Análisis de las revistas españolas de Comunicación, tras la actualización del índice de impacto de 2009 (octubre de 2010)

José Manuel de Pablos
Catedrático – Universidad de La Laguna

No cabe la menor duda: la noticia más esperada del año tiene lugar en octubre, cuando el equipo de investigación Evaluación de la Ciencia y de la Comunicación Científica, EC3, de la Universidad de Granada, hace pública la actualización del índice de impacto. Este hecho va a marcar durante los doce meses siguientes la vida y la actividad de cada revista, el flujo de mayor número de artículos, dirigidos a las revistas mejor posicionadas. Tras poco más de un mes en fase de publicación provisional o versión beta, ya a finales de noviembre es estable, definitivo o consolidado.

Nos proponemos en esta presentación hacer un breve análisis comparativo entre las tablas de impacto de 2009 (Tabla número 1) y la anterior, de 2008 (Tabla número 2). Trataremos de obtener de ello algunas consideraciones. Sumaremos, además, las diferencias que encontráramos entre la tabla de productividad de 2008 y la nueva de 2009. Intentaremos comprobar si las deficiencias halladas en 2008 se mantienen, se acentúan o si aparecen visos de mejoría, respecto a citas y en cuanto al resto de las áreas de conocimiento en Ciencias Sociales.

Tabla 1 – Índice de impacto 2009 (publicado en octubre de 2010)

1

Fuente: In-RECS – Univ. Granada

Tabla 2 – Índice de impacto 2008 (publicado en octubre de 2009)

2

Fuente: In-RECS – Univ. Granada

 

Características del impacto 2009

Este año aparecen cinco revistas en el primer cuartil, frente a cuatro de 2008, con algunas diferencias. Solo la revista que ocupa el primer lugar, RLCS, ‘una revista surgida de una utopía’, [1] se mantiene en la misma posición.

  • Las dos cabeceras que en 2008 ocupaban los lugares 2º y 3º, Zer y Comunicación y Sociedad, se intercambian de puestos, de forma que de 2ª y 3ª pasan, respectivamente, a 3ª y 2ª.

Una vez más queda patente que las citas en revistas de menor número de artículos obran mejor en pro de un impacto superior: en 2009, las 15 citas de CyS (35 artículos en el cálculo del impacto) han podido superar en la tabla las 34 citas de Zer (95 artículos en el cálculo): un número doble de citas no contrarresta un número doble de artículos.

En 2008 fueron 21 las citas en Zer (84 artículos) y 8 en CyS (33 artículos): mientras CyS mantiene un número semejante de artículos, Zer lo aumenta, en contra de sus propios intereses en la tabla de impacto. Si en 2009 Zer hubiera publicado 16 artículos menos (que para el cálculo hubieran sido 79 en vez de 95), con las mismas citas hubiera permanecido en 2º lugar, con un impacto de 0,430, frente a 0,428, dos posibles milésimas por encima de CyS.

Con un mayor número de buenos artículos se asegura más un mayor número de citas, pero hay que encontrar el equilibrio para que esa apuesta no perjudique el índice de impacto. Así y todo, es cierto que la revista con mayor número de artículos publicados (Tabla 4b, de impacto histórico completo, 1994-2009) RLCS, con 873, ocupa la primera posición en los dos últimos años (2008 y 2009) y en los tres últimos quinquenios corridos (2003-2007; 2004-2008 y 2005-2009). Y ha subido una posición en la tabla absoluta de impacto (citada tabla número 4b), de la 5ª a la 4ª posición, a pesar de contabilizarse varios años (1994-1998) en los que Revista Latina C.S. no existía.

La pregunta que nos asalta es: ¿hace mejor servicio a la comunidad científica la revista que publica mayor número de artículos o la que publica un tercio? El resultado (la que publica menos se coloca con un impacto superior) habla bien a las claras de las imperfecciones del sistema, que solamente se supera cuando el número de citas es sensiblemente superior y no da lugar a las ‘trampas’ de esa matemática que acabamos de ver. Hay quien llega a hablar de ‘la perversidad’ del sistema. Pero, ¿hay otro? Lo peor del método es que se contamine todo el proceso, porque de lo que no cabe la menor duda es que el mejor artículo siempre va a ser el que sirva mejor a los intereses científicos de un lector determinado, al margen de la cabecera que lo soporta o de su posición en cualquier base de datos o índice de calidad.

Se vuelve a demostrar la necesidad del equilibrio para el mantenimiento de un mejor índice de impacto.

  • La revista Comunicar deja de estar en el primer cuartil y pasa a la posición 10ª (de un impacto de 0.137 a otro de 0.092, al reducirse sus citas de 24 a 15, con un número semejante de artículos publicados,  174 y 162, respectivamente, en 2008 y 2009). Siempre habrá que tener en cuenta que Comunicar es una revista científica a caballo entre dos áreas de conocimiento, Educación y Comunicación, lo que en principio parece ser una ventaja, como la del río que nace de dos fuentes distintas, pero si su número de artículos es elevado, como es el caso, cualquier ventaja técnica se diluye.

  • En 2009 entran en la cabecera de tabla dos revistas de la Complutense, Estudios sobre el Mensaje Periodístico, EMP, que vuelve a esa altura, y CIC, Cuadernos de Información y Comunicación. Ésta última,solo en 2001 había estado en el primer cuartil. Eran otros tiempos de menos citación, de más fácil ascenso en la tabla, en tiempos en los que se llegó a dar el hecho irrepetible de una revista ponerse la primera en esta clasificación, con una sola cita (Doxa Comunicación, 2004). Fue el ‘año del fracaso’, cuando el In-RECS Comunicación se puso al borde de su cierre… Hoy ya es impensable una situación semejante.

Estudios sobre el Mensaje Periodístico, que ha ocupado el primer cuartil y la cabecera de la tabla en más de una ocasión, pasa de la 8ª posición a la 4ª,  a pesar de incrementar el volumen publicado (de  86 a 95), pero aumentando de forma muy sensible su número de citas, de 7 a 24, según la tónica general observada en las revistas de mayor impacto.

Lo mismo ha sucedido con CIC, que ha aumentado sus citas de 2 a 10, lo que le ha supuesto una subida desde el puesto 12º, en el último cuartil, a la 5ª posición, en el cuartil primero.

Aumentan las citas

Veamos una panorámica de las citas habidas en las revistas de Comunicación en los dos últimos años (Tabla número 3 de citas en trece revistas).

Tabla 3ª – Número de citas de las primeras 13 revistas indexadas en In-RECS / Comunicación

Revista

Situación

Tendencias

2008

Citas

2009

Citas

año / citas

RLCS

34

116

= / +

CyS

8

15

+ / +

Zer

21

34

- / +

EMP

7

24

+ / +

CIC

12ª

2

10

+ / +

Ámbitos

11ª

4

10

+ / +

Doxa

15ª

0

5

+ / +

Sphera Pública

4

4

+ / =

Trípodos

7

10

= / +

Comunicar

24

10ª

15

- / -

Telos

12ª

10

11ª

19

+ / +

Coneixement

10

3

12ª

3

+ / =

Anàlisi

7

13ª

4

- / -

Total de las 13 revistas (Incremento del 205 %)

131

 

269

= mantiene posición
+ sube
- baja

Siguen otras 8 revistas, 7 con 0 citas en 2008, que se reducen a 3 en 2009.

Fuente: elaboración a partir de In-RECS / Comunicación.[2]

La tabla número 3 deje ver claro algunos detalles:

  • Aumenta sensiblemente el número de citas en 9 de las 13 revistas mejor indexadas (205 %, lo que parece un tanto por ciento impensable de superar en años posteriores.)

  • Todas tuvieron alguna cita (lo que no sucedió en 2008.)

  • Solamente dos de estas trece tuvieron menos citas que en 2008 (en una supuso pérdida de posición en la tabla, de la 4ª a la 10ª; en la otra, de la 5ª a la 13ª.)

  • Dos de estas trece revista tuvieron el mismo número de citas (en una supuso pasar de la 6ª posición  a la 8ª; en la otra, de la 10ª a la 12ª)

  • Mientras en 2008 solo cuatro de las trece revistas estudiadas en el cuadro tuvieron  10 o más citas, en 2009 esa situación se generalizó con nueve de ellas y solo cuatro de esas trece revistas no llegaron a  ese nivel.

  • Por vez primera, una revista tuvo más de 100 citas.

¿Por qué razón ese incremento de las citas? ¿Ha habido, acaso, un 100 % de auto-referencias en alguna cabecera?: No es el caso: solamente ha habido tres revistas que algún año, no en 2009,  han tenido ese 100 % de auto-referencias, el último caso en 2006, y sólo significó una quinta posición.

Más: ¿por qué tantas citas en una revista digital? (RLCS, más de 100). Parece obvio que

“si los investigadores son conscientes cada vez más de que sus trabajos han de llevar las citas más frescas y actuales, para que su validez sea mayor y su vida media más prolongada, ¿dónde están esos trabajos más vivos y recientes que sirvan de fuente? ¿En los libros? Sabemos que no, que más allá de los grandes y determinados autores y volúmenes muy singulares, el libro está en retirada, por mucho que nos duela. Las fuentes más jugosas están en las revistas. Claro, en las revistas más visibles, más vistas, con mayor facilidad de acceso, gratuitas y siempre a mano, que son las digitales con rigor científico” (De Pablos, 2009) [3]

Aumenta la calidad del conjunto

El segundo cuartil se ha ampliado en,  2009, de  cuatro a cinco revistas, de forma que los dos primeros cuartiles han pasado de 8 a 10 títulos. Esto habla muy bien del incremento de calidad del conjunto, al quedar menos número de publicaciones en los dos últimos cuartiles (13, en 2008; 11, en 2009).

  • El tercer cuartil lo ocupan en 2009 las ‘revistas ascensor’, las que pueden subir en la tabla de impacto (Ámbitos, Doxa, Sphera Pública, Trípodos y Comunicar) y que todavía no han entrado alguna vez en el primer cuartil, si exceptuamos la ‘anécdota’ de Doxa, en 2004 (ocupó la primea plaza con una sola cita).

  • Queda fuera de los dos primeros cuartiles una de las siete revistas fuente, Anàlisi, que ha pasado recientemente por una crisis interna, reflejada en el pase del puesto 5º en 2008 al 13º en 2009.

  • Es de destacar la posición de la revista con más recursos que todas las demás juntas, Telos, de la multinacional Telefónica, a través de Fundación Telefónica, la única no universitaria, una revista de empresa camuflada como científica, lista para algo muy razonable:  servir a los intereses mercantiles de la empresa que le da vida. Esta revista, antes de estar en la tabla de impacto fue revista fuente o de referencia.

La Fundación Telefónica “pretende que su labor contribuya a mejorar la vida de las personas y favorezca el progreso social a través de las TIC”… [4] por medio de productos y servicios facturados por la empresa, para lo que hace uso de los medios de comunicación tradicionales, desde la conferencia de un prohombre de las nuevas tecnologías … hasta la edición de todo tipo de publicaciones, entre ellos una revista ‘científica’ y ponemos entre comillas la palabra ‘científica’ porque no lo puede ser una revista que nace y vive con una orientación poco discutible de servir a los intereses mercantiles de su empresa editora.

Telos es a Telefónica lo que Tribuna Médica era a Antibióticos S.A., su empresa editora. En Tribuna Médica era impensable un texto, por muy de investigación que fuera, que criticara, por ejemplo, algún uso inadecuado de los antibióticos, porque para eso su ‘director’, Enrique Costas Lombardía, era a su vez el director comercial de aquellos laboratorios farmacéuticos. De igual manera, Telos es impensable que dé cabida a un informe de investigación que hable, por ejemplo, de los daños que a la salud origina la cercanía de torretas de amplificación de la señal de la telefonía móvil. De ahí lo extraño: a nadie se le ocurriría incluir Tribuna Médica en un índice de impacto de revistas científicas de Medicina, por muchos Premio Nobel que escribieran en ella, que lo hacían, porque de antemano se conocía la tendencia de sus trabajos, quién financiaba sus trabajos, a quién le convenía que se diera difusión entre la profesión médica. Telos ha tenido más suerte: como se sabe, Telos no actúa de igual manera, por muy legítimo que sea.

Por eso la Fundación Telefónica lleva por medio mundo a los gurús de las nuevas tecnologías… si llevan con ellos un discurso que convenga a Telefónica. Hace unos días [5] estuvo en Madrid Andreas Weigend, presentado como “ex jefe científico de Amazon y profesor de la Universidad de Stanford (EEUU)”. Una autoridad, un gurú, que da conferencias por el amor al arte en las ONGs donde lo solicitan… y que habla, con resonancia mediática [6] de la necesidad que la gente tiene de compartir… a través de los móviles. Añadir Movistar ya no es necesario. El gurú ya ha puesto la música; la letra le toca poner a Telefónica-Movistar y asunto resuelto. Se ha vuelto a plantar otra semillita para la dependencia, que se venderá al personal como “favorecer el progreso social a través de las TIC”… De ahí a que algún día sea cierto el chiste aquel de que Iñaki Undangarín ha entrado en el comité científico de la revista Telos, un paso.

En 2008, Telos  ocupó la posición 12º, compartida con CIC, por debajo de CIC, en el último cuartil, con un impacto de 0,048, para pasar a la posición 11º en 2009, con un índice de 0,086, ahora en el tercer cuartil, eso sí, en cabeza del tercer cuartil, superada por diez revistas universitarias. Subir del 4º y último cuartil al tercer cuartil es todo un éxito científico.

En el impacto acumulativo del decenio 1994-2009 (Tabla número 4b) ocupa la 5ª posición, por debajo de CyS, Zer, EMP y RLCS, pero en la tabla de impacto acumulativo semejante, del periodo 1994-2008 (Tabla número 4a), cuando entró en In-RECS, estaba en la segunda posición, lo que indica que es una revista en bajada: en 1994-2008 tuvo 100 citas, que subieron a 147 en 1994-2009, por debajo de las 211 de Zer y las 299 de RLCS. Pero su % de ítem citados no subió sino bajó, pasó de 41.3 a 24.0. La bajada citada está muy presente.

También en estas dos tablas se aprecia el reflejo de la crisis o inestabilidad por la que ha pasado Anàlisi, al transitar de la posición 5ª a la 7ª.

Hay que tener en cuenta que la tabla histórica absoluta o completa refleja el número total de años de la vida de cada revista, de modo que los cambios en esta tabla suelen ser muy someros por la amplitud máxima de los datos y, por tanto, difícil la ascensión, sobre todo en los casos de revistas con menos edad, que presentan menos datos a favor con los que afianzarse en la tabla histórica.  

En la el periodo 1994-2009, en el primer tramo de la tabla se ve que han ascendido Zer, EMP, RLCS y Comunicación y Estudios Universitarios.  Se puede apreciar cómo entre una tabla y otra Zer, por ejemplo, pasa de 144 citas a 211; EMP, de 96 a 140, y RLCS, de 146 a 299, siendo ésta última la más citada del área de conocimiento y la que ha publicado mayor número de artículos, 873, seguida por Comunicar, con 823 (datos de 2009 controlado por In-RECS).

Otro detalle a destacar es que en el periodo 1994-2008 solo cuatro revistas pasaban de la centena de citas, cifra que asciende a seis revistas en el periodo siguiente, al sumarse las del último año del tramo.

Tabla número 4a, impacto acumulativo histórico completo, 1994-2008

ss

Fuente: In-RECS

Tabla número 4b, impacto acumulativo histórico completo, 1994-2009

cc

Fuente: In-RECS

 

Veamos si esa situación se presenta igualmente o no cuando el cálculo se ha hecho referido a los dos últimos quinquenios corridos.

En la tabla (5b) de impacto del quinquenio 2004-2008, Telos ocupó la 2ª posición, por debajo de RLCS, en su mejor posición desde su entrada en In-RECS, con 42 citas, por debajo de las 60 de Latina, y un % de ítem citados de 27,1 frente a 29,5 de RLCS. Las tres últimas tablas quinquenales (5ª, 5b, 5c) han estado encabezadas por la misma publicación.

 

Tabla número 5a, impacto acumulativo del quinquenio 2003-2007
dd
Fuente In-RECS

 

Tabla número 5b, impacto acumulativo del quinquenio 2004-2008

 

mm

Fuente: In-RECS

Tabla número 5c, impacto acumulativo del quinquenio 2005-2009

 

llpp
Fuente: In-RECS

Pero en el siguiente quinquenio, 2005-2009 (Tabla número 5c), el actual, pasa desde la 2ª posición (27,1 % de ítems citados) a la 9ª (13,3 % ítems citados), de forma que se puede hablar de ‘caída libre’, con referencia al quinquenio corrido anterior.

En esos mismos últimos periodos, la primera revista de ambas tablas (5b, 5c), RLCS, ha pasado de 29,5% ítems citados a 44,7%, con incremento de citas (de 60 a 172), en un fenómeno aparecido en otras revistas, Zer (de 38 a 64); Estudios sobre el Mensaje Periodístico (de 27 a 49); Comunicación y Sociedad  (de 15 a 29);  Comunicar (de 31 a 58); CIC (de 3 a 12); Ámbitos (de 11 a 18); Anàlisi (de 14 a 17) Curiosamente, con la excepción de CIC, esas cabeceras integran el Grupo Bilbao de Revistas Científicas de Comunicación. ¿A qué obedece ese aumento en la citación? ¿Será un nuevo aspecto del ‘estado de excepción evaluativo’  [7] del que se goza en la universidad española? ¿Será que está aumentando el nivel editorial medio de la comunidad científica de la Comunicación?

Veamos en la tabla 6 el comportamiento de las primeras ocho revistas indexadas, con datos comparativos de los tres últimos quinquenios corridos (tablas 5ª, 5b, 5c).

Tabla 6 – Datos comparativos de los tres últimos quinquenios corridos

Quinquenio 2003-2007

Revista

# artículos

# citas

Pos. In-RECS

Tendencias año / citas

RLCS

135

64

 

EMP

126

32

 

Zer

128

31

 

CyS

068

13

 

Comunicar

279

35

 

Ámbitos

128

12

 

Anàlisi

089

10

 

Quinquenio 2004-2008

RLCS

139

60

=/-

Telos

129

42

 

Zer

137

38

+/+

EMP

141

27

-/-

CyS

069

15

-/+

Comunicar

272

31

-/-

Anàlisi

105

14

=/+

Ámbitos

118

11

-/-

Quinquenio 2005-2009

RLCS

188

172

=/+

Zer

144

64

+/+

CyS

066

29

+/+

EMP

150

49

=/+

Comunicar

270

58

=/+

CIC

067

12

+/-

Ámbitos

107

18

+/+

Conoxeiment

54

09

+/?

Telos

368

61

-/+

Anàlisi

110

17

10ª

-/+

Significados de los signos:

= igual

+ sube

- baja

Fuente: adaptación del In RECS

De esta triple tabla se obtiene otra conclusión: la (inesperada) entrada de Telos en el índice de 2008 originó un corrimiento de posiciones, al hacerlo por el 2º puesto; su caída en 2009, reflejada en la tabla quinquenal 2005-2009 (5c), ha producido un cambio en la segunda posición.

Aparece, además, la revista que ha de ser la 8ª revista fuente, Ámbitos, de la Universidad de Sevilla, siempre presente en el grupo de ocho revistas de cabeza, a la espera de Granada.

Beneficio para las revistas más antiguas

Hay que tener en cuenta en los impactos históricos que mientras más amplios son los periodos (el absoluto, desde 1994, o el último decenal, desde 2000) más benefician a las revistas más antiguas, de modo que una ascensión en cualquiera de estas dos tablas informa mucho de la situación saludable de una revista en crecimiento o, al contrario, en decrecimiento, según sea el caso.

Al tratarse de valores medios de un periodo amplio se originan datos que van a tener indudable repercusión en los años posteriores si el rumbo de una cabecera logra mantenerse y manifiesta tendencia.

 

Pocas revistas de Comunicación

En los dos años observados, 2008 y 2009, se mantiene el mismo y pequeño universo de revistas, 21, desde la caída del número en 2007, tras la salida de In-RECS de varias cabeceras: a) Caleidoscopio, b) Quaderns de Filología. Estudios de Comunicación, c) Mediateka. Cuadernos de Medios de Comunicación, d) Formats. Revista de Comunicación Audiovisual,  y e) LOGO. Revista de Retórica y Teoría de la Comunicación.

Tabla número 7, universo de revistas de Comunicación, 1996-2009

2009

2008

2007

2006

2005

2004

2003

2002

2001

2000

1999

1998

1997

1996

21

21

21

25

24

24

21

20

18

17

17

15

12

9

Fuente: adaptación de In-RECS

La pregunta ya nos la hicimos en 2009 [8] cuando ‘descubrimos’ que el área de conocimiento Comunicación era la menor representada entre las diez áreas de Ciencias Sociales, con solo 21 revistas, por debajo de áreas como Urbanismo (37) y Geografía (43), superando exclusivamente pequeñas áreas de Ciencias Jurídicas, como Derecho Eclesiástico (8) y Derecho Romano e Historia del Derecho (11).

Lo anterior implicaba menores posibilidades de acogida a los artículos de Comunicación, por haber menor capacidad de publicación en las pocas revistas del sector indexadas.

¿Se ha alterado esa situación en los nuevos datos originados en la Universidad de Granada? En las tablas números 8 y 9  tenemos la situación en 2009, con datos hasta 2008, extraídos de 2005, 2006 y 2007, y lo mismo a fecha de octubre de 2010.

Se ha de tener en cuenta que en la misma tabla originada en 2009 habrán desaparecido los datos de 2005, para dar lugar a los de 2008, de modo que no son tablas con exactitud de parámetros, pero servirán para ver tendencias.

Tabla número 8 – Situación de Comunicación en Ciencias Sociales - 2009

Área de conocimiento

# revistas, 2008

# artículos 2005, 2006, 2007

# citas, 2005, 2006, 2007

Antropología

38

2.115

60

Biblioteconomía y Documentación

25

1.361

149

Ciencia Política y de la Documentación

46

3.702

120

Comunicación

20

1.151

134

Economía

116

11.166

779

Educación

124

9.261

657

Geografía

43

2.465

215

Psicología

90

5.365

1.306

Sociología

68

4.706

254

Urbanismo

37

4.590

59

Fuente: adaptación de In RECS

 

Tabla número 9 – Situación de Comunicación en Ciencias Sociales - 2010

Área de conocimiento

# revistas, 2009

# artículos 2006, 2007, 2008

# citas, 2006, 2007, 2008

Antropología

38

2.077

46

Biblioteconomía y Documentación

26

1.610

185

Ciencia Política y de la Documentación

46

3.799

150

Comunicación

21

1.345

276

Economía

119

11.175

681

Educación

129

9.752

737

Geografía

44

2.478

235

Psicología

90

5.740

3.313

Sociología

70

5.321

 201

Urbanismo

37

4.430

64

Fuente: adaptación de In RECS

 

La primera información que señalan esos datos es el crecimiento en el porcentaje de citas en Comunicación de un 206%, al pasar de 134 a 276.

Llama la atención que Comunicación sigue siendo el entorno con menos revistas. Sigue siendo Comunicación la parcela con menor número de artículos publicados, 1.345, frente a los 1.610 de Biblioteconomía y Documentación, la más cercana, aunque recortando diferencias, que si en el primer periodo era de 279 artículos, en el segundo es de 265.

Vuelve a repetirse el hecho de darse en Comunicación más citas que en Urbanismo, Antropología y Ciencia Política, pero esta vez se supera la citación habida en Biblioteconomía y Sociología.

Como dijimos antes, parece que se incrementa la mentalidad citante de los autores que publican en revistas españolas, percatados de la imperiosa necesidad de operar con bibliografías más recientes, después de que se empiece a entender que las referencias bibliográficas más frescas están en las revistas científicas del sector.

Se observa que el incremento de artículos publicados ha sido de 194 (de 1.151 a 2.345), [9] que no deja de ser una buena noticia, vista la alta cantidad de artículos que las revistas fuente se ven imposibilitadas de publicar y que, en ocasiones, pierden esa posibilidad, al envejecerse los datos y quedar el trabajo obsoleto.

Se tiene la sensación de que a la sombra del aspecto colaborativo que se manifiesta entre los editores de las revistas fuente universitarias, que han creado, con Ámbitos, desde el Grupo Bilbao el Portal REC, de Revistas Españolas de Comunicación, [10] a modo de vasos comunicantes entre revistas (“revistas comunicantes”), los autores hubieran incrementado su cultura editorial científica y lo demuestran con el mayor y mejor uso que vienen haciendo de los contenidos de las revistas científicas del sector, con referencias bibliográficas más actuales halladas en el grupo de journals de Comunicación.

Ya empieza a verse que los congresos científicos incluyen una mesa sobre el tema, porque si hasta ahora ha habido gran preocupación por elevar el nivel técnico de las investigaciones, luego, al final, aparecía el escollo de la mejorable cultura editorial científica de los autores que, en ocasiones, originaban fallas en los envíos o presentación de sus trabajos, a veces con perjuicios a sus trabajos en el tramo final de su comunicación pública.

La otra buena noticia al respeto es que no han de pasar muchos años antes de que la tabla de 21 entradas del índice de impacto se incremente, al entrar en ella las nuevas revistas que están floreciendo en Elche, Alicante, Salamanca, Tenerife, Barcelona, Málaga, Sevilla, Madrid, Zaragoza… con proyectos personales, asociativos o institucionales. Esta novedad anuncia que  Comunicación podrá dejar de portar el farolillo rojo de las revistas de Ciencias Sociales en cuanto a su universo editorial. Mientras tanto, el mensaje es claro y rotundo: hay necesidad de nuevas revistas científicas; toda facultad ha de tener, como mínimo, una cabecera que integrar en la oferta abierta al resto de la comunidad, para evitar la endogamia editorial.

Como primera conclusión del análisis somero realizado al entorno de las revistas españolas científicas de Comunicación, observamos que los años 2008 y 2009 han significado un punto de inflexión en la calidad de las revistas y en la atención que les han merecido a los investigadores españoles, con un sensible incremento de citas en las revistas españolas de referencia. Se ha dejado atrás el tiempo en el que una revista ocupó la primera plaza en el primer cuartil con una sola cita [11], en aquel ‘año del mayor fracaso’, cuando el súper In RECS pudo haber cerrado la ‘tienda’ de Comunicación, algo afortunadamente ya hoy muy poco previsible.

Ese parteaguas de 2008 y 2009 parece que encamina las revistas hacia un asomo de mayoría de edad, que sólo se podrá corroborar cuando en 2011 se haga público el impacto de 2010. Así, podrá suceder si en 2010, como en 2009, se vuelven a superar los formidables resultados de 2009 superado casi todas las marcas de calidad establecidas hasta la fecha, por la mayor sensibilidad de los autores hacia las revistas que están a su disposición.

Notas

[1] “Una revista surgida de una utopía”, en actas del I Congreso Internacional Latina de Comunicación Social, Tenerife, 2009, en http://www.revistalatinacs.org/09/Sociedad/actas/utopia.pdf

[2] Estos datos de 2008 difieren con otros publicados referido a las mismas revistas y el mismo año, debido tal vez a los ajustes que se van haciendo en In-RECS a lo largo del año. (Vid. Nota 2)

[3] De Pablos, José Manuel (2009): “Valores de la revista digital frente al papel”, en actas del I Congreso Internacional Latina de Comunicación Social, en http://www.revistalatinacs.org/09/Sociedad/actas/117depablos.pdf

[4] Fundación Telefónica, http://www.fundacion.telefonica.com/es/index.htm

[5] “Google conoce nuestros secretos” / Entrevista a Andreas Weigend, ex jefe científico de Amazon y profesor de la Universidad de Stanford (EEUU)”. Diario Público, 16 de noviembre de 2010, p. 17 / Ciencias.

[6] En la sección científica, de las de mayor seriedad y rigor en prensa (ver nota anterior).

[7] Delgado López-Cózar, Emilio (2008): “Criterios de evaluación de la actividad investigadora en Humanidades y Ciencias Sociales en España”, Pamplona: Universidad Púbica de Navarra, en: http://www.slideshare.net/torressalinas/criterios-de-evaluacin-de-la-actividad-investigadora-humanidades-y-ciencias-sociales-en espaa.pdf

[8] De Pablos, José Manuel (2009): “Valores de la revista digital frente al papel”, en actas del I Congreso Internacional Latina de Comunicación Social, en http://www.revistalatinacs.org/09/Sociedad/actas/117depablos.pdf

[9] S.e.u o. en las sumas.

[10] http://www.revistasrec.org

[11] Doxa, en 2004.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Actas - II Congreso Internacional Latina de Comunicación Social - Uniersidad de La Laguna, tenerife, diciembre de 2010

ISBN: 978-84-938428-0-2

url = http://www.revistalatinacs.org/10SLCS/actas_2010/217_De_Pablos.html

 

Para enviar esta página a una persona interesada, pincha en el sobrecillo: