Revista Latina de Comunicación Social 7 – julio de 1998

Edita: LAboratorio de Tecnologías de la Información y Nuevos Análisis de Comunicación Social
Depósito Legal: TF-135-98 / ISSN: 1138-5820
Año 1º – Director: Dr. José Manuel de Pablos Coello, catedrático de Periodismo
Facultad de Ciencias de la Información: Pirámide del Campus de Guajara - Universidad de La Laguna 38200 La Laguna (Tenerife, Canarias; España)
Teléfonos: (34) 922 31 72 31 / 41 - Fax: (34) 922 31 72 54

[Febrero de 1998]

Especialización, futuro del periodismo

(5.866 palabras - 12 páginas)

Dr. Fco. Javier Fernández Obregón ©

(La Laguna)

 

Especializarse significa renunciar a lo general para dedicarse a lo particular. Al igual que la cultura de masas ha supuesto un enfrentamiento dialéctico entre apocalípticos e integrados, la especialización, en su aspecto más amplio, es objeto, igualmente, de posiciones distintas y, en algunos casos, antagónicas. Mientras un sector considera positiva esta parcelación de los conocimientos, como instrumento necesario para una mayor profundización en los mismos, otros ven la especialización como una limitación del saber humano. Así, Javier Fernández del Moral y Francisco Esteve citan a Ortega y Gasset, filósofo que señalaba que "el especialismo, que ha hecho posible el progreso de la ciencia experimental durante un siglo, se aproxima a una etapa en que no podrá avanzar por sí mismo si no se encarga una generación mejor de construirle un nuevo asador más poderoso" 1.

Friedmann entiende que "la especialización presenta indudables ventajas y corresponde a una evaluación que sería absurdo negar y querer invertir totalmente. Sólo algunos teóricos muy alejados de las realidades pueden pensar en ello" 2.

Asimismo, Luis Borobio delimita su particular concepto de especialización:

"La especialización exigida por la naturaleza misma de las cosas es la del que, ampliando su visión y sin olvidar nunca el conjunto, enfoca todo el caudal de sus conocimientos, integrándolos en un sentido. Según el primer concepto de especialización, un individuo es tanto más especialista cuanto más ha reducido su campo de acción; es la barbarie del especialismo. Según el segundo, un individuo es tanto más especialista cuanto más ha profundizado en este campo y esa especialización será tanto mayor cuanto mayor sea la base de que se parte, el área de conocimiento que a él se dirigen y la capacidad de relación. La especialización fecunda es la que integra el máximo volumen de conocimientos en una idea ordenadora" 3.

Entendida en el sentido anteriormente citado, la especialización representa una importante herramienta de trabajo científico e intelectual. Del Moral y Esteve exponen las consideraciones de Durkheim, uno de los principales investigadores clásicos en la división del trabajo: "En las sociedades superiores, el deber no es extender nuestra actividad en superficie, sino concentrarla y especializarla. Debemos limitar nuestro horizonte, elegir una tarea definida y dedicarnos a ella por entero, en lugar de hacer de nuestro ser una especie de obra de arte terminada y completa que obtiene su valor de sí mismo y no de los servicios que presta" 4.

Aunque las ideas de Durkheim puedan considerarse radicales, los tiempos han terminado dándole la razón. No sólo se han cumplido los vaticinios sobre la cada vez más acusada especialización, sino que esta tendencia, asumida por la mayor parte de los profesionales, se ha visto acompañada por una obligada renovación de los modos de enfrentarse al trabajo, ya que el estancamiento puede ser considerado un síntoma de debilidad.

El hombre y las sociedades no pueden alcanzar su desarrollo sin tener acceso a la información y sólo en la medida en que disponen de medios adecuados de comunicación. Manuel Calvo Hernando cree que si por algo se ha caracterizado el presente siglo es por una revolución tecnológica en los medios de comunicación, lo que ha transformado a las distintas sociedades y a sus diferentes demandas. "En lo que llevamos de siglo, la sociedad humana ha inventado y desarrollado mayor número de medios de información y de comunicación que en cualquier otra época de la historia. El crecimiento espectacular de la tecnología en nuestro tiempo hace que el individuo y el grupo social dependan de los medios de comunicación, cuyo personal actúa como <agentes poderosos de transformación social>" 5.

Pero esta anunciada revolución tecnológica no debe cegarnos. Los avances en todos los campos de la ciencia mejoran nuestra calidad de vida. Sin embargo, es patrimonio de los seres humanos discernir sobre lo que es bueno o malo para nosotros. Es decir, la tecnología como báculo y no como sustituta de muchas de las funciones que le son propias al hombre.

Así la cosas, "la especialización periodística surge como una exigencia de la propia audiencia cada vez más sectorizada y como una necesidad de los propios medios por alcanzar una mayor calidad informativa y una mayor profundización en los contenidos. Se trata de lograr una prensa en profundidad" 6. En consecuencia, "la especialización en el periodismo -como indica Consuelo López Vila-, al igual que en cualquier otra actividad, es consecuencia de un incremento del nivel de conocimiento necesario para realizar una determinada tarea" 7.

Diversas son las acepciones que se han vertido sobre la especialización periodística. Una de las primeras definiciones sobre esta materia es la formulada por Marsden, que manifiesta que "hay una rama de la profesión de escritor denominada especialización: esta rama cubre tanto el periodismo técnico como la escritura sobre otros trabajos especializados. El escritor especializado, además de poseer una aptitud especial para la escritura, puede ser también un tecnólogo: igualmente puede ser un experto en el arte o ciencia sobre la que se propone escribir".

Orive y Fagoaga proponen la siguiente definición: "La especialización periodística es aquella estructura que analiza la realidad proporcionando a los lectores una interpretación del mundo lo más acabada posible, acomodando el lenguaje a un nivel en que se determine el medio y profundizando en sus intereses y necesidades". En una posterior reelaboración, el profesor Orive completa así la anterior definición, al señalar que la especialización periodística "es aquella concepción que presenta la realidad tal y como acontece, y que, a su vez, promueve una interpretación en profundidad de los acontecimientos, acomodando el lenguaje del medio de comunicación colectiva utilizando conocimientos y necesidades de la audiencia".

López de Zuazo define el periodismo especializado como "el que ofrece información para un público concreto. Ejemplo: publicaciones de economía y finanzas o deporte", mientras que para Martínez de Sousa "Periodismo especializado es el que tiene como principal función la de tratar y divulgar noticias e informaciones de diversa índole, haciéndose eco de los intereses de una clase (obrera, capitalista), un deporte (fútbol, boxeo, etc.), una función social (militares, marinos, automovilistas, artistas, financieros, religiosos, etc.) o una ciencia (medicina, biología, astronáutica, electrónica, etc.)".

Romano plantea que "se entiende por especialización el conjunto de actividades encaminadas a la recogida, elaboración, transmisión y recepción de informaciones y conocimientos relativos a un área concreta del periodismo" 8.

Martínez Albertos, con el fin de distinguir entre prensa especializada y periodismo especializado, señala que la primera está constituida por aquellas publicaciones con o sin periodicidad fija, que van dirigidas a profesionales concretos, especialistas en una determinada actividad científica, técnica o industrial, mientras que el periodismo especializado se dirige, por el contrario, a un público teóricamente tan amplio como puede ser la audiencia concreta de cada periódico 9.

Pero cuando hoy se habla del periodismo especializado, con referencia a los medios impresos, como un fenómeno relativamente reciente, surgido tras el impacto de los audiovisuales y su autoridad en la primacía de la noticia, "se corre el riesgo de olvidar -como indica María Pilar Diezhandino- que la novedad de tal fenómeno radica en los elementos nuevos que la impulsan. Desde luego, ni la masificación informativa ni las nuevas tecnologías de la comunicación la han inventado. La especialización de los contenidos periodísticos nació con el desarrollo de la propia prensa" 10. De hecho, tal y como relata Timoteo Alvarez, "con el despliegue del capitalismo monopolista en los países más desarrollados del área occidental (1890-1910), la prensa diaria experimentó un espectacular crecimiento de las tiradas. Este hecho fue acompañado de la introducción de innovaciones tecnológicas importantes, y de una modificación sustantivo en la concepción del producto informativo impreso"' 11.

Amparo Tuñón también estima que la aparición del periodismo especializado corresponde a una mutación de las costumbres de la sociedad-. "El cambio de paradigma que implica el paso de una información general a una información especializada se inscribe, en sus aspectos fundamentales, en la superación de la era de la cultura de masas, propia de la sociedad industrial, para pasar a una época en la que conviven y coexisten diversas formas de vida y diferentes modelos comunicativos. Los medios de comunicación de masas buscaban un público amplio, disperso y heterogéneo. Los nuevos medios electrónicos se ajustan a audiencias selectivas y segmentadas" 12.

Se había superado la etapa de la prensa popular y se asistía al advenimiento de la prensa de masas y a la de elite. El periodismo especializado gozaba del caldo de cultivo idóneo para su desarrollo.

Lo que sucedió, y así lo explica Diezhandino, es que se pasó de un periodismo en el que primaba la opinión y el ánimo de adoctrinar, a otro más preocupado por la información y la objetividad, tendencia propia del liberalismo reinante en esa época. Esta obsesión por la noticia llegará hasta la segunda guerra mundial. El profesional se convierte en un "todo terreno" que escribe sobre cualquier tema, pero sin profundizar en él.

Es en los años cincuenta de nuestro siglo cuando se empieza a hablar de periodismo especializado. Se ha establecido que el fenómeno periodístico que nos ocupa surgió en plena época de crisis. "Crisis de la función servicio, connatural a la prensa, al tambalearse la eficacia de ese periodismo informativo como simple relato de noticias de interés general (...). Crisis de contenidos, al trastocarse todos los viejos esquemas con la competencia que genera el advenimiento de la radio y la televisión, en alza cada día, ante los progresos insólitos de las nuevas tecnologías de la comunicación (...). Crisis, en consecuencia, de identidad, ante la pérdida de lectores que dejaron de encontrar en la prensa escrita la respuesta a sus expectativas" 13.

La prensa debe agudizar el ingenio para no ser engullida por los nuevos medios. Surge así el periodismo especializado como respuesta a la mayor exigencia del lector de prensa, ávido de ampliar la información que ve en la pantalla y escucha en la radio. Diezhandino entiende que la prensa encuentra, de esta forma, una salida airosa a la crisis. "Llegados a este punto, en la especialización, atendiendo a contenidos específicos o al sector de público al que se desea atraer, la prensa ha encontrado su tabla de salvación, teniendo en cuenta el reto que se le venía planteando con el impacto de las nuevas tecnologías" 14.

De todas formas, estas aseveraciones se deben aplicar más a lo que ha venido a llamarse prensa especializada, ya que ésta no deja de ser un fenómeno más reciente. Los diarios, por su propia configuración y objetivos, estaban acostumbrados a tratar asuntos diversos. El periodismo especializado, como veremos a continuación, tiene ancestros muy definidos.

Después de esta exposición, de carácter general, conviene centrarse en las raíces de este tipo de periodismo. Nos tenemos que remontar al siglo XVIII para encontrar las fuentes del mismo. Es el siglo de la racionalidad y el progreso, en el que florece la Ilustración. En España se abre el camino a la prensa moderna, en medio de un torrente de ideas e impulsos renovadores, y, dentro de ella, a la especialización. Para los Borbones, la prensa es un signo de modernidad y, de hecho, la favorecieron de tal forma, como explica Diezhandino, haciendo mención a J. L. Alborg, que gracias a ella impusieron una cultura dirigida. Porque, si bien la legislación de prensa e imprenta del XVIII establece una vigilancia estrecha sobre todas las obras impresas y prohibe, según menciona M. D. Sáiz, una "amplia serie de materias, entre las que se incluyen los temas atentatorios contra las prerrogativas del rey, el gobierno, el honor nacional o las instituciones", busca, sin embargo, potenciar el papel de la prensa y una mayor imbricación social 15. Se multiplican las corrientes periodísticas: la crítica literaria, la crítica política, la divulgación humanística y científica, la información nacional e internacional, la economía, hasta que, como consecuencia de la revolución francesa, se prohiben la mayoría de los diarios 16.

Diezhandino refleja estas palabras de Larra: "Los adelantos materiales han ahogado de un siglo a esta parte las disertaciones metafísicas, las divagaciones científicas (...), los hechos han desterrado las ideas, los periódicos, los libros. La prisa -la rapidez, diré mejor- es el alma de nuestra existencia, y lo que no se hace deprisa en el siglo XIX, no se hace de ninguna manera" 17.

Pero los cambios que insinúa Larra no son nada comparados con los que estaban aún por acaecer. El siglo XX supondrá la llegada de las nuevas tecnologías, de la sociedad de la información, del ocio; "todo lo demás, incluido, sin anglicismos, el stress, estaba ya inventado", ya que "el advenimiento de la radio y la televisión, primero, y las más sofisticadas tecnologías de la comunicación, después, no han sido sino elementos propiciadores de un retorno, consolidado esta vez, a la vieja, aunque balbuceante, práctica de la especialización" 18.

Ya en la segunda generación de la prensa de masas, se asiste a un salto cualitativo y cuantitativo. En el último tercio del siglo XIX, con Pulitzer a la cabeza, se inicia, por imperativos empresariales y de estrategia modernizadora, una fórmula que todavía prevalece para explicar la especialización: ajustar al máximo los intereses de los lectores con los del periódico. Pulitzer intenta integrar a una población diversa que poco a poco rompe con sus estructuras gremialistas, y esta función corresponde, en parte, a los medios de comunicación. "Se trataba entonces de uniformizar, de homogeneizar" 19.

Pero la tendencia actual del periodismo tiene su antecedente histórico en los años sesenta, después de superarse dos guerras mundiales, confrontarse los tres modelos comunicativos clásicos (liberal, autoritario y comunista) con la llamada teoría de la responsabilidad social y plantearse los grandes interrogantes a los que dio lugar la larga etapa de culto al estilo informativo.

Se asiste a un nuevo concepto del periodismo, más comprometido con la realidad, un periodismo que abandona la obsesión por la objetividad. Se adoptan nuevos estilos y nuevos lenguajes. En Estados Unidos, adalid de estos cambios, surge la contracultura, la prensa alternativa, el nuevo periodismo... Temas que, hasta ese momento, eran tabúes, se convierten en obligados puntos de referencia.

Los medios tienen que evolucionar por los profundos cambios sociales y se observa una clara tendencia hacia la diversificación. Los motivos de esta revolución son, según Servant-Schreiber, los siguientes: 1. Los subgrupos nacientes a partir de la especialización de las funciones y las necesidades informativas de cada uno de estos subgrupos. 2. El ascenso de las minorías. 3. La diversificación de los gustos, consecuencia de una educación más tolerante con las inclinaciones personales. 4. La cultura consumiste, en respuesta a un mercado amplio y diversificado. 5. La cultura del ocio, con una jornada laboral reducida y multiplicidad de diversiones 20.

Y gracias a esta tendencia se permite a los anunciantes asegurar la utilidad de su inversión publicitaria. Paralelamente, las publicaciones no especializadas ven que es necesario atender estos cambios sociales y responden con ediciones múltiples, secciones diferenciadas, suplementos, dominicales... Las nuevas tecnologías ayudan en el proceso, ya que enfrentarse a estos cambios tan radicales sería imposible, si éstas no hubieran sufrido una gran revolución. Se consigue, de esta manera, ofrecer una mayor flexibilidad a los anunciantes, además de mantener los índices de lectura, acercar el periódico a las zonas periféricas y fragmentar la diversidad informativa.

Está en ciernes la creación del "periódico a medida": "Ahí está la posibilidad de la <confección a medida> que permitirá al periódico, teniendo en cuenta la cantidad de información que cada día no encuentra cabida en sus páginas, ofrecer un material adicional personalizado, de acuerdo con los intereses específicos de quien lo solicita" 21. Pero surge un nuevo problema, el paso de la comunicación de masas a la comunicación colectiva e individual ocasiona, entre otras cosas, un divorcio entre redactores y lectores, ya que los primeros desconocen las verdaderas preocupaciones de los segundos. "Este es el gran reto que la especialización de los medios impresos tiene planteado" 22.

La auténtica revolución del periodismo especializado llega con el desembarco de los grupos de prensa extranjeros, que se caracterizan por auspiciar el incremento de publicaciones especializadas. El 7 de julio de 1982 la ley sobre inversiones extranjeras en empresas editoriales (B.O.E., 21 de julio de 1982) rompe las barreras impuestas por la Ley de Prensa e Imprenta de 1966 a la inversión de capital foráneo, con la particularidad de que se dará un "trato más favorable a los países de área idiomática y cultural hispánica, creación de nuevas empresas, aportación efectiva a la industria y cultura españolas, y fomento de la actividad internacional".

Desde entonces, y más aún desde el real decreto de 25 de septiembre de 1986 en que aparece el Reglamento de Inversiones Extranjeras en España (B.O.E., de octubre de 1986), que desarrolla la citada Ley, el acceso al mercado periodístico español de grupos multinacionales como Berteismann, Bauer, Hachette, VNU... ha impulsado notablemente el crecimiento de publicaciones especializadas y ha puesto de manifiesto su reticencia a invertir en empresas de información general 23.

El periodismo especializado es una exigencia cada día más urgente en nuestra sociedad. Resulta complicado distinguir entre "periodismo" y "periodista" especializado, diferencia que, aunque parezca sutil, es importante. "El periodismo especializado implica la selección y reparto selectivo de temas diferenciados que interesan al periódico. Supone la creación de determinadas «secciones» informativas encomendadas a un «experto» de tales materias. Dicha "sección" contaría con la organización y autonomía que pudiesen requerir la atención de ciertos temas" 24.

El periodismo especializado se justifica por la particular condición de ciertos temas, de interés para muchos, pero no exentos de alguna problemática intrínseca o de responsabilidad ante ciertos sectores. "Entre las cualidades del periodista -señalan Enebral y González-, en cualquier caso, ha de suponerse la de estar en posesión -además de su capacitación profesional- de una formación humanista, cultural y social que le permita tener un razonable y prudente «criterio" para conocer o intuir qué cosas (noticias, sucesos) son o no son de interés o utilidad social, cultural, humana" 25.

El periodista de finales del siglo XX necesita una formación superior a la de épocas anteriores. No le basta con tener sentido innato de la noticia ni con elaborar sus mejores trabajos en un corto espacio de tiempo. El periodista de nuestro tiempo debe poseer unos conocimientos teóricos y técnicos que le conviertan como especialista en comunicación dentro de una sección específica de la información periodística. Fontcuberta comparte la teoría de que el periodista tiene la obligación de seleccionar y valorar aquella información que, por una circunstancia u otra, interesa a un grupo o al conjunto de la sociedad. "La especificidad de la profesión de periodista pasa asimismo por convertirse en un verdadero especialista con capacidad para seleccionar, valorar y comunicar con rapidez el contingente de informaciones generadas en las diferentes áreas de conocimiento de la realidad social que configuran hoy la información periodística" 26.

Héctor Borrat propone la articulación de dos tipologías. La primera se estructura en función de las maneras en que los periodistas pueden informarse sobre la realidad y narrarla y comentarla. En ella señala dos tipos: los especialistas y los generalistas:

"Las señales de identidad que distinguen a generalistas y especialistas son básicamente dos: a) un conocimiento sistemático y siempre renovado de las maneras de conocer la realidad y narrarla y/o comentarla, logrado mediante la articulación permanente de la periodística (cómo comunicar) y de las específicas (qué comunicar) y b) una experiencia profesional en el área de su especialización lo suficientemente larga e intensa como para asegurarle la debida y fluida aplicación de la periodística y las específicas y el conocimiento a fondo de esa área en cada una de sus actuaciones" 27.

La segunda tipología que establece Borrat se construye en función de la posición que ocupan los periodistas profesionales respecto de la correspondiente organización periodística. Distingue entre redactores y colaboradores" los primeros, "pertenecientes al cuerpo de redacción, sea que actúen reunidos o en diáspora, según las necesidades de los periódicos para los que trabajan", y los segundos, "reclutados por la organización periodística fuera de su propio cuerpo redaccional para tareas más o menos frecuentes" 28. Lo que resulta evidente es que "la estructura de un medio -como señala Consuelo López- y la organización redaccional invitan a una especialización incipiente cualquiera que sea la cobertura informativa que se haga tanto temática como geográfica" 29.

Mar de Fontcuberta rescata, asimismo, otras divisiones establecidas por Borrat para caracterizar el periodismo especializado. La primera se basa en las relaciones del periodismo especializado con la superficie redaccional de los correspondientes tipos, y engloba: a) la prensa especializada, cuando el periodismo especializado coincide con toda la superficie redaccional de manera continua; b) la prensa dicotómica, cuando el periodismo especializado coexiste con el periodismo común; y c) la prensa común, donde hay una ausencia total de periodismo especializado.

La segunda tipología se construye en función de las áreas de información especializada (social, política, económica y cultural) que se encuentran en la superficie redaccional. Ahí se distinguen: a) la prensa de información general, cuando la superficie redaccional abarca las áreas especializadas en información social, política, económica y cultural; y b) la prensa de información selectiva, que selecciona cierta área o áreas informativas dejando de lado las demás 30.

Determinados medios de comunicación, generalmente los más poderosos, han optado por crear determinados máster de periodismo, con el objetivo dar a conocer a profesionales de campos del saber distintos al periodismo las herramientas básicas de la función de informar. Lo que se persigue es contar con auténticos especialistas en las redacciones, eliminando así la figura del colaborador. El problema llega cuando el nuevo profesional antepone su interés por dar a conocer sus vastos conocimientos a su auténtico cometido social: saber comunicar.

Pero, centrándonos en la prensa de información general y en lo que Martínez Albertos distingue como periodismo especializado, la obligación de proporcionar una información amplia y variada ha llevado a los medios a dividir su volumen informativo en espacios concretos, lo cual permite una difusión pormenorizado, que no tiene porque ser independiente al resto de la información o de una parte de ella, sino que puede estar, perfectamente, relacionada con otros temas específicos. Así, Alcoba esboza los que serían los géneros específicos o secciones que más abundan en la prensa de información general: local, regional nacional, internacional, economía, cultura, deportes, sucesos, toros, espectáculos, vida social y fotografía. Resulta evidente que en la exposición realizada se pueden encontrar situaciones de interrelación, debido a las connotaciones de los hechos y las personas, organismos y entidades que intervienen en ellos. Sin embargo, la relación reseñada puede ampliarse con infinidad de adiciones. Hablaríamos entonces de los subgéneros específicos dentro de la prensa de información general. Los más corrientes serían: ocio, educación, religión, ciencia, sanidad, opinión, libros, hogar, campo, gente y anuncios 31 .

Una vez expuesta la relación de géneros específicos dentro de la prensa de información general, López Vila coincide con Alcoba y señala que "las especialidades que se podrían enumerar son hoy las coincidentes con las áreas informativas de los medios y, seguramente, en el mundo de los colaboradores es donde se encontrarán nuevos campos que considerar y a los que el periodista no tiene porque renunciar" 32.

Si aplicamos la división clásica de secciones dentro del periódico, se observa que la distribución de la información cercana en los diarios locales / provinciales / regionales no sigue un patrón fijo. Así, hay medios que optan por dar todo el contingente de contenidos próximos en un sólo cuerpo informativo, y otros que eligen ubicar en cada sección, de acuerdo a su condición temática, las informaciones. En este caso se reserva para la macrosección local / provincial / regional los asuntos relativos a infraestructuras y política, especialmente, y los temas de sucesos, sanidad, educación, deporte, economía, cultura, espectáculos, etc. que atañen a la comunidad concreta a la que va dirigido el rotativo se sitúan de forma destacada en la sección creada a tal efecto.

En un estudio realizado por la UNESCO en 1990 en el que se analizan, durante el periodo comprendido entre finales de los 70 y comienzos de 1980, los principales contenidos informativos que recogen los medios de comunicación más relevantes de veintinueve países se concluye: a) los criterios de selección de los centros de interés de las noticias internacionales parecen haber adquirido un carácter casi universal; esto se aplica especialmente a la atención que se presta a las noticias políticas, tanto en términos de temas como de actores; b) el hincapié en los acontecimientos regionales y en los actores que pertenecen a una región determinada es todavía muy fuerte en todos los sistemas de información nacionales; c) en todas las regiones, los Estados Unidos de América y Europa Occidental son constantemente los actores de la información, aunque varía la índole de la cobertura; d) las diferentes "noticias de autoridad" después de los temas regionales y los relativos a los Estados Unidos de América y a Europa Occidental, son generalmente el tercer tipo más importante de noticias en la circulación internacional; e) las regiones del mundo en desarrollo sobre las que no hay "noticias de actualidad" siguen siendo, junto con los países socialistas de Europa, las regiones que menos aparecen en la circulación internacional de noticias; f) la agencia nacional de noticias o el «propio corresponsal», es la fuente más importante de las noticias internacionales, seguida por las principales agencias informativas internacionales; los sistemas nacionales de medios de comunicación ejercen, en consecuencia, importantes funciones secundarias de filtro en la selección, la interpretación y en el tratamiento de noticias de fuentes externas 33.

Realizadas todas estas consideraciones, la función del periodista especializado consistiría, según Enebral y González, en:

  1. Conocer y buscar a los «colaboradores» profesionales en tales cuestiones, dispuestos a ofrecer sus aportaciones en la forma solicitada.

  2. Sondear la opinión pública sobre el tema y las informaciones especializadas ofrecidas por los expertos.

  3. Determinar cuándo la colaboración es aceptable, o se debe sustituir o complementar con colaboraciones de otros especialistas.

  4. Corregir o redactar periodísticamente dichos artículos, previa condición consentida por el colaborador y posterior revisión de éste, por si alguna modificación hubiere cambiado el sentido en aspectos relevantes.

  5. Crear y custodiar los archivos referentes a tales cuestiones, y saber a qué fuentes o bancos de datos acudir, si las circunstancias requieren enriquecer o ilustrar con ellos las informaciones.

  6. A la «información» en sí, deberá añadir oportunos «comentarios» que faciliten y orienten la mejor intelección de ella.

  7. Se supone que deberá gozar de la necesaria autonomía para «responsabilizarse» de la publicación, o no, de las colaboraciones, informaciones o demás materias que le sean ofrecidos o adquiridos por él.

  8. En fin, porque el periodista especializado no deja de ser un periodista más, dentro de la plantilla, no es «escritor» ni «profesional» de las materias encomendadas -como sí lo debe ser el colaborador-, sino un competente informador acerca de ellas 34.

López Vila hace otra serie de recomendaciones a los profesionales que se decanten por la especialización periodística: 1) Dominio de las fuentes institucionales y, sobre todo, las no institucionales. 2) Conocimientos profundos de los saberes de su área, tanto de la situación presente como de la pasada. 3) Dedicación exclusiva al tema. 4) Cualidades especiales relacionadas con el área concreta de su especialidad. 5) Capacidad de análisis 35.

Esas funciones del periodista especializado llevan a concretar dos aspectos: "La primera conclusión es que hay una serie de conocimientos que se pueden adquirir de forma académica, pero hay otras que sólo se alcanzan dentro de la profesión (...). Hay una segunda conclusión que es más preocupante. La falta de una especialización conduce a una limitación de las áreas informativas, lo que nos lleva a un empobrecimiento paulatino de la actualidad, que estará cada vez más en manos de las fuentes institucionalizadas, quienes suministran e interpretan la información" 36.

Por ello, por su condición de «comunicador competente", el periodista, convertido en intermediario entre la fuente, el medio y el cliente receptor, "debe consolidar su prestigio por medio de un continuo trabajo de investigación en el área, materia o género específico en el que se desenvuelva". Pero lo que nunca debe olvidar el profesional es que sus mensajes van a ser recibidos por públicos muy diversos, con niveles culturales muy diferentes. Por eso, cuando el periodista se enfrenta a la información debe tener muy en cuenta esta consideración. La información que se elabore debe ser asimilada por todo el conjunto de la población 37.

Hasta ahora, los diarios, especialmente los denominados -de provincias-, se han visto obligados a surtirse de profesionales que se desenvuelven en todas las parcelas de la información. La especialización se veía como un lujo propio de los diarios nacionales. Pero esta tendencia tiende a mortificarse. Ni los profesionales pueden permitirse estas licencias, ya que informar sobre las cuestiones más diversas puede traer consigo errores de bulto, ni los lectores se merecen estas actitudes poco profesionales.

El periodismo especializado es hoy el nuevo paradigma comunicativo de la actual sociedad interactiva, marcada por la impronta creciente de los nuevos medios electrónicos, que buscan audiencias selectivas, específicas e individualizadas. El aumento de la demanda y el consumo de información obliga asimismo al periodismo a replantearse conceptos clave como actualidad, noticiabilidad, democratización del saber, divulgación de conocimientos y responsabilidad social del periodista, "ya que los medios de comunicación se han convertido en una escuela de la vida en la que se aprende a captar la piel de un tiempo en vertiginoso cambio", tal y como afirma Amparo Tuñón 38. Todas estas consideraciones se pueden desglosar en la serie de objetivos que esta profesora marca para la disciplina información periodística especializada:

  • Ampliar el concepto de actualidad periodística, es decir, comunicar hechos e ideas nuevas e la realidad social que no eran objeto de comunicación periodística.

  • Servir como instrumento de mediación entre los especialistas en diferentes campos del saber y las audiencias.

  • Profundizar en la explicación de fenómenos sociales actuales y nuevos.

  • Aumentar la credibilidad de los medios y de los profesionales.

  • Mejorar la calidad de la información periodística como una modalidad de la información social, la finalidad de la cual es la transmisión de conocimientos y saberes sobre los hechos más significativos de la realidad social.

  • Promover el interés periodístico como una forma de acrecentar la curiosidad por el conocimiento de la sociedad en que vivimos.

  • Posibilitar el aumento de conocimientos sobre la complejidad del mundo cambiante que nos envuelve.

  • Ampliar y democratizar la cultura.

  • Sustituir, en la medida de lo posible, la figura del colaborador experto por la del periodista especializado 39.

En resumidas cuentas, el futuro de la profesión periodística pasa por la especialización y en ella está su independencia frente a la empresa y también el cumplimiento de su función social. Sólo un análisis de la realidad existente permitirá establecer una relación amplia y ajustada de las especialidades que se deben atender. Pero, los profesionales de la información deben ser quienes marquen la senda de los futuros cambios: "Y como sucede con todas las dinámicas sociales, si el grupo implicado no realiza la reflexión y hace los cambios o reajustes oportunos, es arrastrado por la corriente y son otros los que conciben las reformas y las llevan a cabo dejando en el camino a aquellos que pretendieron que todo siguiera igual" 40.

Y esta tendencia no deja de ser una plasmación de los augurios que hace veintitrés años hacía el periodista francés Jean Louis Servant-Schreiber, en la línea de que "los no especialistas deben abstenerse de introducirse en el periodismo que viene" 41.

Es evidente que los individuos tienen necesidad de recibir una información con una mayor elaboración y un tratamiento más profundo de los hechos. El avance tecnológico y comunicativo ha puesto de manifiesto la importancia del periodista especializado, una figura, como señalaba más arriba Servant-Schreiber, imprescindible en el nuevo panorama comunicativo.

Asimismo, la tendencia general de la profesión va hacia la figura del periodista especialista en contenidos y generalista en medios. El periodista de hoy debe poseer unos conocimientos teóricos que le capaciten como experto en comunicación dentro de un área concreta de la información periodística, con capacidad para seleccionar, valorar y comunicar con rapidez el contingente de informaciones generadas en las diferentes áreas de conocimiento de la realidad social. Esta especialización en determinada área lleva a que su opinión sea tomada cada vez más en cuenta, y plantea una de las características fundamentales del periodista especializado: su función de 'gatekeeper', es decir, el profesional actúa más que nunca como un severo filtro informativo. De hecho, ha de estar suficientemente preparado para poder seleccionar, de entre toda la información generada en su campo de especialización, las noticias realmente relevantes para su público.

Notas bibliográficas

1 FERNANDEZ DEL MORAL, J. y ESTEVE, F: Fundamentos de la información periodística especializada, Síntesis, Madrid, 1993, p. 51.

2 lbídem, p. 52.

3 lbídem, p. 52.

4 lbídem, p. 52.

5 CALVO HERNANDO, M.: Ciencia y Periodismo, C.E.F.l., Barcelona, 1990, p. 28. 6

6 FERNANDEZ DEL MORAL y ESTEVE: Fundamentos... op. cit., p. 53.

7 LOPEZ VI LA, C.: "La especialización en el periodismo", en Periodistas, nº 27, noviembre 1989, Madrid, p. 6.

8 ROMANO, V.: Introducción al periodismo, Teide, Barcelona, 1984, p. 87.

9 MARTINEZ ALBERTOS, J. L.: Curso general de redacción periodística, Mitre, Barcelona, 1984, p. 285.

10 DIEZHANDINO, M. P.: "La especialización en los medios impresos", en La prensa, ante el cambio de siglo, Deusto, Bilbao, 1988, p. 170 y 171.

11 ALVAREZ, T. y otros: Historia de los medios de comunicación en España, Ariel, Barcelona, 1989, p. 27.

12 TUÑON, A.: "Tendéncies del periodisme dels noranta", en Analisi 15, Barcelona, 1993, pp. 77 y 78.

13 DIEZHANDINO: La especialización..., op. cit., pp. 170 y 171.

14 DIEZHANDINO: La especialización..., op. cit., p. 171.

15 SAIZ, M. D.: "Historia del periodismo en España, Los orígenes". El siglo XVIII, Alianza Editorial, Madrid, 1983, pp. 95 y 96. Cfr. En DIEZHANDINO: La especialización..., op. cit., p. 176 a 178.

16 lbídem, p. 178.

17 Ibídem, p. 190.

18 lbídem, P. 190.

19 Ibídem, pp. 190 y 191.

20 SERVAN SCREIBER, J.J.: "El poder de la información", Dopesa, Barcelona, 1973, pp. 42 y 43. Cfr. en DIEZHANDINO: La especialización…, op. cit., p. 193 y 194.

21 lbídem, p. 197.

22 lbídem, p. 201.

23 DIEZHANDINO: La especialización..., op. cit., pp. 203 y 204.

24 ENEBRAL, A. M., y GONZALEZ FERIA, C.: Comunicación-Información, Fragua, Madrid, 1991, p. 79.

25 Ibídem, p. 80.

26 FONTCUBERTA, M.: La noticia, Paidós, Barcelona, 1993, p. 123.

27 BORRAT, H.: "Hacia una teoría de la especialización periodística", en Analisi 15. Barcelona, 1993, pp. 80 y 81.

28 lbídem, p. 81.

29 LOPEZ VILA.: La especialización..., op. cit., p. 9.

30 FONTCUBERTA: La noticia, op. cit., p. 137.

31 ALCOBA: Especialización... op. cit., pp. 158 y 167.

32 LOPEZ VILA: La especialización..., op. cit., p. 12.

33 FERNANDEZ DEL MORAL y ESTEVE: Fundamentos... op. cit., pp. 176 y 177.

34 ENEBRAL y GONZALEZ: Comunicación..., op. cit., pp. 82 y 83.

35 LOPEZ VILA: La especialización..., op. cit., p.10.

36 lbídem, p. 10.

37 ALCOBA, A.: Especialización: futuro del periodismo, 1.G. Afanias, Madrid, 1988, p. 197.

38 TUÑON: Tendenciés..., op. cit., p. 98.

39 lbídem, p. 96.

40 MÉNDEZ VILA: La especialización..., op. cit., p. 13.

41 PICOS FREIRE: Estructura..., op. cit., p. 603.


FORMA DE CITAR ESTE TRABAJO EN BIBLIOGRAFÍAS:

Fernández Obregón, Fco. Javier (1998): Especialización, futuro del periodismo. Revista Latina de Comunicación Social, 7. Recuperado el x de xxxx de 200x de:
http://www.ull.es/publicaciones/latina/a/
70obr.htm