Revista Latina de Comunicación Social 35 – noviembre de 2000 / Extra sobre la investigación en Argentina / Coordina: Dra. Paulina Beatriz Emanuelli, UNC,Córdoba

Edita: LAboratorio de Tecnologías de la Información y Nuevos Análisis de Comunicación Social
Depósito Legal: TF-135-98 / ISSN: 1138-5820
Año 3º – Director: Dr. José Manuel de Pablos Coello, catedrático de Periodismo
Facultad de Ciencias de la Información: Pirámide del Campus de Guajara - Universidad de La Laguna 38200 La Laguna (Tenerife, Canarias; España)
Teléfonos: (34) 922 31 72 31 / 41 - Fax: (34) 922 31 72 54

 

Acción colectiva, visibilidad y espacio público en la construcción de la ciudadanía

Los cortes de puentes de mayo del 97 en San Salvador de Jujuy

(10.452 palabras - 18 páginas)

Lic. Alejandra García Vargas ©

Licenciada en Comunicación Social (Universidad Nacional de Córdoba, 1997) / Becaria de Formación de Postgrado CONICET (Instituto de Ciencias Sociales y Humanas – Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Jujuy) / Jefa de Trabajos Prácticos en la Cátedra Teoría y Problemática de la Comunicación Social II / Ayudante de 1ª en el Taller de Semiótica Audiovisual, Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Jujuy.

INTRODUCCIÓN

"La política para nosotros es la teoría de la ciudad, la teoría de nuestra comunidad.

Sin un problema electoral o electoralista, es un problema de reflexión.
Pensar la ciudad: la ciudad como una especie de metáfora que condensa
toda una problemática de una comunidad y de un país.
Digo, para levantar nuevamente las cejas, desde Atenas hasta aquí:
qué se está jugando ahí".
David Viñas

En este trabajo propongo analizar las manifestaciones de protesta de los ciudadanos jujeños de mayo de 1997. Particularmente una de las formas que asumieron estas protestas: los cortes de puentes que se encuentran sobre el río Chico o Xibi Xibi, en San Salvador de Jujuy. Las protestas que referimos develaron problemas relacionados con las profundas desigualdades en Jujuy, al poner en crisis el orden de la ciudad1 (1). Por eso considero que, a partir de la descripción de las características de la acción colectiva, puede indagarse cómo se constituyeron sus participantes en actor colectivo, qué tipo de relaciones construyeron y cómo los representaron los medios y otros actores sociales de la ciudad. El análisis de medios se justifica porque en sociedad complejas como las nuestras, las estrategias de los medios masivos como intermediarios y co-constructores del espacio público juegan un papel importante, especialmente en cuanto a lo que Mc Comb y Shaw denominan "establecimiento de agenda"2 (2). Concretamente, en este caso veremos qué modelo (o modelos) de interpretación de espacio público, acción colectiva y actores individuales y colectivos construyó el periódico local "Pregón", el diario de mayor tirada de la provincia, que se distribuye en todo su territorio, a través de distintas estrategias discursivas para dar cuenta del conflicto que nos ocupa. Específicamente, intentaremos develar si con estas formas de acción colectiva sus protagonistas buscaron y lograron la formación de una audiencia, y cuán estrechamente esta posibilidad se relaciona con la visibilidad y con la memoria colectiva.

Buscamos dar cuenta sobre todo de cuáles fueron las estrategias de visibilidad interpuestas por los actores para constituirse como actor colectivo y apelar a la sociedad civil o "público en formación"3 (3) en busca de la restitución de sus derechos como ciudadanos, teniendo en cuenta que aún cuando su situación implicaba una disrupción en la situación deliberativa ordinaria, y estaban en medio de un grave conflicto, los manifestantes jujeños de mayo del ´97 deliberaron constantemente. Importan estas prácticas en tanto impactan en la construcción de la subjetividad de quienes participaron, y en cuanto resultan decisivas en la definición de un actor colectivo y su participación en la política4 (4).

En cuanto a nuestras reflexiones sobre la ciudad "material", parten de considerar que las condiciones de apropiación, construcción, uso y representación sobre ella por quienes la habitan invita a las reflexiones sobre las transacciones de la polis. En la base del análisis está la idea de un espacio público dialógico y plural.

PRIMERA PARTE: LA CIUDAD COMO ESPACIO DE APARICIÓN

"Los hombres, aunque han de morir, no han nacido para eso sino para comenzar"

Hannah Arendt

Dijimos que el análisis parte de la consideración del espacio público como lugar dialógico y plural, similar al descripto por Hannah Arendt en "La condición humana"5 (5). Lo público para Arendt hace referencia a lo que es propio del mundo común a todos, pero diferente del lugar privado en él. Es decir: no se trata de interacción entre iguales sino de un lugar en el que la igualdad pasa por la posibilidad de expresar las diferencias. Es la idea que retoma Navet (6)6, cuando habla de la creación o recreación de un "piso" o "zócalo" donde se pudiera anclar el respeto, la dignidad y la libertad. La explicación es espacial, Arendt compara la esfera pública con una mesa: que reúne pero también separa, en cuanto organiza (7)7.

Hugo Quiroga interpreta que, además de las libertades políticas y civiles, lo común entre los ciudadanos incluye también la cuestión social. De manera que podría redefinirse el espacio público a partir de "la revalorización de distintas formas de interacción social que permiten estimular el acercamiento entre los hombres para que la política no sea el asunto de unos pocos"8 (8). La inclusión de lo social permite no limitar al espacio público a la ciudadanía estatal, extendiéndola también a un espacio informal, que suma a los derechos ciudadanos un orden de interacción social que "organiza a la ciudadanía de la sociedad civil mediante la defensa de intereses comunes, el desarrollo de formas de solidaridad y el reconocimiento de identidades colectivas" (9)9. La propuesta de Quiroga es la de la coexistencia de dos ciudadanías: civil y social. De esta manera, se recupera el ideal de "un orden justo" que permita a los ciudadanos ser tales realmente, esto es, ser ciudadanos de derecho y de hecho. La ciudadanía social, esta ciudadanía de hecho de la que habla Quiroga, es imprescindible para construir el zócalo que permite un espacio público verdadero, dialógico, plural. Interpreto que es a partir de este zócalo (el respeto y las condiciones materiales que aseguren la posibilidad de actuar y dialogar) a partir del cual Arendt considera la igualdad de la esfera pública como una "igualdad de desiguales", como lugar de encuentro de individualidades.

La idea arendtiana de lo público se completa con el requisito de accesibilidad y publicidad: lo que aparece en público puede ser visto y oído por todos. Esta idea de múltiples perspectivas ("... sólo donde la cosas pueden verse por muchos en una variedad de aspectos y sin cambiar su identidad, de manera que quienes se agrupan a su alrededor sepan que ven lo mismo en total diversidad, sólo allí aparece auténtica y verdaderamente la realidad mundana"10) (10) es consistente con la de "polifonía" de Bajtin11 (11) e implica el pluralismo. El espacio público es polifónico, en el sentido que da Bajtin a esta palabra, en cuanto encuentro de fuerzas en un espacio (para Bajtin en el espacio de la novela). La idea de polifonía permite superar la causalidad, y a la vez nos permite "escuchar" lo que resuena en la propuesta de Arendt: las múltiples voces. Para que esas voces (esas "fuerzas", diría Bajtin) se encuentren hace falta el zócalo del que habla Navet: el respeto a la diferencia y a la dignidad.

Dado que la esfera pública surge donde hay acción y hay discurso, la existencia conjunta de palabra y acto generan el poder, que "mantiene la existencia de la esfera pública, el potencial espacio de aparición entre los hombres que actúan y hablan"12 (12). Arendt considera que la fundación de ciudades es prerrequisito del poder, porque permite a los hombres vivir de tal manera que es posible que las potencialidades de la acción estén ahí siempre presentes. Este concepto de poder también es plural: "en religiones politeístas, la omnipotencia no es posible "-explica Arendt para dar cuenta de él. Esta idea de poder se distancia del poder ubicuo y omnipresente de Foucault, en cuanto es potencia que se actualiza en el encuentro humano en la esfera pública. A la vez y circularmente, sólo el poder permite que el espacio de aparición creado mediante la acción y el discurso en público no se desvanezca13 (13). Ahora bien, ¿en qué términos se relacionan el "zócalo" de igualdad inherente a la constitución de una esfera pública con el poder?. Para Arendt es el poder el que hace posible el "zócalo" eliminando -o posponiendo- parte de las asimetrías que se producen necesariamente entre los desiguales que construyen la polis. Es un sentido similar al que trabaja Laclau, cuando dice que "el poder es la sombra de la libertad y, como dice un proverbio árabe, nadie puede saltar afuera de su propia sombra"14 (14). Si bien la relación poder - libertad es de renegociación permanente, los desplazamientos e intercambios que la constituyen son requisito de la acción y de la democracia. Manuel Cruz15 (15) describe al poder arendtiano como la formación de una voluntad común en una comunicación orientada al entendimiento. Las convicciones son el cimiento del poder, una especie de "coacción no coactiva"16 (16) conque se imponen las ideas, reguladas por vínculos institucionales reconocidos. Por cierto que esta regulación puede fracasar. Pero, para Arendt, las formas de organización política que se distancian de este ideal abandonan el terreno del poder y caen en el de la violencia. El piso de igualdad arendtiano no implica abandonar la dimensión del antagonismo presente en las relaciones sociales, simplemente sienta bases para entender la política como disciplina que busca la conducción de una vida "buena y justa" en la polis.

Arendt considera que el perdón y la promesa17 (17) son la posibilidad de sobreponerse a la fragilidad de la acción. Y el lugar del perdón y la promesa se asegura con la fundación de la polis. Rusconi18 (18) advierte que Arendt se refiere la polis como organización política de los ciudadanos y no como situación física de ciudad. La misma Arendt advierte que habla de "polis" siguiendo la tradición de los griegos, que con ella no se refieren a la ciudad física sino a la política como especial relación entre agentes que se produce al interior de la ciudadanía (en los espacios humanos del discurso y la acción), pero también considera que la fundación de ciudades es "el más importante prerrequisito material del poder". Por eso la manera en que los actores se relacionan al interior de la ciudad "material" (los "lugares de la memoria", la manera en que los actores representan y se apropian de un territorio en común) puede resultar relevante y revelador para la indagación del espacio público. Encontramos que Arendt ofrece la posibilidad de leer en la ciudad "material" las huellas del discurso y la acción de los ciudadanos. La "ciudad material", por ejemplo, devela los lugares del trabajo y la labor y aquellos que corresponden a la acción. En la nota 53 al capítulo 5 (Acción) Arendt19 (19) retoma una anécdota de Séneca sobre el temor de los romanos a que los esclavos apareciesen en público con ropas que permitiesen identificarlos como tales, tal posibilidad brindaría poder a los esclavos. Evidentemente, la anécdota que relata Arendt se relaciona con la aparición física, aunque la está utilizando para referirse a la visibilidad y la aparición pública como condiciones de definición de lo público en relación con lo político. Thompson 2(20)0considera que esta idea de "aparición" implica compromiso con la visibilidad del poder (lo que Foucault llama "sociedad del espectáculo" y Habermas "publicidad de la representación"). En sociedades complejas como la nuestras, lo público pone en tensión instituciones más abiertas y representativas y nuevas formas de poder invisibles como los pactos políticos o las promesas clientelísticas.

Los medios masivos de comunicación transforman las posibilidades tradicionales de visibilidad21 (21) y tienen un gran impacto en la esfera pública. En sociedades complejas, la presencia y el uso de nuevas formas de comunicarse involucra la idea de ciudadanía y conlleva una profunda transformación política22 (22). Pelacoff y Pereyra23 (23) consideran que el espacio público se constituye, en sociedades complejas como las nuestras, "como un ámbito de mediación entre, por un lado, el sistema político y, por el otro, los sectores privados del mundo de la vida y de los sistemas de acción funcionalmente especializados". En ese contexto, los medios de comunicación resultan preponderantes. Dado que los medios masivos se presentan como un espacio de aparición, cabe preguntarse cuál es el régimen de visibilidad que actualizan y cuáles son los actores a los que incluyen.

LOS SUCESOS DE MAYO DEL ´97

Mayo del ´97 fue un mes intenso para los ciudadanos jujeños: el día 3, la Corriente Clasista y Combativa celebró el Día del Trabajador con un gran acto público en San Salvador de Jujuy, concretamente en la desembocadura del puente Lavalle, que cruza el río Chico o Xibi Xibi. Entre los invitados, se encontraban representantes de los conflictos gremiales y sociales más importantes del país en ese momento (desocupados de Cutral-Có, del Instituto Malbrán de Buenos Aires, de la Prelatura de Humahuaca y de Palpalá y dirigentes sindicales de todo el país). Si bien el tema ocupó un espacio considerable en la agenda pública, el conflicto no estalló en San Salvador ni lo protagonizaron quienes habían participado del acto. De todos modos, puede considerarse que este acto, al brindar visibilidad a los protagonistas de distintos conflictos sociales en el país, repercutió en las acciones sobre las que hoy reflexionamos.

En la madrugada del martes 20, luego de una reunión en el centro que los agrupa, desocupados de la localidad jujeña de Libertador General San Martín cortaron la ruta 34 a la altura del puente San Lorenzo. A partir del jueves 22, desocupados de los principales centros urbano-industriales de la provincia cortaron distintas rutas. Unos días antes, el 9, los cortes se habían producido en la ciudad salteña de Tartagal, a pocos kilómetros de Libertador General San Martín24 (24). Quienes reclaman son desocupados. Los manifestantes piden reivindicaciones concretas, relacionadas con los derechos sociales. Se las piden a un estado ausente, el estado benefactor que ya no existe. También piden y logran- una alta exposición mediática. En programas televisivos los manifestantes repiten "que vengan los medios" y consideran que sólo así el reclamo será efectivo. Estos manifestantes terminan conformándose como actores: negocian en la catedral, directamente ellos. Piden -entre otras cosas- el manejo de los fondos. El reclamo es trascendente: se reclaman como actores con posibilidades y necesidades de gestionar su dinero (y su vida).

Aún cuando en este trabajo buscamos indagar la constitución de un actor colectivo y el impacto de las prácticas y discursos que lo generan en la subjetividad, y no una definición genérica de categorías para explicar los movimientos sociales, podemos señalar que Iñigo Carrera y Cotarelo25 (25) sostienen que el pedido de reivindicaciones concretas asimila los cortes a las huelgas, pero como gran diferencia está el hecho que la mayor parte de los piqueteros no son trabajadores asalariados ocupados. La otra diferencia es que en los cortes está siempre presente la relación con el estado. Esta diferencia se aligera aún más en Jujuy, porque los gremios combativos, los que generalmente manifiestan, son justamente sindicatos de obreros y empleados estatales, de modo que siempre se encuentra el reclamo al estado, y se mezclan los pedidos reivindicatorios "generales", los pedidos por derechos civiles o sociales interpuestos al estado como entidad tutelar de lo público, y los pedidos al estado como empleador, los pedidos por el pago o aumento de sueldos o por la reivindicación de despedidos.

Sigamos con el relato de los acontecimientos. El día 28, todas las rutas provinciales están cortadas. La vida en los piquetes o cortes es comunitaria y se vive un estado de asamblea permanente. Los piqueteros reciben visitas de figuras gremiales y religiosas, pero sólo para aceptar su apoyo, siguen realizando sus asambleas entre ellos. Son hombres y mujeres, de distintas edades pero principalmente jóvenes. Muchos están acompañados por sus hijos. La mayoría se cubre el rostro, como los piqueteros de Neuquen, que a su vez tomaron el emblemático pasamontañas del subcomandante Marcos.

En San Salvador, las manifestaciones comienzan el día 22, a partir de las noticias del enfrentamiento entre gendarmes y piqueteros ocurrida en Libertador el día anterior. La situación en la capital provincial es bastante particular. No tanto en Alto Comedero, donde los desocupados cortaron la ruta 34, sino en los cortes de los puentes. Contrariamente a otros cortes, estos fueron encabezados por organizaciones sindicales y estudiantiles. De manera que se trataba de actores colectivos "institucionalizados". Estos movimientos tenían visos de "apoyo" a los de las rutas. De manera que se complejiza la trama: estos actores colectivos que manifiestan invocan a la sociedad civil, reclaman al estado y apoyan a quienes cortan las rutas en el interior.

Luego de los cortes, los manifestantes capitalinos se instalaron en la plaza central de la ciudad (plaza Belgrano). En la plaza, el estado también fue de asamblea, había un movimiento constante de hombres y mujeres de distintas edades, principalmente jóvenes, esperando y transmitiendo noticias de quienes visitaban los piquetes, con una radio prendida sin interrupciones. En las asambleas se analiza permanentemente lo que ocurre.

De manera que en San Salvador asistíamos a huelgas (la de los distintos gremios agrupados en el Frente de Gremios Estatales26 (26) y manifestaciones de gremios y agrupaciones estudiantiles a los que se sumaron algunos desocupados, mientras que en el interior de la provincia la situación respondería a lo que Iñigo Carrera y Cotarelo denominan cortes.

En cuanto a la reacción del gobierno provincial y nacional ante lo que acontecía en la provincia, el primer movimiento es inflexible. El gobierno amenaza con reprimir, considerando que el corte de rutas es delito federal. Pero en un segundo tiempo, el gobierno debe cambiar de estrategia al no encontrar eco a sus consideraciones sobre el orden y la necesidad de restablecerlo mediante actos represivos. De esta manera, el gobierno accede a negociar sin el levantamiento de piquetes, aún cuando la amenaza de represión se mantiene hasta el final. La sociedad civil hace el movimiento contrario: primero acompañan la acción colectiva, que los interpela efectivamente, pero luego retroceden. Tanto el cambio de la opinión pública, que puede leerse en la manera en que los periódicos tratan el tema y en las solicitadas de distintas agrupaciones empresarias y profesionales, como el del gobierno provincial se producen a partir de la visita del ex secretario general de la Presidencia, Kohan, el día 27.

El día 31 se firman los acuerdos27 (27) y se levantan los cortes. El diario Pregón relata cómo las campanas de la iglesia catedral repiquetean para anunciar el fin del conflicto.

SEGUNDA PARTE: LOS ACTORES "MEDIADOS": PRESENCIA, ESTADOS, ACCIONES EN LOS TITULARES DEL DIARIO PREGÓN

"No es la hipotética realidad la evocada,

sino el discurso sobre lo real"

Juan José Saer

En este apartado, nos referiremos a la manera en que trató el periódico local "Pregón", el diario local de mayor circulación y tirada en la provincia, el conflicto que analizamos, a través de la consideración de sus titulares. Debemos decir, como primer punto, que el conflicto se instaló inmediatamente en la agenda de este periódico. Todos los hechos señalados al considerar los sucesos de mayo del ´97 se reflejan en sus páginas. Y lo local salta excepcionalmente a la primera plana del diario Pregón cuando se producen los cortes de ruta. Sin embargo, los conflictos en San Salvador de Jujuy quedan siempre en las páginas interiores. La primera plana se reserva a los cortes de rutas.

Para el análisis textual, se recurrió a la metodología propuesta por Irene Vasilachis de Gialdino28 (28). Este análisis considera que la interpretación de un texto supera los propios límites de ese mismo texto, ya que el lenguaje (como la cultura) es recurso y creación, producción y reproducción del mundo social. De manera que los medios, en su propuesta de sentido, tienden a la consolidación de modelos interpretativos presupuestos por los hablantes.

En esa construcción hay apropiaciones, selecciones y reformulaciones que nos alejan de la idea de transparencia y nos permiten considerar que hablamos de los sentidos propuestos por estos medios, y no por quienes éstos citan. Para analizar las interpretaciones / representaciones de los "citados" habrá que recurrir a otros discursos, los que los propios "citados" construyen y enuncian, y cuyas representaciones sobre el conflicto se analizan en la segunda parte. Sin embargo, sí resulta productivo analizar la recuperación de la palabra de distintos actores que realizan los medios. Esto es, considerar cuáles son las voces que los medios legitiman, quiénes son los actores de los acontecimientos que ofrecen a sus públicos.

Para describir la(s) instancia(s) legitimadora(s) ya mencionadas, incorporamos en el anexo ejemplos del análisis de la titulación de las notas consideradas. La pertinencia del análisis diferenciado de lo que podemos denominar "paratexto"29 (29) y el cuerpo principal de la noticia se fundamenta en una práctica de lectura de los diarios -toda una tradición paralela al crecimiento de las industrias culturales- que consiste en una lectura rápida dedicada exclusivamente al paratexto. Independientemente de ser un bloque tipográfico, la titulación está conformada por una variedad de elementos que tienen una función estructural: presentar el hecho del cual tratará la nota, "un resumen inicial", al decir de Van Dijk30 (30). Una segunda función, más estética si se quiere, procura lograr atraer al lector con alguna imagen o metáfora, una ironía o algo que lo sorprenda. Ahora bien, los titulares analizados no apelan a metáforas sino que se limitan a ofrecer un resumen de lo tratado. En ocasiones, toman citas de los entrevistados para titular.

La importancia comunicativa de los titulares permite una rápida definición de los actores. ¿Qué actores reconocieron los titulares que analizamos y cómo los representaron?

En la redacción de los títulos, Pregón apeló principalmente al recurso de despersonalizar las acciones, elidiendo los sujetos, nominalizando o predicalizando acciones a partir de objetos. Al despersonalizarse, los sucesos aparecen como realizadas por medios no humanos, y terminan existencializando la acción (o la reacción), como algo que simplemente existe. Procesos de existencia dada. Fuera de la acción humana.

Escapan a esta característica las menciones a sujetos colectivos (fogoneros, piqueteros, comunidad de Libertador, etc.) que "piden", "reclaman", "cortan". De su uso podemos inferir que los manifestantes lograron erigirse en un sujeto colectivo reconocido como tal por este diario. En cuanto a los actores efectivamente mencionados, se alude a ellos para referir sus representaciones sobre los sucesos, y Pregón es cuidadoso en la presentación de las citas. Los actores que quedan así legitimados por el medio para expresarse en relación con el conflicto son funcionarios, gremialistas, diputados y sacerdotes. El uso de citas de estos actores individuales permitió a Pregón tomar las distintas representaciones en juego, evitando narrarlas directamente.

A partir del 28 de mayo, Pregón cambia su estrategia. Desde ese momento, comienza a presentar a los piqueteros y manifestantes como sujetos implícitos de acciones negativa y perjudiciales (dificultad para realizar pago de sueldos, agresión a periodistas, entorpecimiento del transporte de enfermos). A partir de este momento, que coincide con la visita de Kohan, los manifestantes aparecen realizando acciones negativas. De esta manera, invierte el conflicto, dejando de lado las críticas al gobierno en la titulación.

Pero en todos los casos (independientemente de la predicalización de acciones positivas o negativas por los actores) hay un modelo interpretativo de lo social como un todo orgánico, mecanicista. Así, los piqueteros "entorpecen" el paso. Con ello impiden un flujo, el de camiones.

A lo largo de todo mayo, los conflictos que analizamos no aparecieron en los titulares de Pregón como relaciones de oposición entre actores individuales o colectivos, salvo en el caso de los enfrentamientos entre gendarmes y piqueteros.

Existe una gran omisión: ni en los títulos ni en las notas el diario reproduce las deliberaciones de las asambleas, que fueron permanentes. De manera que los procesos de toma de decisiones y de elaboración de estrategias por los manifestantes no son nombrados por el diario. No realizamos un análisis de la televisión, pero recordamos que tampoco estos momentos se mostraron, privilegiándose en cambio las escenas de enfrentamientos y los reportajes breves a algunos participantes, funcionarios y gremialistas.

El tema de los cortes de puentes pasa prácticamente inadvertido, y merece un único titular, en la página 10 de la edición del viernes 23 de mayo: ANOCHE, CORTES EN PUENTES. Al nominalizar la acción, Pregón no da cuenta de quiénes realizaron la protesta.

También las concentraciones en la plaza de San Salvador, y en la Legislatura de la capital quedan en el interior del periódico, enunciadas sin mención a los actores. Como ejemplo: EN MANIFESTACIÓN, SE RECLAMÓ POR LA DIGNIDAD DE LOS TRABAJADORES (23 de mayo, p. 10). En ocasiones, se consideró al actor colectivo, como el sobretítulo del ejemplo anterior: LA MULTISECTORIAL EN LA LEGISLATURA.

TERCERA PARTE: LOS ACTORES, LAS NARRACIONES

"´La ciudad en el conflicto´... la ´Ciudad´ está en el conflicto cuando el juego

de asignaciones está alterado, cuando por ejemplo aquellos que

no tienen la función de hablar empiezan a hacerlo"

Georges Navet

En este apartado, se analizan cuatro entrevistas, realizadas a manifestantes, todos miembros de sindicatos de Jujuy.

RESISTIR PARA EXISTIR

La decisión de quienes cortaron los puentes sobre el Xibi Xibi en mayo del ´97 (Frente de Gremios Estatales y Agrupaciones estudiantiles de la UNJu y secundarios) se relaciona directamente con una estrategia para aumentar la visibilidad del colectivo, para posicionarse en un lugar que les permitiese no sólo dialogar con el poder político, sino también interpelar a la sociedad civil.

Tomemos un segmento de la entrevista realizada a un representante del SEOM, de 40 años:

"(El corte de puente era más profundo) porque cortaba todo el tránsito de la ciudad y se sentía y repercutía en toda la provincia, porque no podía haber movimiento en ningún sentido ni de transporte ni la gente se podía trasladar, entonces como que se paraba la ciudad en dos. Los del lado de la terminal y los del centro. Y bueno... así se hacía, se coordinaba y bueno, se cortaba".

Los puentes dejan de ser lugar de circulación y puntos de comunicación, pasan a ser puntos de bloqueo y, así logran instalar otro-espacio. Protestar cortando puentes instaló como evidente la idea de ciudad como conflicto y no como orden. De esta manera, la forma de la acción colectiva proveyó al reclamo de fuerza, a través de su capacidad para generar un público que podía apropiarse del reclamo. El "modo" de protesta "cortar puentes" mereció la atención de un público en formación. Veamos el relato de uno de los participantes:

"... se tomó una medida de fuerza así (cortar los puentes) para que... la gente tome conciencia de lo que está pasando, porque digamos que la gente muchas veces no participaba... entonces hemos cortado los puentes en una medida así como para decir: profundizamos la lucha para que la gente tome conciencia que esto no va más, que no damos más, y para que empecemos a reaccionar".

El conflicto de mayo del ´97 instauró un espacio nuevo que permitió el reconocimiento del otro. Al ser reconocido, ese actor se constituyó en sujeto de enunciación. En la enunciación, expresó sus derechos. Se volvió VISIBLE para la agenda pública (como vimos en la segunda parte, "Pregón" se ocupó del conflicto durante toda su duración) y consecuentemente para el resto de los ciudadanos que habitan la ciudad, se volvió sujeto de acción al ser reconocido como interlocutor. Siguiendo a Naishtat, que a partir de la teoría de los actos de habla considera que la acción colectiva es "fundación de un nosotros", digamos que la conformación ilocucionaria del colectivo es triádica: el colectivo enunciador (quienes protestan) se dirige a un destinatario (el estado provincial, concretamente el ejecutivo y el legislativo) pero también a un público en formación, la sociedad civil (el resto de los ciudadanos, de manera directa, al impedir el paso por los puentes, al presentarse en la plaza, y de manera indirecta, al ser exitosos en su intento de convocar a los medios e instalarse en la agenda pública). La performatividad de la acción está dada porque el "nosotros" extrae su legitimidad de la confrontación de la acción colectiva con el espacio público. Considerar triádicamente la acción colectiva permite superar el aplanamiento de las teorías de la acción racional para explicar este tipo de acciones. Ya no hay dos polos enfrentados, la acción se tensa y busca también la atención de un tercero, "el polo de la equidad". Con los cortes de puentes, se confrontó el orden de la ciudad, y las alteraciones que la acción provocó redundaron en el aumento de la visibilidad de la protesta y en la efectividad de la interpelación a quienes Naishtat llama "público en formación".

En cuanto a la responsabilidad, dice un dirigente:

-Claro (existía la finalidad de enviar un mensaje para los piqueteros de la ruta en los cortes de puente). Creo que era solidario, pero a la vez tenía la otra compartida, la que buscábamos algunos, que la represión no sea generalizada y centralizada en un solo lugar, sino que habiéndose instalado la represión en Libertador y nosotros cortando los puentes acá, o si se hubiesen mantenido las mismas carpas, hubiese sido distinta la cuestión, se iban a dividir las fuerzas.

Responder ante el otro es una idea central en la red conceptual de la acción e implica que ésta es necesariamente dialógica. Nos interesa destacar aquí que el colectivo asume la responsabilidad por lo que hace. Responsabilidad de decir lo que dice, de realizar pedidos específicos para el colectivo y también de dar apoyo a otro colectivo que pelea cerca –una cercanía que es espacial y afectiva. Esta idea de responsabilidad por lo que se hizo está en la base del comportamiento solidario cotidiano, se trata de una acción guiada por la conciencia. Los angloparlantes denominan "responsability" a esta idea, que Jelín equipara a la de responsabilidad "retrospectiva" de Heller. Los manifestantes la asumieron.

Esta idea de responsabilidad también se actualiza en relación con el público en formación

"Porque vos te podés preparar en todo lo que quieras, podés tener un lenguaje muy rápido, muy bueno, todo lo que quieras, pero a la hora de los bifes, la gente es lo que ve. Y la gente te sigue a medida que vos le vas dando confianza, ellos van sabiendo, van teniendo confianza".

Diferente a la complicidad y a la irresponsabilidad colectiva, la respuesta al otro se resuelve en la articulación entre responsabilidad individual y responsabilidad colectiva: el polo de la equidad, el lugar del tercero está asegurado por el espacio público. Se responde ante el "otro" que no es el oyente sino el público en formación, presente porque la acción se desarrolla en el espacio público.

La acción colectiva, además de instaurar un sujeto colectivo, impacta en la subjetividad de cada uno de los participantes. En la entrevista a un participante, escuchamos:

"... Pero yo en el gremialismo aprendí a hacer muchas cosas, aprendí a valorarme como persona, a valorar a mi familia, a valorar a mis compañeros, a valorar cosas que no solamente es uno mismo, no ser individualista sino ser más amplio, no ser solamente el hecho de hablar, luchar, no tiene que ser de uno, tiene que ser de todos, así sean o no sean afiliados. Estoy orgulloso de lo que aprendí porque puedo discutir con cualquiera. Puedo discutir con un gobernador, con un intendente, con un diputado, puedo decirle cosas que me salen de adentro y que no me arrepiento, puedo decirle verdades que otros quizá tenemos recelos o tienen recelo de decirle."

El beneficio también es para el colectivo, que es reconocido por su historia y su acción "... la alegría más grande ha sido la marcha federal, y donde creo que ahí se ha reconocido y porque creo que ahí sí nos han demostrado todos, todo el pueblo argentino a nosotros, a todo el pueblo jujeño, que permanentemente ha estado luchando; porque donde hemos llegado los jujeños, hemos sido - digmos- ´la rosa más preciada´".

Las características de la protesta pueden relacionarse con las memorias de la ciudad, recordemos que el primer ciudadano jujeño fue el "don", que habitaba entre los ríos. Su derecho a participar venía de su derecho de propiedad: propiedad de la tierra que estaba relacionada con su origen español31 (31). Y la tierra estaba entre los ríos. Fuera de los ríos, el caos, aquello que no puede nombrarse, que no puede significarse: los "ojos sanguinarios" de los indios, LA NATURALEZA32 (32). Con esto no digo que los ríos "operen" como límites sociales, porque sus cauces oponen una resistencia, un paisaje, unas dificultades, pero no pueden operar por sí mismos, se vuelven trascendentes para el análisis de lo social a partir de las consideraciones de quienes los interpretan. Pero sí quiero resaltar que estas operaciones discursivas discriminatorias, que refuerzan las crecientes desigualdades que crecen día a día en la ciudad, son parte de un proceso que supera vastamente a la conquista: quienes se excluyen de la ciudad (los desocupados, los migrantes, los pobres) después siguen en el caos, innombrados en los planos de la ciudad33 (33). Los que quedan fuera de lo representable entre los ríos, son justamente aquellos ciudadanos que se apartan de lo que Ingenieros, según Villavicencio, denominara la "raza argentina" y el proyecto de construcción de ciudadanos "ideales" que respondiesen al imaginario positivista.

Esta tradición de negación y de apartamiento de la esfera pública de quienes habitaban la ciudad, inscripta en la memoria colectiva de sus ciudadanos, es la que relata un dirigente cuando, al hablar de la primera vez en la que los manifestantes cruzan el río Chico, dice:

"A nosotros una vez, en unas luchas, no nos dejaban cruzar del río Chico para allá (se refiere al centro de la ciudad). Me acuerdo del día que pudimos lograr cruzar del río Chico para allá, fue como cuando entraban los cabecitas negras a plaza de Mayo, y los oligarcas se escondían para ver qué era eso. Así fue ese día que logramos pasar, porque era tal la alegría de mis compañeros que tiraban bombas, bailaban, cantaban y nosotros veíamos cómo las persianas se cerraban y nos espiaban, inclusive de los negocios, o nos espiaban de las casas (…). Cuando hemos traspasado el río, parecía lo mismo que cuando entraban los obreros a plaza de Mayo en ese 17 de octubre".

Este relato cruza dos datos de la memoria: la representación del río Chico como límite social construida desde la fundación de San Salvador que corresponde a la memoria local, y la del 17 de octubre del ´45 y que da cuenta de la irrupción en el espacio público de los trabajadores urbanos a mediados del siglo pasado. El acontecimiento del 17 de octubre se señala como un hito en la historia de la política argentina34 (34) en cuanto vastos sectores de la población irrumpieron en las partes visibles de la ciudad, pidiendo derechos que les correspondían. La representación de ese día siempre coloca a los trabajadores (y no a los ciudadanos) en clave de toma épica de aquello que les pertenecía o bien los interpreta como invasión de seres privados de humanidad (es célebre la metáfora del "aluvión zoológico").

El relato actualiza la épica del 17 de octubre (un héroe colectivo y estigmatizado: los cabecitas negras, que se enfrenta a un enemigo, también colectivo: los oligarcas, en un enfrentamiento bipolar del que el héroe resulta vencedor) y la representación del río Chico como límite social. El relato es bipolar "Trabajadores" vs. "oligarcas". El participante retoma un modelo argumentativo generalizado, sin subvertir la construcción del mundo desde el lenguaje. En efecto, se retoma el modelo binario, en el que se considera a un enemigo del que se generalizan características negativas generadoras de problemas.

Sintetizando lo expuesto hasta aquí, y a manera de apertura para las consideraciones finales, diría:

En 1997, el episodio de los cortes de puentes en San Salvador instauró un espacio nuevo que permitió el reconocimiento del otro. La acción colectiva brindó visibilidad a los "otros" excluidos, mediante la alteración del orden de la ciudad.

En cuanto sujeto colectivo, el grupo de los cortes de puentes privilegió lo que Navet llama "beneficio existencial" de la lucha (construcción de una subjetividad, reserva para luchas futuras y responsabilidad ante los piqueteros de las rutas y la sociedad civil), más que el beneficio directo de la acción. Pero, aún cuando el beneficio del colectivo fue más existencial que racional, la forma de la protesta, el corte de puentes, fue estratégica.

Cortar puentes en mayo del ´97 fue una modalidad de protesta intensamente relacionada con la memoria de la ciudad, que tradicionalmente invisibilizó los actores que quedaban fuera del modelo ideal que propusieron las elites para sus ciudadanos. Estas formas de invisibilidad relacionadas con el proyecto de la generación del ´80 permanecen hoy y refuerzan simbólicamente formas de segregación relacionadas con los proyectos económicos de concentración del ingreso impuestos en la Argentina desde los ´70.

CUARTA PARTE: CONSIDERACIONES FINALES

Mire la calle.

¿Cómo puede usted ser

indiferente a ese gran río

de huesos, a ese gran río

de sueños, a ese gran río

de sangre, a ese gran río?

Nicolás Guillén

¿Cómo enunciar conclusiones cuando las desigualdades que motivaron los cortes de puentes de mayo del ´97 se han intensificado? Familias enteras siguen cortando hoy los puentes en San Salvador de Jujuy y las rutas de toda la región. Hay una carpa "de la esperanza" por trabajo y contra la deuda externa en el patio de la iglesia parroquial de La Quiaca. Imposible, entonces, establecer conclusiones. Apenas algunas consideraciones finales.

Esta primera lectura de los cortes de puentes del ´97 en San Salvador de Jujuy nos permitió acercarnos al tema, observar las estrategias argumentativas de los medios, que apelando a modelos cognoscitivos compartidos, hablaron de estados de tensión y de progreso lineal asimilables a la naturaleza, eliminando al actor que asumía plenamente su acción y su discurso. Nos permitió dialogar con algunos protagonistas, y retomar sus representaciones sobre los sucesos, para plantear los costados pasionales y racionales de las decisiones que tomaron al constituirse en actor colectivo. También pudimos considerar las restricciones implicadas en la construcción de un ciudadano "ideal" que realizara el proyecto positivista, y los beneficios de la responsabilidad y la resistencia en la construcción de la subjetividad.

En cuanto al diario, vimos que –independientemente de las predicación de acciones positivas o negativas a determinados actores– subyacía constantemente la idea de lo social como maquinaria dada y no como construcción. Por eso los piqueteros y los manifestantes que cortan los puentes interrumpen algo que debe permanecer como canal, como vasos comunicantes. La interpretación periodística analizada y las solicitadas del estado que pretende judicializar el conflicto buscan recuperar el orden de una máquina que ha de ser perfecta. La demanda por la libre circulación y la libre competencia propias del neoliberalismo, que se concibe mayoritariamente como único horizonte posible, es, paradójicamente, una demanda que exige regulación de los canales por los que se desplazarán esas libertades. Rutas libres para la circulación de mercancías libres y capitales libres, puentes libres para la circulación de ciudadanos y objetos en San Salvador. La judicialización35 (35) de los acontecimientos tienen que ver con que la acción de los protestantes obtura una inmensa maquinaria. Es esa sensación de molestia, esa imposibilidad de funcionamiento la que, también paradójicamente, permite a estas personas (que son personas y no obstáculos) erigirse en actores colectivos e interpelar a aquellos que son ciudadanos y no parte de los flujos que se desplazan por la inmensa e impersonal red de caminos y puentes de Jujuy.

Cabe considerar, entonces, que quienes cortaron puentes son sujetos estratégicos, pero no toman decisiones en una especie de vacío entre opciones, sino en relación con una multiplicidad de posibilidades, que corresponden a determinado momento de determinada sociedad (aún cuando en ocasiones las expanden, tal como las metáforas "estiran" las palabras).

Esta idea de actores estratégicos es diametralmente opuesta a la concepción de un "ciudadano ideal", que clausuraría la indecidibilidad de la estructura. Las operaciones discursivas de la tradición positivista del ´80 fueron exitosas en la construcción de un modelo de ciudadano ideal36, (36) al dejar fuera del espacio de aparición a quienes no se ajustaban a un modelo de país proyectado por sus elites. En San Salvador de Jujuy dejaron fuera a parte de sus habitantes, adscribiéndolos al campo de la naturaleza y dejándolos al margen de todo proyecto posible de polis -y de país. Estas representaciones sobre la ciudad persistieron y superaron distintas épocas, fortaleciendo desde lo simbólico otras estrategias de concentración del poder y el capital. El individuo condenado al espacio privado, por no ajustarse al "modelo ideal", retoma la idea de privación que está en este vocablo: está privado de humanidad, en cuanto no puede ser visto y oído por los otros ni puede verlos y oírlos. Está negada su posibilidad de aparición y, con ella, la de inscribir su "huella" en la construcción de la historia y del artificio humano. Al cortar los puentes, podríamos considerar que se subvirtió el orden de la ciudad: además de hablar y demandar, durante el conflicto parte de aquellos ciudadanos tradicionalmente condicionados a no cruzar determinados límites los instauraron.

Las identidades sociales se caracterizan por su dimensión agonal y por su naturaleza relacional. Son batallas por los sentidos de posiciones sociales que, aunque siempre precarias, suelen congelarse en representaciones que terminan naturalizándose.

Considerar las interpretaciones que realizaran medios y actores de los cortes de puentes de mayo del ´97 en la capital jujeña nos permitió delinear algunos rasgos de la forma del funcionamiento y construcción de las identidades en conflicto. Porque si bien en continua redefinición, este proceso participa de algunos rasgos que permiten el análisis. Por un lado, permite a un actor reconocerse con otro(s), y complementariamente, el (los) otro (s) reconocen a ese sujeto.

El concepto de construcción de un "nosotros" participa de la idea de "juego". Un juego pragmático, como queda dicho al comentar la dimensión performativa de la acción colectiva en el espacio público, y un juego semiótico, el que permite observar los procesos de emergencia de sentidos que permiten a un colectivo reconocerse como tal. Los rasgos que participan de la constitución de este "nosotros" sólo pueden delinearse en el análisis de cada caso. Nuestro primer acercamiento al tema nos lleva a afirmar que, como sujeto colectivo, los manifestantes que cortaron puentes y ocuparon la plaza en mayo del ´97 en San Salvador de Jujuy se constituyeron como un "nosotros" desde lo pragmático, al confrontar a la sociedad con sus reclamos, volviéndose sujetos de enunciación y de acción al reclamar por sus derechos al estado, asumiendo responsabilidades por el apoyo y cuidado de otros grupos (los que cortaban las rutas provinciales). Todas sus acciones resaltan los componentes estratégicos que la caracterizan y tienen una dimensión de beneficio existencial individual y colectivo para quienes participaron del conflicto.

Estos beneficios fortalecen el débil lazo social característico de la tardomodernidad, al atreverse a confrontar la complejidad, injusticias y dificultades que atraviesan los jujeños y, junto a ellos, la mayor parte de los ciudadanos latinoamericanos.

Notas

1 Como sostiene Navet, la ciudad tiene "lugares" hasta para quienes no lo tienen. NAVET, Georges: "La ciudad en conflicto (a propósito del movimiento de noviembre-diciembre 1995 en Francia)". En QUIROGA, Hugo, VILLAVICENCIO, Susana y VERMEREN, Patrice (comps.), 1999: "Filosofías de la ciudadanía. Sujeto político y democracia". Rosario: Homo Sapiens.

2 BURGOS sostiene que en cuanto a la construcción de la agenda mediática, los periódicos locales solamente toman a lo local como primera plana en el caso de acciones colectivas en espacios públicos y en el de los partidos de Gimnasia y Esgrima de Jujuy. BURGOS, Ramón: comunicación personal, sobre su investigación en curso.

3 Al respecto, dice Bohman : "... the political speech of ocial critics and the effects of public actors at critical historical moments serve to open the possibility for innovation in the public sphere... In order to see how deliberation can promote democratic change, it is important to see... the interplay between emerging publics and their demands for institutional change". BOHMAN, James, 1999: "Public deliberation. Pluralism, Complexity, and Democracy". Massachusetts, MIT Press, P. 20.

4 Bohman sostiene que el aumento en la deliberación refuerza el orden político racional, o por lo menos el uso público de la razón.

5 ARENDT, Hannah, 1998: "La condición humana". Barcelona, Paidós.

6 NAVET, Georges: "La ciudad en conflicto (a propósito del movimiento de noviembre-diciembre 1995 en Francia)". En QUIROGA, Hugo, VILLAVICENCIO, Susana y VERMEREN, Patrice (comps.), 1999: op.cit.

7 Desde esta perspectiva, lo insoportable de la sociedad de masas radica justamente en la disolución de la esfera pública, en la pérdida del poder del mundo de agrupar, separar y relacionar a las personas. Esta pérdida hace que las personas "caigan unas sobre otras". Al anular el espacio, la proximidad sin diferencias del totalitarismo (y la de la sociedad de masas) destruye la singularidad, la distancia, y con ella lo público en tanto espacialización, la acción en tanto libertad.

8 QUIROGA, Hugo: Democracia, ciudadanía y el sueño del orden justo, en QUIROGA, VILLAVICENCIO Y VERMEREN (comps.): op.cit.

9 Ibidem, p. 203.

10 ARENDT, Hannah: op.cit., p. 66.

11 Pueden verse los análisis de Taylor y Naishtat sobre la idea de polifonía de Bajtín, y especialmente sobre la centralidad de lo dialógico en la construcción identitaria y el pluralismo. TAYLOR, Charles, 1993: "El multicultualismo y la ‘política del reconocimiento’". México, FCE, pp 52-55.

12 ARENDT, Hannah: op.cit, p 223, párr. 28.

13 Sin embargo, cuando Arendt critica la estructura familiar como modelo orgánico impuesto a lo social, lo hace por la desigualdad que le es inherente. Si no se basase en el poder, ¿de dónde surgiría esa desigualdad?. El poder no es, entonces, sólo potencia generada en el espacio público y mantenida por la consistencia de las promesas de quienes lo ejercen.

14 LACLAU, Ernesto: "Deconstrucción, pragmatismo, hegemonía", en MOUFFE, Chantal (comp.), 1998: "Desconstrucción y pragmatismo". Buenos Aires, Paidós.

15 CRUZ, Manuel: "Hannah Arendt, pensadora del siglo". Introducción a ARENDT, Hannah: op cit, pp I-XIII.

16 En términos de Manuel Cruz.

17 La promesa permite disponer del futuro: "ampliar la propia dimensión en la que el poder puede ser efectivo" (p. 264).

18 RUSCONI, Carlos, 1999: "Telediario, ciudad y ciudadanía", en: Ponencias III ENDICOM/EMPECOM. Río Cuarto, U.N.R.C.

19 ARENDT, Hannah: op cit.

20 THOMPSON, John, 1998: "Los medios y la modernidad". Barcelona, Paidós.

21 RUSCONI, siguiendo a Thompson, enumera entre las principales diferencias introducidas por la televisión a las posibilidades tradicionales de visibilidad la definición de un espacio público no localizado, la generación de una propiedad pública no dialógica sino marcada por la desigualdad entre productores y consumidores, la organización de la experiencia mediática que se aleja de experiencia vivida por la relevancia estructural de los acontecimientos en el proyecto simbólico de los individuos y el de los media, y por la posibilidad de adquirir una experiencia común con sujetos con los que no se comparte una trayectoria de vida. RUSCONI, Carlos: op cit.

22 Para el caso de la Argentina, aparecen como paradigmáticos los trabajos de Landi, Velleggia y Mazziotti en relación con este tema.

23 PELACOFF, Javier y PEREYRA, Sebastián, 1999: "Transformaciones en las formas de acción colectiva: protestas sociales y espacio público", Mimeo, ponencia presentada en IV Jornadas Nacionales de Investigadores en Comunicación, organizadas por Red Nacional de Investigadores en Comunicación y FHyCS/ UNJu, San Salvador de Jujuy, agosto de 1999.

24 Puede verse la sucesión de cortes en el apéndice, en el apartado en que se reproducen los titulares del diario "Pregón" del mes de mayo del ´97.

25 IÑIGO CARRERA, Nicolás y COTARELO, María Celia, 1999: "Los llamados "cortes de ruta". Argentina 1993-97", en PIMSA. Documentos y comunicaciones 1998. Buenos Aires, PIMSA.

26 El Frente de Gremios Estatales está constituida por el SEOM (Sindicato de Empleados y Obreros Municipales) y el CEDEMS (Centro de Educadores y Docentes de la Enseñanza Media y Superior) -ambos vinculados a la Corriente Clasista y Combativa-, ADEP (Asociación de Docentes y Educadores Provinciales) y ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) -ambos ligados a la Central de Trabajadores Argentinos); ATSA (Asociación de Trabajadores de la Sanidad) -ligado a la Confederación General del Trabajo)- y APUAP (Asociación del Personal Universitario de la Administración Pública).

27 El acta, firmada por el gobierno provincial, la Comisión de Desocupados y representantes de la diócesis de Jujuy y la prelatura de Humahuaca como testigos, compromete al gobierno a la creación de 12.500 puestos de trabajo, la mayor parte de los cuales corresponden al plan "Trabajar", 2.000 subsidios de $100 para desocupados y la extensión del seguro de desempleo.

28 VASILACHIS DE GIALDINO, Irene, 1997: "La construcción de representaciones sociales. Discurso político y prensa escrita. Un análisis sociológico, jurídico y lingüístico". Buenos Aires, Gedisa.

29 ALVARADO, Maite, 1994: "El paratexto". Buenos Aires, Departamento de impresiones del CBC-FFL-UBA.

30 VAN DIJK, Teun, 1990: "La noticia como discurso. Comprensión, estructura y producción de la información". Barcelona - Buenos Aires - México, Paidós. P. 83.

31 ULLOA, Mónica: comunicación personal, 3-3-2000.

32 En las efemérides de la fundación de la ciudad de los diarios locales persisten estas representaciones de la ciudad y sus habitantes, hasta 1998. Trabajé el tema en mi presentación a ENDICOM ´99.

33 Efectivamente, los barrios y asentamientos populares de migrantes no se representan en la cartografía de la ciudad. Este tema, y la relación con el proyecto positivista de la generación del ´80 puede verse en mi presentación a ALAIC 2000: Los ríos Grande y Chico en San Salvador de Jujuy: permeabilidad social y aislamiento. Algunos avances de investigación.

34 Hay distintas interpretaciones del 17 de octubre como acontecimiento que señala un cambio en la política argentina. Entre ellos, se destacan los trabajos de Eliseo Verón y Cristina Segal, Daniel James, Emilio de Ípola.

35 Al igual que lo analizado por Bourdieu en su trabajo sobre los paros ferroviarios en París, se produjeron críticas en cuanto lo que estas acciones (estos "bloqueos") tuvieron de "conservador": contrariamente, consideramos que para el colectivo, estas acciones funcionaron eficazmente como estrategia de visibilidad abriendo la posibilidad de enunciar, de interpelar a quienes Naishtat llama "público en formación".

36 Pueden verse distintos análisis de este tipo de operaciones discursivas en la historia argentina. Desde una perspectiva filosófico política que intenta dar cuenta de lo que ella llama "la historia interna del concepto de ciudadanía" en relación con el positivismo en la Argentina: VILLAVICENCIO, Susana: "José Ingenieros y el imaginario positivista de la ciudadanía", en QUIROGA, VILLAVICENCIO Y VERMEREN (comps.): op.cit. Con una mirada de altas consecuencias políticas pero más cercana a la crítica literaria puede verse ROTKER, Susana, 1999: "Cautivas. Olvidos y memoria en la Argentina". Buenos Aires, Ariel, especialmente el ensayo: "A la conquista de una nación blanca".

BIBLIOGRAFÍA

ALVARADO, Maite, 1994: "El paratexto". Buenos Aires, Departamento de impresiones del CBC-FFL-UBA.

ARANTES, Antonio Augusto: "Desigualdad y diferencia. Cultura y ciudadanía en tiempos de globalización", en: BAYARDO, Rubens y LACARRIEU, Mónica (comps.), 1999: "La dinámica global-local. Cultura y comunicación: nuevos desafíos". Buenos Aires, CICCUS / La Crujía.

ARENDT, Hannah, 1998: "La condición humana". Barcelona, Paidós.

ARFUCH, Leonor: "El diseño en la trama de la cultura", en: ARFUCH, Leonor et al: "Diseño y comunicación. Teorías y enfoques críticos", 1997. Buenos Aires, Paidós.

BOURDIEU, Pierre, 1999: "Contrafuegos. Reflexiones para servir a la resistencia contra la invasión neoliberal". Barcelona, Anagrama.

BURGOS, Ramón: comunicación personal.

CAGGIANO, Sergio, 2000: "Inmigración en La Plata. Observaciones sobre la sociedad ¿receptora?", Mimeo, ponencia presentada en IV JORNADAS REGIONALES DE INVESTIGACIÓN EN HUMANIDADES Y CIENCIAS SOCIALES, FHyCS – UNJu, San Salvador de Jujuy, 17 al 20 de mayo del 2000.

CAGGIANO, Sergio y POCCIONI, María Teresa, 1998: "La construcción de la identidad como articulación hegemónica", Mimeo, ponencia presentada en III Jornadas Nacionales de Investigadores en Comunicación, UNM, 1998.

DELEUZE, Giles y GUATTARI, Félix, 1995: "El antiedipo. Capitalismo y esquizofrenia". Barcelona, Paidós.

GOMEZ, Elizabeth y KINDGARD, Federico: "Los cortes de ruta en la provincia de Jujuy. Mayo/junio de 1997", en "Documentos y comunicaciones 1998", Buenos Aires, PIMSA.

GORLIER, Carlos, 1998: "Constructivismo y el estudio de la protesta social", en revista Cuadernos de Investigación Nº 4, Junio 1998, Buenos Aires.

HILB, Claudia: Prólogo. En: HILB, Claudia (comp.), 1994: El resplandor de lo público. En torno a Hannah Arendt. Caracas, Nueva Sociedad.

IÑIGO CARRERAS, Nicolás y COTARELO, María Celia: Los llamados "cortes de ruta". Argentina 1993-97", en: "Documentos y comunicaciones 1998", Buenos Aires, PIMSA.

JELIN, Elizabeth: "La construcción de la ciudadanía: entre la solidaridad y la responsabilidad", en JELIN, Elizabeth y HERSHBERG, Eric (comps.), 1998: "Construir la democracia: Derechos humanos, ciudadanía y sociedad en América Latina". Caracas, Nueva Sociedad.

KAUFMAN, Alejandro, 1999: "Más allá de la cultura", en Pensamiento desde los confines, Nº 7, segundo semestre de 1999, pp. 61-68., Buenos Aires.

KYMLICKA, Will y NORMAN, Wayne, 1997: "El retorno del ciudadano. Una revisión de la producción reciente en teoría de la ciudadanía", en Revista La Política, Nº 3, Octubre 1997. Pp. 5-39, Barcelona.

LACLAU, Ernesto y MOUFFE, Chantal, 1987: "Hegemonía y estrategia socialista. Hacia una radicalización de la democracia". Madrid, Siglo XXI.

LACLAU, Ernesto, 1996: "Emancipación y diferencia". Buenos Aires, Ariel.

LANDI, Oscar, 1992: "Devórame otra vez. Qué hizo la televisión con la gente, qué hace la gente con la televisión". Buenos Aires, Planeta.

MAZZIOTTI, Nora y BORDA, Libertad: "El show de Cristina y la construcción de lo latino", en: BAYARDO, Rubens y LACARRIEU, Mónica (comps.), 1999: op.cit.

MOUFFE, Chantal: "Desconstrucción, pragmatismo y la política de la democracia", en: MOUFFE, Chantal (comp.), 1998: "Deconstrucción y pragmatismo". Buenos Aires, Paidós.

MOUFFE, Chantal, 1999: "El retorno de lo político. Comunidad, pluralismo, democracia radical". Buenos Aires, Paidós.

PELACOFF, Javier y PEREYRA, Sebastián, 1999: "Transformaciones en las formas de acción colectiva: protestas sociales y espacio público", Mimeo, ponencia presentada en IV JORNADAS NACIONALES DE INVESTIGADORES EN COMUNICACIÓN, organizadas por Red Nacional de Investigadores en Comunicación y FHyCS/ UNJu, San Salvador de Jujuy, agosto de 1999.

QUIROGA, Hugo; VILLAVICENCIO, Susana y VERMEREN, Patrice (comps.), 1999: "Filosofías de la ciudadanía. Sujeto político y democracia". Rosario, Homo Sapiens.

ROTKER, Susana, 1999: "Cautivas. Olvidos y memoria en la Argentina". Buenos Aires, Ariel.

RUSCONI, Carlos, 1999: "Telediario, ciudad y ciudadanía", en: ponencias III ENDICOM/EMPECOM. Río Cuarto, U.N.R.C.

SARLO, Beatriz, 1994: "Escenas de la vida posmoderna". Buenos Aires, Ariel.

SCHMUCLER, Héctor, 1997: "Memoria de la comunicación". Buenos Aires, Biblos.

SOMERS, Margaret: La ciudadanía y el lugar de la esfera pública: un enfoque histórico. En: GARCÍA, Soledad y LUKES, Steven (comps.), 1999: "Ciudadanía: justicia social, identidad y participación". Madrid, Siglo XXI.

TAYLOR, Charles, 1993: "El multiculturalismo y ‘la política del reconocimiento’". México, CFE.

TODOROV, Tzvetan, 1998: "La conquista de América. El problema del otro". México, Siglo XXI.

ULLOA, Mónica: comunicación personal, 3-3-2000.

URRESTI, Marcelo: "Cuerpo, apariencia y luchas por el sentido", en: MARGULIS, Mario y URRESTI, Marcelo, 1998: "La segregación negada. Cultura y discriminación social". Buenos Aires, Biblos.

VAN DIJK, Teun, 1990: "La noticia como discurso. Comprensión, estructura y producción de la información". Barcelona - Buenos Aires - México, Paidós.

VASILACHIS DE GIALDINO, Irene, 1997: "La construcción de representaciones sociales. Discurso político y prensa escrita. Un análisis sociológico, jurídico y lingüístico". Barcelona, Gedisa.

VELLEGGIA, Susana: "Imágenes e imaginarios en la tensión global-local", en: BAYARDO, Rubens y LACARRIEU, Mónica (comps.), 1999: op.cit.

VILA, Pablo, 1993: "Las disputas de sentido común en la frontera norte. El ‘otro’ en las narrativas de juarenses y paceños", México, Mimeo.


FORMA DE CITAR ESTE TRABAJO EN BIBLIOGRAFÍAS:

García Vargas, Alejandra (2000): Acción colectiva, visibilidad y espacio público en la construcción de la ciudadanía. Revista Latina de Comunicación Social, 35 / Extra Argentina. Recuperado el x de xxxx de 200x de:
http://www.ull.es/publicaciones/latina/Argentina2000/
13gvargas.htm