Revista Latina de Comunicación Social

Informes de revisores

Hubo un tiempo en que el automóvil era novedad. Las hemerotecas y sobre todo las colecciones particulares de algunos apasionados del motor conservan la memoria de aquellos años.

En esta investigación se realiza un pormenorizado análisis de las primeras publicaciones ligadas al mundo de la velocidad, entendida entonces como uno de los sports del momento. El 10 de noviembre 1899, apurando el final de siglo, se publicó en Barcelona el primer número de El automóvil ilustrado.

El optimismo que despiertan los primeros coches, la fe en el progreso, el espíritu deportivo y la sensación de independencia que aportaban estos nuevos vehículos autopropulsados son emociones que han quedado definitivamente fosilizadas entre las páginas e ilustraciones que alimentan esta investigación original. Automovilismo-electricidad-maquinaria  palabras cargadas entonces de energía positiva y que hoy se nos escapan entre la capa de ozono y el barril de Brent.– Dr. Fermín Galindo - profesor de la Universidad de Santiago, USC.

El siglo XIX en la historia del automóvil en España es esencial, por los intentos de crear un modelo español, siendo el primer intento el “locomóvil” propulsado a vapor a mediados de los años cincuenta de ese siglo; el gran éxito, los coches importados de Francia que sólo podían
 ser adquiridos por la población pudiente de las grandes ciudades y, por supuesto, en consecuencia, la llegada de las primeras publicaciones sobre automovilismo.
 
Los productos periodísticos sobre automovilismo es el eje de este trabajo que nos hace un recorrido histórico desde el siglo XIX con el boom de los automóviles dando lugar a las primeras publicaciones sobre automovilismo e invitándonos a profundizar en el tema.

Se incluye cómo diferentes publicaciones incluían en sus secciones apartados sobre el motor, incluso como aparecían “sports” claros antecedentes a las publicaciones estudiadas. – Dra. María Gabino, UNIVA, Jalisco, México.