RLCS, Revista Latina de Comunicacion Social
Revista Latina

scimago

Scopus

sjr

RLCS y Scopus

Digital Object Identifier System - Identificador de Objetos Digitales 10.4185/RLCS-2017-1226 | ISSN 1138-5820 | RLCS, 72-2017 | Version in English language | Explicación audiovisual del autor |

Índice h de la revista (citas), según Google Scholar Metrics, g || Criterios objetivos de calidad de RLCS
¿Vale este artículo para solicitar en España un sexenio de investigación?

Cómo citar este artículo / Referencia normalizada

B Díaz Nosty, R A de Frutos García (2017): “Asesinatos, hostigamientos y desapariciones. La realidad de los periodistas latinoamericanos en el s. XXI”. Revista Latina de Comunicación Social, 72, pp. 1.418 a 1.434.
http://www.revistalatinacs.org/072paper/1226/76es.html
DOI: 10.4185/RLCS-2017-1226

Asesinatos, hostigamientos y desapariciones. La realidad de los periodistas latinoamericanos en el s. XXI

Murders, harassment and disappearances. The reality of
Latin American journalists in the XXI century


Bernardo Díaz Nosty [CV] [oORCID] [gGS] Catedrático de Periodismo y director de la Cátedra Unesco de Comunicación - Universidad de Málaga, UMA, España–nosty@uma.es

Ruth A. de Frutos García [CV] [oORCID] [gGS] Coordinadora de la Cátedra Unesco de Comunicación - Universidad de Málaga, UMA, España – ruth.defrutos@uma.es


Abstracts
[ES] Introducción: Los periodistas en América Latina siguen sufriendo numerosas amenazas en el ejercicio de su profesión, lo que ha aumentado la preocupación de la comunidad internacional por su protección en los últimos años. Metodología: El objetivo de esta investigación es analizar los cerca de 500 casos de asesinatos y desapariciones en América Latina desde inicios de siglo hasta la actualidad, así como elaborar una profusa revisión bibliográfica de las principales fuentes de información y programas nacionales e internacionales al respecto. Resultados y conclusiones: Los resultados evidencian desajustes considerables entre la voluntad internacional de creación de programas de monitoreo, protección y lucha contra la impunidad, las realidades nacionales complejas e inseguras en la región y el número de profesionales de la información muertos o desaparecidos violentamente en América Latina.
[EN] Introduction: Journalists in Latin America continue to face numerous threats in the exercise of their journalistic profession, which has increased the concern of the international community over its protection in recent years. Methodology: The objective of this research is to analyse nearly 500 cases of murders and disappearances in Latin America from 2000 to the present, as well as to elaborate on a profuse bibliographic review of the main sources of information and national and international programs in this regard. Results and conclusions: The results show a considerable gap between the international willingness to create programs for the protection and fight against impunity, the complex and insecure national realities in the region, and the number of information professionals who died or disappeared violently in Latin America.

Keywords
[ES] Periodismo; América Latina; agresiones, violencia; amenazas.
[EN] Journalism; Latin America; aggression; violence; threats.

Contents
[ES]
1. Introducción. 2 Metodología. 2.1. Seguridad de periodistas y cuestión de impunidad: la prioridad de la comunidad internacional. 3. Resultados. 3.1. Las mujeres periodistas: pocas e invisibilizadas 4. Discusión y conclusiones. 5. Notas. 6. Referencias bibliográficas.
[EN] 1. Introduction. 2 Methodology. 2.1. Security of journalists and the question of impunity: the priority of the international community. 3. Results. 3.1. Women journalists: Few and invisible. 4. Discussion and conclusions. 5. Notes. 6. Bibliograpy.

Traducción de Charlie Phillips

[ Investigación ] [ financiada ]

| w | metadatos | Fichero pdf para imprimir | Presentación dinámica - ISSUU | Artículo acogido a Creative Commons | Referencias |
XML |
| Serie de ficheros para e-books | mobi | htmlz + lit + lrf + pdb + pmlz + rb + snb + tcr + txtz |

1. Introducción

Cerca de medio centenar de periodistas han sido asesinados o desaparecidos por ejercer su profesión en América Latina durante este siglo. Desde el 2000, las agresiones no solo no han decrecido con la instauración de nuevos sistemas democráticos, sino que se han intensificado en contextos nacionales complejos caracterizados por la violencia, la actuación de múltiples perpetradores y la impunidad. Precisamente esta última se consolida como un “incentivo para quienes recurren a la muerte como solución autoritaria frente a las libertades públicas de la democracia” (Díaz Nosty, 2016a: 85).

El objetivo de esta investigación es analizar los 452 casos de asesinatos y desapariciones de periodistas en América Latina desde el 2000 hasta el 30 de junio de 2017, así como elaborar una profusa revisión bibliográfica de las principales fuentes de información y programas nacionales e internacionales al respecto.

La ausencia de estudios pormenorizados sobre la realidad regional de las agresiones a periodistas latinoamericanos fue una de las razones para la creación del Observatorio de Libertad de Prensa para América Latina dentro del proyecto Infoamérica (infoamerica.org) de la Cátedra unesco de Comunicación de la Universidad de Málaga. Las alertas procedentes de organismos de libertad de expresión relativas a los atentados contra los profesionales de la información han servido como base para elaborar un repertorio histórico de más de mil periodistas muertos y desaparecidos de manera violenta en el último medio siglo. En 2016 se publicó el libro Periodismo muerto: más de mil periodistas asesinados en América Latina (1970-2015) (Díaz Nosty, 2016b) en el que se hace un recorrido pormenorizado sobre la peligrosidad del ejercicio profesional en la región.

Partiendo de este esfuerzo de documentación de los casos, los medios en los que trabajaban estos profesionales de la información asesinados y/o desaparecidos y las posibles causas de sus muertes violentas, el propósito de este artículo es profundizar en los cerca de medio millar de casos desde el inicio del siglo hasta mediados de 2017, visibilizando las divergencias de criterio de las organizaciones más conocidas en el registro de datos y la falta de seguimiento de los mismos por las autoridades nacionales competentes. En particular, se utilizan como referencia los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (unesco), Reporteros Sin Fronteras (rsf), Committee to Protect Journalists (cpj), Federación Internacional de Periodistas (fip) e International Press Institute (ipi), además de observatorios nacionales como C-Libre en Honduras, Cerigua en Guatemala o el trabajo de Article 19 en México.

El asesinato de periodistas constituye “la forma de censura más extrema” (oea, 2008: 11). Es “la censura del fuego” (Lozano y González, 2004) y, a pesar de ello, no es la única. Los hostigamientos y agresiones de todo tipo, el temor, la desprotección o la impunidad se perpetúan como herramientas para que la verdad no sea publicada.

Esta situación dramática se ha convertido en una línea prioritaria para las organizaciones internacionales en los últimos años (Hughes et al., 2017, Badran, 2017), sobre todo, desde elaboración del Plan de Acción sobre seguridad de periodistas y la cuestión de la impunidad por Naciones Unidas (unesco, 2012). Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que conforman el Programa 2030 para el Desarrollo Sostenible, prevén la creación de medidas para la promoción de sociedades pacíficas, inclusivas y justas con instituciones eficaces, responsables e inclusivas en el punto 16, en el que también se destaca la protección de las libertades fundamentales y el acceso del público a la información. La seguridad de los periodistas y la eliminación de la impunidad en las violaciones de los derechos humanos son componentes fundamentales para lograr dichas metas.

Este esfuerzo internacional no se ha visto correspondido ni por una disminución de las agresiones hacia los profesionales de la información, al menos en América Latina, ni por un aumento de las garantías para el ejercicio de la profesión, como se evidencia en los déficits de los mecanismos nacionales o internacionales de protección de los periodistas. unesco adoptó, en la reunión del Consejo Ejecutivo del pasado 28 de abril de 2017, una nueva resolución sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad, en la que se exigió a todas las partes interesadas que redoblasen sus esfuerzos para garantizar la seguridad de los profesionales y se impidiesen la impunidad de los crímenes contra periodistas.

2. Metodología

El método utilizado para analizar los casos de asesinatos y desapariciones forzadas de periodistas en América Latina desde el 1 de enero del 2000 al 30 de junio de 2017 se basa en la búsqueda, contraste de fuentes y estudio de los datos de la víctima, el medio en el que trabajaba y las posibles causas de su agresión en un determinado contexto geográfico. El monitoreo y la descripción en profundidad de esta información, así como de las investigaciones judiciales derivadas de dichos hechos delictivos, permiten dibujar tendencias en la perpetración de la violencia hacia los profesionales de la información en cada país de América Latina.

Tomando como referencia la decisión adoptada por el Consejo del Programa Internacional para el Desarrollo de la Comunicación (pidc) en 2014 y definida en los Indicadores de Seguridad de Periodistas: Nivel Nacional, se considera “periodista” y, por ende, unidades de análisis para el presente artículo a "periodistas, trabajadores de los medios de comunicación y productores de medios sociales que generan un volumen importante de actividad periodística de interés público" (unesco, 2013: 2) en América Latina:

Los periodistas son personas que observan, describen, documentan y analizan los acontecimientos y documentan y analizan declaraciones, políticas y cualquier propuesta que pueda afectar a la sociedad, con el propósito de sistematizar esa información y reunir hechos y análisis para informar a los sectores de la sociedad o a esta en su conjunto (unesco, 2012)

Si bien la seguridad de los profesionales de los medios está caracterizada por actos criminales que se producen de manera reiterada desde el sur de Chile y Argentina hasta el norte de México, “la opacidad, la injerencia sobre los medios y la creación de situaciones hostiles para el trabajo profesional” (Díaz Nosty, 2016b: 86) dificultan la labor de rastreo de información pormenorizada sobre los casos. En muchas ocasiones, la expansión del crimen organizado, la corrupción y la prevalencia de expresiones políticas ajenas a la cultura democrática impiden el seguimiento de los casos, con la desaparición de pruebas o la falta de estadísticas rigurosas y veraces sobre las personas que han sido víctimas de agresión durante su ejercicio profesional (Díaz Nosty, 2016c).

Frente a esta dificultad en la obtención de datos y el relativamente escaso interés académico sobre una cuestión tan relevante en la configuración de los sistemas de medios en democracia (Naciones Unidas, 2017a, 2017b), es imprescindible la definición de estrategias metodológicas que permitan visibilizar el estado de salud de la libertad de prensa en América Latina, la situación de los mecanismos de protección de los periodistas y la eficacia del esfuerzo internacional por dotar de un aparato crítico multilateral a los procesos de seguridad de los profesionales de la información.

2.1. Seguridad de periodistas y cuestión de impunidad: la prioridad de la comunidad internacional

La comunidad internacional ha intensificado en los últimos años las actividades de monitoreo de la seguridad de los periodistas y la libertad de expresión desde distintas perspectivas. Por este motivo, es necesario que las distintas estrategias sean analizadas a través de una revisión bibliográfica de los estudios sobre seguridad de los profesionales y la cuestión de la impunidad, así como un análisis crítico de los resultados de las investigaciones de organismos nacionales e internacionales.

A escala internacional, el Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas ha adoptado ocho resoluciones sobre seguridad de periodistas y, en 2013, la Asamblea General declaró el 2 de noviembre el Día Internacional para poner fin a la impunidad de los crímenes contra periodistas. Por su parte, el Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (acnudh) ha elaborado distintos informes para el Consejo de Derechos Humanos de la Asamblea General, por medio de la prestación de asesoramiento técnico a las autoridades nacionales y el seguimiento de las violaciones contra periodistas, la sensibilización y la formación de los profesionales de la información.

unesco ha liderado el proceso de creación y aplicación del Plan de Acción de Naciones Unidas sobre seguridad de periodistas y cuestión de la impunidad, desde que en 2008 la directora general de la organización, Irina Bokova, elaborase un informe bianual. Si bien este documento proporciona una visión analítica sobre la situación de los Estados miembros en el seguimiento de los asesinatos de los periodistas en su territorio nacional (unesco, 2016), se ha institucionalizado un protocolo de denuncia pública realizada por la directora general cuando se produce alguna muerte violenta de un periodista, que se publica normalmente en la web de la entidad [1]. Sin embargo, este seguimiento de los casos no ha ido acompañado de un aumento en las partidas presupuestarias de los países pertenecientes a estos organismos para la seguridad de los periodistas y, en última instancia, este énfasis internacional en la protección de los profesionales de la información no se ha visto correspondido con la disminución del número de agresiones.

Las entidades gubernamentales no son las únicas que se han preocupado por estos temas. Con relativa fiabilidad (Díaz Nosty, 2016a, 2016b; de Frutos, 2014), ciertas organizaciones no gubernamentales relegan a la mayoría de naciones latinoamericanas a posiciones de ausencia de libertad, propias de regímenes autoritarios, en las clasificaciones anuales que elaboran.

Tal es el caso de Reporteros Sin Fronteras. De los diecinueve países analizados en América Latina para este estudio, rsf sitúa a la gran mayoría en la segunda mitad de la tabla de su clasificación de 2017 [2]: Bolivia (107), Brasil (103), Colombia (129), Cuba (173), Ecuador (105), Guatemala (118), Honduras (140), México (147), Nicaragua (92), Panamá (96), Paraguay (110), Perú (90) y Venezuela (137). Solo Costa Rica (6), Uruguay (25), Chile (33), Argentina (50), República Dominicana (59) y El Salvador (62) se encontraban en puestos superiores (Tabla 1).

Tabla 1. Clasificación de la libertad de prensa de los países de América Latina
(2015-2017)

 

2015

2016

2017

 

Ranking

Puntuación

Ranking

Puntuación

Ranking

Puntuación

Argentina

57

26,11

54

25,09

50

25,07

Bolivia

94

31,29

97

31,78

107

33,88

Brasil

99

31,93

104

32,62

103

33,58

Chile

43

23

31

19,23

33

20,53

Colombia

128

39,08

134

44,11

129

41,47

Costa  Rica

16

12,26

6

11,1

6

11,93

Cuba

169

70,21

171

70,23

173

71,75

Ecuador

108

33,65

109

33,21

105

33,64

El Salvador

45

23,66

58

27,2

62

27,24

Guatemala

124

37,92

121

38,03

118

29,33

Honduras

132

39,27

137

44,62

140

43,75

México

148

43,69

149

49,33

147

48,97

Nicaragua

74

27,94

75

28,82

92

31,01

Panamá

83

28,98

91

30,59

96

32,12

Paraguay

109

33,74

111

33,63

110

35,64

Perú

92

31,21

84

29,99

90

30,98

R. Dominicana

63

27,31

62

27,9

59

26,76

Uruguay

23

15,94

20

15,88

25

17,43

Venezuela

137

40,61

139

44,77

137

42,94

Fuente. Reporteros Sin Fronteras (2015-2017). Elaboración propia

Freedom House es otra de las entidades que analizan la libertad de prensa en el mundo. Esta organización estadounidense, creada en 1971, promueve una clasificación que ha cambiado en diversas ocasiones de metodología y en la que encorseta a los países en tres grandes bloques. En el caso de los Estados latinoamericanos estudiados, en 2017 dos de ellos eran considerados como “no libres” (Cuba, con una puntuación de 15 y Venezuela, 30) y el resto eran divididos entre “parcialmente libres” (Bolivia, 68; Colombia, 64; Ecuador, 57; Guatemala, 54; Honduras, 46; México, 65; Nicaragua, 47; Paraguay, 64 y República Dominicana, 68), mientras que ocho eran considerados “libres” (Argentina, 82; Brasil, 79; Chile, 94; Costa Rica, 91; El Salvador, 70; Panamá, 83; Perú, 72, y Uruguay, 98) (Tabla 2).

La creación de series cronológicas sobre libertad de prensa en general y sobre atentados perpetrados contra periodistas en particular resulta compleja y, como se ha podido observar con los casos de rsf y fh, en algunas ocasiones puede suscitar serias dudas metodológicas. Aunque se han promovido otros intentos, como la condena que realiza la directora general de unesco sobre los asesinatos de profesionales de la información, no existe un registro unificado de muertos y desaparecidos forzados en el ejercicio de la profesión en América Latina. Asimismo, “se constata que las organizaciones especializadas establecen criterios de inclusión estadística que, aunque sean parecidos, difieren en el número de los casos considerados” (Díaz Nosty, 2016b: 35).

Tabla 2. Clasificación de la libertad en el mundo. Países de América Latina
(2015-2017)

2015*

2016

2017

País

Estado

P

Estado

Puntuación

Estado

Puntuación

Argentina

Libre

Libre

79

Libre

82

Bolivia

Parcialmente libre

Parcialmente libre

68

Parcialmente libre

68

Brasil

Libre

Libre

81

Libre

79

Chile

Libre

Libre

95

Libre

94

Colombia

Parcialmente libre

Parcialmente libre

63

Parcialmente libre

64

Costa Rica

Libre

Libre

90

Libre

91

Cuba

No libre

No libre

15

No libre

15

Ecuador

Parcialmente libre

Parcialmente libre

59

Parcialmente libre

57

El Salvador

Libre

Libre

69

Libre

70

Guatemala

Parcialmente libre

Parcialmente libre

54

Parcialmente libre

54

Honduras

Parcialmente libre

Parcialmente libre

45

Parcialmente libre

46

México

Parcialmente libre

Parcialmente libre

65

Parcialmente libre

65

Nicaragua

Parcialmente libre

Parcialmente libre

54

Parcialmente libre

47

Panamá

Libre

Libre

80

Libre

83

Paraguay

Parcialmente libre

Parcialmente libre

64

Parcialmente libre

64

Perú

Libre

Libre

71

Libre

72

República Dominicana

Libre

Parcialmente libre

70

Parcialmente libre

68

Uruguay

Libre

Libre

98

Libre

98

Venezuela

Parcialmente libre

Parcialmente libre

35

No Libre

30

 

*En 2015 no hubo puntuación total.
Fuente: Freedom House (2015-2017) Elaboración propia.

La disparidad de datos e interpretaciones sobre la libertad de prensa, la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad llevó a la creación del Observatorio de Libertad de Prensa para América Latina en 2005 (www.infoamerica.org). Esta iniciativa se nutre de las alertas de distintas organizaciones que monitorean el libre ejercicio de la profesión del periodismo y ha recopilado información de cerca de 1.100 atentados desde 1970 hasta la actualidad.

Tomando como referencia esta labor de seguimiento, se han revisado los 452 casos de asesinatos y desapariciones forzadas de este siglo, prestando especial atención a las causas de las agresiones. El análisis pormenorizado de estos ataques permite observar claras tendencias en estos 17 años.

3. Resultados

El inicio de siglo no ha mejorado la seguridad de los periodistas en América Latina, aunque se hayan incrementado los intentos internacionales por monitorizar las agresiones y la libertad de prensa y crear mecanismos, tanto nacionales como internacionales, para que distintos agentes implicados lleguen a acuerdos.

Entre el 1º de enero del 2000 y el 30 de junio de 2017 se han identificado 452 asesinatos y desapariciones forzadas de periodistas en América Latina (tablas 3 y 4). Lamentablemente, “lo que podría parecer una resultante nutrida fuertemente por los años de las dictaduras militares y de las luchas armadas, lejos de los escenarios de estabilidad democrática, queda desmentida por los datos de los últimos años, que acentúan el dramatismo de la crisis” (Díaz Nosty, 2016a: 91).

Tabla 3. Periodistas muertos y desaparecidos en América Latina (2000-2010)

 

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bolivia

 

1

 

 

 

 

 

 

1

 

 

Brasil

1

2

2

4

2

2

2

2

1

1

2

Chile

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Colombia

10

10

11

8

2

4

3

2

 

3

4

Costa  Rica

 

1

 

1

 

 

 

 

 

 

 

Cuba

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ecuador

 

 

 

 

 

1

2

 

 

 

1

El Salvador

 

 

 

 

 

 

1

1

 

1

 

Guatemala

1

1

 

2

1

 

2

3

4

2

1

Honduras

 

1

 

1

 

 

1

1

1

3

11

México

5

3

2

3

7

3

11

10

9

15

19

Nicaragua

 

 

 

 

2

1

 

 

 

 

 

Panamá

 

 

 

 

 

 

 

 

1

 

 

Paraguay

1

1

1

 

1

 

1

1

 

1

 

Perú

 

 

 

 

2

 

 

1

 

 

 

R. Dominicana

 

 

 

 

1

 

3

 

1

 

 

Uruguay

1

 

 

 

 

 

1

 

 

 

 

Venezuela

 

 

1

 

1

 

3

 

1

2

 

TOTAL

19

20

17

19

19

11

30

21

19

28

38

Fuente: Observatorio de la Libertad de Prensa para América Latina de Infoamérica. Elaboración propia.

México se perpetúa como el país más peligroso para ejercer la profesión periodística en la región (González de Bustamante y Relly 2017, 2016; Hughes y Márquez Ramírez, 2017), con 163 periodistas muertos en estos 17 años. Desde 2006, el número de profesionales de la información asesinados en el país norteamericano ha aumentado considerablemente, coincidiendo con la lucha contra el narcotráfico (Relly y González de Bustamante, 2017 2014). La creación de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (feadle) y en 2012 de un mecanismo de protección de defensores de derechos humanos y periodistas [3] no han mejorado dicha situación. De hecho, diversas organizaciones han denunciado que no se proporciona “asistencia efectiva a los periodistas en riesgo” y demandan que se fortalezca la prevención para evitar ataques letales” (cpj, 2017: 37).

 Tabla 4. Periodistas muertos y desaparecidos en América Latina (2011-2017*)

 

2011

2012

2013

2014

2015

2016

2017*

TOTAL

Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

Bolivia

1

 

 

 

 

 

 

3

Brasil

7

6

5

6

9

3

 

57

Chile

 

 

 

 

 

 

 

0

Colombia

1

3

2

3

3

 

1

70

Costa  Rica

 

 

 

 

 

 

 

2

Cuba

 

 

 

 

 

 

 

0

Ecuador

 

1

1

 

 

 

 

6

El Salvador

1

 

 

1

1

1

 

7

Guatemala

1

 

4

 

3

6

1

32

Honduras

6

9

3

8

9

3

2

59

México

13

15

8

9

10

12

9

163

Nicaragua

 

 

 

 

 

 

 

3

Panamá

1

 

 

 

 

1

 

3

Paraguay

1

 

2

3

1

 

 

14

Perú

3

 

1

2

 

1

1

11

R. Dominicana

1

 

 

2

1

 

2

11

Uruguay

 

 

 

 

 

 

 

2

Venezuela

1

 

 

 

 

 

 

9

TOTAL

37

34

26

34

37

27

16

452

*Los datos de 2017 son hasta el 30 de junio.
Fuente: Observatorio de la Libertad de Prensa para América Latina de Infoamérica. Elaboración propia.

La ineficacia de este mecanismo se demostró el pasado 22 de agosto de 2017, cuando el periodista Cándido Ríos, 'Pavuche', quien formaba parte del mecanismo de protección federal y había denunciado en innumerables ocasiones amenazas, fue asesinado en el estado de Veracruz. Otro de los casos con gran repercusión internacional fue la muerte violenta en agosto de 2015 del fotoperiodista Rubén Espinosa, de 31 años, quien había denunciado las amenazas que sufría antes de su desaparición. Según Artículo 19 [4], era la primera vez que un periodista desplazado internamente era asesinado en la Ciudad de México “La violencia que había sufrido Espinosa era conocida públicamente, por lo que el homicidio del fotorreportero se produjo sin que las autoridades encargadas de proteger periodistas en este país movieran un solo dedo a favor de Espinosa” (Artículo 19, 2015).

El conflicto colombiano incrementó significativamente número de periodistas asesinados, con 70 víctimas entre el 2000 y el 2017. Como afirma el profesor German Rey (2011: 179):

Junto a los procesos de expansión de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (farc) y las acciones militares que se acrecentaron por orden de los gobiernos, la prensa se convirtió en “testigo” directo de las diversas dinámicas del conflicto que se vieron reflejadas en ataques, tomas guerrilleras a pueblos, secuestros masivos, desplazamientos forzados, crímenes selectivos, permanentes enfrentamientos, extorsiones, y un sin número de acciones armadas que afectaron directamente a la población civil.

El acuerdo de paz firmado hace un año entre las farc y el Estado colombiano aún tiene que dar sus frutos puesto que se están produciendo amenazas y agresiones contra los profesionales de la información, aunque no ha muerto violentamente ningún periodista durante el periodo estudiado [6]. Con todo, las agresiones son diversas y se siguen perpetuando vulneraciones de los derechos de los profesionales de la información, como recogen los monitoreos de la Fundación para la Libertad de Prensa (flip). Como novedad, en 2017 la flip ha documentado casos de atentados, espionaje o invasión, hostigamiento o incluso robo de material a los periodistas.

Tabla 5. Agresiones a periodistas en Colombia (2006-2017)

Tipo de agresión

2006

2007

2008

2009

2010

Agresión

Violaciones

Víctimas

Amenaza

Violaciones

77

85

71

65

47

Víctimas

88

95

93

93

60

Asesinato

Violaciones

3

2

1

2

Víctimas

3

2

1

2

Atentado contra la infraestructura

Violaciones

1

2

2

3

Víctimas

1

2

2

2

Desplazamiento

Violaciones

1

1

Víctimas

1

1

Detención ilegal

Violaciones

5

2

2

Víctimas

8

2

3

Estigmatización

Violaciones

1

Víctimas

1

Exilio

Violaciones

10

7

2

3

2

Víctimas

10

7

2

3

1

Herido en cobertura

Violaciones

1

1

1

Víctimas

1

1

2

Obstrucción al trabajo periodístico

Violaciones

17

25

21

39

30

Víctimas

20

70

25

91

50

Secuestro

Violaciones

3

1

1

3

2

Víctimas

4

2

1

6

7

Tentativa de homicidio

Violaciones

1

Víctimas

1

Trato inhumano o
degradante

Violaciones

24

37

31

27

29

Víctimas

32

80

56

38

45

Otras

Violaciones

Víctimas

 

2011

2012

2013

2014

2015

2016

2017*

Total

Agresión

Violaciones

31

10

22

11

36

18

128

Víctimas

38

30

32

13

47

22

182

Amenaza

Violaciones

93

78

52

61

40

90

98

857

Víctimas

119

91

2

72

51

108

111

983

Asesinato

Violaciones

1

1

2

2

14

Víctimas

1

1

2

2

14

Atentado contra la infraestructura

Violaciones

2

3

1

1

4

14

5

38

Víctimas

2

3

0

1

8

17

6

44

Desplazamiento

Violaciones

5

1

1

8

2

3

22

Víctimas

6

1

1

1

2

3

16

Detención ilegal

Violaciones

2

8

4

6

1

2

3

35

Víctimas

2

9

10

6

1

2

4

47

Estigmatización

Violaciones

1

1

7

3

14

17

25

69

Víctimas

1

1

7

3

17

22

28

80

Exilio

Violaciones

2

1

3

1

31

Víctimas

2

1

3

1

30

Herido en cobertura

Violaciones

1

2

2

8

Víctimas

1

2

2

9

Obstrucción al trabajo periodístico

Violaciones

9

23

29

34

25

38

23

313

Víctimas

10

15

55

46

56

44

29

511

Secuestro

Violaciones

2

1

1

4

1

19

Víctimas

2

1

1

7

2

33

Tentativa de homicidio

Violaciones

2

1

1

5

Víctimas

3

1

1

6

Trato inhumano o
degradante

Violaciones

21

2

13

184

Víctimas

23

2

13

289

Otras

Violaciones

1

2

2

1

5

11

Víctimas

1

1

2

1

5

10

*Ha sido eliminado el campo «violencia sexual» por no registrar ninguna incidencia.
Fuente: flip (2006-2017) Elaboración propia.

El aumento de las muertes violentas de profesionales en Honduras es especialmente preocupante en los últimos años. Además de los 59 asesinatos y agresiones, se han producido desplazamientos y migraciones forzadas de profesionales de la información que, en casos extremos, incluso han sido perseguidos en el extranjero. Tal es el caso del asesinato de Edwin Rivera Paz, periodista de 28 años, quien se refugió en México tras el asesinato de su compañero Igor Padilla.

La organización C-Libre [7], Comisión por la Libertad de Expresión, promovió una campaña para crear un mecanismo de alerta y protección de la sociedad civil “porque la impunidad, la ausencia total de procesos de investigación y acceso a la justicia, ha hecho más vulnerable el ejercicio del periodismo y la comunicación social” (C-Libre, 2017). Como resultado, surgió la Red de Alertas y Protección a Periodistas y Comunicadores Sociales de Honduras (rapcos) en 2009 que articula una visualización de los principales datos recogidos en Honduras desde 2012 (Tabla 6).

Tabla 6. Alertas de agresiones contra periodistas y comunicadores sociales en Honduras (2012-2015)

 

2012

2013

2014

2015

Nº de alertas

90

78

91

218

Agresiones

90

78

91

219

Asesinatos

10

5

14

18

Departamento con más alertas

Francisco Morazán (44)

Francisco Morazán (39)

Francisco Morazán (45)

Francisco Morazán (165)

Mes con más alertas

Marzo (12)

Septiembre (11)

Noviembre (17)

Julio (32)

Fuente: C-Libre (2012-2016) Elaboración propia.


Gráfico 1. Agresiones a periodistas en Guatemala (2003-2017)

gr1

*Dada la cantidad de agresiones, se han suprimido del gráfico aquellos tipos que solo tenían una o dos agresiones en el compito total.
Fuente: Informes de Situación de la Libertad de Expresión en Guatemala (Cerigua, 2003-2017). Elaboración propia.

Con 57 víctimas, Brasil es el cuarto país con más periodistas asesinados en América Latina. Los cambios políticos en los últimos años y las protestas ciudadanas han sido abordados ampliamente en medios de comunicación públicos, privados y comunitarios, aumentando la vulnerabilidad de los profesionales de la información durante las coberturas. El año 2015 fue particularmente destacable, puesto que murieron nueve profesionales de la información.

Reporteros Sin Fronteras [5] promovió la campaña durante los Juegos Olímpicos de 2012 denominada “algunas victorias no merecen medalla”, en la que denunció los casos de periodistas brasileños asesinados en el ejercicio de su labor profesional. Entre ellos, rsf recordó a Gleydson Carvalho, periodista muerto cuando unos desconocidos le dispararon en los estudios de Radio Libertade FM 90.3 en Camocim, en el estado de Ceará, el 6 de agosto de 2015. Otro caso destacado en esta campaña es el del periodista Pedro Palma, director del semanario Panorama Regional, asesinado en su casa el 13 de febrero de 2014, por haber denunciado casos de corrupción de los funcionarios de Rio de Janeiro.

Guatemala, con 32 muertes y desapariciones de periodistas en los 17 años estudiados también ofrece un clima de violencia estructural que afecta directamente a la seguridad de los profesionales de la información. El Centro de Reportes Informativos sobre Guatemala Cerigua comenzó la campaña a favor de un programa de protección de periodistas en 2011, “ante los constantes hechos de violencia, amenazas, agresiones físicas y verbales, así como otras violaciones a los derechos de los periodistas en Guatemala”. El 3 de mayo de 2012, el Gobierno guatemalteco anunció la aplicación del programa con numerosas irregularidades, como denuncia la propia organización [8], lo que no ha evitado que continúen las agresiones contra los periodistas (Gráfico 1).

3.1. Las mujeres periodistas: pocas e invisibilizadas

Si bien el número de periodistas muertas y desaparecidas en América Latina es inferior al de sus compañeros, 22 mujeres frente a 430 hombres asesinados en este siglo, unesco alertará en su próximo informe titulado La seguridad de las periodistas y la cuestión de la impunidad de la necesidad de que los gobiernos y las organizaciones aborden la seguridad de las profesionales de la información transversalizando la perspectiva de género. Este documento se está fraguando al albor del informe del secretario general de la onu sobre la seguridad de las periodistas y la cuestión de la impunidad (Naciones Unidas, 2017b) y de la resolución 70/162 de la Asamblea General de la onu, sobre la seguridad de las mujeres periodistas, que reconoció los riesgos específicos de estas profesionales en el ejercicio de su labor y subrayó la importancia de aplicar el enfoque de género en las medidas para garantizar su seguridad (Naciones Unidas, 2016).

Entre el 2000 y el 2009 se asesinaron a diez mujeres periodistas en la región, dos en Colombia y México y una en Brasil, Costa Rica, Nicaragua, Paraguay y Venezuela. Entre el 2010 y mediados de 2017, por tanto, en siete años y medio, 13 mujeres murieron violentamente mientras ejercían su labor periodística en América Latina, más que en todo el decenio anterior, concentrándose once de estos casos en México. Esta cifra convierte al país norteamericano en el más peligroso de la región para ejercer la profesión en la actualidad (tabla 7). De hecho, las agresiones a mujeres periodistas en México han aumentado un 70% entre 2014 y 2015 respecto al bienio anterior, en un periodo caracterizado por la diversificación de los ataques y la ineficacia de las investigaciones, según se ha denunciado en el último informe de la Agencia de Comunicación e Información (cimac) El poder del cacicazgo, presentado a finales de 2016 (cimac, 2016).

Tabla 7. Periodistas muertos y desaparecidos en América Latina.
Desagregados por sexo (2000-2017)

 

Mujeres

Hombres

Total

Argentina

0

0

0

Bolivia

0

3

3

Brasil

1

56

57

Chile

0

0

0

Colombia

3

67

70

Costa  Rica

1

1

2

Cuba

0

0

0

Ecuador

0

6

6

El Salvador

0

7

7

Guatemala

0

32

32

Honduras

1

58

59

México

13

150

163

Nicaragua

1

2

3

Panamá

0

3

3

Paraguay

1

13

14

Perú

0

11

11

R. Dominicana

0

11

11

Uruguay

0

2

2

Venezuela

1

8

9

TOTAL

22

430

452

 

 

 

 

Fuente: Observatorio de la Libertad de Prensa para América Latina de Infoamérica.
Elaboración propia.

La perspectiva de género es una de las grandes deficiencias identificadas en las labores de organismos internacionales y nacionales sobre seguridad de periodistas y la cuestión de la impunidad. De los países analizados para el presente estudio, el mecanismo de protección de personas defensoras de derechos humanos y periodistas de México es uno de los pocos que, desde 2012, incorpora el enfoque de género, tanto en la prevención como en la protección de los casos, tratando de reconocer los riesgos específicos a los que deben hacer frente las profesionales de la información.

Ni las investigaciones de entidades como cimac (2017) ni los casos de asesinatos y desapariciones de mujeres periodistas parecen confirmar este avance. El 9 de febrero de 2016 fue asesinada la colaboradora de El Sol de Orizaba Ana Flores Salazar y la periodista de La Jornada en Chihuahua y colabora de El Norte de Ciudad Juárez Miroslava Breach Velducea, de 54 años, fue asesinada el 23 de marzo de 2017 por haber denunciado casos de corrupción política, abusos de derechos humanos y agresiones de los distintos cárteles en la región.

4. Discusión y conclusiones

El análisis pormenorizado de los 452 casos de asesinatos y desapariciones forzadas de periodistas en América Latina desde comienzos de siglo hasta mediados de 2017 ha permitido caracterizar una situación crítica determinada por la multiplicidad de perpetradores, la inseguridad de los profesionales de la información y un escenario de impunidad permanente que perpetúa estas condiciones de vulnerabilidad. México, Colombia, Honduras, Brasil y Guatemala son los países más peligrosos para el ejercicio profesional durante los primeros 17 años del s. xxi.

Si bien el asesinato es la forma extrema de atentar contra la libertad de expresión, los hostigamientos y agresiones de todo tipo, el temor, la desprotección o la impunidad se perpetúan como herramientas para que la verdad no sea publicada.

Esta amalgama de vulneraciones de los derechos de los profesionales de la información ha intentado ser corregida por la comunidad internacional sin éxito. En los últimos años, se han multiplicado las resoluciones y planes específicos sobre seguridad de periodistas y la cuestión de la impunidad sin que el número de agresiones en la región latinoamericana descienda.

La gran variedad de observatorios de libertad de expresión y libertad de prensa ha generado una vasta cantidad de información que, en pocas ocasiones, es analizada con espíritu crítico. Diversos organismos, como Freedom House o Reporteros Sin Fronteras, elaboran clasificaciones mundiales utilizando variables y metodologías cambiantes, que alteran los resultados finales. Estas modificaciones rara vez llegan a la ciudadanía, que utiliza dicha información directa o indirectamente para conocer el estado de la libertad de expresión en el mundo.

La voluntad internacional no se ha visto correspondida por una disminución de las agresiones, al menos en América Latina, ni por un aumento de las garantías para el ejercicio de la profesión, como se evidencia en los déficits de los mecanismos de protección de los periodistas nacionales o internacionales.

En este sentido, se ha constatado que los mecanismos de protección de defensores de derechos humanos y periodistas aplicados por agentes estatales no solo poseen serias dificultades económicas y políticas, lo que afecta a su independencia, sino que, en última instancia, se han convertido en aparatos de propaganda gubernamental sin una verdadera voluntad de protección de las víctimas. Casos como los mecanismos creados en México y en Honduras ejemplifican este tipo de dificultades.

La perspectiva de género en los procesos de protección de las periodistas y la cuestión de la impunidad es una de las grandes deficiencias identificadas a escala nacional e internacional. De hecho, las últimas iniciativas de unesco revelan la preocupación por visibilizar los riesgos específicos que sufren las profesionales de la información en su ejercicio profesional. Si bien algunos observatorios nacionales utilizan esta perspectiva de género, la invisibilización de estas situaciones también merece ser corregida en la región latinoamericana.

En conclusión, el análisis crítico de los casos de agresiones contra periodistas en América Latina en el siglo xxi confirma la urgencia de creación y seguimiento de medidas de seguridad eficaces para estos profesionales en la región, ya que de lo contrario se estarán vulnerando pilares democráticos relacionados con el derecho a la vida, la libertad de expresión y el derecho a la información.

* Este artículo forma parte de la propuesta cso 2017-84820-P “Libertad de prensa, seguridad de periodistas e impunidad en Iberoamérica. Transferencia académica y cultura democrática”, del Programa de Proyectos de la Agencia Estatal de Investigación del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.


5. Notas

[1] Para consultar las denuncias, revisar la página unesco Condemns Killing of Journalists en http://en.unesco.org/unesco-condemns-killing-of-journalists

[2] El presente artículo ha utilizado solo los datos de 2015, 2016 y 2017 de Reporteros Sin Fronteras ya que, como la propia organización explica en su página web, la metodología del análisis en esos años es la misma durante ese trienio, pero diferente a la de los anteriores años y, por ende, han tenido que utilizar una estrategia metodológica ad hoc para hacer “una mejor comparación entre una edición y otra”. “Desde 2013 la puntuación final se define con una escala que va del 0 al 100. 0 representa la mejor nota y 100 la peor. rsf calcula dos puntuaciones” (rsf, 2017).

[3] Para consultar más información sobre el mecanismo ver http://imdhd.org/MecanismoF/index.html.

[4] Consultar https://articulo19.org/asesinan-al-fotoperiodista-ruben-espinosa-en-df-habia-salido-de-veracruz-por-amenazas/

[5] https://rsf.org/es/noticias/brasil-cinco-casos-de-asesinatos-de-periodistas-que-marcaran-los-ultimos-anos

[6] Si bien ninguna periodista murió violentamente durante la primera mitad de 2017 en Colombia, el pasado 8 de octubre Efigelia Vásquez Astudillo, de 31 años, comunicadora de la emisora comunitaria Renacer Kokonuko fue asesinada mientras cubría los enfrentamientos entre la policía y el movimiento indígena que se estaban produciendo en el municipio de Puracé, en el departamento colombiano del Cauca.

[7] La Universidad de Málaga otorgará el 15 de diciembre de 2017 el VIII Premio Internacional Libertad de Prensa a C-Libre, en un acto en el que también se realizará una mención especial a la periodista mexicana Carmen Aristegui.

[8] https://cerigua.org/article/hoja-de-ruta-programa-proteccion-a-periodistas/

6. Referencia bibliográficas

Agencia de Comunicación e Información (cimac) (2016). El poder del cacicazo. cimac: Capital Federal.

Badran M. (2017) “Violence against Journalists: Suppressing Media Freedom”. En: Friedrichsen M., Kamalipour Y. (eds) Digital Transformation in Journalism and News Media. Media Business and Innovation. Springer: Cham. DOI: https://doi.org/10.1007/978-3-319-27786-8_31. Online ISBN: 978-3-319-27785-1.

Cerigua (2017). Informes de Situación de la Libertad de Expresión en Guatemala. Varios años.http://cerigua.org/publicaciones/informes-libertad-de-expresion.

C-Libre Honduras, Comité por la libertad de expresión en Honduras (2017). Estadísticas. Varios años.http://estadisticas.clibrehonduras.com/stadistics/public/#/

Comité para la Protección de los Periodistas (cpj) (2017). Sin Excusa: México debe quebrar el ciclo de impunidad en asesinatos de periodistas. Ciudad de México: cpj. https://cpj.org/es/cpj_mexico_2017-04-24_es_web.pdf

Díaz Nosty, B. (2016a). Periodismo muerto. Más de mil periodistas asesinados en América Latina (1970-2015). Ciudad de México: Planeta Editorial.

Díaz Nosty, B.  (2016b). “Medio siglo de atentados contra periodistas”. Infoamérica. Revista Iberoamericana de Comunicación, núm 10, pp.87-113.
https://www.infoamerica.org/icr/n10/nosty.pdf

Díaz Nosty, B.  (2016c). “Medio siglo de agresiones a periodistas. Síntesis estadística de asesinatos y desapariciones en América Latina (1970-2015)”. Contratexto, núm 24, pp.171-201.

Freedom House (2017). Informes de la Libertad en el mundo. Varios años.
https://freedomhouse.org/report/freedom-world-2015/table-country-ratings.

Frutos, R. (2014). Indicadores mediáticos: análisis crítico de los modelos de evaluación internacional. Tesis doctoral de la Universidad de Málaga. Fundación para la Libertad de Prensa (flip) (2017). Registro de las violaciones a la libertad de prensa en todas las regiones de Colombia. Varios años. https://flip.org.co/index.php/es/atencion-a-periodistas/mapa-de-agresiones

González de Bustamante C., Relly J. E. (2014). “Journalism in times of violence: Social media use by US and Mexican journalists working in northern Mexico”. Digital Journalism, 2, 507-523. http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/21670811.2014.882067

González de Bustamante C., Relly J. E.  (2014). “Journalism in times of violence: Social media use by US and Mexican journalists working in northern Mexico”. Digital Journalism, 2, 507-523. http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/21670811.2014.882067

González de Bustamante C., Relly J. E. (2016). “Professionalism under threat of violence: Journalism, reflexivity, and the potential for collective professional autonomy in northern Mexico”. Journalism Studies, 17, 684- 702. http://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/1461670X.2015.1006903

Hughes S., Mellado C., Arroyave J., Benitez J. L., de Beer A., Garcés M., Márquez-Ramírez M. (2017). “Expanding influences research to insecure democracies: How violence, public insecurity, economic inequality and uneven democratic performance shape journalists’ perceived work environments.” Journalism Studies, 18, 645-665.

Hughes, S.; Márquez-Ramírez, M. (2017). “Examining the Practices That Mexican Journalists Employ to Reduce Risk in a Context of Violence”. International Journal of Communication, 11, p. 23, pp. 499–521. ISSN 1932-8036. http://ijoc.org/index.php/ijoc/article/view/5934/1913

Infoamérica (2017). Observatorio de la Libertad de Prensa para América Latina. Varios años.www.infoamerica.org/libex

Lisosky J. M., Henrichsen J. (2009). “Don’t shoot the messenger: Prospects for protecting journalists in conflict situations”. Media, War & Conflict, 2, pp. 129-148.

Lozano J., y González, J. (2004). La censura del fuego. Bogotá: Intermedio.

Naciones Unidas (2017a). Multi-Stakeholder Consultation on Strengthening the Implementation of the UN Plan of Action on the Safety of Journalists and the Issue of Impunity. https://en.unesco.org/sites/default/files/concept_note_multi-stakeholder_consultation_en.pdf

― (2017b). La seguridad de las periodistas y la cuestión de la impunidad. Informe del secretario general de Naciones Unidas. Agosto 2017.

― (2016). La seguridad de las periodistas y la cuestión de la impunidad. Resolución 70/162. 10 de febrero de 2016.
http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=A/RES/70/162

Organización de Estados Americanos (oea) (2008) Estudio especial sobre asesinato de periodistas. Washington: oea. Relatoría Especial para la Libertad de Expresión.

Relly J. E., González de, Bustamante C. (2017). “Global and Domestic Networks Advancing Prospects for Institutional and Social Change: The Collective Action Response to Violence against Journalists”. The International Journal of Press/Politics, 19, 108-131. Link.

Relly J. E., González de, Bustamante C.  (2014). “Silencing Mexico: A study of influences on journalists in the northern states”. The International Journal of Press/Politics, 19, 108-131. Link

Rey, G. (2011). La palabra del silencio La violencia contra periodistas en Colombia (1977-2015). Bogotá. Centro Nacional de Memoria Histórica.https://www.centrodememoriahistorica.gov.co/descargas/informes2015/periodistas/la-palabra-y-el-silencio-violencia-contra-periodistas.pdf

Reporteros Sin Fronteras (rsf) (2017). Clasificación de la libertad de prensa en el mundo. Varios años.https://rsf.org/es/clasificacion#.
unesco (2016). Time to break the cycle of violence against journalists. Highlights from the UNESCO Director-General´s 2016 Report on Safety of Journalists and the Danger of Impunity. https://en.unesco.org/sites/default/files/unesco_report_english_rgb.pdf

― (2013). Indicadores de la seguridad de los periodistas: nivel nacional [Documento basado en los Indicadores de Desarrollo Mediático de Unesco]. http://www.unesco.org/fileadmin/MULTIMEDIA/HQ/CI/CI/pdf/official_documents/Indicadores
_de_la_Seguridad_de_los_Periodistas_Nacional.pdf

― (2012). Plan de acción de las Naciones Unidas sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad. https://en.unesco.org/sites/default/files/un-plan-on-safety-journalists_es.pdf

Waisbord, S. (2017). “Challenges to Protecting Journalists: How Norm Diffusion Differs from Norm Enforcement”, Journalism and Communication Monographs. 19 (2), pp. 169-172).  http://journals.sagepub.com/doi/pdf/10.1177/1522637917707212 DOI. https://doi.org/10.1177/1522637917707212

_____________________________________

CÓMO CITAR ESTE ARTÍCULO EN BIBLIOGRAFÍAS – HOW TO CITE THIS ARTICLE IN BIBLIOGRAPHIES / REFERENCES:

B Díaz Nosty, RA de Frutos García (2017): “Asesinatos, hostigamientos y desapariciones. La realidad de los periodistas latinoamericanos en el s. XXI”. Revista Latina de Comunicación Social, 72, pp. 1.418 a 1.434.
http://www.revistalatinacs.org/072paper/1226/76es.html
DOI: 10.4185/RLCS-2017-1226

- En el interior de un texto:
… B Díaz Nosty, R A de Frutos García (2017: 1.418 a 1.434) …
o
… B Díaz Nosty et al, 2017 (1.418 a 1.434) …

Artículo recibido el 4 de septiembre de 2017. Aceptado el 6 de noviembre.
Publicado el 17 de noviembre de 2017

__________________________________________________________________________