Revista Latina

FECYT, no, gracias

 

| El JCR, sí; el In-RECS, detenido | La mayor parte de las revistas españolas en JCR entran sin hacer uso de la pasarela FECYT |

| El In-RECS, tocado |

| Estudios sobre el Mensaje Periodístico / Complutense: rechazo de la arbitrariedad |
(ir a la zona marcada en amarillo)

| Comunicación y Sociedad / Navarra: Fecyt, ¿para qué? | No cuentan con personas / medios para evaluar | ¿Por qué someternos a un organismo desconocido? |

| adComunica / Castellón: estupor ante hechos de extrema gravedad |

 

"Y no me vuelvan a molestar con envío de este tipo de mensajes".

Ésa ha sido nuestra contestación al mensaje distribuido por la FECYT con su envenenada invitación para participar en una nueva evaluación de revistas científicas,... un nuevo atropello desde un organismo público donde impera la arbitrariedad. No, gracias.

***

Las revistas científicas nos dan "puntos" para nuestras carreras profesionales. De esa manera, ellas son uno de los pasos o controles que intervienen para que alguien se convierta en una autoridad académica.

Las de más impacto, más autoridad proporcionan (ANECA valora más los trabajos publicados en ellas).

Las revistas de más impacto están sostenidas por equipos colectivos de revisores. A ciegas y sin que medie dinero en la actividad (es importante que nadie cobre más por revisar más ni por evaluar más alto un artículo).

¿Qué tenemos, por tanto? A la comunidad valorando a la comunidad. De un modo aceptablemente anónimo, racional, transparente (algunas revistas publicamos los informes de evaluación) y no mercantil.

De este modo, un notable poder reside en manos de todas y de ninguna (persona). Ahora bien, ¿quién evalúa a los evaluadores? ¿Es decir, quién decide el impacto de las revistas? Ellas mismas, sin duda, cumpliendo requisitos de calidad.

Estos requisitos los han ido fijando especialistas y se regulan en índices. En la Universidad de Granada trabaja desde hace más de una década un equipo de investigadores que elaboran el In-RECS (Índice de Impacto de Revistas Españolas de Ciencias Sociales. Y hacen lo mismo con las revistas de Ciencias jurídicas y con las revistas de Humanidades. Más de mil, y un pico muy alto.).

Ahora, el In-RECS se ahoga, lo ahogan. El grupo de trabajo que hace el In-RECS los forman investigadores especializados, independientes, ni controlados ni dirigidos por ningún poder político ni económico, que trabajan de modo transparente, con espíritu académico, valor humanístico de la ciencia, motivación vocacional y compromiso con la investigación y el desarrollo del conocimiento.

Un ramillete de bellas cualidades que, en los tiempos que corren, parece que se han empezado a considerar como altamente peligrosas (conocimiento + independencia = irritación de los poderosos).

El In-RECS se sostiene de modo siempre inseguro, solicitando cada año un proyecto al ministerio. Dinero público para un servicio público, pero siempre con el futuro metido entre interrogantes.

¿Qué pasa ahora? ¿Qué la crisis alcanza al In-RECS y no hay de dónde sacar los 30.000 euros anuales que cuesta?

No, otro proyecto se abre paso entre las sombras y de momento se ha comido la misma cantidad de financiación con la que el In-RECS viviría 166,66 años. De momento, lleva 5 millones de euros de dinero público y otros cinco del Banco de Santander.

***

A continuación les dejo un mensaje del editor de Revista Latina de Comunicación Social y otro texto de la directora de la revista Estudios del mensaje periodístico, de la Universidad Complutense. (Los dos son catedráticos, de modo que no necesitan publicidad ...)

 

EMP / Complutense: rechazo de la arbitrariedad

(ir a la zona marcada en amarillo)

CyS / Navarra: Fecyt, ¿para qué? | No cuentan con personas / medios para evaluar adComunica / Castellón: estupor ante hechos de extrema gravedad