Revista Latina de Comunicación Social

Reseñas de libros- 2008

UN FRANQUISMO DE CINE

LA IMAGEN POLÍTICA DEL RÉGIMEN EN EL NOTICIARIO NO-DO (1943-1959)

Araceli Rodríguez Mateos

Madrid: Editorial Rialp

Colección de Cine

2008

Número de páginas: 266

ISBN: 978-84-321-3671-9

 

Por Antonio Sánchez-Escalonilla

Araceli Rodríguez Mateos, profesora de Historia del cine informativo y documental en la Universidad Rey Juan Carlos, ha publicado la investigación ilustrada más reciente sobre la imagen oficial del primer franquismo a través del NO-DO. Con el título Un franquismo de cine. La imagen política del Régimen en el noticiario NO-DO, la autora presenta un estudio riguroso, elogiado por investigadores de historia y cine como Pierre Sorlin, sobre el discurso político difundido por el informativo cinematográfico durante los años 40 y 50: una etapa en la que el noticiario mantuvo el monopolio de la información audiovisual antes de que la televisión se popularizase.

NODO

Concretamente, el estudio se propone determinar la contribución específica del noticiario a la consolidación del régimen autoritario tras la guerra civil y la socialización del ideario franquista. Desde su nacimiento en 1943, el NO-DO fue un instrumento de información y propaganda política que, a través de numerosos actos y ceremoniales públicos, elaboró en exclusiva la imagen oficial del nuevo Estado. En el análisis de esta fragua, Rodríguez Mateos atiende a dos niveles: por un lado, el relativo a la narrativa fílmica y a las pautas empleadas para mostrar el poder político; en segundo lugar, el correspondiente al propio metraje y su adaptación a la estrategia comunicativa oficial en cada momento.

Cuatro son los ejes principales de la investigación. El primero de ellos aborda la construcción del icono de Franco como caudillo carismático, imagen que resultaría clave para fundamentar la autoridad de su jefatura y ensalzarlo como guía, identificado ante el pueblo con el Estado que dirigía. Según la autora, el cine fue el medio que mejor supo mostrar esta vinculación. El segundo eje ofrece un retrato sobre los gobiernos franquistas y la popularización  de sus ministros, proceso que discurre desde el marcado aire marcial de los inicios hasta la paulatina modernización de su imagen pública en los 50. En este ámbito, la autora se detiene en el tratamiento prestado por el noticiario al desarrollo económico del país y a los contactos exteriores, en especial EE.UU. y la visita de Eisenhower. En tercer lugar, el estudio trata la idealización del ejército y la Falange como ejemplos de modelo institucional y, por último, la difusión de la postura oficial sobre el comunismo y la guerra civil.

La autora concluye en su trabajo que, paradójicamente, el NO-DO es un ejemplo de cine de no ficción que contribuyó a forjar una imagen ficticia de España. La investigación identifica tres mecanismos discursivos principales: la selección de la realidad para componer una crónica optimista, la transmisión del ideario franquista en aras del consenso interno y una sublimación de la realidad con ánimo persuasivo. Para Rodríguez Mateos, el noticiario permite entrever las principales líneas de la evolución política del primer franquismo: “en su discurso, parcial e idealizado, late si no el pulso social, sí la voluntad del Régimen para perpetuarse por encima de todo”.

Como han hecho previamente otros investigadores, la autora demuestra que los noticiarios son una fuente historiográfica útil para estudiar el pasado. Nos encontramos ante un libro que contextualiza las imágenes, analiza su función en la estrategia comunicativa del poder y las relaciona con la evolución de las necesidades propagandísticas. Como subrayaba el propio Sorlin tras su lectura, se trata de un “trabajo serio, riguroso, bien ilustrado y equilibrado, tanto más valioso por situar las películas en su contexto”.

Dr. Antonio Sánchez-Escalonilla
Profesor
Universidad Rey Juan Carlos (Madrid)