Revista Latina

Reseñas de libros - 2019

Una televisión con dos cadenas. La programación en España (1956-1990)

Autor: Julio Montero Díaz (Coord.)

Editorial: Ediciones Cátedra (2018)

ISBN: 978-843-763-840-9

874 páginas

Reseña de Pablo Berdón-Prieto, Universidad de Valladolid

Investigar sobre la historia de la televisión española supone hacer un ejercicio de memoria y melancolía. Y es que a principios del año 2019 aún sobreviven muchos de los espectadores que vivieron la primera generación de un medio que emitió de forma monopolística desde su nacimiento en 1956 hasta 1990. Muchos de estos primeros telespectadores narran su propia historia en base a lo que las emisiones pioneras de la pequeña pantalla les mostró, así como los primeros eventos retransmitidos en blanco y negro forman hitos cronológicos que sirven de referencia para situar vivencias personales y momentos que marcaron el devenir de sus vidas. TVE ocupó durante décadas la centralidad de la vida y fue un factor determinante en la socialización de los habitantes de un país que cambió en esos 34 años tanto como el propio medio televisivo.

Este carácter nostálgico deja sin duda la impronta en el tono de esta publicación coordinada por Julio Montero Díaz. Sin embargo, esta añoranza en sentido positivo no afecta a la veracidad de las 38 rigurosas investigaciones científicas que forman este extenso libro. Precisamente, el propio Montero considera a la melancolía como uno de los grandes pecados que sufren muchos de los estudios sobre la historia de la televisión, puesto que las investigaciones pierden rigor y se apoyan más en el recuerdo de los autores que en la aplicación del propio método científico. Es un hecho reseñable el que, para garantizar la calidad académica de los artículos, los investigadores hayan acudido directamente a la fuente principal.

Uno de los objetivos que cumple con creces esta obra novedosa por su rigor y enfoque es, en contraposición a lo anterior, ofrecer un conjunto de estudios estructurados y sistemáticos sobre los programas y la programación de televisión en España hasta la llegada de las cadenas privadas. Un reto de tal magnitud superado gracias al buen hacer de un grupo de investigadores bien conjugado y con gran sentido de trabajo en equipo.

Esta recopilación es un manual esencial para comprender qué fue la televisión en una etapa en la que estuvo supeditada al sector público. No se encuentran artículos dedicados exclusivamente a representaciones, análisis de género, búsqueda de estereotipos, relaciones con la política o propaganda puesto que la publicación dejaría de ser novedosa ante los numerosos artículos que caminan hacia ahí. No obstante, estas temáticas están incluidas intrínsecamente en muchas de las investigaciones.

Cada uno de los tres bloques en los que se divide la obra comienza con un estudio general sobre la programación y continúa con once temas sobre los distintos géneros que se emitieron en ese tiempo: informativos, ficción de producción propia, ficción de producción extranjera, cine, concursos y variedades, deportes, infantiles y juveniles, ciencia y cultura, publicidad, audiencias y consumos televisivos y, por último, programas taurinos. Además, la investigadora Virginia Martín Jiménez ha completado la segunda parte del libro con dos temáticas inexistentes en las partes que tratan el franquismo y la etapa socialista. Estos dos nuevos capítulos tratan sobre las entrevistas y los programas de debate.

Esta gran obra, cuantitativa y cualitativamente, establece un recorrido por los programas y la programación de tres etapas o bloques bien diferenciados: El primero abarca desde octubre de 1956 hasta diciembre de 1975, es decir, la época del franquismo. Una etapa en la que la programación de TVE, pese a las condiciones económicas y técnicas del medio, estuvo lejos de la improvisación. Fue en este primer momento en el que se marca el objetivo claro de convertir en costumbre el hábito de ver televisión (p.36).

El siguiente bloque trasciende entre la muerte de Franco y el 7 de diciembre de 1982, lo que el autor ha considerado como el de la Transición. En este periodo se dará importancia a la formación del ciudadano en materia democrática. Comenzaba una nueva etapa en la historia de España y la televisión tenía que tener también un tono renovador y alejado del franquismo. Esto se personificó con nuevos profesionales alejados de la sombra del régimen anterior, con programas informativos renovados e incluso con una dialéctica con mayor tono formativo. Destacó en esta labor la figura omnipotente de Rafael Ansón.

La última etapa del libro engloba el periodo de gobierno socialista de la década de los 80 (1982-1990) en el que sucedieron tres gobiernos del PSOE con amplias mayorías. Durante este periodo, TVE asumió sus mayores cambios encaminándose a la concepción de servicio público tal y como se entiende en España: con la cuantificación de minutos de intervención de los partidos políticos, los programas destinados a la defensa de los derechos del ciudadano, la creación de contenidos para audiencias específicas, culturales o el apoyo a la industria cinematográfica (p.584).

Como colofón, en el epílogo se repasan los cuatro primeros años de convivencia de canales privados y públicos (1991-1994). Un hecho que provocó que la lucha por la audiencia reescribiera la estrategia programática de las décadas anteriores y se priorizaran contenidos con mayor atracción para el público generalista.

Una televisión con dos cadenas: la programación en España (1956-1990) se muestra como un manual de gran utilidad en el campo de los estudios históricos de televisión en España. El rigor y la sistematización de las investigaciones, además, permite contemplar de forma detallada géneros concretos por lo que, además de ofrecer un seguimiento longitudinal, puede hacerse desde el prisma de las distintas temáticas. Por otro lado, el tono del lenguaje permite que el público general pueda disfrutar también de este gran trabajo de coordinación realizado por Julio Montero entre los investigadores de referencia del medio televisivo y en concreto de Televisión Española.