Revista Latina de Comunicación Social 38 – febrero de 2001

Edita: LAboratorio de Tecnologías de la Información y Nuevos Análisis de Comunicación Social
Depósito Legal: TF-135-98 / ISSN: 1138-5820
Año 4º – Director: Dr. José Manuel de Pablos Coello, catedrático de Periodismo
Facultad de Ciencias de la Información: Pirámide del Campus de Guajara - Universidad de La Laguna 38200 La Laguna (Tenerife, Canarias; España)
Teléfonos: (34) 922 31 72 31 / 41 - Fax: (34) 922 31 72 54

[de ICOM'2000, La Habana]

Formación de nuevos periodistas, a partir de proyectos de integración entre universidad y empresa

(3.986 palabras - 10 páginas)

Dra. María de los Angeles Cabrera González ©

Facultad de Ciencias de la Información, Unidad Docente de Periodismo, Universidad de Málaga

mac@uma.es

La puesta en marcha del proyecto que desde aquí se defiende se concibe como una posible colaboración entre los dos grandes pilares sobre los que se asienta la formación del actual profesional de la información: universidad y empresa. El trabajo conjunto de estas dos entidades supondría un constante intercambio de información, conocimientos y servicios de los que el futuro profesional sería el principal beneficiado, constituyéndose, a la vez, en un punto clave de conexión entre ambas instituciones.

Este ideal es uno de los múltiples objetivos que se incluyen dentro de las actividades desarrolladas durante los dos últimos años desde Labcom, grupo de investigación de la Facultad de Ciencias de la Información de Málaga.

El trabajo que se desarrolla en esta líneas es fruto del estudio y reflexión llevados a cabo por los componentes del grupo de investigación Labcom; principalmente estudiantes de las tres licenciaturas de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de Málaga dirigidos por la proaríaesora Mª Angeles Cabrera González. Desde este grupo de investigación se analizan los nuevos modelos comunicativos en soporte digital y se elaboran proyectos innovadores de prensa online y creación de páginas webs.

Desde su nacimiento, hace dos años, el grupo ha efectuado diversas tareas de análisis de contenido y diseño de las nuevas formas de presentación visual, así como la elaboración de un estudio comparativo de los principales periódicos del mundo en soporte digital. En el último curso se han elaborado páginas webs especializadas, tanto para la Universidad Complutense de Madrid, como para la Facultad de Ciencias de la Información de Málaga. El proyecto en el que se trabaja actualmente es la puesta en marcha de una revista específica de comunicación e información en soporte online, elaborada por personal docente y alumnos del centro.

La investigación desarrollada por Labcom pretende crear nuevos vínculos entre la universidad y las empresas de comunicación con el objeto de mejorar la formación de los futuros profesionales de los medios y su posterior incorporación al mercado laboral.

Partimos de la tesis de que la situación actual exige, tanto a las empresas de comunicación, como a la universidad una adaptación en forma y contenido de sus funciones, conforme a los requerimientos que imponen las nuevas tecnologías.

La universidad, como institución previa al mercado, debe ofrecer al alumno un conocimiento específico de los nuevos modos y herramientas de comunicación. Sólo así, la universidad proporcionará a las empresas los profesionales que éstas necesitan. Otra interesante colaboración entre la universidad y las empresas puede producirse a través de la investigación y el desarrollo de proyectos comunes para ambas.

La empresa, a su vez, debe adaptarse a la nueva sociedad de la información en la que priman las innovaciones tecnológicas. Con su aportación constante a la universidad, la empresa se anticipa en la formación del alumno y en su iniciación práctica a la profesión por medio de becas, subvenciones, ayudas para la investigación...

La investigación en nuevos medios de comunicación, que en la actualidad se emprende en casi todas las universidades, supone una importante aportación para el mejor desarrollo de las tareas prácticas que se ejercen en la empresa. Los grupos de comunicación deberían colaborar con las facultades en la puesta en marcha de proyectos basados en la investigación y el trabajo de los jóvenes universitarios que en el futuro se incorporarán, probablemente, al funcionamiento de tales empresas.

La participación de la empresa en programas como el que se presenta beneficia a ambas partes, empresa y universidad, como un binomio compenetrado y tendente a la formación de profesionales cualificados de acuerdo con las nuevas necesidades del mercado laboral de la información.

Las nuevas tecnologías y la comunicación

Uno de los grandes interrogantes que se cierne hoy sobre la universidad cuestiona la capacidad de ésta para responder a los futuros retos de las nuevas tecnologías y a las nuevas demandas que éstas generan en el mercado.

Desde una perspectiva histórica, no existe ninguna etapa en la que no se tenga constancia de cambios tecnológicos de consideración (Revolución Industrial, Ilustración...). La diferencia reside en que en el siglo XX el proceso se ha acelerado para intensificarse, mucho más si cabe, en las últimas décadas, utilizando una materia prima cada vez más inmaterial: la información.

El ser humano ha evolucionado de una cultura oral a una electrónica, pasando por la quirográfica y la tipográfica, para encontrarse en la actualidad con la cultura digital, una de las bases principales de la sociedad de la información.

El periodismo en particular, y la comunicación en general, han experimentado ciertos cambios tecnológicos, algo que ha dado lugar a lo que se ha llamado "revoluciones tecnológicas del periodismo":

1ª) La que empleaba medios informáticos para redactar, diseñar y maquetar al servicio de los productos tradicionales de comunicación.

2ª) La que afecta al producto final, que se ofrece no sobre papel y tinta o a través de ondas hertzianas, sino sobre formato informático.

Desde finales de los ochenta estamos inmersos en la denominada sociedad de la información, una época decisiva en la que las nuevas tecnologías determinan o transforman los sistemas tradicionales de la comunicación social. En muy poco tiempo hemos sido testigos de numerosos cambios tecnológicos propiciados por los siguientes factores:

  1. Informatización de las tareas (trabajo, hogar, industria...)

  2. Desarrollo de las telecomunicaciones (satélites, cable, telefonía...)

  3. Multimedia (capacidad de conjugar diferentes medios: textos, fotografías, gráficos y sonidos...)

  4. Internet y nuevos productos comunicativos

Además, se han producido cambios fuera del ámbito estrictamente comunicativo en otros niveles como: el social, político, económico, jurídico y cultural. A continuación se exponen algunos ejemplos:

  • En lo político y legislativo:

Transformación de leyes (Ley de Ordenación de las Telecomunicaciones...)

  • En lo económico:

Transformación de las empresas y aparición de nuevas industrias y nuevos servicios (telebanca, comercio electrónico...)

Globalización, mundialización de la economía

  • En el ámbito de la sociedad:

Descentralización

Superación de barreras espaciales

Individualización

Reducción de barreras temporales

Ampliación de diferencias económicas

  • Y en el plano cultural:

Nuevas formas de ocio, instauración de la sociedad del espectáculo y del entretenimiento

Cibercultura, cultura electrónica, transformación de la cultura .

Consecuencias de la sociedad de la información

La evolución en todos estos ámbitos que acabamos de mencionar ha influido en la denominada "sociedad de la información", una época en la que las nuevas tecnologías determinan o transforman los medios tradicionales de comunicación, como consecuencia, en gran medida, de la alianza de la tecnología informática con los medios y la información. La convergencia de los medios clásicos con los nuevos sistemas informáticos están transformando el panorama mediático y con ello el contexto en el que el profesional de la información desarrolla sus actividades:

  • Reconversión de los medios tradicionales (prensa, radio, televisión...).

  • El primero que padece esta transformación es la prensa. Después se han incorporado radio y televisión.

  • Surgen ediciones digitales de medios impresos.

Las ventajas que estos avances tecnológicos ofrecen al periodismo son poderosas:

  • Se transforma el trabajo periodístico e incluso se mejora.

  • Se complementan los medios, no se superponen.

  • Aparecen nuevas formas de comunicación.

  • Un ejemplo son las publicaciones electrónicas sin referente material o las emisoras de radio específicas para Internet.

Esta constante revolución tecnológica, junto con las innumerables oportunidades que ofrece el entorno digital y multimedia, aportan valiosas herramientas y aplicaciones técnicas a la comunicación:

  • Servicios de telecomunicaciones: redes telemáticas

  • Correo electrónico, transferencia de ficheros... (comunicación interpersonal)

  • Hipermedia, hipertexto, hiperenlaces (la información ya no se presenta de la manera tradicional, sino estructurada, dividida, ramificada.)

Ante todos estos cambios, Internet se erige como una nueva e imprescindible herramienta de trabajo. Aunque aún se encuentra en su primera etapa de desarrollo, avanza a pasos agigantados y se impone rotundamente en el uso doméstico y laboral. En el mundo de la información rejuvenece a los antiguos medios, así como las formas tradicionales de presentación y elaboración de los contenidos.

No cabe duda de que asistimos a la creación de un nuevo medio de comunicación, pero, también, de que no se trata, únicamente, de una novedosa forma de presentación periodística sino también, de lo que podría suponer una revolución en la transformación del mensaje informativo.

Entre las causas que propiciaron el nacimiento de este nuevo producto electrónico interactivo y multimedia (combinación de elementos textuales y audiovisuales) destacan las siguientes:

  1. Agotamiento de las fórmulas tradicionales de comunicación. Necesidad de ofrecer al usuario una información donde él, de forma interactiva, pueda seleccionarla a su gusto, y adaptarla a sus necesidades y preferencias personales. (1)

  2. Aumento de la información y creación de un formato con menor limitación de contenido. Oferta de nuevos servicios como: acceso a bases de datos, correo electrónico, acceso a archivos del medio en cuestión...

  3. Facilidades en el acceso a la información gracias a las redes telemáticas (redes telefónicas, de ordenadores).

  4. Diversificación de la actividad empresarial comunicativa; las empresas se convierten en multimedia, conciertan alianzas con otras empresas, extienden su actividad a otros campos e investigan nuevas posibilidades de negocios.

  5. Avances técnicos: velocidad de procesadores informáticos, capacidad de almacenamiento, definición de pantallas, abaratamiento de costes... en definitiva, popularización de la informática personal.

Durante los primeros años de la década de los noventa se produjo una explosión en España en cuanto a la proliferación de sitios web, y junto a ella, una serie de avances que permiten un cambio sustancial en el ámbito de la comunicación. La posibilidad de incluir en un mismo relato periodístico diversos medios, y el acercamiento de la informática personal y los sistemas de telefonía, ha revolucionado los medios de transmisión de comunicación.

En la actualidad se está produciendo una redefinición de las estrategias empresariales, del papel de los profesionales de la comunicación y de los modos de producción del nuevo producto electrónico informativo. Estos años, en los que el progreso es evidente en el mundo de la comunicación, sirven sobre todo para apuntar tendencias empresariales, profesionales y académicas.1

La convergencia entre nuevas tecnologías y medios de comunicación ofrecen, como principal resultado, el desarrollo de un modelo comunicativo que, a pesar de todas sus imperfecciones, dudas y dependencias de una forma editorial y mediática tradicional, se está llevando a cabo en todo el mundo.

El teletrabajo, la búsqueda de información en los archivos automatizados, las entrevistas o puestas en contacto a través del correo electrónico..., eran formas desconocidas para el profesional de la información hasta hace algunos años. Esto hace suponer a Piedad Bullón que los medios de comunicación necesitarán, en un futuro, nuevas hornadas de periodistas con una mezcla de habilidades tradicionales e innovadoras, que sean capaces de trabajar con texto, fotografías, gráfico, audio y vídeo, los componentes del multimedia.

El periodista del futuro

Frente a todo ello, el periodista del futuro se ve abocado a formarse en estos nuevos ámbitos y a especializarse cada vez más. En este sentido, debe asimilar las nuevas herramientas de trabajo que tiene a su disposición para sacar de ellas el máximo partido técnico y práctico. Esta cualificación que ahora se le exige pasa, además, por descubrir paso a paso, las enormes posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para la recogida de datos, para la elaboración de la información o para una interacción ya posible con el receptor.

A este respecto, Próspero Morán señala en el I Congreso de Periodismo Electrónico: "Si para la humanidad Internet se ha convertido en el motor de la nueva economía, de la revolución económica o industrial, para los periodistas supone tener que enfrentarse a una redefinición de su profesión, un trabajo que aún no ha empezado".

Nora Paul sintetiza los tres requisitos a los que debe responder el periodista en la era digital de la siguiente manera:

  • Entender el medio: para lo cual necesita explorarlo y descubrir personalmente las nuevas posibilidades que ofrece a los redactores:

  • Utilizar los nuevos productos de información para mejorar y completar su trabajo.

  • Estar comunicado, con lo que no se puede faltar a la verdad con el receptor.

La formación, en definitiva, debe responder a la demanda social y económica. Y es por ello que cualquier actividad que se emprenda desde la universidad tiene que estar orientada a cubrir las necesidades de un mercado en el que prima hoy el universo de las nuevas tecnologías.

En este contexto, la preparación del profesional de los medios requiere cada vez más de un proyecto de colaboración estrecha entre universidad y empresa, las dos entidades en las que tradicionalmente se forja la enseñanza del periodismo.

Proyecto de colaboración entre universidad, empresa y alumno

Nuestro propósito es presentar, a continuación, un proyecto ideal de integración entre instituciones. Nos referimos a la necesidad de lograr una relación entre universidad y empresa más estrecha y constante, diaria y planificada, en la que el futuro profesional se forme, a la vez que se convierte en su punto de conexión. Este esfuerzo se convertirá a la larga en un proyecto del que todos salen beneficiados: la universidad, la empresa y el alumno. A continuación presentamos una relación de las consecuencias derivadas de estos proyectos conjuntos:

  • Mediante la puesta en marcha de programas de investigación, la universidad tiene la oportunidad de configurarse como un puente más estrecho entre el mundo de la docencia y la realidad laboral. De este modo, el alumno adquiere un grado de profesionalidad de forma más inmediata y de mayor calidad. Así, el estudiante encuentra menos dificultades a la hora de integrarse en la dinámica empresarial y en el modo específico de trabajo de las empresas de comunicación. También hallará ventajas a la hora de adaptarse en un futuro a medios similares con los que ha tenido contacto o en el seno, si cabe, de esa misma empresa.

  • Las facultades obtienen como beneficio la renovación de sus contenidos y programas docentes mediante la incorporación de los resultados del estudio de las empresas. Gracias a la colaboración del alumno, la universidad deja de ser un espacio estanco, al margen, en muchas ocasiones, de la realidad del mundo empresarial. La información constante que el alumno transmite a la facultad tiene como objeto la actualización de la docencia con los últimos avances producidos en el sector profesional y en función de las características especiales de cada una de las empresas: audiovisuales, de prensa escrita, de información digital...

  • Los programas conjuntos benefician, asimismo, a la tarea investigadora que se emprende desde las universidades En las empresas se ponen en marcha investigaciones que parten de conceptos teóricos profunda y eficazmente elaborados desde las facultades. Y es en el seno de estas compañías, donde los proyectos docentes encuentran un enfoque y una aplicación más prácticos. De manera inversa, la empresa también se beneficia de la iniciativa investigadora que se emprende en la mayoría de las facultades. Debido a la carencia de tiempo en el día a día de las empresas, muchas de ellas adolecen de la capacidad de idear proyectos de investigación a largo plazo, hecho que sí se emprende en la universidad. En definitiva, podemos hablar de iniciativa y marco docente y teórico del lado universitario, y puesta en práctica y aplicación del lado de la empresa.

  • Otro de los puntos a destacar de esta particular simbiosis es el hecho de que la universidad se convierte en punto de referencia para las empresas que necesiten conocer con más profundidad su sector, la competencia u otros sectores. Dado el carácter analítico y comparativo de gran parte de los proyectos de investigación, las empresas pueden enriquecer su propio trabajo. Con los datos y estudios proporcionados por las facultades, aprenden de los errores y las virtudes que una visión global puede aportar de las compañías del mercado. Frente a la rapidez con la que se desarrolla el día a día en el interior de los centros de trabajo, la investigación universitaria servirá para profundizar en aspectos específicos que la empresa desee conocer. De esta forma, ya no será sólo la universidad quién ponga en marcha estudios científicos. En el orden de las propuestas también tendrá voz y voto la empresa.

  • La incorporación del alumno no debe responder en ninguna medida a las necesidades inmediatas del momento. El futuro profesional aún carece de la formación práctica necesaria para responsabilizarse del trabajo que se emprende en la empresa. El alumno requiere, en todo caso, de una formación previa que podrá llegarle a través de la puesta en marcha y desarrollo de proyectos de investigación en ambas instituciones.

  • Otro de los beneficios que la empresa obtiene con la incorporación de alumnado en sus proyectos es el de contribuir a la formación del trabajador del futuro de una manera específica, acomodándolo a sus necesidades, proporcionándole formación en el uso de herramientas específicas y adoctrinándolo en el uso de las nuevas tecnologías. Además, la preparación previa de estos alumnos en el marco de las facultades garantiza a las empresas el poder contar directamente con gente específicamente preparada y seleccionada en el seno de los centros docentes. De esta forma, la empresa no tendrá por qué recurrir a fórmulas indirectas de reclutamiento de personal y acudirá directamente a la universidad para buscar a sus futuros empleados.

  • El alumno se inicia en la investigación desarrollando tareas asimiladas previamente en la universidad y en el marco práctico de la empresa. Las facultades, por sus características especiales, se ven carentes de los medios suficientes para desarrollar a fondo sus contenidos más prácticos. Sin embargo, en el seno de la empresa, el futuro profesional entra en contacto directo con el día a día de la empresa y con la incorporación en las mismas de la tecnología punta.

  • Una vinculación más estrecha entre las dos instituciones debe servir asimismo para que la compañía se preocupe por ayudar a la docencia universitaria. Las empresas deben de contribuir con la investigación a través de ayudas, subvenciones, apoyos materiales y de equipos técnicos..., que revistan la enseñanza teórica del alumno de un contenido más práctico. De este modo, al alumno le será más fácil también adaptarse a las necesidades que les exige la empresa en el momento de su incorporación. Las compañías deben colaborar con los centros docentes invirtiendo en ellos a largo plazo, al tiempo que ayuda a la incorporación del estudiante en sus mecanismos de trabajo. Se solventan así otros dos problemas que aquejan hoy a muchas facultades: la masificación de las aulas y la falta de medios y recursos técnicos para realizar prácticas.

  • La puesta en contacto de ambas entidades debe promoverse mediante la organización de foros de debate en los que se intercambien experiencias, se discutan los últimos avances en investigación y formación y en las que el alumno participe activamente como intermediario y punto de contacto entre ambas entidades. La existencia de nuevos sistemas de transmisión más rápidos y eficaces permitirá, además, que el alumno nunca pierda contacto con ninguna de las partes.

  • El estudiante en Ciencias de la Comunicación es, en definitiva, el gran beneficiado de esta formación a dos bandas. Se le adoctrina en el conocimiento práctico de las tareas de comunicación, adquiere formación en investigación y medios, y se le permite la posibilidad de incorporarse gradualmente, y si es posible, en la plantilla de la empresa.

  • El punto y final de esta relación permite a la universidad no dejar desamparado al alumno en el competitivo y complejo mercado actual. Los proyectos facultad-empresa ayudan a la integración del alumnado. Y la formación del alumno se hace asimismo más completa. Una vez finalizados los años de estudio en el centro universitario, éste podrá contar con el antiguo alumno para el desarrollo de proyectos futuros, que permitan interrelacionar las actividades que se emprenden desde ambas entidades.

A fin de evitar que el alumno se introduzca en las empresas sin suficiente preparación, las universidades tienen que promover actividades prácticas desde la universidad, como pueden ser la creación de grupos de trabajo o investigación dedicados al estudio o desarrollo de áreas concretas de la profesión.

Un caso particular: la Facultad de Ciencias de la Comunicación de Málaga

El año pasado se puso en marcha en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de Málaga una iniciativa orientada a fortalecer la formación del alumno integrándolo en las tareas académicas de investigación que desarrollan los profesores del propio centro.

Bajo el nombre de "Voluntariado de investigación" se crea así una figura interesante desde el punto de vista de la docencia universitaria. El alumno (voluntario de investigación) se compromete personalmente y de forma totalmente libre a colaborar durante el año lectivo con proyectos de investigación que se desarrollan en las distintas áreas de conocimiento de la facultad. El modo concreto de realizar su trabajo será siguiendo las indicaciones del profesor encargado de dirigirle dentro de su línea de investigación.

Éste es un modo concreto de potenciar, a la larga, la tarea investigadora emprendida en el seno de la universidad. El alumno colabora en proyectos que, por su magnitud, requieren de la dedicación de un grupo de trabajo. El profesor o departamento se beneficia de la colaboración del alumno al tiempo que le ofrece la posibilidad de una formación científica y de carácter práctico, mediante el contacto con estudios desarrollados en su área específica de trabajo.

Acogiéndose a este convenio, LabCom es un grupo de investigación compuesto por estudiantes de las tres licenciaturas del centro que trabaja desde hace dos años en el estudio del periodismo electrónico y las nuevas posibilidades del diseño en la red.

Nuestra investigación tiene un contenido fundamentalmente práctico, destinado al análisis de las diferentes formas de elaboración y presentación de los contenidos informativos en Internet. Este estudio nos permite desarrollar de una manera más consciente, novedosa y eficaz proyectos webs como los hasta ahora emprendidos.

El último de nuestros trabajos, aún en elaboración, es Cima, revista científica de comunicación de la Universidad de Málaga, en cuyo diseño se trabaja en la actualidad tal y como se puede comprobar en la siguiente URL provisional: http://www.uma.es/ccii/cima.

La investigación y el desarrollo de nuevos modelos de información en Internet que emprende en la actualidad LabCom ofrece sus servicios al conjunto empresarial, con el objeto de encontrar ayudas y financiación para proyectos futuros.

La universidad, como su nombre indica, debe ser universal y relacionarse con las entidades que representan a la sociedad, la política, la economía o el mercado. Es necesario, por tanto, buscar fórmulas de cooperación educativa, para convertir la enseñanza oficial universitaria en una enseñanza eficaz que responda a las necesidades del momento.

En conclusión, podemos decir que la función de la universidad del futuro es la de responder a una demanda de formación permanente, ya que los cambios tecnológicos requieren una mano de obra cada vez más cualificada. Por este motivo es importante que se renueve a sí misma y que los contenidos de la docencia sean flexibles y capaces de transformarse según las necesidades que imponga cada momento. Para todo ello, es necesaria la colaboración y esfuerzo conjunto por parte de la universidad y de las empresas.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Cabrera González, Mª Angeles: "El nuevo periodista", en La prensa online. Los periódicos en la WWW. Edit. Cims'97, Barcelona, 2000.

Díaz Noci, Javier; Meso Ayerdi, Koldo: Periodismo en Internet. Modelos de prensa digital. Universidad del País Vasco. Bilbao, 1999.

Millán, J.A.: De redes y saberes. Cultura y educación en las nuevas tecnologías, Aula XXI/Santillana, Madrid, 1998.

Paul, Nora: "Los contenidos: una revisión", en Periódicos Interactivos`95. Poynter Institute, 6 de febrero de 1995.

URLs de algunos trabajos realizados por el grupo de investigación Labcom:

http://www.uma.es/ccii/cima

http://www.uma.es/ccii/udpweb

http://www.uma.es/ccii/corinto

Nota

  • Internet es un auténtico pozo sin fondo, aunque la comunicación y la información digital podrán complementar a la tradicional, pero no la sustituirá. (RUIZ DE ELVIRA: en Muy Especial: La explosión Internet, 1997)


FORMA DE CITAR ESTE TRABAJO EN BIBLIOGRAFÍAS:

Cabrera González, María de los Angeles (2001): Formación de nuevos periodistas, a partir de proyectos de integración entre universidad y empresa. Revista Latina de Comunicación Social, 38. Recuperado el x de xxxx de 200x de:
http://www.ull.es/publicaciones/latina/2001/latina38feb/127cabrera.htm