Revista Latina de Comunicación Social
20 años - IV época de Revista Latina de Comunicación Social - 2017-2018

El año 2017, con la entrada de la revista en el primer cuartil de Scopus, ha sido un año distinto, con la llegada de más artículos que nunca, lo que favoreció que aumentáramos el número de artículos publicados. Ha habido otra razón: la mayor dedicación, casi profesional, del editor, al concluir sus labores en despacho, aula y laboratorio universitarios --después de 26 años de docencia académica--, y dedicar mucho más tiempo a la edición de la revista. A ello se suma la incorporación de la webmaster, la Dra. Milena Trenta, que liberó al editor de varias funciones, para dedicar mayor atención al proceso de doble ciego y evaluación de papers.

Llegamos, así, al año 20 de la revista en la web, desde enero de 1998. Iniciamos la IV época de la revista.

Si este proyecto universitario y no venal, un proyecto destinado a los demás, ha tenido algún éxito, se habrá debido al apoyo recibido por los miles de autores que han publicado y a los evaluadores de la revista, que han hecho posible la consolidación de un viejo proyecto que nació en el año 1987 y apareció por primera vez en la web en enero de 1998, hace 20 años.

Hemos de hacer hincapie en la mayor dedicación de los evaluadores, en 2017 en un número superior al de años anteriores, lo que facilitó la publicación de 91 papers. Los revisores, cuyo listado es imposible de mostrar por un par de razones, han atedido el ruego del editor de hacer la revisión en el más breve plazo posible, lo que facilitó una rápida respuesta a los autores que estaban a la espera de la evaluación de su artículo.

Las razones que aludíamos son fundamentalmente dos: una, la larga lista de tantos evaluadores de 2017 --mayor que nunca-- y otra la torpeza de algunos funcionarios integrados en alguna comisión oficial, que penalizan al árbitro científico si éste ha publicado alguna vez en la revista donde colabora y se presenta a una evaluación ministerial.. En lugar de premiarlo, se le castiga. O, si lo prefieren, la ignorancia del esfuerzo que muchos referees hacen en pro de un mejor panorama científico editorial. Este es un problema que parece que solo se presenta en España.

Pero, este es el momento de dar agradecimientos a quienes sin protagonismo han elaborado a que la revita entre en su mayoría de edad. agradecimiento en primer lugar a los investigadores que han enviado sus manuscritos a la revista, agradecimiento a los traductores, a la pyme que se ocupa de los trabajos materiales de edición del artículo y de los libros. A las personas que integran los comités de la revista, por las aportaciones que hacen al editor Solo tenemos palabras de agradecimiento y hacemos votos para que los nuevos tiempos sigan trayendo motivos de satisfacción y alegrías.

A todas y a todos, una vez más, nuestro mayor agradecimiento.