RLCS, Revista Latina de Comunicación Social 64 - 2009

Edita: LAboratorio de Tecnologías de la Información y Nuevos Análisis de Comunicación Social
Depósito Legal: TF-135-98 / ISSN: 1138-5820
Año 12º – 3ª época - Director: Dr. José Manuel de Pablos Coello, catedrático de Periodismo
Facultad y Departamento de Ciencias de la Información: Pirámide del Campus de Guajara - Universidad de La Laguna
38071 La Laguna (Tenerife, Canarias; España)
Teléfonos: (34) 922 31 72 31 / 41 - Fax: (34) 922 31 72 54

Investigación forma de citar/how to citeinforme revisores/refereesagendametadatosPDFCreative Commons
DOI: 10.4185/RLCS-64-2009-862-802-809

Competencias comunicativas y actitud hacia el teletrabajo de
estudiantes universitarios chilenos

Communicative skills and attitude towards telework of chilean undergraduates

Dr. Luis Cárcamo Ulloa [C.V.] Profesor del Instituto de Comunicación Social de la Universidad Austral de Chile (Chile) - lcarcamo@uach.cl

Lic. Óscar Muñoz Villegas [C.V.] Concejo Municipal de Valdivia (Chile) - oscarfrancisc90@gmail.com

Resumen: En el presente artículo se explican los resultados más relevantes de una investigación no aleatoria o ex -post factum llevada a cabo en Valdivia, Chile, con el objetivo de valorar las competencias comunicativas y actitudes hacia teletrabajo que afirman poseer los estudiantes de dos grupos académicos o epistemes diferentes (ciencias y humanidades) en Universidad Austral de Chile (UACh).

Palabras clave: Teletrabajo; episteme; competencias comunicativas; Chile; TIC´s;  educación superior.

Abstract: In this article are explained the outstanding results of a not random or ex-post factum research done in Valdivia, Chile, to assess the communicative skills and attitudes towards telework that students of two different academic groups or epistemes (Science and Humanities) in the Austral University of Chile (AuCh) affirm having.

Keywords: Telework; Episteme; Communicative Competitions; Chile; ICT's; High Education.

Sumario: 1. Planteamiento teórico. 1.1. Sociedad de la Información y teletrabajo. 1.2. La dinámica espacial del empleo en la Economía de la Comunicación. 1.3. Las epistemes como determinantes actitudinales para el teletrabajo. 1.4. La autoimagen y autoevaluación  de las competencias. 1.5 Hacia una actitud proactiva para el teletrabajo. 1.6. escépticos, optimistas y desasosegados. 2. Descripción del proyecto y procedimientos metodológicos. 3. Resultados. 4. Conclusiones. 5. Limitaciones y proyecciones. 6. Bibliografía. 7. Notas.

Summary: 1. Theoretical Approach. 1.1. Information Society and Telework. 1.2. The Employment Spatial Dynamic in Economy of Communication. 1.3. The Epistemes as Attitudinal Determiners to Telework. 1.4. The Self-image and Self-evaluation of Competences. 1.5. Towards one Proactive Attitude to Telework. 1.6. Sceptics, Optimistics and Worried. 2. Project and Methodological Procedures Description. 3. Results. 4. Conclusions. 5. Restriccions and Projections. 6. Bibliography. 7. Notes.

Traducción supervisada por Luis Castillo Hinojosa, Universidad de Santiago de Chile.

1. Planteamiento teórico
1.1. Sociedad de la Información y teletrabajo

Uno de los planteamientos más repetidos referente a la relación trabajo-sociedad de la información dice relación con la reconfiguración de las relaciones laborales. Himanen y Castells (2001) plantean que la trayectoria laboral de un trabajador de la sociedad red implica al menos el paso por cinco empleos diferentes antes de jubilar. Otro de los aspectos bastante referido, dice relación con la ubicuidad y la flexibilidad temporal, pues el teletrabajo implica condiciones evidentes de flexibilidad. ¿Cómo enfrentan los estudiantes estos nuevos escenarios?

De acuerdo a Finquelievich (2005), la  Organización Internacional del Trabajo (OIT) describe el teletrabajo como:

 “Una forma de trabajo en la cual (a) el mismo se realiza en una ubicación alejada de una oficina central o instalaciones de producción, separando así al trabajador del contacto personal con colegas de trabajo que estén en esa oficina y (b) la nueva tecnología hace posible esta separación facilitando la comunicación” (Finquelievich, 2005: 7;8).

En Salazar C. (1999) y Castells (1997), el teletrabajo no es una forma tradicional de trabajar sino es un tipo flexible de trabajo que se puede desarrollar en horario completo o part-time. Además, según Salazar C. (1999), el teletrabajo puede desarrollarse sin que el trabajador se encuentre presente durante su horario laboral; mientras que para Castells (1997) las maneras tradicionales de laborar en un tiempo y espacio determinado, durante un lapso importante de la vida de las personas se está desgastando, si bien no tan apresuradamente, pero si en forma segura.

Ante esta erosión de las formas tradicionales de trabajar, sería necesario revisar someramente la dinámica espacial del empleo en la Economía de la Comunicación.

1.2. La dinámica espacial del empleo en la Economía de la Comunicación

En Neffa y Cristeche  (2003), el trabajo a distancia a través de las tecnologías de la información y comunicación están transformándose en una nueva realidad en la era digital, es decir, se provoca una nueva dinámica espacial del empleo en la economía de la comunicación.

Según Neffa y Cristeche (2003), el trabajo a distancia permite a la persona laborar desde cualquier lugar del planeta; desde sus casas, arrendando computadores en un telecentro, o conectándose móvilmente desde cualquier lugar.

En Cristeche y Neffa (2003), los call centers y telecentros, por ejemplo en los países con un índice de desarrollo humano y económico más elevado, son una de las más importantes oportunidades para teletrabajar.

Neffa y Cristeche (2003) explican además, que dos de los puntos más favorables referentes al teletrabajo son la reducción en gastos de locomoción y conciliación del tiempo entre las actividades propias del trabajo y las ligadas a la familia. Además, agregan Neffa y Cristeche (2003) que si bien estas ventajas son relevantes para la vida cotidiana de los teletrabajadores, desde el punto de vista del empleador también existen beneficios como la disminución de costos generales y de uso de espacios.

Ante esta nueva alternativa de laborar, se decidió investigar las actitudes de estudiantes universitarios para teletrabajar, ya que en poco tiempo más integrarán el mundo laboral. Para comprobar si existían diferencias significativas entre los estudiantes según  las áreas del conocimiento en la actitud de los estudiantes de las diferentes áreas frente al teletrabajo se consideró pertinente revisar teóricamente el concepto de episteme.
 
1.3. Las epistemes como determinantes actitudinales para el teletrabajo

Para Albano (2004) la episteme es una interrelación infinita de continuidades y discontinuidades en una era determinada de la historia.

Episteme (...) “es el conjunto de relaciones que pueden unir en una época determinada, las prácticas discursivas que originan ciertas figuras epistemológicas. La episteme no constituye un conocimiento ni una forma de racionalidad, ni se orienta a construir un sistema de postulados y axiomas, sino que se propone recorrer un campo ilimitado de relaciones, recurrencias, continuidades, y discontinuidades.” (Albano, 2004: 83)

Otra definición, complementaria a la anterior explica que una Episteme es la agrupación de saberes y niveles objetivos que circunscriben a los conocimientos acorde a un sistema de interrelaciones que se demarcan en un proceso discursivo, condicionando la vigencia y actualidad de ciertos objetos y enunciados (Albano, 2004).
La Real Academia Española (2007) asevera que el concepto de episteme tiene tres significados:

 “[La Episteme] a) en la filosofía platónica, [es] el saber construido metodológicamente en oposición a las opiniones individuales; b) conocimiento exacto; c) conjunto de conocimientos que condicionan las formas de entender e interpretar el mundo en determinadas épocas.” (RAE, 2007)

Algunos autores dividen las epistemes o conocimientos, en naturalistas y humanistas (Toledo y Comba, 2002; Cárcamo, Cladellas y Estaún, 2006; Morin, 2001); otros entre ciencias duras y ciencias blandas (Bunge, 1994); entre ciencias físico-naturales y ciencias sociales (Damiani, 1997).

Para Toledo y Comba (2002), existen la episteme naturalista, que equivale a las ciencias exactas y la humanistas ligadas a las ciencias humanas –valga la redundancia– .

“1. Una episteme naturalista, que caracteriza a los profesionales que comparten una formación académica, un ambiente y unas prácticas relacionadas, con las ciencias exactas" (Toledo y Comba, 2002: 23).

“2. Una episteme humanista, que caracteriza a los profesionales, que comparten una formación académica, un ambiente y unas prácticas relacionadas con las ciencias humanas.” (Toledo y Comba, 2002: 23).

En Salazar (1999), los teletrabajadores provienen de diferentes profesiones y oficios: periodistas, médicos, profesores (cyberdocentes), informáticos, astrónomos, investigadores, publicistas, artistas gráficos, administrativos, empleados ligados al marketing, etc.  Por esta misma razón se pensó necesario investigar a los que aún no son profesionales y están preparándose para aquello en la educación superior, además de investigar actitudes y competencias según la episteme de estudiantes universitarios.

Una manera de medir las actitudes y competencias de estudiantes de educación superior respecto al uso de las tecnologías de la información y comunicación -del teletrabajo en este caso específico- fue averiguar la percepción, imagen y evaluación de sí mismos, es decir, cómo se sentían o creían sentirse los estudiantes para teletrabajar y qué actitudes poseían al respecto.

1.4. La autoimagen y autoevaluación  de las competencias

Para Claude Lévy-Leboyer (2003), la imagen de sí mismo, referente a las competencias, es compleja; ya que pueden existir y percibirlas en diferentes grados e interpretaciones. La imagen de sí mismo -al ser un resultado de procesos cognitivos- permite que las personas, es en este caso los estudiantes de la Universidad Austral de las Facultades de Filosofía y Humanidades y de Ciencias, puedan realizar una autoevaluación de competencias a través de una encuesta o lista que representa sistemas de referencia específicos.

“La [autoimagen] es el resultado de procesos cognitivos, por lo que la evaluación de competencias puede desarrollar las herramientas cognitivas que permiten que el individuo haga su autoevaluación y le proveen de listas de competencias que representan sistemas de referencias concretos.” (Lévy-Leboyer, 2003:126)

Como la autoimagen y autoevaluación determinan nuestros comportamientos sociales, entonces también podemos valorar nuestras actitudes respecto a nuestro entorno.

“La imagen de si mismo determina nuestros comportamientos sociales porque: influye en nuestra valoración de los demás; determina las estrategias sociales; determina la forma en que reaccionamos frente a las informaciones sobre nosotros dadas por otros; determina los objetivos del individuo (…) y la autoestima modula las actitudes y los comportamientos pero no forzosamente los resultados” (Lévy-Leboyer, 2003:126)

Es así como fue posible medir las actitudes manifestadas por los estudiantes de las facultades anteriormente mencionadas respecto al teletrabajo en los ámbitos familiares, organizacional, medioambiental y hacia sí mismo, ligados a procesos comunicativos tales como: Comunicación familiar, Comunicación Organizacional, Eco- Comunicación y Autocomunicación, respectivamente.

1.5. Hacia una actitud proactiva para el teletrabajo

La Real Academia Española (2007) asevera que la actitud es una predisposición interna hacia algo por algún motivo.

“Actitud (Del lat. actitūdo). Disposición de ánimo manifestada de algún modo. Por ejemplo: Actitud benévola, pacífica, amenazadora, de una persona, de un partido, de un gobierno.” (RAE, 2007)

Para De Luis (2004), las motivaciones y actitudes de los teletrabajadores son gravitantes a la hora de medir el impacto que este puede tener en los entornos familiares y profesionales.

Elejabarrieta e Í ñiguez (1984) plantean en tanto que la actitud, si bien no puede medirse, por medio de la obtención de las opiniones de las personas –en este caso de los estudiantes naturalistas y humanistas de la Universidad Austral de Chile– podemos aproximarnos a una “medida” de su actitud respecto al teletrabajo. Asimismo, los autores rescatan otras posiciones, asegurando que una actitud es un estado mental y fisiológico guiado por la empiria, la cual influye en las reacciones de las personas para con los demás y su entorno.

“Una actitud es un estado mental y neurofisiológico de disponibilidad, organizado por la experiencia, que ejerce una influencia directiva sobre las reacciones del individuo hacia todos los objetos o todas las situaciones que se relacionan con ella.” (Elejabarrieta e Í ñiguez, 1984: 1)

Para analizar los resultados de las encuestas respecto a las actitudes nos guiamos por la clasificación de Carl Mitcham (1989) entre optimismo, escepticismo y desasosiego respecto al uso de las tecnologías de la comunicación e información, que en este caso específico de investigación estará relacionado con la predisposición a adoptar el teletrabajo.

1.6. Escépticos, optimistas y desasosegados

El Escepticismo Antiguo representa la “sospecha hacia la tecnología”, en este caso a la utilización específica de las TIC´s hacia el teletrabajo, porque “el cambio técnico debilita la estabilidad social” (Mitcham, 1989:24).

El Optimismo Ilustrado se identificará con la “promoción de la tecnología”, es decir con los que ven en el teletrabajo una solución a muchos problemas sociales como por ejemplo “crear riqueza pública” y de “socialización con los individuos” (Mitcham, 1989:24).

Y por último, el Desasosiego Romántico, que se identifica con “una actitud ambigua hacia la tecnología” porque “engendra libertad pero se aparta de la fuerza afectiva necesaria para ejercitarla, y debilita los lazos de afecto sociales” (Mitcham, 1989:24).

2. La investigación y sus procedimientos

Se preparó  un cuestionario donde  las  competencias comunicativas y  actitud hacia el teletrabajo serían medidas de acuerdo a una Escala de Rensis Likert (Elejabarrieta e Íñiguez, 1984).

El objetivo del cuestionario fue analizar las competencias comunicativas y actitudes para teletrabajar de los estudiantes de educación superior, según episteme en las carreras de Periodismo y Lenguaje y Comunicación de la Facultad de Filosofía y Humanidades; y, las carreras de Biología Marina y Bioquímica de la Facultad de Ciencias, de la  Universidad Austral de Chile.
                              
La versión final del instrumento -un cuestionario elaborado de acuerdo a escala de medición de actitud de Likert, y otro de acuerdo a la autopercepción de competencias- previamente revisado y probado, fue aplicada a una muestra no probabilística de 120 hombres y mujeres entre 17 y 27 años que estudiaran en la Universidad Austral de Chile, los cuales fueron clasificados según episteme. Se trabajó con grupos compuestos por más de 25 ó 30 personas de acuerdo a criterios de Ferguson (1986).

Procedencia

Número de sujetos

Humanistas

60  (Licenciatura en Comunicación Social y Pedagogía en Lenguaje)

Naturalistas

60 (Licenciaturas Bioquímica y Biología Marina)

Total

120

Elaboración propia.

El tipo de muestra es no probabilística, porque no dependió de la aleatoriedad sino de decisiones pertinentes al estudio, como los objetivos y contribución de la investigación realizada. Como criterios de inclusión se estimaron pertinentes a) pertenecer a los grupos naturales del primeros año de ingreso de las carreras de Comunicación Social, Pedagogía en Lenguaje, Bioquímica y Biología Marina, b) equilibrio en las distribuciones de género de los grupos y c) voluntariedad para participar en la investigación.

Las hipótesis puestas a prueba se refirieron a la existencia de diferencias significativas entre humanistas y naturalistas respecto a su actitud hacia el teletrabajo y también respecto a sus competencias comunicativas para teletrabajar. Por lo tanto, los objetivos propuestos para la investigación fueron:

  1. Analizar las competencias comunicativas que poseen los/as estudiantes de la Universidad Austral de Chile para teletrabajar de acuerdo a episteme (humanistas v/s naturalistas)

  2. Analizar las actitudes hacia el teletrabajo de los/as estudiantes de la Universidad Austral de Chile de acuerdo a episteme (humanistas v/s naturalistas)

3. Resultados

El cuestionario, "Competencias Comunicativas y Actitud hacia el Teletrabajo de Estudiantes de la UACh" midió una treintena de variables relacionadas con las competencias que los estudiantes estimaban resolvían eficientemente. Las competencias se basaron según tres ejes definidos por Pérez (2001) como eje del saber, saber hacer y saber transferir.

Del total de reactivos que contenía el instrumento se encontraron diferencias significativas entre epistemes (humanistas y naturalistas) en cinco macro variables (Saber comunicar y persuadir; disminución del tiempo de la comunicación con los hijos; disminución de autonomía y tiempo; expresión oral y escrita; y, proactividad hacia las TIC) que se expresan en la siguiente tabla. Además se incorporan resultados frente a la variable Disminuir Privacidad que aún cuando no resulta estadísticamente representativa (0,059 no es menor que 0,05), podemos proyectar que ante una muestra mayor de sujetos tendería a incrementarse las diferencias.

Estadísticos de muestras independientes:

Criterios

Episteme

N

Media

Desviación

P

Saber comunicar y persuadir (vender) - Resultados

Humanista

60

1,97

0,66

0,01

 

Naturalista

60

2,38

0,96

 

Disminuir el de tiempo - Comunicación con los hijos

Humanista

60

3,32

1,20

0,043

 

Naturalista

60

3,72

0,92

 

Disminuir autonomía y tiempo

Humanista

60

3,15

1,16

0,015

 

Naturalista

60

3,65

1,05

 

Disminuir privacidad

Humanista

60

3,22

1,11

0,059

 

Naturalista

60

3,58

1,00

 

Tener buena expresión oral y escrita

Humanista

60

0,85

0,36

0,01

 

Naturalista

60

0,63

0,49

 

Interés por aprender a usar nuevas tecnologías

Humanista

60

0,82

0,39

0,01

 

Naturalista

60

0,90

0,30

 

 

Elaboración propia. [1]

Los humanistas se percibieron 'muy competentes' para comunicar y vender resultados, a diferencia de los naturalistas que “sólo” se consideraron 'competentes'.

Los naturalistas se autoevaluaron con mayor interés por aprender a usar nuevas tecnologías, a diferencia de los humanistas.

Los humanistas fueron más proclives en considerar cierta la afirmación de que el teletrabajo disminuye el tiempo de comunicación con los hijos, la autonomía y la privacidad personal, pues se demostraron con indiferencia; mientras los naturalistas tendieron a mostrarse en desacuerdo.

Los naturalistas son quienes se consideraron con menor nivel de expresión oral y escrita, a diferencia de los humanistas, que se autocalificaron 'mucho mejor'.

4. Discusión y síntesis

De acuerdo a las epistemes, tanto naturalistas como humanistas tienen una actitud neutral (ni acuerdo ni en desacuerdo) respecto a aspectos negativos del teletrabajo –disminuir la calidad de vida laboral; bajar la participación en la toma de decisiones; privarse del sentido de pertenencia ; y disminuir las posibilidades de ascenso laboral–, es decir de indiferencia. Según la clasificación de Carl Mitcham [2] serían el grupo de personas desasosegadas que se identifican con “una actitud ambigua hacia la tecnología” porque “engendra libertad pero aparta de la fuerza afectiva necesaria para ejercitarla y debilita los lazos de afecto sociales” (Mitcham, 1989: 24).

Respecto de la actitud de los estudiantes hacia el teletrabajo en relación a la comunicación familiar según episteme hubo sólo una diferencia significativa donde los naturalistas se mostraron “en desacuerdo” a la afirmación de que el “teletrabajo contribuye a disminuir el tiempo de comunicación con los hijos/as”. Esta actitud se clasifica dentro del grupo de los Optimistas según Carl Mitcham. Este grupo se identificará con la “promoción de la tecnología”, es decir con los que ven en el teletrabajo una solución a problemas sociales como por ejemplo “crear riqueza pública” y de “socialización con los individuos” (Mitcham, 1989:24) Situación que no se repite para los humanistas.

En el aspecto de la autocomunicación y teletrabajo según episteme los naturalistas se muestran “en desacuerdo” respecto a dos puntos: a que el teletrabajo “disminuye la privacidad personal”, y que contribuye a “disminuir la autonomía en la organización del horario propio o distribución del tiempo”.

En cuanto a los aspectos de eco-comunicación no existen diferencias significativas por episteme. Respecto al género hay una diferencia significativa referente a que el teletrabajo sirve o serviría para “ahorrar en transporte y estacionamiento”, habiendo una muy clara manifestación “de acuerdo” por parte de las mujeres, mientras los varones se muestran “ni acuerdo, ni en desacuerdo”, es decir se manifiestan indiferentemente.

Referente a las competencias del saber, en el ámbito técnico existe una diferencia significativa en “tener una buena expresión oral y escrita”, donde los humanistas creen poseer tal competencia más ampliamente que los naturalistas.

Respecto al ámbito del saber comunicar transferir, los humanistas se autoevalúan como muy competentes y los naturalistas competentes para “saber comunicar persuadir (vender) resultados obtenidos”.

Referente a la pregunta abierta que se realizó existió una considerable omisión, ya que gran parte no agregó nada o respondió algo que no era pertinente.

Sí se puede destacar que hubo algunas menciones que decían que se debería dar a conocer más el teletrabajo y el uso de las nuevas tecnologías de la comunicación en la Sociedad de la Información.

Las competencias comunicativas para teletrabajar de acuerdo a episteme (humanistas v/s naturalistas), que aseguran poseer los/as estudiantes de las Facultades de Ciencias y Filosofía y Humanidades de primer año de Universidad Austral de Chile  se ubican dentro del rango de los “muy competentes” y “competentes”, es decir, se consideran a sí mismos como aptos para teletrabajar, existiendo sólo diferencias en el punto de saber comunicar y persuadir (vender) resultados, donde los humanistas se autoperciben más competentes que los naturalistas.

Las actitudes hacia el teletrabajo de los/as estudiantes de las Facultades de Ciencias y Filosofía y Humanidades de primer año de la Universidad Austral de Chile de acuerdo a episteme (humanistas v/s naturalistas)  tienen una postura “desasosegada” frente a la influencia del teletrabajo en la comunicación organizacional con una leve tendencia de “percepción negativa” o “escéptica” por parte de los humanistas. En el ámbito de la comunicación familiar, existe una tendencia a la indiferencia por parte de ambos géneros con una leve inclinación positiva u “optimista” hacia el teletrabajo de los naturalistas. Lo mismo ocurre en las áreas de la eco y auto comunicación, donde tienden a estar “de acuerdo, ni en desacuerdo”, o “desasosegados”  en la nomenclatura de Mitcham pero con una leve actitud “optimista” de los naturalistas frente a la modalidad de trabajo a distancia.

Se puede concluir que los hombres naturalistas son los más proclives a estar de acuerdo con el teletrabajo -optimistas- y sentir mayores competencias comunicativas para desarrollarlo. Por otra parte son las mujeres humanistas las más escépticas al teletrabajo y a sentirse levemente menos confiadas en poseer competencias para teletrabajar en medio de la Sociedad de la Comunicación e Información.

5. Limitaciones y proyecciones

La investigación que genera este artículo dejó en claro que antes de obtener cualquier tipo de conclusión, primero debemos afirmar que tiene ciertas limitaciones, porque si bien fue una investigación de tipo descriptiva, por no ser una muestra aleatoria no permite generalizar. Pero sí a partir de su carácter exploratorio sirvió para sentar las bases y proyectar futuras investigaciones inferenciales.

 Desde aquí y bajo este modelado se podría desarrollar un estudio mayor de carácter probabilístico inferencial, o bien censal, para instituciones de formación técnico o superior. Además, resultaría interesante incorporar herramientas de recogida de datos cualitativos que aportaran respuestas para las interrogantes referentes al cómo se dan tales o cuales tendencias.

 El otro punto a destacar es el valor que significa para la Sociedad de la Información, en especial para la XIV Región de Los Ríos, que pretende insertarse como una región modelo para el resto del país, y obviamente no puede quedarse fuera de la supercarretera de la información y del conocimiento.

 También se podría agregar que existen pocos contrastes entre mujeres v/s hombres, y entre humanistas v/s naturalistas hacia el teletrabajo, pero los que hay son relevantes porque especifican concretamente donde existen diferencias significativas que podrían servir como antecedentes para futuras investigaciones estatales o privadas ligadas al e-learning, e-commerce, e-government, e-business, telecomunicaciones y en general a cualquier ente familiarizado con las Tecnologías de la Información y Comunicación en medio de la Sociedad del Conocimiento.

6. Bibliografía

Albano, S. (2004): Michel Foucaul. Glosario epistemológico. Buenos Aires: Ediciones Quadrata.

Bunge, M. (1994): La investigación científica. Barcelona: Ariel.

Cárcamo Ulloa, L.; Muñoz Villegas, O. (2007): "Competencias comunicativas y actitud hacia el teletrabajo de estudiantes de la Universidad Austral de Chile. Análisis comparativo según episteme y género", en Estudiantes de las Facultades de Ciencias, y Filosofía y Humanidades. Tesis de pregrado para optar al título de periodista y al  grado de licenciado en Comunicación Social. Universidad Austral de Chile.

-----, Cladellas Pros, R.; Estaún Ferrer, S. (2006): Estimación de tiempo en adolescentes chilenos frente a una tarea espacial desarrollada en formatos papel y ordenador. Tesina doctoral. Universitat Autònoma de Barcelona.

Castells, M. (1998): La era de la información. Madrid: Alianza.

----- (2001): La Galaxia Internet. Reflexiones sobre Internet, empresas y sociedad. Barcelona: Plaza y Janés.

Damiani, L. F. (1997): Epistemología y Ciencia en la Modernidad. El traslado de la racionalidad de las Ciencias Físico-Naturales a las Ciencias Sociales. Caracas: Edición FACES - UC.

De Luis Carnicer, M. et al. (2004): El enfoque de género aplicado de la relación teletrabajo-medioambiente.  Zaragoza: Universidad de Zaragoza.

Elejabarrieta F.J. e Íñiguez L. (1984): Construcción de escalas de actitud tipo Thurst y Likert. Barcelona: Universidad Autónoma de Barcelona. <http://antalya.uab.es/liniguez/Materiales/escalas.pdf> Visitada el 29 de mayo de 2006.

Finquelievich, S. y Finquelievich, D.  (2005): Inclusión socio-laboral a través de Internet: Las personas con necesidades especiales. Río de Janeiro: Seminário Nacional sobre Preconceito, Inclusão e Deficiência o Preconceito No Limiar da Deficiencia.

Himanen, P. y Castells, M. (2001): La ética del hacker y el espiritu de la sociedad de la información. Barcelona: Ediciones Destino.

Lévy-Leboyer, C. (2003): Gestión de  las competencias. Cómo analizarlas, cómo evaluarlas, cómo desarrollarlas. Barcelona: Ediciones Gestión 2000.

Mitcham, C. (1989): “El desarrollo institucional actual de la filosofía de la tecnología”. Anthropos. Revista de Documentación Científica de la Cultura. Nº 94/95. Barcelona: Pág. 34. ISSN: O211-5611.

Morin, E. (2001): Introducción al pensamiento complejo. Madrid: Gedisa.

Rico, N. (1996): “Formación de los recursos humanos femeninos. Prioridad del crecimiento y de la equidad”. Serie Mujer y Desarrollo Nº 15. LC/L.947.

Salazar, C. (1999): “Teletrabajo”. Revista de Ingeniería en Informática. Edición 4. Concepción, Universidad de Concepción. <http: //www.inf.udec.cl/revista/> Visitado en  mayo de 2006.

Toledo, E. y Comba, S. (2002): “El hombre y la máquina. Nuevas prácticas profesionales.” Madrid: Telos.

7. Notas

[1] Tablas de Medición: Elaboración propia

 Escala de medición de actitud hacia el teletrabajo.

 

1. muy de acuerdo

(1,00-1,99)

2. de acuerdo

(2,00-2,99)

3. ni acuerdo, ni desacuerdo

(3,00-3,99)

4. en desacuerdo

(4,00-4,99)

5. muy en desacuerdo

(5,00)

Escala de autoevaluación de competencias para teletrabajar en el aspecto del saber comunicar-transferir

1.muy competente

(1,00-1,99)

2.competente

(2,00-2,99)

3.ni competente, ni incompetente

(3,00-3,99)

4. incompetente

(4,00-4,99)

5. muy incompetente

(5,00)

[2] Carl Mitcham, filósofo de la tecnología. Ha reconstruido la historia de la Filosofía, distinguiendo dos enfoques: el de la filosofía ingenieril de la tecnología; y, el de la de la tecnología. Mitcham ha recibido la influencia de Jacques Ellul, de Lewis Mumford y de Ivan Illich, sobre todo en la cuestión de la genealogía de las prácticas tecnológicas y los cambios sociales.

* Artículo asociado al proyecto "Interacciones comunicativas versus búsqueda / descarga: Las dinámicas comunicativas en los usos de internet de adolescentes semirrurales y urbanos (Casos en las Regiones Metropolitana y de Los Ríos)".  Fondecyt  Nº 11080298. CONICYT-Chile.

FORMA DE CITAR ESTE TRABAJO EN BIBLIOGRAFÍAS - HOW TO CITE THIS ARTICLE IN BIBLIOGRAHIES / REFERENCES:

Cárcamo Ulloa, Luis y Muñoz Villegas, Óscar (2009): "Competencias comunicativas y actitud hacia el teletrabajo de estudiantes universitarios chilenos", en RLCS, Revista Latina de Comunicación Social, 64, páginas 802 a 809. La Laguna (Tenerife): Universidad de La Laguna, recuperado el ___ de ____ de 2_______, de
http://www.revistalatinacs.org/09/art/862_Chile/63_75_Carcamo_y_Munoz.html

DOI: 10.4185/RLCS-64-2009-862-802-809