajo, así Rafael Fernández-Ruiz y Ana Ortega-Pérez explican la búsqueda en esta parte del mundo de un modelo propio en un entorno globalizado. Y esta tercera parte la cierra María José García-Orta con su estudio del control estatal de la comunicación con los casos como el de Rusia y el de China.

La última y cuarta parte desarrolla la situación de la Red, un canal de comunicación que no se puede ignorar en la actualidad en ningún estudio global de comunicación. Así Rafael Avilés ha expuesto la concentración del poder en el gran mundo digital. Ramón Reig ha estudiado el entorno de las Redes Sociales e introduce la duda de si estamos enredados o desenredados. El libro lo cierra el capítulo de José Antonio González-Alba sobre las nuevas iniciativas en periodismo online introduciendo el caso de los nativos digitales en España, EEUU y Latinoamérica.

Destacable una novedad que introduce este libro y es dentro de la metodología docente. Junto a unos capítulos eminentemente teóricos, la parte práctica se ha concretado en unos enunciados, que serían los problemas que resolver, seguidos de sus soluciones o respuestas. Así habría una doble intención en la obra; exponer la complejidad del enfoque estructural pero a su vez las garantías de éxito de este enfoque.

Pero quizás la cosa más importante de este libro es que supone la presentación al ámbito académico internacional de la Escuela Sevillana de Estructura de la Información (ESEI), ¿y qué es la ESEI? Este trabajo está realizado por trece autores que aún siendo algunos de la Universidad de Sevilla, otros de la Universidad Loyola Andalucía, la Universidad Pablo de Olavide, la Universidad Rey Juan Carlos, la Universidad de Zaragoza y el centro Universitario EUSA conforman lo que ya se conoce desde hace años en el campo académico con el nombre del grupo sevillano de Estructura, no son todos los miembros que lo componen, pero sí son una representación muy notable. Con esta obra se ha querido dar a conocer quiénes son y sobre qué trabajan los miembros que pertenecen a la ESEI. "La Escuela Sevillana de Estructura de la Información (ESEI) intenta con sus trabajos reivindicar un método, el enfoque estructural, que nos permite comprender algo mejor el mundo en el que vivimos. Las estructuras de poder de todo tipo que están detrás de la comunicación y del periodismo son el sentido principal de la ESEI. Estudiamos los entresijos de la comunicación y del periodismo propiamente dicho porque pueden determinar su libre ejercicio y, por tanto, la democracia. La citada escuela pretende enlazar con esa Sevilla universal que se proyecta mucho más allá de sí misma. Este libro es una muestra." (Reig, R. y Labio, A., 2017, p.9)

En líneas generales este libro es una gran apuesta de la editorial Anthropos/Siglo XXI, con implantación en México y Argentina, que señala que “los contenidos y enfoques de este libro escasean a nivel internacional. Pero si deseamos reforzar la democracia mediante la formación adecuada del ciudadano, trabajos como el presente son imprescindibles aunque no sean del agrado del poder”. En el libro se indaga en torno a cuestiones como “qué hay detrás de la información mundial, qué papel juegan el periodismo y los receptores, cómo será el futuro que ya es presente”.