Revista Latina

 

La telaraña mediática. Cómo conocerla, cómo comprenderla


Ramón Reig García

Comunicación Social Ediciones y Publicaciones
Colección Periodística, nº 36,  pgs 196
Sevilla-Zamora, 2010

Reseña de Fermín Galindo - Universidad de Santiago de Compostela

Una lectura inquietante

 

El libro de Ramón Reig introduce al lector en un universo inquietante. La telaraña de Reig parece urdida por una de las arañas de Louise Bourgeise. Uno, las ve en la distancia y su silueta resulta maléfica, pero cuando está bajo su sombra y descubre una próxima puesta, como sucede con la Mama del Guggenheim de Bilbao, entonces la inquietud sacude al receptor. Basta un dato para suscribir está sensación: cuando escribo estas letras se suceden las despedidas en pantalla de quienes han hecho durante más de una década CNN+ para dar paso a un bucle interminable que anuncia la pronta llegada del Gran Hermano.

El profesor Ramón Reig, de la Universidad de Sevilla, ya había alertado del devenir de la comunicación actual, de sus servidumbres y de su querencias en otros libros anteriores, pero en este caso matiza de forma mucho más precisa sus juicios en un discurso mucho más complejo y certero.

Según sus propias palabras, la prensa a la que dedica su investigación se caracteriza por: “la diversificación temática como base de una interpretación globalista contextualizada, capaz de inducir a sus lectores las pautas de regeneración cultural que inspira la evolución del pensamiento y de los hábitos en un momento dado, a la par que referencia obligada en la confección de la agenda de los medios que aparecen en escalas de influencia inferiores”.

Desde esta perspectiva, la independencia de los medios, el poder del entorno global, su papel en la consolidación de mentalidades y su efecto de arrastre en otros medios, son aspectos a los que dedica un especial interés en su análisis.

A partir de un documentadísimo archivo personal, en el que el autor otorga un especial protagonismo a cabeceras de referencia como El País y El Mundo, y de un profundo conocimiento de la estructura internacional de la información, elabora una cartografía original que permite al navegante adentrarse en las agitadas aguas de los grupos mediáticos y sus borrascas de intereses cruzados, dentro y fuera de la atmósfera de la comunicación.

El libro está estructurado en grandes apartados:

- desglose conceptual, metodología a largo plazo e inmediata,

- estudio de contexto socioeconómico y mediático de la práctica comunicacional y

- las posibilidades educativas del receptor a través del mensaje periodístico.

La estructura de la información, el análisis de mensajes y la intencionalidad educativa de los mensajes periodísticos son abordados en el primer capítulo.

En el segundo se abordan los objetivos de la investigación, se enuncia la hipótesis del trabajo, se establece sus fundamentos metodológicos y científicos, se justifica cronológicamente y también se advierte de las dificultades que genera para el investigador la sobreabundancia informativa.

En el tercer tiempo se describe la tela de araña o estructura real de la información, se describen las categorías de estudio, las herramientas de análisis, los niveles de articulación,  los elementos de enlace y su constatación empírica.

En el último apartado se habla de la educación del público receptor y de las posibles connotaciones asociadas a determinadas informaciones o subyacentes al mensaje periodístico.

Estos cuatro contenedores son precedidos por una presentación conjunta y clausurados por las pertinentes conclusiones, así como, de una amplia relación de fuentes documentales.

El profesor Reig se adentra en la inquietante telaraña buscando las causas de su existencia, a la vez simples y complejas, llegando a conclusiones demoledoras. “Los intereses mercantiles priman sobre las simpatías político-ideológicas en la dinámica de colaboración y asociación entre grupos mediáticos”.

Y, explica cómo: “bajo estas premisas estructurales que rodean y oprimen el mundo de la Comunicación es imposible que los periodistas puedan trabajar con auténtica libertad y profesionalidad. Una maraña de intereses que está por encima de ellos les sobrepasa y les supera. Dicha maraña les obliga a frivolizar temas, a buscar asuntos que asombren, asusten o entretengan al receptor, todo a costa de los reportajes de auténtica cosecha propia y de investigación o de denuncia”.

Ramón Reig augura la marginalización inexorable del periodismo, la reciente sustitución de todo un canal dedicado a la información por la última edición de un gran hermano a tiempo completo no hacen sino corroborar la inquietud que despiertan en el lector las páginas de su telaraña mediática.