Revista Latina de Comunicación Social 38 – febrero de 2001

Edita: LAboratorio de Tecnologías de la Información y Nuevos Análisis de Comunicación Social
Depósito Legal: TF-135-98 / ISSN: 1138-5820
Año 4º – Director: Dr. José Manuel de Pablos Coello, catedrático de Periodismo
Facultad de Ciencias de la Información: Pirámide del Campus de Guajara - Universidad de La Laguna 38200 La Laguna (Tenerife, Canarias; España)
Teléfonos: (34) 922 31 72 31 / 41 - Fax: (34) 922 31 72 54

[de ICOM'2000, La Habana]

La televisión educativa en Chiapas, un proyecto para rescatar

(2.875 palabras - 7 páginas)

Mtra. Juliana Matus López ©

Facultad de Humanidades. UNACH - Tapachula, Chiapas

jmatus@montebello.unach.mx

El gran desarrollo de los medios de comunicación masiva ha generado una nueva dinámica en los procesos formales e informales de educación. Después de la familia y la escuela, la televisión tiene hoy una gran influencia en la formación de conocimientos y valores que adquieren las nuevas generaciones para enfrentar los retos de la actual sociedad.

La televisión como medio de comunicación ha captado desde su aparición la atención de un gran auditorio, tan es así que su impacto en la sociedad ha sido motivo de numerosos estudios. Cuando este medio es utilizado con fines educativos, se convierte en una magnífica herramienta didáctica si lleva objetivos precisos de aprendizaje.

Con el uso de las nuevas tecnología de información el interés por investigar sobre la televisión se ha renovado, tanto para quienes promueven la videotecnología como entre los investigadores y educadores. Este potencial educativo se ha extendido en la mayoría de los países y ha propiciado la multiplicación de programas y proyectos de investigación para documentar sus posibles usos pedagógicos.

En un intento por superar el enorme rezago educativo, los países en vías de desarrollo han adoptado este medio como un instrumento fundamental en la política educativa. México es ejemplo claro de este fenómeno, donde el programa de telesecundaria se ha extendido a todas las regiones del país.

Pero, ¿hasta dónde la televisión puede considerarse un puntal del proceso educativo?, ¿de qué condiciones requiere este medio para alcanzar el éxito en un proyecto de educación, encaminado a abatir los elevados porcentajes en la educación? y, específicamente, ¿cuál es el papel de la televisión educativa en regiones como el estado de Chiapas, que presenta los más altos índices de analfabetismo en México?, éstos son algunos de los cuestionamientos que surgen ante el reto educativo de la televisión en esta región del sur de México.

El objetivo del presente trabajo es mostrar la urgente necesidad de investigar sobre modelo de televisión educativa que requiere el pueblo de Chiapas para extender la educación no formal a todas las regiones de la entidad. De esta forma participar en el diseño de una televisión regional con fines educativos; puesto que la tarea educativa debe ser asumida plenamente por el gobierno, con el apoyo de las instituciones educativas, las organizaciones y la sociedad civil, ofreciendo un análisis de los diversos problemas que están presentes en el estado, para poder ofrecer a los ciudadanos sin distinción de raza o ideología mayores oportunidades, instrumentando programas que lleven a los habitantes de Chiapas a un desarrollo y supervivencia digna.

En el futuro, la educación se convertirá en un proceso más diverso, centrado en el aprendizaje que podrá adaptarse a las condiciones y necesidades del educando, llegará a todos los individuos a lo largo de su vida y responderá a las demandas del mercado laboral. La responsabilidad de los medios de comunicación se ha incrementado conforme crece su influencia en materia de información y formación de valores en los individuos. De forma especial la televisión ha creado una nueva cultura de obtener información para la enseñanza formal y no formal.

En México, la televisión con fines educativos ha recorrido un poco más de treinta años, a través del sistema de telesecundaria, paulatinamente se ha hecho presente en las distintas entidades federativas. En Chiapas inicia su funcionamiento diez años más tarde, y hoy se ha expandido en un 99% de los municipios de la entidad.

El papel de la televisión educativa en Chiapas es el punto de la discusión en este trabajo, valdría la pena cuestionarnos a casi 20 años de su presencia en el estado ¿cuál ha sido su desempeño y si ha conseguido los objetivos educativos que se marcó?, ¿existe una evaluación luego de participar en el desarrollo educativo de los jóvenes chiapanecos? A nivel estatal, ¿existen resultados de la eficiencia o impacto educativo en sus egresados? .

Una labor primordial del estado es proveer educación a la sociedad por la cual existe, fortaleciendo las estrategias de aprendizaje para el mejor logro de la enseñanza. En esta tarea es importante la participación de las instituciones, a través de la difusión y divulgación de los conocimientos científicos de interés para los diferentes sectores generados en los departamentos y áreas de investigación de estas instituciones.

El sistema educativo nacional por televisión ha presentado una enorme expansión, sin embargo no se han evaluado los resultados de este programa. En Chiapas, la televisión como instrumento educativo cumple una función limitada en la divulgación del conocimiento, si bien se implementa una programación de temas generales, no ha logrado vincularse a la problemática del estado. El sistema de televisión local ha permanecido ajeno a la riqueza y tradición cultural del pueblo chiapaneco. Esto se traduce en la falta de una clara política educativa que considere a la televisión como medio de comunicación para alcanzar objetivos pedagógicos.

La influencia de la televisión en la educación no es una preocupación reciente de las ciencias sociales ni un tema de moda dentro de la investigación educativa. Por el contrario, es un campo de estudio añejo, que ha originado una abundante literatura que data de más de tres décadas, desde que los primeros investigadores entendieron que la televisión servía para algo más que entender.

Sobre la trascendencia de este medio, Guillermo Orozco nos expone en su trabajo 'El impacto educativo de la televisión no educativa' que aún cuando sus fines no sean educativos el medio contribuye a la formación de sus receptores "El impacto educativo de la TV puede diferenciarse según los distintos criterios. La enseñanza en cuanto actividad es intencionada y busca alcanzar metas educativas; independientemente de si las metas propuestas son logradas la intención de alcanzarlas permanece. En este sentido el proceso de enseñanza es consciente y racional." (1)

INEGI reporta que en México más del 10% de su población es analfabeta, sin embargo conviene analizar los niveles de analfabetismo en los estados, información que puede variar en las regiones consideradas de alta marginación como lo es Chiapas, que en más reciente anuario estadístico del estado se encontró lo siguiente: "En la población de 15 años y más según nivel de instrucción: Sin instrucción 22.45%; Primaria incompleta 31.86%; Con instrucción media básica 14.41%; Con instrucción media y superior: 14.46%; No especificado: .96%." (2)

Los datos arrojados en esta búsqueda nos muestran alto contraste de los niveles de educación de los chiapanecos con relación al promedio de los habitantes del país, razón suficiente para pensar en educar a los mexicanos de forma masiva como lo hace la televisión. Ahora veremos cómo surge y se desarrolla este importante medio con fines educativos en la República Mexicana.

La educación audiovisual como modalidad educativa en México surge el 5 de septiembre de 1966, en el periodo presidencial de Gustavo Díaz Ordaz. Inicia de forma experimental y en circuito cerrado, con el propósito de evaluar el modelo pedagógico experimental, se observa el comportamiento y aprovechamiento de 83 alumnos, distribuidos en 4 grupos pilotos. Se transmiten a las teleaulas clases por televisión, en vivo, a cargo de profesores de educación media denominados telemaestros. (3)

Luego de que el sistema enfrenta momentos críticos al ensayar varias alternativas pedagógicas, durante 1970 a 1973 las autoridades educativas de México, solicitan el apoyo de la Universidad de Stanford, con el propósito de evaluar el Sistema de Telesecundaria a través de una investigación que tenía como objetivos:

  • Conocer la relación entre el costo y la efectividad.

  • Mejorar el servicio a estudiantes y maestros

  • Disponer de la experiencia mexicana en materia de educación para otros países.

Los resultados de esta investigación fueron los siguientes:

  1. El rendimiento escolar guarda estrecha semejanza con el rendimiento de los alumnos de enseñanza directa.

  2. Los costos de operación son más bajos que los de la enseñanza directa en todos sus componentes administrativos, instalaciones y pago de maestros.

  3. Los maestros coordinadores mostraron deficiencias en cuanto a la actitud, impidiendo la participación de los alumnos en el proceso enseñanza-aprendizaje.

  4. Las lecciones televisadas no cumplían el objetivo de servir de eje en el proceso enseñanza aprendizaje y se recomienda su mejoramiento.

Luego de esta evaluación quedan conflictos que resolver, principalmente:

  • El manejo de la producción editorial y las lecciones televisadas

  • Inconformidades con respecto a las plazas de base de los telemaestros

  • Demandas al incremento salarial.

Lo anterior propicia que en 1975, los maestros coordinadores planteen nuevas demandas; así se promueve la creación de cursos de licenciatura para maestros coordinadores de educación telesecundaria con el propósito de capacitar a los docentes y de obtener mayores beneficios escalofonarios.

En 1980 se observa un hecho notorio en el incremento de la matrícula: de 71,424 alumnos a 101,218, debido a que el Programa de Telesecundaria era recibido en otras entidades del país. En esta época se implementan las guías de estudio que apoyan el mensaje televisivo y para evitar la excesiva dependencia de las emisiones como fuente de conocimiento.

Como respuesta a la demanda de educación secundaria en Chiapas en 1980 se firma entre la Secretaría de Educación Pública y el gobierno del estado cuyo titular era Juan Sabines Gutiérrez, el Acuerdo de Coordinación de Educación Telesecundaria. Particularmente en Chiapas se dan elementos que definen un sello propio al sistema: proporcionar educación secundaria a las comunidades marginadas, abatir costos en la educación, evitar la concentración de alumnos en las ciudades, experimentar el modelo pedagógico, reforzar el nivel de secundaria, aprovechar el apoyo económico que proporciona la federación y solucionar el problema de maestros desempleados.

Así, el subsistema de telesecundaria inicia su funcionamiento en el período escolar 80-81 con la creación de 31 escuelas, 38 plazas de profesores y una población de aproximadamente 2 mil alumnos. De acuerdo a los datos proporcionados por el Departamento de Educación Telesecundaria en Chiapas, hoy este sistema cuenta con 762 aulas, en 105 municipios del estado, una planta docente de 2,543 profesores y presenta un índice de aprobación del 93.44%, es decir aprueban 95 de cada 100 (4)

La telesecundaria en Chiapas presenta algunas dificultades desde su instalación como: a) Falta de una verdadera planeación, al fundar escuelas que no reunía los requisitos; b) El ingreso de personal en las filas del magisterio de telesecundaria con poca vocación de servicio; c) Contratación de personal con escasa preparación. Ante esta situación la Secretaria de Educación Pública pide en 1982 la renuncia a la plaza de base de 38 maestros que no cubrían el perfil para esta labor. Esta acción crea momentos de incertidumbre. A partir de enero de 1983 el gobierno del estado otorga 55 plazas de maestro exigiendo estudios de Normal Superior. Lo que da lugar a que se forme la primer delegación sindical dependiente de la sección 40 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación SNTE. (5)

El reto educativo de la televisión en Chiapas

Éste es el actual contexto en el que se encuentra insertada la televisión en nuestro país, con un modelo de comunicación ajeno a la realidad por la nula participación de la sociedad civil. El fenómeno también debilita los proyectos de comunicación regionales, que en aras de conseguir una nueva estrategia de información a la sociedad, aparecen como intentos aislados.

El caso del estado de Chiapas es crítico, pues la problemática educativa, se encuentra contrastada con múltiples factores que frenan su desarrollo, entre ellos están los conflictos magisteriales, el presupuesto federal que se asigna a la educación, además de los conflictos sociales y políticos. Todo ello se representa en una de las entidades federativas que reporta el más alto índice de analfabetas.

En este marco se presenta la propuesta elaborada por la Secretaría de Educación en el Estado de Chiapas, para instalar el Sistema de Televisión Educativa. Este proyecto pretende elaborar con el apoyo de las instituciones, programas televisivos sobre el entorno chiapaneco como factor importante para su desarrollo. El proyecto contempla la instalación de un centro de producción y transmisión satelital que emita programas que toquen cada problemática de la entidad, considerando el uso de la televisión para alcanzar sus fines.

El proyecto educativo, como lo especifica la propuesta de la Secretaría de Educación, está dirigido a la emisión de programas de televisión que serán elaborados para atender las carencias de la población chiapaneca, y donde participan como emisoras las distintas dependencias gubernamentales. El proyecto así planteado, resuelve el punto ¿qué decir?, sin embargo no se establece ningún tipo de estudio para conocer el ¿cómo decirlo?, que está relacionado con el contenido y tratamiento que deberán tener estos programas televisivos.

Por ello es necesario realizar un estudio enfocado a conocer las necesidades sociales y económicas de la población y así poder dibujar el perfil de necesidades de una audiencia, que entre otras características, posee una diversidad étnica importante. Este diagnóstico permitirá a las autoridades educativas de Chiapas un auditorio definido que dé las pautas para la elaboración de su programación televisiva.

Una barra de programación educativa local requiere de una gran voluntad de las instituciones, así como del recurso humano calificado; el proyecto de Sistema de Televisión Educativo de Chiapas, deberá vincular a los futuros profesionales de la comunicación, convocando a las universidades públicas y privadas que se unan a este esfuerzo. De esta forma podría también convertirse este proyecto en una oportunidad de desarrollo profesional a cientos de jóvenes que egresan de esta carrera.

El proyecto deberá presentar características regionales que permitan que la gente se identifique con el formato de sus programas, que habrán de reflejar las necesidades reales de la audiencia y ser diseñado bajo una estrategia de comunicación que permita a la población receptora expresarse e influir en los contenidos y sentido de la programación.

Porque la tecnología no puede ser aplicada a priori a un grupo social con características de alta marginación, por el contrario un estudio que se acerque a los sujetos receptores, dará las pautas para construir un peculiar modelo de comunicación, aquel que imprima características únicas y que sólo puede ser alimentado con la participación de sus actores.

El papel de la televisión educativa en Chiapas es el punto de la discusión en este trabajo, en este primer intento por rescatar las posibilidades que puede ofrecer este medio, conscientes de las demandas y la diversidad que presenta nuestra entidad, se propone fortalecer un proyecto que busca extender la educación no formal a la población chiapaneca.

Conclusiones

El estado de Chiapas requiere de un modelo regional de televisión educativa, que responda a las necesidades reales de la población. Por consiguiente es urgente realizar un diagnóstico para conocer las demandas y preferencias de la población chiapaneca.

El proyecto educativo, de la Secretaría de Educación, está dirigido a la emisión de programas de televisión que serán elaborados para atender las carencias de los habitantes del estado, y donde participan como emisoras las distintas dependencias gubernamentales. Sin embargo no establece ningún tipo de estudio para conocer las características de la audiencia, que está relacionado con el contenido y tratamiento que deberán tener estos programas televisivos.

Por ello es necesario realizar un estudio enfocado a conocer las necesidades sociales y económicas de la población y así poder dibujar el perfil de necesidades de una audiencia, que entre otras características, posee una diversidad étnica importante. Este diagnóstico permitirá a las autoridades educativas de Chiapas un auditorio definido que dé las pautas para la elaboración de su programación televisiva.

El proyecto de televisión educativa de Chiapas deberá presentar características regionales, que permitan que los receptores se identifiquen con el formato de sus programas, que deba ser diseñado bajo una estrategia de comunicación que permita a la población receptora expresarse e influir en los contenidos y sentido de la programación.

La tecnología no puede ser aplicada a priori a un grupo social con características de alta marginación, por el contrario un estudio que se acerque a los sujetos receptores dará las pautas para construir un peculiar modelo de comunicación, aquel que imprima características únicas y que sólo puede ser alimentado con la participación de sus actores.

Sistema de Televisión Educativo de Chiapas deberá vincular a los futuros profesionales de la comunicación, convocando a las universidades públicas y privadas para que se unan a este esfuerzo. De esta forma, podría también convertirse en un programa permanente de capacitación, brindando una oportunidad de desarrollo profesional a cientos de jóvenes que egresan de esta carrera.

Notas

1 Orozco, Guillermo. El impacto educativo de la televisión no educativa. Revista Latinoamericana de Estudios Educativos, Vol. 13, No.3. Centro de Estudios Educativos. México 1987. Pp. 59-60.

2 Anuario estadístico de Estado de Chiapas.INEGI. Gobierno del Estado de Chiapas . Resultados Definitivos. Tabulados Básicos: Tomo II Conteo de Población y Vivienda 1995 Edición 1997.

3 Secretaria de Educación La Educación Telesecundaria en Chiapas. Talleres Gráficos del Estado de Chiapas, 1996. P. 16

4 Entrevista con José Ma. Tahua, jefe del Departamento de Educación Telesecundaria. SEP. Tuxtla Gutiérrez Chiapas.

5 Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación. SNTE. Folleto informativo. Editado en 1990 por los talleres gráficos del Estado de Chiapas.

6 Programa para la Modernización Educativa 1989.1994. Poder Ejecutivo Federal. SEP. México, 1996.


FORMA DE CITAR ESTE TRABAJO EN BIBLIOGRAFÍAS:

Matus López, Juliana (2001): La televisión educativa en Chiapas, un proyecto para rescatar. Revista Latina de Comunicación Social, 38. Recuperado el x de xxxx de 200x de:
http://www.ull.es/publicaciones/latina/2001/latina38feb/130matus.htm