Revista Latina

Investigación | Forma de citar/how to cite | Open_Peer_Review | agenda | metadatos | PDF para Imprimir | PDF dinamico | Creative Commons cc | Referencias |
DOI: 10.4185/RLCS-66-2011-9
44-526-548 CrossRef link | ISSN 1138-5820 | RLCS # 66 | 2011 | b

Revista Latina de Comunicación Social, en la red social Facebook

Revista Latina de Comunicación Social, in the social network Facebook

Ddo. Francisco-Javier Herrero-Gutiérrez  [C. V.] Personal Investigador – Universidad de Salamanca, USAL, (España) javiherrero82@usal.es

Mgter. Alejandro Álvarez-Nobell [C. V.] Investigador – Universidad Nacional de Córdoba, UNC, (Argentina) aalvareznobell@eci.unc.edu.ar

Mgter. Maricela López-Ornelas [C. V.] Investigadora - Universidad Autónoma de Baja California, UABC, (México) ornelas@uabc.edu.mx

Resumen: Los nuevos espacios de ‘diálogo’ e interacción directa y bidireccional, promovidos por la incorporación de las herramientas de la Web 2.0, han impulsado y transformado los patrones tradicionales de la difusión científica así como el estudio de los modelos comunicacionales a la hora de vehicular este tipo de relaciones con la necesidad de identificar las características esenciales de sus usuarios. En este sentido, el presente trabajo aborda el objetivo de analizar la divulgación y vinculación académica que la Revista Latina de Comunicación Social (RLCS) ha generado desde su incorporación a principios de 2010 a las redes sociales de Facebook (como factor vital de este análisis) y Twitter. La metodología se asiste de técnicas mixtas que registran estadísticamente los datos obtenidos a través del programa Motigo Webstats así como del análisis generado a partir de la información proporcionada por sus usuarios. Entre los resultados se distingue un avance significativo por parte de RLCS en materia de difusión al compartir, mediante las redes sociales, las actualizaciones que realiza periódicamente, otorgándole un valor agregado a esta publicación electrónica al fortalecer su visibilidad a través del uso de las redes sociales.

Palabras clave: Red social; Facebook; Twitter; Revista Latina de Comunicación Social; Revistas Académicas.

Abstract: The new spaces for 'dialogue' and two-way direct interaction, which have been promoted by the incorporation of Web 2.0 tools, have transformed the traditional models of scientific dissemination, and the study of communication models when trying to link these types of relationships with the need of identifying the essential characteristics of the users. In this sense, the objective of this article is to analyse the academic dissemination and connections that the Revista Latina de Comunicación Social (Latino Journal of Social Communication) has achieved since it joined the social networks Facebook and Twitter in early 2010. The methodology involves the analysis of statistical data obtained supplied by the platform Motigo Webstats, and RLCS’s users. The results highlight that the online journal of social communication has made significant progress in the dissemination of its latest issues through the social networks, which increases its value and strengthens its visibility.

Keywords:Social network; Facebook; Twitter; Revista Latina de Comunicación Social; Academic Journals.

Sumario: 1. Introducción. 2. Conceptos clave. 2.1. Las redes sociales Facebook y Twitter. 2.1.1. La figura del Community Manager. 2.2. Revistas científicas, redes sociales y factor de impacto. 2.2.1. Revista Latina de Comunicación Social. Generando líneas de investigación. 2.2.2. Datos específicos del objeto de estudio. 3. Objetivos y metodología. 3.1. Diseño metodológico. 4. Resultados y discusión. 4.1. Aspectos positivos y negativos de la incorporación de RLCS a una red social. 4.2. Mayor tráfico de usuarios hacia el sitio web de RLCS. 4.3. Nuevos usuarios y modalidades de interacción. 5. Consideraciones finales. 6. Bibliografía y fuentes. 7. Notas.

Summary: 1. Introduction. 2. Key concepts. 2.1. The social networks Facebook and Twitter. 2.1.1. The figure of the Community Manager. 2.2. Scientific journals, social networks, and impact factors. 2.2.1. RLCS, generating lines of research. 2.2.2. Information on the object of study. 3. Objectives and methodology. 3.1. Methodological design. 4. Results and discussion. 4.1. Positive and negative aspects of RLCS’s incorporation to the social networks. 4.2. Increased user traffic towards RLCS's website. 4.3. New users and modes of interaction. 5. Final considerations. 6. Bibliography and sources. 7. Notes.

Traducción de Cruz-Alberto Martínez-Arcos (Universidad de Londres)

1. Introducción

Las redes sociales no son el futuro sino el presente aunque dada la flexibilidad de su edición y el apoyo que éstas brindan, así como las características propias de la Web 2.0, podrían apuntar una tendencia del futuro (Díaz-Noci, 2010: 566.). En los últimos 25 años, los medios tradicionales de comunicación han sufrido importantes cambios, especialmente tecnológicos. Pero por encima de todo destaca la eclosión de Internet a finales del siglo XX y principios del XXI, distinguiéndose como el medio usado con mayor frecuencia y, en corto tiempo, percibido como uno más, de los ‘tradicionales’ (Fumero y García, 2008).

Si bien es cierto que las redes sociales pueden ser consideradas como aplicaciones de nueva creación, cabe destacar que recientes estudios señalan que además de permitir la interacción entre personas, empresas, instituciones, marcas, etc., están siendo utilizadas por los profesionales de la información (Arroyo-Vázquez, 2008).

Hoy, las redes sociales han incluido a millones de personas en todo el mundo, debido particularmente a la proliferación de Internet y a las posibilidades de acceso inalámbrico en gran parte del mundo, lo que ha influido en buena medida al aumento de la interacción virtual siempre que el usuario así lo desee (Fumero y García, 2008). En este espacio se consolida la Web 2.0 o red social, entendida en un sentido desarrollado, como la estructura mejor pensada e imaginada para crear y compartir contenidos diversos, con la particularidad de estar enfocados a la gestión on line, en niveles personales y/o profesionales, concibiéndose como “el máximo exponente de un fenómeno que ha transcendido ya la retórica posmoderna del cambio de versión que viera nacer” (Fumero y García, 2008: 57).

Esto ha llevado al perfeccionamiento paulatino de las redes sociales. Como punto de referencia, se presentan cronológicamente algunos grupos de interacción que vislumbraron la importancia de este fenómeno social:

“En el origen histórico de las redes sociales se sitúa SixDegrees (1997), que sin embargo, desapareció en el 2000. Las más importantes del momento son posteriores a 2002: Fotolog (2002), LinkedIn (2003), MySpace (2003), Last.FM (2003), Hi5 (2003), Orkut (2004), Flickr (2004), Facebook (2004), YouTube (2005), Bebo (2005), Ning (2005) y Twitter (2006). Dentro de la diversidad propia del fenómeno comunicativo, se puede decir que es a partir de 2003 cuando las redes sociales empiezan a llegar al mainstream y empiezan a acumular audiencias que se podrían considerar “masivas”, como los 350 millones de usuarios que ha alcanzado Facebook.” (Pérez, 2010: 54).

Al inicio, “sitios como Facebook, Friendster y LinkedIn han suscitado nuevas formas y nuevos medios de establecer, mantener y cultivar relaciones sociales. La popularidad de estos sitios, especialmente entre los jóvenes, parece estar afectando la forma en que los usuarios utilizan estas aplicaciones” (Cachia, 2008: 4). Es decir, esa popularidad y éxito se han conformado gracias a las relaciones personales.

Y aunque al principio, los usuarios que representaban a empresas, organizaciones o instituciones mostraron cierto recelo al formar parte en estas redes sociales, no tardaron en valorar la importancia y el beneficio de su uso. Sirva como ejemplo el caso de los medios de comunicación. Estos medios eran escogidos como fuentes de información por las redes sociales y éstas se aprovechaban de los medios (Campos, 2008); sin embargo, ahora sí existe reciprocidad y el aprovechamiento es mutuo (Rodríguez, Herrero y Sánchez, 2010: 195). Esta idea es extrapolable a otro gran número de realidades virtuales.

Desde el momento en el que las redes sociales empezaron a ofrecer herramientas que permitían publicitar un determinado producto o servicio de forma sencilla, las empresas y organizaciones no dudaron mucho en beneficiarse del fenómeno de la red social. No obstante, es necesario acotar el tema, por lo que para fines de este estudio, el enfoque está centrado en las ventajas que puede obtener una revista científica digital al coexistir en las redes sociales como Facebook (principalmente) y Twitter. Como se comentó al inicio, el objeto de estudio es la Revista Latina de Comunicación Social a un año de haberse adherido a estás redes.

Revista Latina de Comunicación Social (RLCS) (dirección de su sitio web en http://www.revistalatinacs.org/) es un proyecto científico editorial abierto y multiuniversitario de divulgación y vinculación académica, creado y dirigido desde 1998 por el Dr. José-Manuel de-Pablos-Coello. En febrero de 2010 la revista creó su página en Facebook [1], y al poco tiempo hizo su incursión en la red Twitter [2].

El uso de las redes sociales representa nuevos espacios de relación horizontal con los públicos, de una especial significancia, pero que requieren de una real constatación de sus impactos y contribución a los objetivos del medio. Para responder a ello, se registró y analizó el tráfico que RLCS obtuvo en su web durante el 2010 en relación con las interacciones que se produjeron en los espacios que tiene la revista en las redes sociales. Sin duda, el objetivo principal que RLCS buscaba alcanzar se relaciona con el incremento de su visibilidad a través del acercamiento de los usuarios de las redes sociales de Facebook y Twitter.

2. Conceptos clave

2.1. Las redes sociales Facebook y Twitter

Surgido en febrero de 2004, Facebook es un sitio gratuito de relacionamiento social, creado por el estadounidense Mark Zuckerberg. Al principio, la página era restricta a los estudiantes de Harvard, pero después ganó dimensión global y hoy cuenta con aproximadamente 500 millones de usuarios activos.

Los participantes están unidos a diversas redes, como la de una facultad o región geográfica y existen más de 160 millones de páginas, grupos y eventos con los cuales los usuarios pueden interactuar [3]. Facebook tiene el quinto en la categoría del más visitado en el mundo (Trejo, 2009). Según la compañía Alexa, que mide el tráfico de visitas en Internet, a febrero del 2011, Facebook era la segunda después de Google [4].
 
Los usuarios de Facebook crean perfiles que suelen contener fotos y listas de intereses personales e intercambian mensajes privados o públicos entre sí. En las páginas de los perfiles, que funcionan como marcadores identificatorios, se hace presente un ininterrumpido flujo de informaciones que construyen, deconstruyen y recrean los contenidos compartidos en el Facebook (Arroyo-Vázquez, 2009).Twitter es un sitio web de microblogging que permite a sus usuarios enviar y leer micro-entradas de texto de una longitud máxima de 140 caracteres denominados como tweets.

Es considerada por el 32% de los usuarios españoles como un medio social idóneo para la comunicación corporativa. El 35% de los encuestados en este estudio realizado por Addoor [5] aseguró que la presencia de las marcas en Twitter mejoraba su imagen porque favorecía la cercanía y el 25% opinó que daba la sensación de que la empresa estaba a la última (Núñez, 2009).

2.1.1. La figura del Community Manager

Según la Asociación Española de Responsables de Comunidad [6] (2011), un Community Manager es:

 
“Aquella persona encargada/responsable de sostener, acrecentar y, en cierta forma, defender las relaciones de la empresa con sus clientes en el ámbito digital, gracias al conocimiento de las necesidades y los planteamientos estratégicos de la organización y los intereses de los clientes. Conoce los objetivos y actúa en consecuencia para conseguirlos. Muy genéricamente podríamos decir que un Community Manager es aquella persona que preserva la identidad digital de la compañía.”

Conversar con la audiencia, escuchar y distribuir contenidos de la organización en los medios sociales son los principales cometidos del Community Manager. Es quien envía mensajes a través de plataformas como Facebook o Twitter, actualizan el estado, revisa lo que se dice de su producto, mercado y competencia, ofrece contenidos exclusivos (pre-estreno de campañas publicitarias en redes sociales online, concursos y sorteos, entrevistas y chats con personal de la empresa, etc.), revisa las estadísticas de su perfil corporativo (tráfico de visitas, comentarios, participantes, etc.), monitoriza lo que se dice de la marca en la Red e invita a los usuarios a interactuar, entre otras tareas.

Evidentemente, en esta definición se habla de “empresa” pero es extrapolable a cualquier realidad virtual, no necesariamente con fines lucrativos, como es el caso que aquí se estudia. Pero, a fin de cuentas, la figura del Community Manager aparece como consecuencia de “la implantación en la sociedad de los espacios de la Web 2.0 y su empleo por parte de los anunciantes en sus estrategias empresariales”. (Castelló, 2010: 78).

2.2. Revistas científicas, redes sociales y factor de impacto

La fusión entre los medios comunicación y las redes sociales por parte de los internautas se han convertido en una composición sobrentendida, ya que existe un significativo crecimiento, además de un genuino interés por utilizar este tipo redes tanto por los nativos digitales (Cerezo, 2008), como por los llamados inmigrantes digitales.

Actualmente ambos usuarios convergen con un mismo fin, sumergirse en las redes sociales. Sobre este mismo punto, Campos (2008: 7) expresa que las “redes sociales son un nuevo y atractivo canal que las marcas desean utilizar para reactivar su alicaído branding: escuchar, segmentar, hablar, conversar, movilizar, ayudar e involucrar a los posibles clientes para convertirlos en sus usuarios fieles”. Todo ello porque, en definitiva, los medios de comunicación deben desarrollar diversas  estrategias de promoción dentro de estas redes.

En este sentido, el objetivo sigue sustentándose en la necesidad de tener presencia en la Red, aún dentro de esa heterogeneidad que clasifica a la población, pero que como bien expresa Flores (2009), finalmente son una audiencia potencial.

Lo anterior permite inferir el valor que actualmente tienen las redes sociales en los ámbitos profesionales de la información (Arroyo-Vázquez, 2009), por lo que la fusión de lo social a favor del científico, incide directamente en las publicaciones académicas electrónicas, tal es el caso de la Revista Latina de Comunicación Social.

Si bien, su presencia en redes sociales puede llegar a tener que ver con estrategias de notoriedad, relacionamiento y difusión; el verdadero sentido está en lograr una incidencia en lo que se ha denominado “Factor de Impacto”. El Factor de Impacto es el índice bibliométrico más frecuentemente utilizado por este tipo de medios. Ayuda a evaluar la importancia relativa de una revista, especialmente si se compara con otras del mismo campo.

El factor de impacto de una revista es la media de veces que en un año determinado fueron citados los artículos publicados por esta revista en los dos años anteriores. Se calcula dividiendo el número de citas del año corriente de artículos publicados en los dos años anteriores, entre el número total de artículos publicados en estos dos años.

No es una herramienta de evaluación de los artículos individualmente (y por extensión, de los autores): para eso existen las bases de datos Arts & Humanities Index, Science Citation Index Expanded y Social Sciences Citation Index (las tres del Institute for Scientific Information), o Google Scholar, que permiten -entre otras opciones- ver el número de citas de un artículo determinado (Moed, 2005; IE, 2009).

El Institute for Scientific Information [7] es la institución que publica el factor de impacto de muchas revistas a través del Journal Citation Reports (JCR). Hay dos ediciones del JCR: Science y Social Sciences. El número de revistas analizadas es extenso (supera los 7.000 títulos); sin embargo, existe escasez de revistas escritas en castellano, además de una nula presencia de publicaciones del área de Humanidades, por mencionar alguna.

El factor de impacto del JCR es el que actualmente pide el Ministerio de Educación y Ciencia (MEC) en España. Por ello, conscientes de  su importancia para el registro de la productividad científica, el MEC se ha dado a la tarea de apoyar y generar iniciativas similares que investiguen sobre la medición del Factor de Impacto en las publicaciones españolas, como se muestra a continuación:

  1. Factor de Impacto Potencial de las Revistas Médicas Españolas, para revistas biomédicas españolas. Está elaborado por el Instituto de Historia de la Ciencia y Documentación López Piñero.

  2. IN-RECS (Índice de impacto de las Revistas Españolas de Ciencias Sociales), para revistas del ámbito de las Ciencias Sociales publicadas en el estado español. Está elaborado por el equipo de investigación EC3, Evaluación de la Ciencia y de la Comunicación Científica, del Departamento de Biblioteconomía y Documentación de la Universidad de Granada.

  3. RESH (Revistas Españolas de Ciencias Sociales y Humanas: Valoración integrada e índice de citas), para revistas de Ciencias Sociales y Humanidades españolas. Está elaborado por el antiguo Centro de Información y Documentación Científica (CINDOC), hoy denominado Centro de Ciencias Humanas y Sociales, CCHS, en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) IE (2009).

En definitiva, una de las principales estrategias que delinean la calidad de la información que publican las revistas científicas se soporta la citación de sus artículos, ya que este indicador determina si sólo somos leídos o incidimos en futuras investigaciones (Porcel, Castellano, Valderrama, Aleixandre y Choren, 2003).

2.2.1. RLCS. Generando líneas de investigación

Revista Latina de Comunicación Social (RLCS), establecida por su fundador y vigente editor, Dr. José Manuel de Pablos, está en línea desde 1998. La viabilidad del ente del que emanó, Laboratorio de Tecnologías de la Información y Nuevos Análisis de Comunicación, Latina, la ha consolidado como una publicación electrónica pura, arbitrada e indizada en las bases de datos relevantes del área.

RLCS nace avalada por la Facultad y el Departamento de Ciencias de la Información de la Universidad de La Laguna, España, y actualmente cuenta con catorce años de experiencia en la difusión de la comunicación científica difundida en la red.

Consciente de la importancia de proveer elementos para la toma de decisiones, RLCS ha participado activamente como objeto de estudio en diversas investigaciones entendidas como procesos de introspección y autoevaluación, tal es el caso del análisis de contenido que realizó el investigador Raymond Colle (2009), con motivo de su undécimo aniversario (2008). Los resultados revelaron que durante los primeros 11 años de pervivencia existió mayor incidencia en la publicación de artículos relacionados con el estudio de la prensa, el periodismo, la televisión y las nuevas tecnologías digitales (Internet) así como una serie de artículos relativos a la expresión gráfica (Colle, 2009).

En 2010 se realizó otro estudio sobre RLCS que consistió en el análisis de los procesos de comunicación registrados en los 878 artículos publicados en el período de enero de 1998 a diciembre de 2009, identificando el género, grado académico, país de procedencia, coautoría y filiación institucional de1.047 autores. El resultado indicó el posicionamiento que RLCS ha tenido en América Latina, particularmente en países tales como Argentina, México, Costa Rica, Brasil, Venezuela y Chile (López-Ornelas, 2010).

Para 2011, la línea de investigación sigue consolidándose, ya que los estudios sobre las interrelaciones de comunicación que se generan entre las revistas científicas y usuarios son ahora objeto de estudio; por este motivo, este documento analiza la alianza científico-social que se presenta en RLCS al involucrarse en el fenómeno del Facebook, considerado como un medio social de comunicación provisto de herramientas que facilitan y desarrollan la intervención de usuarios en la generación de contenidos en Red (Flores, 2009).

2.2.2. Datos específicos del objeto de estudio

De periodicidad anual, RLCS se incluye en importantes bases de datos académicas: REDALyC (Universidad Autónoma del Estado de México); Fuente Academica (Base multidisciplinar - EBSCO, USA); Communication & Mass Media Index (Base especializada - EBSCO, USA); Sociological abstracts (Base especializada - ProQuest, San Diego, USA); DIALNET (Base de sumarios y repertorios - Universidad de La Rioja); Directory of Open Access Journals, DOAJ (Base de sumarios y repertorios - Universidad de Lund, Suecia); LATINDEX - Catálogo (Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM); e-Revistas (CINDOC - CSIC); ULRICH'S (Base de sumarios y repertorios); Genamics JournalSeek (New Jersey, USA); Cengage Gale (Michigan, USA)…

Así mismo, cumple en un 100% con los criterios de calidad del sistema regional de información en línea para revistas científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal (Latindex) [8], cuenta con evaluadores externos y desde 2006 es revista fuente en el IN-RECS, en donde mantiene desde el 2008 los mejores índices de impacto [9]:

  1. Índice de impacto de 2008: 1ª posición

  2. Índice Acumulativo de impacto de 2005-2009: 1ª posición

  3. Índice Acumulativo de impacto de 2004-2008: 1ª posición

  4. Índice Acumulativo de impacto de 2003-2007: 1ª posición

  5. Índice de impacto de 2009: 1ª posición

Al tiempo que RLCS (15 de febrero de 2010) decide involucrarse en las redes sociales (Facebook, en un primer momento), ya existían perfiles similares de revistas de Comunicación en la Red, algunas con una significativa cantidad de usuarios y actividad (Ver figura N° 1, realizada a través de una muestra aleatoria, llevada a cabo el 15 de febrero, escribiendo en el buscador de Facebook las palabras “revistas de comunicación”). A lo largo de este año, la actividad en Facebook fundamentalmente ha producido cambios significativos en la actividad y el tráfico del sitio web, de lo cual se intentará dar cuentas en este artículo.

Figura N° 1: Las revistas académicas de Comunicación en FB (15-2-2010)

1
Fuente: Elaboración propia

Figura N° 2: RLCS, en Facebook

2

Fuente: http://www.facebook.com/pages/Revista-Latina-de-Comunicacion-Social/353509473274?v=wall

Figura N° 3: RLCS, en Twitter

3

Fuente: http://twitter.com/revistalatinacs

3. Objetivos y metodología

La presente investigación tiene como propósito identificar, registrar, cuantificar y analizar las ventajas y desventajas que una revista académica electrónica tiene ante el uso de las redes sociales como Facebook y Twitter; no obstante, cabe reconocer que el peso fundamental del análisis está centrado en la información generada en Revista Latina de Comunicación Social a través de su inclusión en el Facebook.

En primera instancia, se derivaron tres hipótesis, que fungen como guías en esta investigación:

  1. Hipótesis 1. Los aspectos positivos de la incorporación de una revista académica a una red social prevalecen sobre los negativos.

  2. Hipótesis 2. La incorporación de Revista Latina de Comunicación Social a las redes sociales Facebook y Twitter ha supuesto un mayor tráfico de usuarios hacia el sitio web de la misma.

  3. Hipótesis 3. La incorporación de Revista Latina de Comunicación Social a las redes sociales Facebook y Twitter ha posibilitado un conjunto de nuevos usuarios y modalidades de interacción.

3.1. Diseño metodológico

Se consideró pertinente atender elementos fundamentales de técnicas principalmente cuantitativas. La utilización de éstas consistió en tres fases: 1º) registrar datos estadísticos, 2º) realizar su análisis correspondiente y 3º) obtener los resultados, esta última fase comprende diversos pasos que se explican a continuación.

1º) Registro de datos estadísticos
Este registro se obtuvo a través del portal de Facebook y del propio web de la revista, mediante un programa de registro de visitas llamado Motigo Webstats. El procedimiento consistió en la descripción de la evolución del tráfico de usuarios de Revista Latina de Comunicación Social, tanto antes como después de su incorporación a las redes de Facebook y Twitter. Lo que permitió el registro diferenciado de los datos.

2º) Análisis correspondiente de los datos
El análisis del contenido se llevó a cabo mediante la comprensión y diferenciación del comportamiento de los seguidores de Revista Latina de Comunicación Social en dos tiempos, antes y después de incorporarse en Facebook y Twitter.

4. Resultados y discusión

Analizamos a continuación los datos obtenidos para cada una de las hipótesis planteadas.

4.1. Aspectos positivos y negativos de la incorporación RLCS a una red social

Partiendo del comportamiento de la página web de RLCS, desde el 1 de mayo de 2009 [10] hasta el 28 de febrero de 2011, podemos analizar la evolución en el número de visitas (Figura N° 4), como en el de páginas consultadas (Figura N° 5).
 
Igualmente, para obtener una referencia de la influencia de la incorporación de RLCS a las redes sociales se estudió comparativamente los años 2009 y 2010, teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Revista Latina de Comunicación Social se incorpora a Facebook en el mes de febrero de 2010.

  2. Se disponen de datos estadísticos de la web a partir de mayo de 2009, por lo que hay tres meses –febrero, marzo y abril– sobre los que no se puede realizar dicha comparación.

 Figura N° 4: Número de visitas en la web de RLCS
4
Fuente: Elaboración propia en base a datos de Motigo Webstats

Figura N° 5: Número de páginas vistas
5
Fuente: Elaboración propia en base a datos de Motigo Webstats

En la figura N° 6 podemos apreciar la comparación, entre los años 2009 y 2010, entre la cantidad de visitas, al igual que el de páginas vistas (Figura N° 7)

Figura N° 6: Comparación 2009/2010 visitas
6
Fuente: Elaboración propia en base a datos de Motigo Webstats

Figura N° 7: Comparación 2009/2010 páginas vistas
7
Fuente: Elaboración propia en base a datos de Motigo Webstats

Es evidente el aumento sostenido tanto en la cantidad de visitas, como de páginas vistas; no obstante, cabe reconocer que además de la inmersión de RLCS en las redes sociales, existieron otros factores significativos que fueron determinantes en los datos obtenidos: en los meses de septiembre, octubre y noviembre se realizó la difusión del II Congreso Internacional de Comunicación Social -celebrado en diciembre 2010-, por lo que se recibieron visitas adicionales a los lectores habituales de la publicación. En segundo factor, que el índice de impacto de 2009, publicado el 18 de octubre de 2010 -en versión beta o provisional-, mostró por vez primera en el área de Comunicación un índice por encima de 1.

Ninguna de las 260 revistas indexadas de Ciencias Jurídicas llegó al 1 y de las 620 de Ciencias Sociales, cuatro revistas lo consiguieron, por este orden (López-Ornelas, 2010: 1):

International Journal of Clinic and Health Psychology (1.643 - Psicología)
RLCS (1.380 – Comunicación)
El Profesional de la Información (1.183 – Biblioteconomía)
The Spanish Journal of Phychology (1.100 - Psicología)

A su vez, si comparamos (Figura N° 8) la evolución de las visitas únicas a la página de Facebook en los meses de mayo a diciembre del 2010 (periodo con datos completos) con la diferencia entre las visitas únicas de 2009 y 2010 de la web, podemos ver claramente que el crecimiento (que se observa en la tercera columna de diferencias) tiene relación con la actividad de RLCS en la red social.

Figura N° 8: Comparación de tráficos web (visitas únicas) y usuarios Facebook

8
Fuente: Elaboración propia

Al sumarle a los datos estadísticos las apreciaciones propias de la observación del perfil de la revista en Facebook y en Twitter (donde posee 145 seguidores, a fecha 6 de marzo de 2011) podemos obtener un conjunto de aspectos positivos y negativos.

Enumerar o listar detalladamente las ventajas y desventajas que las redes sociales están generando en la difusión del conocimiento científico como parte de las estrategias de visibilidad en la revistas académicas electrónicas es, en definitiva, un tema por sí mismo; no obstante, es preciso destacar algunas de ellas pero, antes de eso, es esencial reconocer que resulta complejo medir con exactitud el beneficio que RLCS tuvo al incorporase a Facebook, pues, como ya se comentó, coexistieron otros factores inmersos que en conjunto elevaron las visitas en los meses que se realizó este estudio.

Ventajas: Pareciera necesario tener que lidiar con números de usuarios para exponer las ventajas que las RS está proveyendo a la difusión científica; sin embargo, un punto ciertamente importante –cualitativamente hablando–, es el hecho de que los usuarios de RLCS están dejando de ser anónimos, ya que están entablando una comunicación directa (Arroyo-Vázquez, 2008).

Otro punto relevante es que actualmente Facebook ha tipificado el perfil de sus usuarios en 22 categorías y Educacióno cupa el quinto lugar en importancia (Facebook, 2009, citado en Caldevilla, 2010).

En este sentido, RLCS ha sabido obtener ventaja al unirse a las redes sociales como Facebook; como ejemplo de este acierto está el hecho de haber establecido una visibilidad directa al identificar –a fecha 6 de marzo de 2011– a 1.569 usuarios ávidos por recibir las novedades generadas en RLCS, los cuales tienen el control sobre qué noticias quieren recibir, destacar y compartir (Caldevilla, 2010: 56), por lo que se podría inferir que quienes están adscritos a la página de Facebook de RLCS son ‘lectores viables’.

Lo anterior cierra adecuadamente la primera hipótesis planteada en este trabajo y ajusta con algo de fuerza la segunda hipótesis, al no contar con los elementos viables, que permitan suponer un mayor tráfico de usuarios hacia el sitio web de la misma; finalmente, la misma literatura respalda la tercera hipótesis, ya que el uso de las redes sociales ha posibilitado un conjunto de nuevos usuarios y modalidades de interacción (Arroyo-Vázquez, 2007, 2009; Caldevilla, 2010; Ruiz et al. 2010).

Desventajas: Ha quedado asentado en el apartado anterior que las redes sociales desde algún tiempo han sido empleadas con fines profesionales (Arroyo-Vázquez, 2009: 147), lo que conlleva a un proceso de responsabilidad que va más allá de lo social. En este sentido, se considera que su principal desventaja no está necesariamente centrada al trabajo adicional que el editor de una publicación tiene –a quien ahora se le conoce como social media editor– (Flores, 2009: 80) sino que la gran mayoría de las desventajas que se observan en las redes sociales dependen en gran parte de las intenciones y los criterios ético-morales del usuario (Caldevilla, 2010: 55).

En este sentido, dichas desventajas estarían relacionadas con la interacción sobre temas no relacionados directamente con el mundo científico, lo que puede desvirtuar el objetivo principal.

4.2. Mayor tráfico de usuarios hacia el sitio web de RLCS

Es evidente que las redes sociales son canales que proveen visibilidad a quienes se suman a ellas, y que, además del aspecto social, están orientándose cada vez más al establecimiento de contactos en niveles profesionales (Arroyo-Vázquez, 2008).

La siguiente figura registra que no sólo RLCS ha incursionado en nuevas estrategias de visibilidad; en dicha tabla (Figura 9) se recogen las páginas de Facebook de otras revistas de comunicación, realizada a través de una muestra aleatoria llevada a cabo el 15 de febrero (escribiendo en el buscador de Facebook las palabras “revistas de Comunicación”).

Figura N° 9: Comparación usuarios  de Facebook en revistas de comunicación
10
Fuente: Elaboración propia

En el caso de RLCS, la incorporación de ésta a las redes sociales ha generado un impacto positivo en la cantidad de visitas a la web. Porcentualmente, los datos obtenidos no dan lugar a la duda (Ver Figura N° 10 y 11).

Figura N° 10: Comparación Visitas únicas a la web de Revista Latina de Comunicación Social
12
Fuente: Elaboración propia

 Figura N° 11: Comparación de páginas vistas de la web de RLCS
13
Fuente: Elaboración propia

4.3. Nuevos usuarios y modalidades de interacción

La discusión sobre estos temas otorga un mayor peso a los aspectos positivos, que prevalecerían sobre los negativos. Las ventajas son prácticamente irrefutables, pues están respaldadas por los datos estadísticos y la observancia. Las desventajas tampoco son tales, pues más bien son interrogantes sobre una posible desvirtualización, presente o futura, que sólo podrán ser resueltos con el paso del tiempo.

Sin duda, la presencia de RLCS en las redes sociales posibilita el acceso y la interacción a la misma de diversos usuarios, que por el canal tradicional (la web de la revista) no hubiesen accedido a la misma. La actividad especialmente en Facebook, aunque también en Twitter, de RLCS consiste básicamente en la publicación de los nuevos artículos o las novedades editoriales, junto con el enlace correspondiente. Al mismo acceden usuarios de distintas edades, sexo (Figura N° 12) y provenientes de diversos países y ciudades e idiomas (Figura N° 13).

Figura N° 12: Sexo y edad de los usuarios en Facebook de RLCS

12es
Fuente: Facebook

En consecuencia, la franja de 24 a 35 años es la que más interactúa con RLCS en Facebook (40%), de los cuales casi 2/3 son mujeres. Los 1.569 usuarios (última actualización: 6 de marzo de 2011) de RLCS en Facebook pertenecen a 19 países (más del 60% corresponden a España y Argentina) utilizando la plataforma en 14 idiomas o dialectos diferentes (aunque el 92% corresponde al español).

Figura N° 13: Países, ciudades e idiomas de los usuarios en FB de RLCS
13
Fuente: Facebook

5. Consideraciones finales

El auge de las redes sociales permite a las organizaciones encontrar a través de las mismas a públicos multitudinarios localizados. “Son lugares en Internet donde las personas publican y comparten todo tipo de información personal y profesional con terceras personas, conocidos o absolutamente desconocidos” (Celaya, 2008: 91), sin dejar de lado la fortaleza de la interacción directa.

Sin duda, la información y el conocimiento que proporciona el estar presente en una red social tiene un valor incalculable. En la apertura de los usuarios de parte de su privacidad en las redes sociales permite obtener recursos personales que facilitan determinar los perfiles de la diversidad de los públicos.

En este espacio de ‘diálogo’, la entidad debe exponer los valores, que representa la identidad de la empresa, así como dar respuesta a las demandas de información y comunicación que se requieran.

En el caso analizado, podemos concluir que si nos atenemos al número de visitas registrado en la web institucional de RLCS, se ve una serie de altibajos, que alcanza sus mayores picos en los dos últimos meses analizados, a raíz de haber anclado a la misma la actividad del Congreso Latina de Comunicación Social. Por el contrario, los meses con menor número de visitantes son julio y agosto de 2009, y agosto de 2010 correspondiente a los meses de verano en Europa. En cuanto al número de páginas vistas, siguen una tendencia muy similar al de visitas.

Comparando los ocho meses de los dos años analizados (mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre) se observa un mayor número tanto de visitas como de páginas vistas. Es evidente que la presencia de Revista Latina de Comunicación Social en las redes sociales ha influido en este sentido, aunque tampoco se puede saber hasta qué punto. Lo que sí se puede observar es también el continuo crecimiento de los seguidores en Facebook de manera exponencial.

Porcentualmente, comparando esos meses, observamos incrementos porcentuales considerables que varían entre el 18% hasta más del 60% en número de visitas. Sin duda, crecimientos importantes. Lo mismo que sucede con el número de páginas vistas, importantes incrementos, superiores siempre al 17%.

Conviene reseñar la interrelación que cada vez con más frecuencia se produce en las distintas redes sociales. Tal es el caso que se ha llevado a cabo. Una de las muchas aplicaciones creadas por Facebook permite que de forma automática cualquier publicación escrita en el muro de la página de Facebook se reproduzca en la página de Twitter.

Se concluye que el impacto de Revista Social de Comunicación Social es mayor entre su público receptor desde la incorporación a las redes sociales, aunque tampoco se puede calibrar exactamente cuál es la influencia o qué otras vías han podido influir en dichos incrementos, tanto de visitas como de páginas vistas. Además, se han incorporados otros segmentos etarios que no eran un público objetivo (o no estaba precisado) en la web.

Resta comprobar en las próximas mediciones del factor de impacto si la mayor actividad virtual es consecuente con un aumento en el nivel de citas de RLCS.

6. Bibliografía y fuentes

Asociación Española de Responsables de Comunidad (2011): “Necesidades formativas del Community Manager / Social Media Manager”. Disponible en: http://www.aercomunidad.org/

Arroyo-Vázquez, N. (2009): “El uso profesional de las redes sociales”. En: Anuario ThinkEPI, nº 1, 2009, pp. 145-152

---- (2008). “Bibliotecas públicas y sitios de redes sociales, ¿una cuestión de visibilidad?”. En: IV Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas, A Coruña, 24 al 26 de septiembre 2008, pp. 285-299. Consultado en: 04-11-2008. Disponible en: http://eprints.rclis.org/archive/00014815/01/Arroyo_IVCongresoBP.pdf

---- (2007): “¿Web 2.0? ¿web social? ¿qué es eso?”. En: Educación y Biblioteca, año19, nº 161, pp. 69-74

Cachia, R. (2008): “Los sitios de creación de redes. Aspectos sociales”. En Telos: Cuadernos de Comunicación e Innovación, nº 76, pp. 69-84. Disponible en: http://sociedadinformacion.fundacion.telefonica.com/telos/articulocuaderno.
asp@idarticulo%3D4&rev%3D76.htm

Caldevilla-Domínguez, David. "Las redes sociales: tipología, uso y consumo de las redes 2.0 en la sociedad digital actual" [en línea]. Documentación de las ciencias de la información. Núm. 33 (2010), pp. 45-68: http://revistas.ucm.es/inf/02104210/articulos/DCIN1010110045A.PDF

Campos-Freire, F. (2008): “Las redes sociales trastocan los modelos de los medios de comunicación tradicionales”, en Revista Latina de Comunicación Social, 63, páginas 287 a 293. La Laguna (Tenerife): Universidad de La Laguna, recuperado el 19 de septiembre de 2010 de http://www.revistalatinacs.org/_2008/23_34_Santiago/Francisco_Campos.html
DOI: 10.4185/RLCS-63-2008-767-287-293 / CrossRef Link

Castelló-Martínez, A. (2010): “Una nueva figura profesional: el Community Manager”, en Revista Pangea, 1, páginas 79 a 102. Red Académica Iberoamericana de Comunicación. Recuperado el 10 de noviembre de 2010 de: http://revistapangea.org/01-01-104

Colle, R. (2009): “La temática de Revista Latina de Comunicación Social, 1998-2008”, en Revista Latina de Comunicación Social, 64, pp. 71 – 85. La Laguna (Tenerife): Universidad de La Laguna, recuperado el 20 de noviembre de 2010 de http://www.revistalatinacs.org/09/art/07_806_13_revistas/Raymond_Colle.html
DOI: 10.4185/RLCS-64-2009-806-71-85 / CrooRed Link

Cerezo, J.-M. (2008): “Hacia un nuevo paradigma: la era de la información fragmentada”. En Telos: Cuadernos de comunicación e innovación, nº 76, pp. 91 – 98. [Disponible en: http://sociedadinformacion.fundacion.telefonica.com/telos/articulocuaderno.
asp@idarticulo=6&rev=76.htm
]

Díaz-Noci, J. (2010): “Medios de comunicación en Internet: algunas tendencias”. En El Profesional de la información, noviembre-diciembre, v. 19, nº 6, pp. 561-567. [Disponible en: http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/2010/noviembre/medios
_comunicacion.pdf
]
DOI: 10.3145/epi.2010.nov.01 / CrossRef Link

Flores-Vivar, J.-M. (2009): “Nuevos modelos de comunicación, perfiles y tendencias en las redes sociales”. En Comunicar, nº 33, pp. 73 – 81. [Disponible en http://www.revistacomunicar.com/verpdf.php?numero=33&articulo=33-2009-09]
DOI: 10.3916/c33-2009-02-007 / CrossRef Link

Fumero, A. y García, J. M. (2008): “Redes Sociales. Contextualización de un fenómeno “dos-punto-cero”. En Telos: Cuadernos de Comunicación e Información. Nº 76, pp. 56-68. [Disponible en: http://sociedadinformacion.fundacion.telefonica.com/telos/articulocuaderno.
asp@idarticulo=3&rev=76.htm
]

IE (2009). Cómo encontrar el factor de impacto de una revista. Madrid.

López-Ornelas, M. (2010): "Estudio cuantitativo de los procesos de comunicación de Revista Latina de Comunicación Social (RLCS), 1998-2009", en Revista Latina de Comunicación Social, 65. La Laguna (Tenerife): Universidad de La Laguna, páginas 538 a 552 recuperado el 5 de marzo de 2010, de http://www.revistalatinacs.org/10/art3/917_Mexico/39_Maricela.html
DOI: 10.4185/RLCS-65-2010-917-538-552 / CrossRef Link

Martínez-Rodríguez, C.-A. (2006): “Indicadores cibermétricos: ¿Nuevas propuestas para medir la información en el entorno digital?” en Acimed N° 14. [Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol14_4_06/aci03406.htm]

Núñez, C. (2010): “48% de los usuarios españoles de Twitter sigue perfiles de marca, según una encuesta de Addoor” [Disponible en: http://www.addoor.net/articles/view/7]

Moed, H. F. (2005). Citation Analysis in Research Evaluation. EE.UU: Springer

Porcel-Torrens, A., Castellano-Gómez, M., Valderrama-Zurián, J-C., Aleixandre, R. y Choren, S. (2003): “Análisis de citas en la revista Adicciones”. Adicciones, 15, 309-19.
[Disponible en: http://www.adicciones.es/files/03-Orig.%20309-320.pdf]

Pérez, F. J. (2010): “Las nuevas redes sociales, ¿moda o revolución?”. En Nuestro Tiempo, nº 660, pp. 52-61. [Disponible en: http://www.unav.es/nuestrotiempo/es/temas/las-nuevas-redes-sociales-moda-o-revolucion]

Rodríguez-Fidalgo, Mª-I., Herrero-Gutiérrez, F.-J. y Sánchez-Pita, F. (2010): “Los medios de comunicación en las redes sociales ante el reto de Bolonia”. En Sierra-Sánchez, J. y Cabezuelo-Lorenzo, F. (coord.): Competencias y perfiles profesionales en los estudios de Ciencias de la Comunicación. Madrid: Editorial Fragua.

Ruiz-Mora, I.-M., Salar-Olmedo, S. y Álvarez-Nobell, A. (2010): “Salas de prensa virtual, redes sociales y blogs: posibilidades de la comunicación 2.0. Estudio de las diez empresas españolas líderes en el Ibex35.” en Revista Trípodos. Barcelona (España). Mayo 2010.

Trejo, R. (2009). “Facebook para principiantes”. Razón y Palabra, 66. [Disponible en: http://www.razonypalabra.org.mx/aleph/2009/ene06.html

http://www.aercomunidad.org/ [Página web de la Asociación Española de Responsables de Comunidad]

http://www.facebook.com [Página web de la red social Facebook]

http://www.revistalatinacs.org [Página web de la Revista Latina de Comunicación Social]

http://www.twitter.com [Página web de la red social Twitter]

7. Notas

[1] http://www.facebook.com/pages/Revista-Latina-de-Comunicaci%C3%B3n-Social/353509473274

[2] http://twitter.com/#!/revistalatinacs

[3] Datos actualizados a octubre 2010

[4] http://www.alexa.com/

[5] http://www.addoor.net/articles/view/7

[6] http://www.aercomunidad.org/

[[7] http://science.thomsonreuters.com/

[8] http://resh.cindoc.csic.es/criterios_latindex_electronicas.php

[9] http://ec3.ugr.es/in-recs/ii/Comunicacion-fecha-2009.htm

[10] Día en que empezó a realizar mediciones en Motigo Websats

________________

FORMA DE CITAR ESTE TRABAJO EN BIBLIOGRAFÍAS – HOW TO CITE THIS ARTICLE IN BIBLIOGRAPHIES / REFERENCES:

Herrero-Gutiérrez, F.J., Álvarez-Nobell, A., López-Ornelas, M. (2011): "Revista Latina de Comunicación Social, en la red social Facebook", en Revista Latina de Comunicación Social, 66. La Laguna (Tenerife): Universidad de La Laguna, páginas 526 a 548 recuperado el ___ de ____ de 2_______, de
http://www.revistalatinacs.org/11/art/944_Salamanca/23_Javier.html
DOI: 10.4185/RLCS-66-2011-944-526-548 / CrossRef link

Artículo recibido el 18 de abril de 2011. Sometido a pre-revisión el 18 de abril. Enviado a revisores el 25 de abril. Aceptado el 24 de mayo de 2011. Galeradas telemáticas a disposición de los autores el 28 de mayo de 2011. Visto bueno de los autores: 4 de junio de 2011. Publicado el 8 de junio.

Nota: el DOI es parte de la referencia bibliográfica y ha de ir cuando se cite este artículo.

____________________________________________________________