Revista Latina

Reseñas de libros - 2010

EL ECOSISTEMA COMUNICATIVO VALENCIANO. Características y tendencias de la primera década del siglo XXI

Valencia: Guillermo López (ed.)
Editorial: Tirant Lo Blanc, 2010
ISBN: 978-84-9876-809-1
304 pág.

Reseña realizada por el Dr. Enrique Bordería Ortiz
Profesor Titular de Periodismo de la Universidad de Valencia. Facultad de Filología, Traducción y Comunicación.

Hace ya 10 años un equipo encabezado por el profesor Antonio Laguna elaboró el primer estudio que radiografiaba la estructura de la comunicación en la Comunidad Valenciana. Este trabajo titulado La Comunicación en los 90 significó el primer gran esfuerzo por superar el vacío sistemático en el conocimiento de la realidad comunicativa valenciana resultado, entre otras causas, del relativo retraso en la implantación de los estudios universitarios en comunicación y la consiguiente debilidad que hasta los noventa tuvo la investigación aplicada sobre el tema. El profesor Laguna se había dedicado desde su formación histórica a explicar de dónde venían comunicativamente los valencianos y ahora fijaba los primeros límites sistemáticos de lo que eran  en el ámbito del periodismo

valencia

Aquel esfuerzo precisaba de una continuidad en el tiempo para que la foto fija se convirtiera en movimiento y fuera capaz en sucesivas ediciones de reflejar el innegable dinamismo y transformación del sector de la comunicación. Las circunstancias académicas de la institución desde donde surgió el proyecto, la entonces naciente Universidad Cardenal Herrera-CEU, precipitaron la diáspora académica e intelectual de buena parte de sus participantes y entre ellos su impulsor, generándose un peligroso vacío que ponía en cuestión la necesaria continuidad del trabajo.

Justo cuando se cumple la década que enmarcaba las aportaciones, el profesor de periodismo Guillermo López de la Universidad de Valencia ha asumido el reto de mantener y prolongar ese esfuerzo con el carácter laborioso y esforzado que una publicación de esa naturaleza exige: la coordinación y tutela de un amplio equipo investigador con especialistas, profesionales y docentes de  varias universidades valencianas, en una obra que consigue la coherencia y la visión de conjunto necesaria para ser imprescindible no sólo entre especialistas en el tema, sino también con el suficiente grado de divulgación para interesar al público en general que quiera conocer las permanencias, cambios y perspectivas de la comunicación y del periodismo actual.

Casi podemos augurar con esta iniciativa  la constitución de un necesario observatorio de la comunicación en la Comunidad que vendría a representar el marco general de las investigaciones sobre el panorama de cibermedios que el profesor López ha impulsado desde hace unos años hasta el punto de convertirse en referencia en la materia.

Una obra como esta, hecha con múltiple voces y manos, presenta una cierta pluralidad de enfoques y miradas, de perspectivas de análisis, y de manera indefectible de algunos resultados desiguales, en los que las insuficiencias apenas tienen presencia frente a una mayoría de aportaciones relevantes. Por encima de la diversidad el esfuerzo coordinador ha logrado evitar una obra deslavazada y falta de articulación.

La estructura del estudio se ajusta a las exigencias de este tipo de investigaciones estructurales y sigue escrupulosamente el análisis de los principales niveles del macrosector de la comunicación: prensa, radio, televisión, gabinetes de comunicación, etc…, que son oportunamente complementados con estudios genéricos que diseccionan el contexto en el que eso medios van a operar y las grandes dinámicas sociales que van a marcar su ecosistema y sus posibilidades de existencia. En ese sentido se tienen en cuenta elementos básicos para la comunicación, especialmente en Valencia, como las cuestiones de identidad y cultura, el marco jurídico, o las políticas de comunicación ante el reto digital.

En ese primer nivel de trabajo destacaríamos el capítulo firmado por el profesor Francesc Martínez Gallego en el que hace un incontestable y espléndido análisis de las relaciones entre los medios y la política en la Comunidad Valenciana; y por otro lado el capítulo que encabeza el profesor Bernardo Paniagua que sitúa la Comunidad Valencia en su contexto, esto es, abordar la perspectiva de lo local, o autonómico diríamos aquí, desde la lógica implacable de la globalidad, y de la presencia e influencia de los medios nacionales en la dimensión valenciana.

No falta tampoco un completo estudio que encabeza el propio Guillermo Lopez sobre el panorama de los cibermedios valencianos, una aproximación a los estudios coordinados por el propio investigador, y la dimensión social de Internet a través de la blogosfera.

Finalmente resultan especialmente interesantes algunos capítulos, como el elaborado por los profesores de la Universidad Miguel Hernández, José Alberto García Avilés y Miguel Carvajal, titulado “Convergencia de medios en la Comunidad Valenciana”, donde desbordando el tradicional estudio de medios se adentran en una materia crucial para el periodismo y la información de calidad como son las prácticas y rutinas productivas que analizan a través de distintos medios escritos y audiovisuales para diagnosticar la tan anunciada convergencia de medios.

Quizás para próximas ediciones sería oportuno incluir una mayor presencia del sector audiovisual. Y nos referimos especialmente  al panorama del cine valenciano y sus realidades colaterales, que aunque evidencia múltiples signos de permanecer en esa secular crisis del sector, no por ello dejan de ser relevantes algunas actividades que se esfuerzan por mantener el dinamismo cinematográfico a través de las alianzas con el medio televisivo,  la emergencia del documentalismo o la cantera audiovisual del mundo del cortometraje. Y esa ausencia resulta más evidente cuando comprobamos el oportuno acercamiento hecho en otro artículo a otras formas culturales o de entretenimiento como la música rock o los videojuegos. Donde se pone de manifiesto un concepto amplio de la comunicación de masas en la línea de la escuela de Birminghan, que va más allá de los medios de comunicación más o menos convenciones y se solapa con las manifestaciones culturales.
No quieren ser las puntualizaciones hechas más que modestas observaciones en una obra de amplias competencias para complementar un futuro estudio de la comunicación valenciana en la segunda década del siglo XXI, que vistos los resultados de este libro está más que asegurado.

Para enviar esta página a una persona interesada, pincha en el sobrecillo: