Revista Latina

Reseñas de libros - 2018

Comunicación digital. Un modelo basado en el Factor R-elacional

Autores: Carmen Marta-Lazo y José Antonio Gabelas

Editorial: UOC, Barcelona (2016)
ISBN: 9788491164715
191 páginas


Reseña de Ricardo Zugasti, Universidad de Zaragoza

La comunicación se encuentra desde hace años marcada por la omnipresencia del entorno digital. En este contexto ineludible se encuadra la obra Comunicación digital. Un modelo basado en el Factor R-elacional, de Carmen Marta-Lazo y José Antonio Gabelas. Más en concreto, el texto trabaja los nexos entre educomunicación y comunicación digital, proponiendo para ello un eje vertebrador que los autores denominan Factor R-elacional.

En varias partes del libro se habla de este como de un manual. En efecto lo es, pero tal nombre se le queda corto, pues constituye una síntesis de una contrastada y fructífera trayectoria investigadora y docente de los autores en el ámbito de las relaciones entre comunicación y educación. Ambos son en la actualidad profesores del Grado en Periodismo de la Universidad de Zaragoza y activos miembros del Grupo de Investigación en Comunicación e Información Digital (GICID), reconocido y financiado por el Gobierno de Aragón.

El lector encuentra en sus páginas no sólo un compendio del tema tratado, sino una propuesta original e innovadora que introduce el factor R-elacional en las TIC para convertirlas en TRIC (Tecnologías de la Relación, Información y Comunicación). Se trata de una propuesta que busca la necesaria humanización de la tecnología potenciando la importancia de lo relacional, esto es, de las habilidades sociales y de las habilidades para la vida. Un norte de brújula en un entorno en el que, como los autores plantean, “los escenarios de la comunicación se encuentran en una convulsa revolución digital, en el marco de la convergencia mediática” (p. 17).

El libro, de 191 páginas, se divide en seis capítulos, perfectamente integrados en un todo coherente. Se echa de menos, al ser una obra unitaria, una bibliografía final única en vez de la opción editorial de que las referencias aparezcan al final de cada capítulo.

Los dos primeros constituyen un bloque y la base para los siguientes, pues recogen las bases de la comunicación digital. Específicamente, en el primero se describen los fundamentos de la comunicación digital desde el ámbito comunicativo y pedagógico. El segundo capítulo se dedica a las claves de la comunicación digital, necesarias para entenderla, interpretarla y ejercitarla: contenidos, soportes, canales y audiencias.

El segundo bloque de la obra se tratan “todos los agentes del proceso comunicativo y sus interacciones y aplicaciones educomunicativas” (p.20). El tercer capítulo está dedicado a los interactuantes en la comunicación digital, donde se entremezclan los papeles tradicionales de emisor y receptor del entorno analógico, se fragmentan las audiencias y aparecen conceptos como el de prosumer.

El cuarto capítulo brinda un marco de competencias digitales, vertebrado en las áreas de comunicación, educación y salud, que convergen en un sujeto “capaz de ser un `perceptor participante’ en sentido completo, no solo determinado por el manejo tecnológico o la capacidad de acceder y leer los mensajes” (p. 120).

Los contextos y mediaciones en el ecosistema digital aparecen en el quinto capítulo. En una cultura posmoderna en la que la red es “un nuevo hábitat en el que fluyen multitud de relaciones con otros sujetos que marcan el biorritmo de los ciudadanos” (p. 125), Marta-Lazo y Gabelas proponen una recuperación de las competencias digitales y una humanización de la tecnología que hagan posible un modelo ético y saludable.

El último capítulo muestra la aplicación del Factor R-elacional al aprendizaje de las competencias digitales, es decir, aborda la dimensión pedagógica de la comunicación digital mediante la aplicación de diferentes actividades validadas en entornos de aprendizaje. Para ello, los autores acuñan el término “inteRmetodología”, una “convergencia entre diferentes opciones metodológicas, con el uso de diferentes técnicas activas que permitan el desarrollo participativo de adquisición de competencias de todo tipo” (p. 142).

El libro se cierra con seis entrevistas a otros tantos expertos en competencia digital y educación, procedentes del ámbito académico, donde se comentan los contenidos del libro. Los entrevistados son Carlos Alberto Scolari, Roberto Aparici, Agustín García Matilla, Joan Ferrés i Prats e Ignacio Aguaded.

Los autores afirman que su obra va dirigida a estudiantes de comunicación y educación, de últimos cursos de grado y de posgrado. No hay duda de que es un notable aporte para estos alumnos. Sin embargo, es además un texto altamente recomendable para todos los académicos, investigadores y profesionales que tengan la comunicación digital como materia de trabajo.